miércoles, 21 de septiembre de 2016

Zombi. Joyce Carol Oates


     "Me llamo Q_P_ y tengo treinta y un años y tres meses.
     Altura: metro setenta y siete; peso: sesenta y siete kilos.
     Ojos castaños, cabello castaño. Complexión mediana. Algunas pecas desperdigadas por los brazos y la espalda. Astigmatismo en ambos ojos, lentes correctoras para conducir. Rasgos distintivos: ninguno."

     Oates es una de las escritoras vivas más importantes del panorama literario. Más de cien libros, algunos bajo seudónimo, ningún miedo a adentrarse en cualquier tema y, sobre todo, una calidad literaria sorprendente ante tanta producción, avalan esta afirmación cada vez más extendida entre críticos y público en general. Por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, uno de sus libros singulares. Hoy traigo, Zombi.

     Conocemos a Quentin P_, un joven de treinta y un años que está en libertad condicional por un percance racial. El mismo nos relatará su historia en una suerte de diario mental fragmentado y nos dejará de este modo entrar en su mente. Pero esta no es una historia sobre un conflicto racial, no. Q_P_ como se llama a si mismo, es un psicópata obsesionado con hacerse un zombi que le obedezca, se interesa por las lobotomías... y los picahielos. Q_P_ sabe lo que quiere.

     La maldad humana es uno de los temas más recurrentes en la literatura: noshabla el malo, buscamos al malo, cogemos al malo, lo observamos, lo condenamos, lo matamos... y diciendo esto, ya estaríamos cubriendo una gran parte de la literatura universal. Sin embargo, Oates, como es su costumbre, da un paso más en este libro: le da la voz al malo, a Q_ P_, y no lo hace de palabra, sino en forma de diario privado en el que Q_ puede expresarse libremente. Y nos deja conocerle de esa forma íntima que nos conocemos a nosotros mismos porque miramos rincones que nadie más ve.

     Capítulos cortos, tipografía que alterna cursivas y palabras en mayúscula y algunos dibujos realizados a mano en forma de notas, serán el perfecto complemento de la mente que nos habla a través de las letras de Oates. Q_ tiene unos padres que se preocupan, con una educación y una posición, un psiquiatra de renombre y una mente analítica bajo una lógica retorcida que llega a sobrecoger al lector. No es solo por la lógica propia que despliega, también porque Oates procura hacernos conscientes de lo fácil que es ser así... no nosotros, pero sí cualquiera que nos rodee, incluso un vecino. Nos busca aterrorizarnos, pero de algún modo consigue meter el miedo en el cuerpo del lector, sin estar escribiendo terror, como si nos dijera que ahí fuera, en la calle... y luego nos dejase rellenar el final de la frase. Q_ habla de sí mismo en tercera o primera persona, se nombra o se cita detrás de una inicial, pero, sobre todo, se muestra. Y vemos que es un producto de una sociedad enferma que permite que se desarrollen este tipo de conductas y queden ocultas bajo el manto social demasiado tiempo, porque Q_ tiene un psiquiatra que se limita a tratarle con pastillas. Y Q_ bebe y se droga y ve la televisión y tiene acceso a la información que cree necesitar en una sociedad moderna, la misma que en su día hizo que su padre le obligara a quemar unas revistas en las que aparecían hombres para no disgustar a su madre. Pero ojo, Oates no va a justificar jamás a su protagonista, no va a buscar el trauma ni el detonante que le justifiquen porque Q_ no cree que necesite justificarse de nada. A fin de cuentas, él solo quiere tener un zombi.

     Basado parcialmente en Jeffrey Dahmer, un asesino de chicos que venía de una familia normal, Oates logra que sintamos un rechazo casi visceral hacia su protagonista. De hecho, si hay quien ha catalogado este libro como terror, posiblemente sea porque eso es lo que llegamos a rozar al leer alguna de las afirmaciones que es capaz de realizar. Y no es fácil alcanzar esa conexión con el lector como para que se sienta intimidado ante lo escrito y afirmado por el protagonista. Es algo al alcance de muy pocos y Oates ha demostrado que sabe cómo conseguirlo. Por eso nos encierra detrás de los ojos de Q_, para que sintamos la claustrofobia de quien mira sin poder impedir lo que sucede y sabe que el asesino es consciente de esa facilidad para salir impune.
     Por supuesto, y fiel a la costumbre de la autora, hay una crítica social en todo esto. Sobre todo a la pasividad, al mirar hacia otro lado, al no querer ver. Esa es la verdadera impunidad de la que goza mucha gente, parece decirnos Oates, no la de quien se esconde bien, sino la de quien se aprovecha de esa comodidad que es vivir en la ignorancia. Como el padre que visita a su hijo y, lejos de ahondar en lo que tiene delante, termina por invitarle a cenar.

     Zombi me ha parecido un buen libro. Un experimento literario que viene a demostrar que no todo está inventado y que quedan formas de explorar los temas en la literatura. Q_ no deja indiferente a nadie.

     No necesito que un protagonista me agrade para que me guste una novela. No es importante si me gusta o no, si me cae bien o no, lo importante es que me produzca algún tipo de sentimiento de empatía o rechazo. Y cuanto más fuerte, mejor: como el protagonista del libro de hoy. Pero he observado que no a todo el mundo le sucede y hay muchos lectores para los que es necesaria una cierta afinidad con el protagonista para disfrutar de una novela. Por eso hoy os pregunto, ¿necesitáis que el protagonista os caiga bien para disfrutar de un libro?

     Gracias.

37 comentarios:

albanta dijo... [Responder]

Me veo muy identificada con tu último párrafo. Lo leo muchas veces que al no caer bien el prota no han disfrutado de la historia.

Susana Zarzuela dijo... [Responder]

No necesito que me caiga bien especialmente, pero lo que sí necesito es que no me violente, no contradiga mis principios o valores, que no me resulte desagradable o no podré seguir leyendo. Y me da que éste libro es de esos.
Gracias por la reseña.
un beso

Victor dijo... [Responder]

Hoy el libro lo me atrae nada. Medio terror, que no me gusta.
Aparte de eso, sentir afinidad hace que mi lectura se más fácil, pero no es necesario.
Muchas gracias por tu reseña, puede ser que les a la autora, pero con otro libro.

MaraJss dijo... [Responder]

Yo me conformo con que el personaje me seduzca, me caiga bien o no. Ahí está Augusto Ledesma para corroborarlo. 😂
A Oates la descubrí hace unos meses con sus relatos y me quedó claro que esta señora es capaz de escribir sobre cualquier cosa y atraparte de todas formas.
Besos

ILONA dijo... [Responder]

Yo he empezado a leer a Oates este verano, después de muchísimo tiempo queriendo hacerlo, y posponiéndolo. Me resulta una escritora muy interesante y valiente. En mi caso, el libro elegido fue "La hija del sepulturero", y en breve leeré "Marya".

Éste que nos reseñas no lo he leído, pero me parece sobrecogedor el tema y muy, muy interesante. En mi caso no necesito querer al protagonista de un libro, aunque lo disfrute más cuando me identifico con él. Si me produce rechazo o enfado, significa que la novela está bien escrita y me transmite emociones, y esa es la verdadera finalidad de la literatura, creo yo.

Saludos.

Tamara López dijo... [Responder]

Con este me has convencido, me lo apunto ^^

Meg dijo... [Responder]

No necesariamente. Puede que me cueste más a lo mejor disfrutar de la historia por cuestiones de empatía, necesito entender algunas cosas, aunque no las comparta. Tomo nota, aunque tengo otros dos títulos de la autora esperando, y aunque uno de ellos creo que no me va a gustar, fue un regalo muy especial y quiero leerlo. Un beso.

mar dijo... [Responder]

Yo habitualmente necesito empatizar no necesariamente con el protagonista pero si con alguno de los personajes para sentirme parte de la novela, que es como suelo leer yo.
Tengo que reconocer que de Oates no he leído nada, espero ponerle pronto remedio Consultaré con mi librero con cual empezar. Besinos.

Natàlia dijo... [Responder]

Hoy no me atrae nada. Tengo que leer algo de la autora, pero será otro.
Un beso ;)

Aydita dijo... [Responder]

Este si que me llama la atención!
Besos

Tatty dijo... [Responder]

Me gusta esta autora y aunque no tengo del todo claro que el libro me vaya a entusiasmar me gustaría leerlo
Besos

Margari dijo... [Responder]

Lo que necesito es que el protagonista no me sea indiferente. Que me guste o me desagrade, que lo ame o lo odie... Pero como me dé igual, lo lleva crudo para que me termine el libro.
Y éste me lo llevo apuntado. Sólo he leído un libro de la autora y me gustó mucho.
Besotes!!!

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Esta es una novela que da ganas de leer. Aunque suma mucho conectar con el personaje, no es más importante que lo que se cuenta en la novela. No me importa para nada querer al personaje.
Saludos.

Nube de Frases dijo... [Responder]

Todavía no he leído nada de la autora! Creo que tengo alguno apuntado, pero éste no lo recuerdo. Besos.

Inés dijo... [Responder]

Pues no, hay protagonistas que me han caído realmente mal y sin embargo la novela me ha gustado mucho.
Con respecto a Oates, algunos de sus libros me gustaron mucho y otros nada. Tengo "Carthage" en la librería desde que salió y aún no lo he leído y este que nos traes no tengo muy claro si me gustaría, todo es probar.
Besos

Allteriel A través del espejo dijo... [Responder]

Éste libro me lo apunto sí o sí. Tiene muy buena pinta y con un protagonista así, seguramente, la autora ha dado todo de sí y por lo que veo con buen resultado.
Así que me lo leeré en cuanto pueda.
Gracias por tu reseña ^^

Laura dijo... [Responder]

Tengo ganas de estrenarme con esta escritora, pero este no me llama demasiado.
Besos!

Polly dijo... [Responder]

Con tu permiso, copio y pego

"No necesito que un protagonista me agrade para que me guste una novela. No es importante si me gusta o no, si me cae bien o no, lo importante es que me produzca algún tipo de sentimiento de empatía o rechazo. Y cuanto más fuerte, mejor: como el protagonista del libro de hoy. Pero he observado que no a todo el mundo le sucede y hay muchos lectores para los que es necesaria una cierta afinidad con el protagonista para disfrutar de una novela. Por eso hoy os pregunto, ¿necesitáis que el protagonista os caiga bien para disfrutar de un libro?"

Puedo enmarcar ese párrafo? Necesitamos resaltarlo porque es muy necesario hablar de esto. A menudo y en profundidad.

A mi no me dan miedo los malos, nadie es fundamentalmente malo, ni bueno tampoco. Pero si es importante cuestionarse qué le pasa a una persona por la cabeza cuando hace ciertas cosas. Parece que cuando las acciones son buenas ni nos planteamos la pregunta, pero cuando las acciones son malas la pregunta flota en el aire, pero nadie la plantea en voz alta porque nos da miedo la respuesta. Creemos que la pregunta es importante pero no, es la respuesta, es, segun cuentas, hacia donde enfoca Oates este libro. Corrígeme si me equivoco. Y una respuesta en crudo, es decir, sin juicios de valor ni positivos ni negativos ni neutros. Ese es nuestro trabajo.

Creo que voy a añadir este libro a futuras lecturas, pero por ahora tengo que desatascar un poco mi columna de "sin leer", se me va de las manos oiga

CHARO dijo... [Responder]

No me va nada este tipo de libros, me dan "yuyo" No necesariamente me tiene que caer bien un protagonista pero si me agrada es mejor.Besicos

Norah Bennett dijo... [Responder]

Estoy contigo, lo necesario es que el personaje remueva para bien o para mal, si alguno nos cae bien pues mejor. Soy una seguidora casi incondicional de Oates, pero aparte de que me espanta la portada, ahora no tengo ánimo para enfrentarme al mal de nuevo. Eso sí, voy a leerlo seguro, es una gran contadora de historias y lanza unas pedradas increíbles.
Besos

Atalanta dijo... [Responder]

El libro me ha llamado la atención, voy a investigar un poquito por ahí :-)
En cuanto a tu pregunta creo que no. Cumbres borrascosas y La hoguera de ls vanidades tienen unos protagonistas que me resultaron insoportables y sin embargo son dos novelas que me han encantado.
Besos.

Abuela Ciber dijo... [Responder]

No, talv ez en mi juventud si
Cariños

Alicia dijo... [Responder]

La verdad es que no necesito que me caiga bien, de hecho algunos no lo han hecho y no por ello me ha dejado de gustar. Curioso libro por cierto.
Besos!

Nieves Villalón dijo... [Responder]

Me has intrigado muchísimo, así que no dudo en apuntármela ya mismo y correr a buscarla.
Gracias por la reseña :)

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! Yo si lo necesito porque sino la historia se me hace muy cuesta arriba. Este libro no lo veo para mi, así que lo dejo pasar.
Besos!

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Sí que es una historia singular sí, pero eso me encanta. Leer siempre lo mismo no me gusta así que me la anoto.

No me importa que un protagonista no me caiga bien, de hecho, a veces es más interesante.

Besitos

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy no creo que lo lea, no es mi tipo d e libro. Y es según puede que no me guste el protagonista pero no puedo terminarlo si lo detesto . Te mando un beso y te me cuidas

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

En este caso es imposible empatizar con el prota, ¿no? Solo con leerte a ti hablando del protagonista ya se me ponen los pelos de punta... Por cierto, que me había quedado sorprendida al leer el título y ver que era una novela de Joyce Carol Oates. Después he seguido leyendo la reseña y me he quedado un poco menos extrañada :-)
El tema empatizar o no con el protagonista... pues depende, me da mucha rabia cuando el autor nos presenta un prota estupendo que quiere que nos guste pero sus cualidades me parecen estúpidas y triviales. Entonces sí que les cojo manía y dejo el libro.

Lady Aliena dijo... [Responder]

No necesariamente. Me basta con que sea realista. Por ejemplo, Lisbeth Salander no es una persona que tendría en mi grupo de amigos, pero la saga Millenium es una de mis preferidas. Al final, le cogí cariño y todo. Un beso.

Lesincele dijo... [Responder]

Yo no necesito que un personaje me caiga bien para disfrutar de la lectura...asumo que los personajes son personas ficticias y como tales pueden ser de una forma u otra, sino qué aburrido sería!
Y respecto a la reseña, sólo he leído una novela de la autora hace ya años y me encantó así que a ver si repito y esta me parece diferente.
Un beso!

Ana González Rey (Anita Nsf) dijo... [Responder]

Este no me llama mucho.
Un beso

Shorby dijo... [Responder]

Lo tengo apuntado, solo he leído un libro de la autora y quiero repetir!

La verdad es que hay libros con protagonistas cabroncetes que me encantan más por eso (Cumbres Borrascosas, por ej)... hay de todo.

Besotes

Morgana Inkwand dijo... [Responder]

No sé si llegaría a disfrutar del libro, aunque no descartó darle una oportunidad porque sí llama ligeramente mi atención.

Besos de tinta

Lady I need you dijo... [Responder]

No conocía a esta escritora pero, después de tu crítica, la tendré en el punto de mira. Me ha parecido un libro muy original por lo que dices. Al igual que tú, no necesito que me caigan bien, sino que me sorprendan, que sean característicos. Muchas veces me llaman más atención los "malos malísimos" que los protagonistas en sí.

Un besito.

Marisa G. dijo... [Responder]

Tengo un par de títulos anotados de la autora y creo que me decantaría por esos antes que con este. Besos

Ariel dijo... [Responder]

No me he estrenado todavía con Joyce Carol Oates y este me parece un muy buen título para hacerlo.

En cuanto a los protagonistas, no tiene por qué caerme bien para que me guste el libro. Adoro a Hank Chinaski (Bukowski) pero no me cae demasiado bien, la verdad. También me parece una maravilla Las Benévolas de Jonathan Littell y el protagonista es un grandísimo hijo de Satanás.

Besos y gracias por la reseña.

Tizire dijo... [Responder]

No creo que me estrene con la autora gracias a este libro, pero tengo muchas ganas de conocer su obra y sus textos. 1beso!