domingo, 4 de septiembre de 2011

El corazón de las tinieblas. Joseph Conrad



     " La tierra parecía algo no terrenal. Estamos acostumbrados a verla bajo la forma encadenada de un monstruo dominado, pero allí, allí podías ver algo monstruoso y libre. No era terrenal, y los hombres eran... No, no eran inhumanos. Bueno, sabéis, eso era lo peor de todo: esa sospecha de que no fueran inhumanos. Brotaba en uno lentamente. Aullaban y brincaban y daban vueltas y hacían muecas horribles; pero lo que estremecía era pensar en su humanidad -como la de uno mismo-, pensar en el remoto parentesco de uno con ese salvaje y apasionado alboroto. Desagradable. Sí, era francamente desagradable; pero si uno fuera lo bastante hombre, reconocería que había en su interior una ligerísima señal de respuesta a la terrible franqueza de aquel ruido, una oscura sospecha de que había en ello un significado que uno -tan alejado de la noche de los primeros tiempos- podía comprender. ¿Y por qué no? La mente del hombre es capaz de cualquier cosa, porque está todo en ella, tanto el pasado como el futuro. ¿Qué había allí, después de todo? Júbilo, temor, pesar, devoción, valor, ira -¿cómo saberlo?-, pero había una verdad, la verdad despojada de su manto del tiempo. Que el necio se asombre y se estremezca; el hombre sabe y puede mirar sin parpadear. "


     El corazón de las tinieblas es una novela corta que comenzó siendo publicada por entregas a finales del siglo XIX. Conrad utilizó su experiencias durante los seis meses que pasó en un Congo asolado por el rey Leopoldo II de Bélgica para crear un referente de la literatura actual. Ya T. S. Elliot, en 1926 la utilizó para inspirar su conocido "Los hombres huecos" que sería, a su vez, recitado a finales de los 70 por Marlon Brando en Apocalipsis Now, película cuya base se sustenta también en esta novela.
     Estamos, pues, ante una novela de culto contenida en los mil y un cánones de la literatura que han ido saliendo desde su publicación.

     La novela en sí la encontramos dividida en tres partes, en la primera Marlow cuenta su historia a un grupo de marineros  en el Támesis, es un pie a el viaje por el Congo, que es la parte central del libro. En esta parte es la que encuentra a Kurtz, un agente europeo que va ganando protagonismo a medida que llegamos a la parte final del libro. Marlow viaja para buscar a Kurtz y llevarlo de regreso, y nos muestra que el viaje por el corazón de las tinieblas no tiene que referirse al río o la selva, sino al interior del personaje que van a rescatar, que ha ido perdiendo la noción de la conciencia y poco ha poco se ha ido dejando llevar por sus instintos más bajos. Ahí residen realmente las tinieblas de las que Conrad nos habla, en el alma de su protagonista y en la conciencia que nos hace sacar frente a la explotación colonial.

     No estamos esta vez frente a un simple libro de aventuras aunque comienza de forma casi idílica en un barco y con un viaje para entregar una carta.. pero, a medida que nos acercamos a Kurtz, vamos viendo el horror que encierra esta novela. Nos muestra la imagen descarnada de los estragos realizados por la colonización, y lo que le puede hacer el poder a un hombre, la corrupción a la que se ve expuesto. Kurtz, capaz de cautivar con su voz y su carisma, representa a la perfección la capacidad para deslumbrar y dominar. Incluso el narrador se siente atraído por la figura de Kurtz mostrando como el bien y el mal están dentro de cada uno de nosotros. Incluido el buen Marlow.

     Un libro magistral que cierro con la no menos impresionante canción de los Doors


     Gracias

  

10 comentarios:

Libros Que Voy Leyendo dijo... [Responder]

El corazón de las tinieblas lo leí hace muchos años y recuerdo que no me dejó para nada indiferente. Una buena novela.
Besos
Lourdes

Xula dijo... [Responder]

Yo solamente he "intentado" leer otro libro de este autor (Los duelistas) y lo deje por imposible. Tal vez ahora, muchos años despues, me decida con su obra ma clasica. Un beso!

Jesús dijo... [Responder]

Estoy totalmente de acuerdo con tu valoración. Como bien dice Lourdes en su comentario, no deja indiferente. Hace ahora nueve años que leí este libro, y aún sigue en mi memoria.

¡Un saludo!

G dijo... [Responder]

Buenas tardes.
Me encanta este extraño libro. Poco más hay que decir.
Buen día

Marta ϟ dijo... [Responder]

Hola soy la chica del face, me encanta tu blog, y wow casi 100 seguidores genial. El libro me parece bastante atipico y me encanta, noto que ultimamente todos los libros son copias de otros

Margari dijo... [Responder]

El primer libro que leí en inglés y, aunque me costó, lo disfruté mucho. Es una auténtica maravilla. Reconozco que luego tuve que buscar el libro en español, porque había cosas que no sabía si había entendido muy bien. Pero no me costó para nada releer esta obra maestra.
Me ha encantado tu reseña.
Besotes!!!

Anónimo dijo... [Responder]

Este libro me encantó, enhorabuena por reseñarlo así de bien. Y por la canción.

Mientrasleo dijo... [Responder]

Tranquila Xula, yo no pude con Nostromo. Que me perdonen los que se sientan ofendidos. En cambio este me encantó. Por lo que veo, no he sido la única.
Gracias a todos por pasar por aquí.
Hola Marta! Un placer tenerte aquí.

El españoleto dijo... [Responder]

El libro es imprescindible en cualquier biblioteca particular que se precie.¿ Quién no ha viajado en su vida en un barco al corazón de las tinieblas?

Gabriel González Maurazos dijo... [Responder]

Un impactante libro que se resume en la famosa frase de "¡El horror, el horror!" Y a la vez, un furibundo alegato antirracista, o al menos así me lo ha parecido a mí, muy en contra de la opinión de Chinua Achebe, que veía en esta novela todo un ejemplo de racismo hacia el hombre africano. Yo más bien creo lo contrario: que la obra es una denuncia contra los abusos del colonialismo europeo en África.