miércoles, 3 de octubre de 2018

El ala izquierda. Mircea Cărtărescu



     "Antes de que construyeran el bloque de enfrente y de que todo se tornara opaco e irrespirable, yo contemplaba Bucarest, durante noches enteras, desde la triple ventana panorámica de mi habitación de Stefan cel Mare".

     Que me gusta este autor es un secreto a voces desde hace años. Así que no es raro que hoy traiga a mi estantería virtual, El ala izquierda.

     Hasta este momento he leído toda la obra de Cartarescu publicada en castellano. De hecho, El ala izquierda fue editada por Funambulista hace unos años, aunque su traducción, hasta donde yo se, venía del alemán y no del original. Hace ya unos años que Enrique Redel tomó bajo las alas (si me permitís el chiste) de Impedimenta a este escritor rumano que poco a poco va conquistando el territorio literario en Europa consiguiendo con el reciente Premio Formentor un punto de reconocimiento también en nuestro país.
     Su última obra, la monumental Solenoide, ha hecho correr ríos de tinta entre lectores en las redes y críticos en los distintos medios, y ha sido tras esa obra, que en España se ha decidido recuperar la Trilogía Cegador, de la que nos llega ahora su primera entrega con El ala izquierda. Y es que, si en Solenoide se hablaba de piojos en un pasaje nombrado hasta la saciedad, aquí directamente es una mariposa la que da título a cada una de las tres partes de la Trilogía de tal forma que el próximo año verá la luz la segunda parte, El cuerpo, y al siguiente tendremos en nuestras manos El ala derecha.

     El ala izquierda se divide a su vez en tres partes, de las cuales, dos son protagonizadas por Cartarescu, y otra, la central, por su madre, retrocediendo en el tiempo para contarnos su vida. Porque, al igual que ya sucediera en otras obras del autor, El ala izquierda no es una única historia, sino que son muchas entretejidas que saltan en el tiempo y se viven o se sueñan sin dar demasiadas explicaciones a un lector que es obligado a realizar un trabajo activo durante la lectura. Cartarescu no es para lectores cómodos de sofá y ruido de fondo y eso ya se percibe desde las primeras páginas de la obra. Y de entre todas las historias y vivencias, el lector se queda con Bucarest, que es la gran protagonista. Una ciudad viva y gris de la que escapar soñando, una ciudad que parece una persona, un lugar ruidos y extraño para el recién legado y una urbe que está a punto de cambiar a medida que nos aproximamos al final de la novela. Hay bombas y música, hospitales y sueños de zombis, es un lugar bello y sórdido, Bucarest es un todo al que el lector desea ir una vez ha cerrado el libro.

     En cuanto a la parte más formal del libro, la historia, hay que decir que incluso en la zona formal, esa en al que la protagonista es la madre y se llega a Rumanía, en la que la historia retrocede y vemos esos hilos ocultos que conectan la historia de la ciudad con la de sus habitantes y también la de la madre con el hijo, Mircea se deja llevar e irrumpen escenas de una gran fuerza visual como la del ascensor y la mariposa, o la de Cedric. El resto es propio, es parte del autor evocando un pasado joven y con frío en una ciudad que nos abe lo que le va a deparar, hospitales y calles hostiles, tejados maternos y luces que se cuelan por las ventanas. Y, como ya he notado en otros títulos del autor: literatura y soledad en su protagonista, como si lo primero fuera irremediable y lo segundo formara parte de su propia piel. Una soledad que no es siempre literal pero que al ser interior es quizás más profunda, y tal vez de ahí los insectos y las creencias, el fijarse y diseccionar la vida en capas, tal vez por eso uno escapa en sueños desdibujando los límites de esa realidad.

     Cartarescu tiene libros fáciles como El ruletista otros incluso cómicos como Las bellas extranjeras y algunos que requieren un esfuerzo titánico para obtener una recompensa aún mayor como sucede con El Levante. Y si eso sucede con las lecturas no quiero ni pensar en lo que ha de ser traducirle, por eso quiero hacer una mención especial al trabajo de Marian Ochoa.

     Y si es complicado hablar de un libro de Mircea sin extenderse tanto como el propio libro, también lo es dar una impresión general. En mi caso, No ha sido el libro con el que más disfruté del autor, ya que me ha parecido un tanto irregular, con partes brillantes y otras un tanto desmadejadas que me han resultado más lentas. Aún así, merece la pena la recompensa por el esfuerzo realizado y es que hay libros de muchos tipos, y conviene acercarse a todo tipo de libros. Me ha gustado El ala izquierda pero... y ahora podéis decirme lo que queráis, personalmente, prefiero Solenoide.

     Y vosotros, ¿sois lectores aplicados o preferías lecturas sencillas que no os obliguen a pensar?

     Gracias.

18 comentarios:

Marga Ramon dijo... [Responder]

Mira que llevas tiempo recomendando a este autor y todavía no encontré el momento de leerlo. Espero no tardar en acercarme a sus letras que tanto tienen que decir.
Besos

Rosa dijo... [Responder]

No huyo de las lecturas difíciles, pero a la hora de descubrir a un nuevo autor (como sería este caso) sí que prefiero lecturas "sencillas" o que al menos no me espanten de buenas a primeras, como quizá sería el caso si empezara por "El ala izquierda". ¿Me recomiendas empezar por "El ruletista" entonces? De "Solenoide" también he oído hablar maravillas.

Bajolapieldeunlector. Cris dijo... [Responder]

A mí de vez en cuando lecturas más pesadas no me importa leer, de hecho a veces eso no impide que se disfruten tanto o más que las sencillas. Pero...aquí viene el pero, este autor no sé si sería demasiado para mí ahora mismo. Siempre podré probar ;)

Besitos

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No es un libro que me apetezca ahora mismo, así que lo voy a dejar pasar porque sé que seguramente lo dejaría a medias.
Besos!

Norah Bennett dijo... [Responder]

Respondiendo a tu pregunta: depende de las neuronas que hayan venido a trabajar.
Ahora estoy peleando con Solenoide, me gusta mucho cómo suena, lo poético que es pero mucho rato no cuenta nada. No sé dónde quiere ir a parar.
No sé qué va a pasar. Me da la sensación de que es muy parecido al que traes.
Besos

CHARO dijo... [Responder]

Yo ya no estoy para pensar demasiado así que prefiero los libros sencillos.Besicos

En desequilibrio con Cartarescu dijo... [Responder]

No tengo nada que decirte porque aún no he leído nada de Cartarescu. Sé que Solenoide fue un boom, porque a mucha gente le pareció un fiasco y a ti te entusiasmó. Es un escritor que aún tengo que descubrir.
Me regalaste dos libros suyos, así que según me parezcan, te iré pidiendo otras recomendaciones.
Besitos.

Nina dijo... [Responder]

Yo es que leí Nostalgia y quedé enamorada de su trabajo. Espero poder comprar Solenoide porque en la pasada feria del libro de mi ciudad no pude comprarlo y me dio mucha tristeza. Gracias por la reseña :)

Margari dijo... [Responder]

No he leído aún nada del autor. Y no sé si ésta será la mejor novela para empezar. Me llama más El ruletista.
Besotes!!!

Neftis dijo... [Responder]

No entra en mis planes de lectura, no me termina de convencer.

Saludos

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Se ve interesante y respondiendo a tu pregunta ambas. Te mando un beso

Chica Sombra dijo... [Responder]

Este creo que podría gustarle a mi redactor Emilio :)

Carla dijo... [Responder]

A mi personalmente, no me llama la atención, ahora me apetecen otro tipo de lecturas, la verdad
Besos

Rachelín The Cure dijo... [Responder]

¡Hola!
Descubrí este autor con El ruletista, y me gustó tanto que mi hermano me regaló Solenoide, así que en cuanto tenga tiempo (seguramente en Navidad), me pondré con él, estoy deseándolo.
En cuanto a tu pregunta, depende de cómo me pille el día. A veces me apetece una lectura entretenida sin más y otras que me dé juego y me haga pensar.
¡Un saludo!

Mª Ángeles Bk dijo... [Responder]

Uff, pues yo no sé qué decirte hoy. Que no soy de leer con ruido de fondo porque me distraigo con las moscas y me gustan las lecturas un poquito más sesudas a veces, pero, sinceramente he visto por ahí sueños de zombies y ya estoy corriendo. Quizá porque no estaba muy convencida. Creo que no es para mí.
Besos

Patt dijo... [Responder]

Hola, mientras leo:

Justamente hoy me he pasado por la librería y he visto este libro en el Top Ventas. Y justo llego a tu blog y veo la reseña, así que, claro, por aquí que me he pasado.

Llámame despistada, pero no sabía de tu amor por el autor. Es una mega recomendación entonces, entiendo. ¿Por cuál me recomendarías empezar?

Respecto a tu pregunta, pues depende del momento. Hay veces que apetece desconectar y otras reflexionar. Según.

Un saludo imaginativo...

Patt

Shorby dijo... [Responder]

Pues no me importaría leerlo, me parece interesante =)

Besotes

Anónimo dijo... [Responder]

Leiste el cuerpo ya?