lunes, 28 de septiembre de 2020

Aguas primaverales. Iván S. Turguéniev

 


     "A eso de la una de la madrugada regresó a su gabinete de trabajo, despidió al criado que había encendido las velas y sentándose en una butaca junto al fuego, cubrióse el rostro con ambas manos. 
     Nunca había sentido tal desfallecimiento físico y moral".

     Donde yo vivo hay bibliotecas que sacan los libros que van a retirar a la calle para que los cojan los usuarios habituales. Así encontré este libro y, por supuesto, lo adopté. Hoy traigo a mi estantería virtual, Aguas primaverales.

     Conocemos a Sanin ya con una edad en la que le preocupa la cercanía de la vejez y su final en la muerte. Por eso recuerda ahora aquél que fuera su primer amor. Y es que treinta años atrás, en 1840, estaba él de viaje por Fráncfort cuando conoció y se enamoró de una joven italiana por lo que, sin importarle su condición social, se comprometió con ella. El problema es que ese no fue su único amor ya que no tardó en enamorarse de otra mujer, esta vez casada, por la que abandona a la primera sin saber que la segunda iba a abandonarlo a él.

     Turguéniev suele escribir de amor. Y nos regala en este caso un folletín en el que lo que más me ha llamado la atención son las costumbres descritas en tan pocas hojas. Porque si algo tiene Aguas primaverales es que no da tregua en absoluto a sus protagonistas. Y eso provoca que uno se lo lea en dos tirones sin apenas darse cuenta, y todo por saber qué fue de Sanin y su enredo en busca del amor, o enardecido tal vez por él. De este modo tenemos una historia con pasteles, piropos que desembocan en duelos en los que no pasa mucho, amor, clases sociales, falta de dinero, ventas, malas mujeres y otras nada malas, criados, madres, hermanos y maridos.
     Decía el autor de esta historia que la escribió con facilidad porque él mismo la vivió y quizás eso explique determinadas escenas que pecan de idílicas a ratos, y que el lector, una vez finalizada la lectura, apenas recordará pese a que dan un halo hermoso a la novelita. Lo que me ha llamado la atención sin embargo son los pequeños detalles que hablan de la sociedad en la que el protagonista se movía y que son expresados sin rodeos y en algunas ocasiones repetidos como si el autor ya supiera cuando lo estaba escribiendo, que su obra trascendería a épocas en las que se nos iba a antojar extraño o exagerado lo que nos estaba relatando.

     Aguas primaverales me ha gustado. Quizás porque tengo pasión por la literatura rusa, en este caso sencilla y bastante común sin que eso reste encanto a la novela. Efectivamente puede que se trate de una novela romántica, y puede que yo no sea lectora habitual de novela romántica, pero la he disfrutado. Y el broche en el que nos enteramos de qué ha sido de cada uno de los personajes que aparecieron hace treinta años, me ha parecido perfecto. Mucho mejor que los happy ending que a veces parecen colarnos con calzador.
     
     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias.


11 comentarios:

Anabel Samani dijo... [Responder]

Yo tampoco asidua a la literatura romántica, pero este me lo anoto :-)
Estoy leyendo La dama de blanco ;-)
Besos.

Marga Ramon dijo... [Responder]

Las bibliotecas, de la isla, también tienen una mesa en la entrada con los libros descatalogados y los que dejan los lectores. No soy de novela romántica, pero este clásico sí me apetece. Tengo en mente leer más literatura rusa y con este año tan raro he leído menos de la prevista.
Ahora estoy con la relectura de "Últimas tardes con Teresa" y sigo con "La chica", leí poco este finde. Feliz semana.
Besos

CHARO dijo... [Responder]

A mí si que me gustan ,as novels románticas. Sigo con el mismo libro de la semana pasada.....mi tiempo para la lectura lo he reducido por otras actividades.Besicos

AMALIA dijo... [Responder]

No soy muy aficionada a las novelas románticas.
Pero tendré en cuenta este título.
Un abrazo.

Lonely Books Club dijo... [Responder]

¡Hola! Me alegra que sea una novela de la que has disfrutado tanto. Personalmente es una lectura que no termina de captar mi atención, así que en esta ocasión prefiero dejarlo pasar.

¡Nos leemos!

Margari dijo... [Responder]

Pues no la conocía y me has dejado con ganas de sumergirme en esta historia.
Besotes!!!

Shorby dijo... [Responder]

Tengo que retomar al autor, lo poco que he leído suyo me ha encantado!

Besotes

Carolina dijo... [Responder]

Hola.
No conocía el libro y por el momento no creo que lo lea, tengo demasiados pendientes, pero gracias por la reseña.
Nos leemos.

Hugo Carranza dijo... [Responder]

Recien esta semana se me ha ocurrido Game of Thrones.

Ahora bien sobre el libro y autor que indicas no sabia NADA, pero creo entender que es una buena obra para sumergirse en lo intricado de aquellas sociedades

Rachelín The Cure dijo... [Responder]

¡Hola!
He leído muy poquito de literatura rusa, la primera incursión fue penosa porque no empaticé nada con los protagonistas, pero hace poquito me leí una antología de cuentos y poesías de rusos contemporáneos del colectivo LGTB y flipé, supongo que el hecho de que sean coetáneos hace mucho XD
Pero no desisto, así que me he comprado las narraciones completas de Pushkin, a ver qué tal se da.
Ah, este de Turgueniev me lo apunto, que me llama mucho el drama romántico^^
Y empiezo la semana con un autopublicado: Tesoros de papel, de Carmen Bernal.7
¡Un saludo!

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Pues qué buena iniciativa la de la biblioteca, me alegra que pudieras rescatarlo. Eso sí, aunque tu reseña me ha parecido muy interesante, el libro no es demasiado de mi estilo...