lunes, 20 de enero de 2020

La cucaracha. Ian McEwan


     "Aquella mañana, al despertar de un intranquilo sueño, Jim Sams, inteligente pero de ningún modo profundo, se vio convertido en una criatura gigantesca. Durante un rato largo permaneció de espaldas (no era su postura favorita) y miró con consternación sus lejanos pies y sus escasas extremidades".

     Me declaro incondicional de McEwan. Y lo hago sin pudor alguno porque, seamos conscientes, cada lector tiene sus amores. Y da igual si un día flaquean o no cumplen lo esperado, se les perdona. Por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, La cucaracha.

     Una mañana cualquiera Jim Sams se despierta convertido en una persona. Él era una cucaracha de palacio hasta hace apenas unas horas y, de repente, ahora es un ser humano. Pero ni siquiera es un ser humano cualquiera, es el PM: nada menos que el primer ministro del Reino Unido. Este será sin duda su descubrimiento más relevante, al menos hasta sentarse con el consejo y ver que, salvo uno, todos los asistentes son también antiguas cucarachas. Asé pues, y con el país en manos de tan insignes bichos, lo primero que deciden es apuntarse al Reversionismo (flujo inverso del dinero).

      En los últimos tiempos Ian McEwan parece empeñado en demostrarnos que una realidad alternativa, por rara que sea, es mejor que la realidad en la que nos encontramos. O tal vez no sea eso, quizás simplemente utiliza estas realidades alternativas para hacer una crítica de las realidades actuales que no le gustan. O algo así, la verdad es que los lectores de aquel brillante McEwan de antaño no terminamos de tener claro lo que busca en los últimos tiempos, aunque seguimos disfrutando del escritor de oficio al que perdonamos que haga aguas en... todo lo demás.

     La cucaracha es, evidentemente, un sátira política del Brexit comparado aquí con una teoría descabellada llamada Reversionismo en la que el trabajador paga a la empresa y el tendero al consumidor. Me ha quedado claro, querido McEwan, que no eres muy fan del Brexit. Y también lo que piensas sobre teorías descabelladas que se hacen populares y de quienes las apoyan.  Pero esto no trata de tu opinión sino de la mía.
     Con un comienzo que es un clarísimo homenaje a La Transformación de Kafka, McEwan hace honor a su profesión y registra paso a paso cada una de las sensaciones de la cucaracha-hombre antes de dar el golpe de gracia con una vaga descripción y la confirmación de que estamos ante el primer ministro. Un primer ministro que tiene una memoria residual en la que recuerda cómo moverse o afeitarse y también comprende conceptos políticos complejos que tienen que ser explicados al lector; básicamente, el Reversionismo. Hasta aquí me quito el sombrero. El Brexit es una de las grandes crisis de nuestro tiempo y McEwan parece decidido a coger el toro por los cuernos y escribir una sátira que además haga entender.... absolutamente nada. La novela, pese a ser corta, pierde fuerza a medida que McEwan se enreda en una historia que parece perder el sentido. Si los políticos son cucarachas, ¿qué son los que no son cucarachas? ¿y qué pinta la termodinámica aquí? Y, sobre todo, ¿por qué iban a tener ese interés específico? el lector no deja de hacerse preguntas descubriendo que, con suerte, una de todas ellas será respondida y llega entonces a un final totalmente desconcertante que contradice abiertamente la primera página ya que dudamos de si todo esto era un plan orquestado y no una sorpresa inicial.

      McEwan parece a gusto en estos universos alternativos que son a su vez un producto de hechos pasados que se separaron de nuestro hilo real. Lo mismo da que Turing siga vivo o que aparezca una teoría económica disparatada, McEwan parece conducirnos a través de esa realidad alternativa y a veces casi absurda a un punto actual que tiene demasiado en común con el momento en que vivimos. Es casi como si quisiera conseguir que el lector mire su entorno y se pregunte qué tiene nuestro mundo para no ser tan absurdo como el planteado por el propio McEwan. Pero, más allá de esta reflexión hecha con mejor intención que bases, está claro que  la lectura de esta novela en forma única no da para tantas conclusiones. Uno termina La cucaracha con la sensación de estar ante una idea cogida por los pelos con la que luego no se ha sabido muy bien qué hacer. Una lástima. Si os soy sincera, me gustaría una de esas realidades a gusto del autor en la que aquel que escribió Expiación se pusiera delante del McEwan de hoy para, sin perder esa caballerosidad y elegancia inglesa, le dijera dos o tres cosas.

     La cucaracha ha resultado un libro con un comienzo prometedor y un poso decepcionante.

     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias.

13 comentarios:

Juan Carlos dijo... [Responder]

Comienzo la semana leyendo "Romanticismo" de Manuel Longares, un galdosiano actual. He leído sus dos o tres primeras páginas y parece que no pinta mal. Ya veremos.
Sobre McEwan a mí también me gusta. He leído novelas suyas ("Chesil beach", me encantó) y he visto varias de sus adaptaciones a la pantalla ("El menor" que en película creo que se titula "La ley del menor" es muy buena, y tantas y tantas otras). Quizás esta sobre el Brexit se quede un poco en nada dado que el asunto aún no ha parado del todo.
Un fuerte abrazo y buena semana

Anabel Samani dijo... [Responder]

Pues la premisa suena muy bien, así que aunque sea un poco decepcionante no lo descarto.
Un beso.

CHARO dijo... [Responder]

Pues no me ha llamado nada la atención este libro.Yo sigo leyendo La Sal de La Tierra pero voy muy lenta.Besicos

Rosa de los Santos dijo... [Responder]

ya estoy de vuelta..mucho tiempo fuera .Eres incombustible , tu al pie del blogg ,buscando nuevas ediciones..mil besos , guapa , Feliz año nuevo y pasa a saludarme....yo sigo con mis temas esotéricos y aun tomando apuntes para mi futuro libro....Besossss

Margari dijo... [Responder]

Esta vez lo dejo pasar, cosa que también se agradece, que la lista de pendientes es infinita.
Besotes!!!

Carla dijo... [Responder]

Escuché en un podcast que este nuevo libro del autor era una salida del tiesto del autor,pero que sus lectores le perdonan. No puedo decir mucho porque, me avergüenzo, no me he estrenado con el autor, pero ya tengo Expiación, así que es cuestión de tiempo
Besos

Marita AA dijo... [Responder]

¡Hola! Se veía tan interesante, pero creo que el final no será de mi agrado, así que lo dejo pasar. Gracias por la reseña. ¡Besos!

Al calor de los libros dijo... [Responder]

nada más empezar a leer tu opinión me he acordado de "La metamorfosis" de Kafka. Me ha llamado la atención el enfoque original que le ha dado a la narración para tratar temas actuales. Pero aunque otros libros de McEwan, como "La ley del menor", me encantaron. Este que comentas no acaba de llamarme.
Un abrazo

buscandomiequilibrio dijo... [Responder]

¡qUÉ Lástima!
Ayer fui a la libre y lo vi, pero terminé por llevarme otros.
He leído algo de McEwan y me ha gustado, pero este no me atrae tanto. Y que te hayas quedado con esa sensación final.... pues ratifica mi decisión.

Besos.

Alejandra (Acabo de Leer) dijo... [Responder]

Expiación lleva años esperando en mi estantería y también Brooklyn. Siempre digo que "este año será el año", veremos si es así... en cuanto a la novela que reseñas, la verdad, no me llama muchísimo la atención... vamos desde el principio sabía que no iba a ser de las mias. Un saludo!

Andrea dijo... [Responder]

Hola! No he leído al autor. El tema de las metamorfosis en literatura y lo que ellos simbolizan siempre me ha parecido interesante. Me da un poco de temor que el libro sea un poco complicado de entender, no sé por qué se me ha figurado así. Gracias por tu reseña!

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Uf, aunque el argumento es interesante, tengo claro que no es de mi estilo, así que voy a pasar, pero gracias por la reseña, siempre descubriéndonos títulos.

Un saludo,
Laura.

Rachelín The Cure dijo... [Responder]

¡Hola!
Con esa introducción a lo Kafka me estaba llamando mucho, hasta que he terminado de leerte. Siendo tan fan, si no te ha gustado tanto como otros como Expiación, ya veo que no es la mejor opción para empezar con él. En casa tengo dos que todavía no he leído: Amsterdam y Máquinas como yo, así que iré por orden de publicación para ver si me flipa tanto como a ti.
Esta semana he empezado con Un hombre del norte, de Arnold Bennett.
¡Un saludo!