martes, 26 de junio de 2018

Las doce balas de Samuel Hawley. Hannah Tinti


     "Cuando Loo tenía doce años, su padre le enseñó a disparar un arma de fuego. El hombre guardaba en su cuarto un cajón lleno de ellas, y otras cuantas en cajas escondidas por toda la casa".

     Supongo que fue la fotografía de la cubierta lo que me atrajo esta vez. Tenía curiosidad por esa niña pistola en mano situada bajo un título con nombre de hombre. Hoy traigo a mi estantería virtual, Las doce balas de Samuel Hawley.

     Conocemos a  Loo el día que cumple doce años. Ese mismo día su padre le pone en las manos un arma de fuego perteneciente a su abuelo y la lleva a disparar: ella falla. Normal.
Conocemos a Samuel, padre de Loo, que se muestra esquivo con su pasado, incluida la pérdida de su esposa. Lleva años viajando con su hija, que ha pasado por varios colegios y ya no hace ni amigos en ellos. Pero ahora aterrizarán con la intención de quedarse en el pueblo natal de su mujer. Samuel no habla de sí mismo, pero en su cuerpo lleva doce cicatrices que son resultado de doce bajas de su pasado.

     Uno lee la novela con la imagen de las 12 aventuras o gestas de Samuel y pensando si no se tratará un tributo a los doce trabajos de Hércules. A fin de cuentas ha sobrevivido para seguir adelante con su  hija. Además el nombre de la ciudad natal de la madre de Loo es Olympus, así que en realidad uno no se lo pregunta sino que tiene bastante claro que estamos ante un homenaje por parte de la autora a este héroe de sobra conocido por todos. Así que Samuel es en realidad este héroe que viaja con su hija hasta encontrar dónde asentarse. Un hombre callado y rudo que la protege, que vive en permanente estado de alerta, como si siempre esperase algo malo en su vida. Pero es también quien se encarga de montar una suerte de altar a su mujer en cada uno de los lugares en los que viven, en el baño, cerca de la bañera, para que ambos la tengan cerca en ese momento de relajada soledad. Samuel es todas esas cosas a la vez que es un padre protector que se encarga de decirle a su hija que todo lo bueno que tiene, es heredado de su madre, como si de ese modo la convirtiera en un bálsamo para la vida de ambos. Aunque no sabemos qué sucedió.
     Loo es la hija. Esa niña que vive llena de lagunas que comienzan a convertirse en preguntas en un momento en el que la edad le hace dejar la infancia a empujones. Una niña crecida que intentará en esta nueva ciudad comprender qué pasa a su alrededor, que vive sin amigos o lazos familiares más allá de su padre y a la que ni siquiera su abuela saluda. Loo ansía una vida normal, pero también respuestas. Le cogemos cariño, la comprendemos. Vemos cómo ha crecido de una forma más o menos salvaje. Tanto como su propio "peinado".

     Las doce balas de Samuel Hawley es la historia de estos dos personajes, un padre y una hija. Y Tinti la escribe alternando un capítulo en pasado y otro en presente. Los capítulos del presente los vamos viendo, avanzan. Los del pasado en cambio son casi cuentos propios. Tinti nos irá relatando cada una de las balas de Samuel, descubriendo así el pasado violento del padre de Loo. Los robos, la sangre, la violencia que hay detrás de ese hombre que acompaña a su hija. Y cada capítulo, cada bala, es capaz de llegar al lector de una forma diferente, sin que se antoje una fórmula repetida en el propio libro. Es curioso además como la autora consigue difuminar la línea que separa al criminal del padre, a la vez que vemos como Loo crece en interrogantes. El secreto sobre la suerte de la madre de Loo llega a pesar al lector que lee un pasado entre estaciones de servicio y robos buscando la pista de la Lily. Y llega al final esperando que Loo no se convierta en Samuel, que consiga encontrar una vía intermedia propia para descubrir que todo el mundo encuentra su lugar. Aunque no siempre nos guste. El de Loo... no lo voy a revelar, para eso esta Tinti.

     Las doce balas de Samuel Hawley me ha gustado. Es un libro que tiene mucho de road novel, de esas con personajes extremos en situaciones solitarias que provocan sentimientos viscerales. Y a mi siempre me han gustado ese tipo de novelas.

     Y vosotros, ¿alguna vez habéis comprado un libro solo por su portada? Porque eso también es juzgar...

     Gracias.

12 comentarios:

Tamara López dijo... [Responder]

No estoy yo ahora para este tipo de novelas. Esta vez no me la llevo.
Un beso, bonita :)

Laura Brownieysuscosas dijo... [Responder]

A mi también me llamó la atención la novela por la portada y el título. Aunque de momento no creo que me haga con ella, no la descarto :)
Besos!

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Tenía curiosidad por esta nueva novela, precisamente por esa portada tan sugerente. Y me he quedado con muchas ganas de saber más, de ver qué le depara a Loo. La anoto ;)

Besitos

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

No es un género que suela leer peeeeero... Besotes!!!

Vanessa Romero dijo... [Responder]

Hola :)
La verdad es que me dejaste con muchas ganas de leerlo, espero conseguirlo. Me gusta eso de ir descubriendo a los personajes a medida que va avanzando la historia y su relación con el título.

En cuanto a lo de las portadas, este es genial y despierta mucho la curiosidad. Yo, hace un tiempo, compré un Todo está iluminado de Jonathan Safran Foer. Hacía tiempo que quería leer la historia pero la tapa de ese libro es preciosa, con fondo blanco, girasoles dibujados, una fuente muy hermosa y unos lentes de pasta gruesa. No he terminado de leerlo pero el principio me ha parecido un poco pesado así que estoy reuniendo de nuevo valor para recomenzarlo :)

Saludos y muchas gracias por la recomendación.

Margari dijo... [Responder]

Sí que dejo llevar por una buena portada de vez en cuando... Y ésta desde luego es de las que llaman. Y me gusta la historia que hay detrás. Me la apunto.
Besotes!!!

CHARO dijo... [Responder]

aunque a mí la portada no me ha gustado, pues las armas no me agradan nada, tu reseña si que me ha parecido muy interesante. Es verdad que las portadas de los libros o bien atraen o hay rechazo cómo me ha ocurrido con el libro de hoy.Besicos

Al calor de los libros dijo... [Responder]

Si, las portadas a veces me influyen, y justamente esta no me hubiese llamado.
Aunque por lo que has contado el contenido del libro tiene algo especial.
Un abrazo

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Se ve interesante y si a veces lees un libro por la portada. Por suerte este no te decepciono.

Carla dijo... [Responder]

Esta vez no me lo llevo, creo que no lo disfrutaría tanto como tú. Y no lo voy a negar, a veces hr comprado un libro por su portada... Qué le vamos a hacer
Besos

AMALIA dijo... [Responder]

Apuntaré este título.
Muchas gracias por la información
Un beso.

desequilibrada dijo... [Responder]

Buenísima pinta, desde luego.
Yo también te habría fijado en el título por la portada, no es para menos.
Soy de tinto, de Tinti no sé, pero no me importaría nada descubrirlo.
Besos.