sábado, 22 de diciembre de 2018

Las listas, las tontas y otras cosas de fin de año


     En este mundo en que vivimos, basta con poner "lista de..." y google te quiere. Añade un número facilón, pongamos el 10, y google te adora y te posiciona porque la gente parece sentir la necesidad de buscar qué es lo mejor del año que finaliza, para ir poniendo cruces en lo hecho y asumir que lo que no hizo son las tareas pendientes para el año entrante. De hecho no hay más que ver los comentarios habituales diciendo, "me faltan 3...4..." como si fueran tareas pendientes. Sinceramente, a mi eso, no me va. Me niego a sentarme delante de los estantes que guardan los libros que he leído el aún presente año y preguntarme qué hice con mi tiempo si le faltan 2, 5 o 7 de esos fantásticos libros que Perenganito, desde Quintanilla de la Oreja, dice que son los mejores. O el ilustrísimo Sr D Criticón, lo mismo me da. De hecho, no me gustan las listas en general, y aún menos las que prometen colocarte los mejores libros de la semana, día, mes, año, década o lo que sea que se les ocurra. Y eso muchos de vosotros lo sabéis porque llevo tiempo desgranando libro a libro algunas listas de los sábados en twitter (en diciembre no lo hago porque con leer lo mejor del año una y mil veces ya tengo bastante). Desde aquí le mando saludos a mis queridos recomendadores, que este mes deben de estar sudando la gota gorda.

     El caso es que tengo un problema, y es que parece ser que toda buena lista debe de ir con una medida de ingredientes que uno no se puede saltar.
A saber: ha de tener la mitad más uno de autores patrios, la mitad más uno de mujeres y la mitad más uno de editoriales pequeñas pero de nombre, de las cuales la mitad menos uno serán desconocidas. Incluirá por supuesto ese libro tan sonado que de repente parece adorar todo el mundo y que no es un novelón facilón, aunque suceda, como en el caso del año pasado, que el libro se haya publicado en el año anterior. Total, ¿quién se va a fijar en algo así? Se trata de que al menos en un libro, todo el mundo se sienta identificado con la elección y que de ese modo se mire al resto con buenos ojos justo antes de las compras Navideñas. A fin de cuentas y como explicaba, esto es una receta medida, y en las recetas uno no puede dejar nada al azar, que si empezamos con pellicos y pizcas la cosa termina por oler a quemado. Así que empecemos por el superconocido, y luego ya vamos colocando, los ensayos sobre todo que vayan repartiditos, que la cosa no está como para ponerlos del tirón. Pongamos, sin ir más lejos, uno en segundo lugar que se aproxime a alguno de los temas de moda, pero sin ser política directamente. Y a partir de ahí, si uno se fija, descubre que van saliendo algunos de los títulos que durante el año ya nos dijeron en sus promociones y fajas que serían los libros del año. De hecho, si comparamos listas, seguro que con no más de cinco, los tendríamos todos de una forma dispersa, como los adornos que se le ponen por encima a un postre intentando que no quede recargado. Llegados a este punto uno se siente en la necesidad de adorar a quienes dijeron de antemano qué libro sería el del año, como si en una bola de cristal se lo mostraran. Con todo ello, y para que la receta funcione, necesitamos un buen relleno. Y el relleno, en las listas, son los clásicos. ¿Quién no reedita un clásico hoy en día? Y qué bien quedan y lo socorridos que son. Combinan con todo y, en la mayor parte de los casos, los conocemos tanto que somos capaces de hablar de ellos sin haberlos leído.
Nos queda tener en cuenta que la gente recuerda mejor lo publicado en la última parte del año, que lo de los meses del comienzo, así que hay que alternar frío calor, y evitar aquellos que se sacaron para los meses de verano. Esos ya fueron consumidos, y aquí no se trata de piscinear. De las editoriales grandes, no olvidar meter uno de cada, o al menos en los grandes grupos, tener el criterio de elegir aquellas que son más mimadas por ellos y, si uno es un cocinero atrevido, corone su lista con un libro de correspondencia literaria y tal vez otro de poesía. Nada de youtubers o tuiteros o similar, por supuesto. Ni bestsellers, terror, ciencia ficción, distopías y cualquier cosa que suene similar. Estos ingredientes podrían estropear la receta perfecta que conforme a todo el mundo.
Y es que a mi todo esto, al final me acaba recordando al anuncio de este año de Nespresso en el que al pobre George Clooney se le cae una gota de café al suelo, y le riñen todos los intermediarios que han permitido que le llegue el café.

     Otra cosa curiosa que tienen estas listas de fin de año, es que caducan, como el roscón de reyes o las torrijas. Y, aunque no te agraden demasiado, al año siguiente casi ni lo recuerdas y vuelves a ello, pero en cuanto lo tienes delante y ves las frutas escarchadas ya arrugas la nariz. Y es que hay nombres que se repiten una y otra vez en ellas, como si se tratase de alguna superstición antes de las campanadas; como eso de poner oro en una copa o llevar ropa interior de tal o cual color. ¡O comer las uvas!... sin atragantarse, claro. Y yo los leo y me pregunto si más que ponerlos en las listas de tareas para el año que viene, no deberían de airearse un poco. O tal vez sea que son como trufas, que para encontrarlas... en fin, que es complicado y no apto para todos. Eso será, sí.

     Total, que me interesan poco los mejores libros y mucho los que más han gustado a otros lectores (o los que menos, la curiosidad es lo que tiene, que no siempre se mueve por los cauces más tranquilos), y esos si que me gusta leerlos y comentarlos y descubrir, o no, una lectura diferente a la que yo hice. Pero... ¿los mejores?, ¿comparado con qué? ¿de entre cuántos leídos para poder hacer esa selección? Porque lo mejor de un montón no ha de ser necesariamente bueno, todo depende del montón del que se saque.

     Y vosotros, ¿cuál ha sido vuestra mejor lectura este año (sea su año de publicación el que sea)?

     Gracias.

29 comentarios:

Carmina dijo... [Responder]

Como siempre consigues dar en el clavo, no se si google te adora con este tipo de post, porque creo que solo lo hice un año, y de eso hace tanto que ni recuerdo cual fue, y me dio un trabajo del copón para darme cuenta que era lo mejor de lo que yo había leído, pero no lo mejor del año, porque había leído tan poco a comparación de lo que se publica. Y como a tí me da pereza leer todas esas listas, y de hecho este año, no he leído ni comentado ninguna, la vida no me da para leer las ingentes cantidades de libros que apunto, al final me mosqueo más que otra cosa, las novelas se amontan en cajas esperando su turno y siguen llegando más, y sigo comprando cuando creo que tengo suficientes para toda esta vida. Así que me ha encantado tu entrada y como tu me atraen más las listas de los libros que no recomiendas porque no te han llegado que aquellas que recomiendas fervientemente

Emilio Manuel dijo... [Responder]

Que triste hubiera sido que solo un libro fuera el mejor de los más de 40 libros leídos a lo largo del año 2018, me suelo guiar de gente de la que me fío bien sean mis blogueros de confianza o de amigos o familiares que te indican si les ha gustado o no su último libro leído. En cuanto a las listas, hay listas y listas, de las de algunos diarios hay que fiarse poco, están implicadas sus propias editoriales, en la de personas de renombre, depende de quien, hay quien se vende a cualquier cosa.

Saludos

Unknown dijo... [Responder]

Ordesa de Manuel Vilas
Los días iguales de Ana Ribera
El cielo es azul, la tierra blanca de Hiromi Kawakami
El silencio y los crujidos de Jon Bilbao.

Ana dijo... [Responder]

Muy bueno :)

Tamara López dijo... [Responder]

Yo tampoco me dejo llevar por las listas.
¡Un besote y felices fiestas!

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

JAjajaja, me parto. Tienes más razón que un santo. Las listas y más listas de los mejores libros del año es asfixiante, igual que cuando salen las de novedades. A mí me aterran.
Yo, sinceramente, me limpio el culo con todas esas listas; ya sabes que soy de huir de los booms y grandes masas literarias. Yo prefiero quedarme en mi rinconcito, buscando mi equilibrio, escogiendo lecturas por aquí o por allá según lo que me apetezca en el momento de elección, y unas veces me sale mejor y otras peor.

ESte año he leído mucho cuento, que son lo que más me ha gustado. Me quedo con LAcombe, por supuesto, con cualquiera de sus obras, y tampoco he tenido lecturas de 5 estrellas muy significativas, por lo que prefiero ni comentar.

Me quedo, por encima de todo, por las charlas entre montones de libros, por las recomendaciones, las risas e incluso las decepciones literarias, porque también se comparten y unen.

Un abrazo, que aunque no te guste, te lo has ganado a pulso.

susana palacios dijo... [Responder]

Pues ahora mismo no sabría cuál decirte pero que no me fijo en el año en el que se ha publicado, eso sí, me encanta tú reflexión, un abrazo y felices fiestas❤️

Juan Carlos Galan dijo... [Responder]

Coincido con tus apreciaciones. Me parecen muy bien traídas. Estoy de acuerdo en que lo que me interesa es la opinión de los lectores sobre sus gustos particulares más que ese elevarse a "lo más..." o "lo menos...".
En mi caso particular de lo que he leído este año quizás mi mejor lectura haya sido la que hice de "La hora violeta" de Sergio del Molino entre los libros de no ficción, en este caso un impresionante testimonio personal del propio escritor sobre la enfermedad de un hijo suyo. Y si pienso en ficción pura y dura, quizás las novelas de Seicho Matsumoto ("La chica de Kyushu" y "El expreso de Tokio") hayan sido las que más me agradaron.
Bueno, amigo mío, te deseo unas muy felices fiestas navideñas y que 2019 te llene de libros buenos por leer. Un fuerte abrazo

Norah Bennett dijo... [Responder]

Jajajaja, te ha quedado muy bien. Yo es que paso directamente de listas oficiales y recomendaciones demasiado exigentes para mí. Donde haya una reseña bloggera...ahí es donde me fío.
Besos

Irene Marijuán dijo... [Responder]

¡Hola!

Muy buena entrada. La verdad es que yo también paso bastante de esas listas de mejores libros del año, porque sinceramente cada día me fío menos de la opinión de los críticos profesionales EN CUALQUIER COSA. Prefiero mucho antes ver las mejores lecturas del año de otros bloggers -de libros que, efectivamente, no tienen por qué haberse publicado ese año- y descubrir así nuevas lecturas.

¡besos!

Margari dijo... [Responder]

Época de listas... Mi mejor lectura del año... Pues está entre La pascua triste de Torrente Ballester (no esperaba que me gustase tanto esta trilogía) y Golpes de Pere Cervantes (tengo que leer más cositas de este autor). Felices fiestas!!!
Besotes!!!

Patt dijo... [Responder]

Hola, mientras leo:

Amén a todo lo que dices. Hay listas que tela marinera. Respecto a tu pregunta, he tenido dos: la novela gráfica de "La persona incorrecta" y el ensayo de "Yo menstrúo", del que ya te hablé.

Un saludo imaginativo...

Patt

Patt dijo... [Responder]

Hola, mientras leo:

Amén a todo lo que dices. Hay listas que tela marinera. Respecto a tu pregunta, he tenido dos: la novela gráfica de "La persona incorrecta" y el ensayo de "Yo menstrúo", del que ya te hablé.

Un saludo imaginativo...

Patt

Mª Ángeles Bk dijo... [Responder]

Yo podría recomendar unos cuantos pero Quédate conmigo de Ayobami Adebayo y Aprender a hablar con las plantas de Marta Orriols se llevan la palma.
Besos

Nina dijo... [Responder]

Yo por eso ni listas leo porque claro a veces esas listas las lee gente que no es muy lectora o en los periódicos de turno. Mis favoritos te los quedo debiendo en mi blog estos días :)

CHARO dijo... [Responder]

la lectura que más me ha gustado este año diría que es reelectura porque ya la había leído antes: "La hora 25".Besicos y FELIZ NAVIDAD

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy yo leo lo que me gusta y provoca más allá de listas o necesidad. Y no me acuerdo habido geniales y otros no tanto. Te deseo una feliz navidad
https://2.bp.blogspot.com/-lFVZ7s7MCUk/XB59DUuUjyI/AAAAAAAAP-U/OBhY6afTYEotJJ-pgc5UnaKUtb40LmONQCLcBGAs/s1600/navidad%2B%2Btarjeta%2B%2B2018.jpg

Alejandra (Acabo de Leer) dijo... [Responder]

Yo voy muy a mi bola con respecto a la lectura, me dejo lleva por lo que se me apetece y no por lo que está de moda. Me gusta leer las listas, eso no voy a negarlo, pero por ver si descubro algo interesante... si es así, lo pongo en mi lista de libros pendientes y quizás caiga en leerlo en dos o tres años. Creo que es lo bueno de los libros, que no caducan.

Jesús Martínez dijo... [Responder]

Me ha gustado mucho esta entrada. ¡El universo de las listas merece un estudio minucioso! Yo he tenido mi época de hacerlas para todo, y aún me ronda alguna por la cabeza, pero al final todo quedaba en cosas incumplidas y, como bien dices, para pasarlas de la lista caducada a la lista estrenada. Ahora me dejo llevar. Quizás anote algunos libros que ya llevan demasiado tiempo esperándome, pero poco más.

Por cierto, feliz de volver de nuevo a tu blog. ¡Felices fiestas!

Un saludo.

Anabel Samani dijo... [Responder]

Hola, Mientras Leo:
A mí también me gustan estas recomendaciones entre lectores, que siempre me llevo alguno anotado a mi lista... de pendientes XD
Este año he descubierto a Sanderson, así que con él me quedo. Y también me gustó mucho "Dark Water".
Un beso y ¡felices fiestas!

Ana Siurana dijo... [Responder]

Es difícil quedarse sólo con uno. Me he puesto a pensar y es cierto que recordamos más los últimos porque rápidamente me he ido a hace un par de lecturas, que fue un libro maravilloso. Pero prefiero rescatar una lectura que me cautivó a principio de año (aunque creo que es de 2015, «El bar de las grandes esperanzas».Me hizo disfrutar mucho.

AMALIA dijo... [Responder]

Pues a mí me gustó mucho "Ordesa", de Manuel Vila. Fue una grata sorpresa ese libro.
Te deseo una Navidad muy feliz.
Un beso.

Shorby dijo... [Responder]

Pues precisamente tengo en mente hacer una entrada de "Mejores lecturas", que nunca la he hecho... en general creo que va a diferir de todo el mundo, debo ser de las pocas que no leen novedades a cascoporro y me las dejo para más adelante xDD

Felices Fiestas y Próspero Año 2019!!

Besotes

Tempero dijo... [Responder]

En un metro de bosque. Ed. Taurus.
David George Haskell.

Un libro didáctico, literario, lleno de poesía visual a través de la palabra. Y lo mejor: enseña a saberse reposado y, como a partir de esa toma de postura, se llega a tantos mundos. Y sin necesidad de viajar a miles de kilómetros.
Un gozo total.

MIGUEL ANGEL dijo... [Responder]

Pues este año me han encantado:
"El misterio de Salem's Lot", que lo tenía pendiente. Y recomiendo una edición muy completa con dos relatos al final que complementan mucho la historia.

"El fin de la muerte" que cierra una trilogía de Ciencia Ficción absolutamente alucinante.

Feliz año nuevo y que venga cargado de salud, buenas lecturas y algo de sentido común en nuestros gobernantes.

Rebeca Favila~ dijo... [Responder]

¡Hola!
Al principio tenía cierta aversión por enlistar cosas, pero ciertas situaciones de mi vida me hicieron la costumbre de enlistar los mejores momentos para impulsarme poquito. A mi me ha servido en ese sentido, creo que es por ello que lo sigo haciendo. En cuanto a la mejor lectura, no tengo mucho de donde elegir pues leí muy poco este año, pero La guerra no tiene rostro de mujer de Svetlana Alexiévich, tiene un lugar especial.
Saludos infinitos.

Ariel dijo... [Responder]

Me encanta lo de Las Listas y Las Tontas, de hecho yo también lo utilizao. Adoro hacer listas de estas, aunque reconozco que lo de los cupos me lo paso bastante por el arco del triunfo.

Besos

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Una entrada lapidaria contra las lista. Formidable. Sí, aún no había leído esta entrada,llevo un retraso considerable pero no podía no pasar por aquí y darte la enhorabuena por lo bien que te ha quedado. Brillante, suscribo todo lo que dices.

PL Salvador dijo... [Responder]

Paris-Austerlitz (Chirbes).