lunes, 19 de agosto de 2019

Érase una vez la taberna Swan. Diane Setterfield


     "Había una vez una taberna que descansaba tranquilamente en la orilla del Támesis a su paso por Radcot, a un día a pie del nacimiento del río. En la época en que ocurrió esta historia, había infinidad de tabernas en la parte alta del Támesis y era posible emborracharse en todas ellas, pero más allá de la típica cerveza y de la sidra, cada una de aquellas tascas tenía su particularidad y ofrecía algún otro placer".

     Así comienza el libro cuya promo se basa en el primer título de su autora que, por cierto, leí hace ya años. Hoy traigo a mi estantería virtual, Érase una vez en la taberna Swan.

     Una noche de solsticio, en la taberna Swan, en Radcot, entra un hombre malherido con lo que parece el cuerpo sin vida de una niña en brazos. Sin embargo, para asombro de todos y sobre todo de Rita, la niña está viva, ahora solo falta saber quién es y a quién pertenece esta niña fascinada con el río. Tres son las posibilidades: o es una hija ilegítima, o la hija secuestrada de una pareja del lugar o bien es la niña desaparecida en el río cuya ausencia llora una mujer que ha vuelto misteriosamente devuelta por el Támesis.

     Comenzaba diciendo que en su día leí El cuento número trece. Es cierto además que lo disfruté pero, sin embargo, y no sé si esto os ha pasado alguna vez, con el tiempo me ha ido quedando la sensación de que fui benévola en mi lectura y que si la hubiera realizado en este momento, quizás mi entusiasmo no hubiese llegado a las cotas que lo hizo. Eso no significa, por supuesto, que vaya a cambiar mi valoración, porque sigo manteniendo el grato recuerdo de una lectura con toques góticos que me resultó harto placentera.

     Pero vamos con la taberna. La autora comienza la novela como si se tratara de un cuento, con un narrador que cabalga entre un omnisciente habitual y una voz colectiva del lugar, un dios local que reproduce lo visto y oído como si fuera el primer oyente de la historia que Settefield nos relata. Tengo que decir, además, que en esta ocasión me gusta mucho más el título original, Once upon a river, no solo por la importancia del río en la novela, sino también porque deja claro el halo a cuento que impregna la novela tanto en contenido como en continente en este caso. Y si la vida es cuento y los cuentos, cuentos son, la autora se mete de lleno en una historia sobre contar historias y hace suyo el tono de los lugareños para convertirse en un relato más de los que hubieran podido escucharse en Swan. Esto supone que el tono de la historia tiene una tendencia romántica a veces sobre cargada y que los personajes parecen salidos de una fábula adaptada. No significa necesariamente que sea algo malo, pero cuando uno se encuentra con un granjero que se ha combinado con una suerte de Blancanieves, no puede hacer otra cosa que sonreír y seguir avanzando.
     Este tipo de rasgos se van haciendo habituales, y uno no puede evitar preguntarse por qué Setterfield nos habla de una niña codiciada, pero por la que nadie parece estar dispuesto a luchar como Dios manda. Y es que la novela, tanto en trama como en ritmo, se mueve entre lo tibio y el remanso adornada, eso sí, con palabras muy bien elegidas que facilitan el avance por una trama cuya resolución final es mediocre y queda empañada por las historias de los lugareños que son, a fin de cuentas, lo que parece interesar aquí por mucho que el golpe de efecto del comienzo de la novela prometiera una historia totalmente diferente. Es cierto que no hay trampa en cuanto a expectativas, no hay más que ver la niña muerta y ahora viva para saber que nos sumergimos en un cuento y que, como todos sabemos, los cuentos que funcionan, las historias alrededor de un fuego o una mesa, tienen un halo que jamás puede generar incomodidad entre los oyentes. La autora al menos lo sabe, y por eso no duda generar una cierta calidez en la que los personajes se sientan cómodos, una confortabilidad que sacrifica ritmo e interés de ese tan buscado en los libros a cambio de una lectura plácida.

     Érase una vez la taberna de Swan me ha parecido una novela que se queda muy corta, amable, sí, pero eso no es suficiente para compensar sus carencias. Ni la resolución en este caso ha estado a la altura.

     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias.

11 comentarios:

Narayani dijo... [Responder]

Uf, gracias por tu sinceridad. Es un libro al que había echado el ojo, pero que, sinceramente, no esperaba comprar en el corto plazo (compro demasiado y leo cada vez más despacio. Por ahora estoy servida). Ahora ha pasado a la lista de libros que leeré solo si me cae directamente en las manos y algo en mi interior me dice, léelo, jeje.

Besos!

Norah Bennett dijo... [Responder]

Es una pena. Podría haber sido tan bonito... A mí me gustó mucho el cuento trece pero la que leí después(no me acuerdo del título) ya no tanto y creo que esta ya sería menos también. Una pena porque tiene ideas guays pero parece que no les da buen uso luego.
Besos

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Coincido contigo en lo que comentas sobre la lectura de "El cuento número trece", que pienso que si lo leyese ahora, después de tantos años, creo que me parecería más flojo. Tenía este título que nos traes hoy en mi punto de mira porque me había quedado la sensación de que Setterfield tenía buena prosa (me pueda la prosa por encima de la historia), pero ahora que cuentas eso del romanticismo impostado... No sé, ya veremos.
Empiezo la semana en la playa con "La invasión de las bolas peludas", por tu culpa ;-) Besos.

Neftis dijo... [Responder]

Pues fijate que en un principio me ha llamado la atencion pero despues de leerte ya no se que hacer. Esta semana la empiezo con El Imperio Final de Brandon Sanderson y ¿Quien diablos eres? de Raquel de la Morena.

Saludos

CHARO dijo... [Responder]

Veo que te ha decepcionado.Me han regalado La Sal de La Tierra, veremos cómo resulta.Besicos

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Gracias por la recomendación te mando un beso. Pero no es mi tipo de libro

Chica Sombra dijo... [Responder]

Le tengo ganas desde que salió. Me suelen gustar este tipo de historias.

¡Muchos besos!

ElRincónDeMisLecturas dijo... [Responder]

!Hola hola!
No conocía el libro pero la verdad me ha dejado un poco pensativa lo que comentas sobre el final del libro , no se si me convence del todo por lo que por ahora lo dejaré en la lista de espera
Gracias por la reseña
Un besote , y te espero por el rincón de mis lecturas

Alejandra (Acabo de Leer) dijo... [Responder]

Justamente reflexionaba en mi blog sobre cómo cambiaría la percepción de los libros dependiendo de la edad en los que los hemos leído, por ejemplo, yo leí El ocho hace diez años y me fascinó, ahora la he vuelto a leer y me sigue gustando pero no tanto como entonces....

Mari Carmen Moreno Mora dijo... [Responder]

Hola, pues no me llama mucho la atención, la verdad es que no soy muy de cuentos, aunque la portada me llamó la atención. Saludos.

Carla dijo... [Responder]

Leí hace unos años El cuento número trece y también me gustó. Con esta sin embargo no me he animado y con todo lo que ya tengo y lo que viene... Creo que se quedará en el olvido. Si al final la leo, bajaré expectativas
Besos