lunes, 15 de octubre de 2018

La muerte del comendador. Haruki Murakami


     "Hoy, al despertarme de una breve siesta, el hombre sin rostro estaba frente a mi. Se había sentado en una silla delante del sofá donde yo dormía y me miraba fijamente con sus ojos imaginarios en un rostro inexistente".

     La publicación de una nueva novela de Haruki Murakami siempre causa cierto revuelo. Es cierto que en España, entre la demora de sus primeras obras y las reediciones ilustradas, no somos tan conscientes de la espera entre título y título, pero, aún así, muchos son los que corren a las librerías. Hoy traigo a mi estantería virtual su último título, se trata de La muerte del comendador.

     Conocemos a un narrador sin nombre con talento para ser artista y de profesión retratista que, a sus treinta y tantos años, lleva una vida anodina. En el momento en que le conocemos su mujer le deja, y decide comenzar un viaje a ninguna parte en coche, utilizando este camino para reflexionar. Sin embargo, la espalda y el cerebro hacen que su viaje termine y nuestro protagonista se encuentra de pronto viendo en una vieja cabaña que pertenece al padre, artista también, demenciado de un amigo. En esa casa remota se encontrará con un vecino muy peculiar llamado Menshiki, un cuadro titulado "Killing Commendadore", la historia de una niña y un mundo al que llega tras una suerte de campana.

     Dicen que La muerte del comendador es un homenaje personal del autor a El gran Gatsby, libro que entusiasma a Murakami. No lo pongo en duda, de hecho,  me encontré reconociendo el homenaje en la escena en que conocemos al vecino, descubrimos que es millonario y excéntrico (aunque este no de fiestas, en realidad prefiere desaparecer de la parte pública) y también asistí a como ese reconocimiento se escurría de entre mis dedos a medida que la irrealidad irrumpía en la novela de Murakami, casi tomándola durante la segunta mitad del libro.
     Murakami es un autor capaz de planchar camisas durante páginas y páginas y también capaz de crear mundos irreales a partir de una simple marca en la piel, casi como Alicia a través del espejo. Bien, pues en este libro mezcla ambas cosas, de tal modo que comenzamos en la realidad y conocemos al protagonista, que es abandonado por una mujer a la que eligió mas por recordarle a su hermana que por amor, viaja, da clases de arte y se acuesta con un par de mujeres en relaciones nada entusiastas, conoce vecinos, pinta, mira o no mira senos... y mientras todo eso sucede somos consciente de que algo acecha en esa cabaña, y es la irrealidad, que parece esperar al protagonista para engullirle y junto a él también al lector.

     El lector de Murakami encontrará sus habituales: desde el hombre casado, hastiado  cansado al que tampoco parece importarle su propio hastío con tal de no moverse, hasta los deseos, la sexualidad y sexualización, el arte y en esta novela la música, ya que el cuadro que marcará su vida representa una escena de Don Giovanni y una melodía será la que le conduzca  al templete. En la cabaña hay además una colección musical. y es que, poco a poco vamos reconociendo sus temas fetiche de aparición asegurada, y también esa tendencia suya a dejarse llevar de repente  sin previo aviso por lo irreal.
En este caso, al ser un primer libro, el autor se queda un tanto confuso, esperando que las respuestas lleguen el próximo año en una segunda parte, y eso que confieso me gustan más los libros de Murakami que dejan un pequeño espacio abierto que aquellos que parecen ser cosidos en su final sin fisura alguna proporcionándome más datos de los que me hubiera gustado.

     La muerte del comendador es, en definitiva, un libro que encantará a los habituales de este escritor eternamente nombrado en las quinielas del nobel y que este año decidió retirar su nombre de la lista del "Nobel alternativo", pero que no recomendaría a los no iniciados. No se trata en este caso de si estamos ante un libro entretenido o no, con Murakami, la mayoría de las veces, de lo que hablamos es de la dureza para el lector del ejercicio de comprensión lectora que supone su obra.

     Y vosotros, ¿pertenecéis a la legión de seguidores de la obra de Murakami?

     Gracias.

24 comentarios:

Chica Sombra dijo... [Responder]

No he leído nada de Murakami, pero la verdad, no me termino de animar...
Un beso ^^

Yadira Gómez dijo... [Responder]

¡Hola!
Le tengo montón pero montón de ganas a este libro, sin duda tengo que hacerme con él y leer algo más de la autora si me gusta ese libro.
¡Muchas gracias por la entrada!
Un besito ^^

Aylavella dijo... [Responder]

Todavía no me he estrenado con el autor, así que acepto tu recomendación de no empezar por este.
Besos

Norah Bennett dijo... [Responder]

Sé que lo voy a leer pero no lo voy a comprar. Es decir, me espero a la biblio desde que me demostró cuánto era capaz de decepcionarme con El fin del mundo... Me da rabia eso de las sagas como hizo con el 1q89 que a mí le tercero me sobró.
La frase de las camisas es de lo mejor que he oído en mucho tiempo. Me la llevo.
Besos

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No he leído nunca nada sobre él y no creo que sea para mí así que en esta ocasión lo dejo pasar.
Besos!

CHARO dijo... [Responder]

Confieso no haber leído nada de este escritor.Besicos

Dana dijo... [Responder]

Soy fanática de Murakami y me encuentro en la etapa de no leerlo por un rato.
Voy a dejar pasar otros autores antes de ir por este libro. Vuelvo a él con más ganas.
Gracias por esta reseña.
Saludos.

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

No me he estrenado con él pero es que tengo que reconocer que no me llama. Desconozco por qué razón. Besotes!!

Margari dijo... [Responder]

PUes no he leído nada del autor así que te hago caso y no me inicio con este libro.
Besotes!!!

Bajolapieldeunlector. Cris dijo... [Responder]

Yo no pertenezco a la legión de seguidores y, de hecho, me está costando animarme con él, no sé si será para mí. Aunque algún día tendré que probar y comprobarlo.

Besitos

María Angélica Teherán dijo... [Responder]

De él solo he leído Crónica el pájaro que daba cuerda al mundo y realmente no lo disfruté. Quizás son demasiados elementos simbólicos, propios de la cultura asiática y difíciles de entender para mi, que a veces, en un libro solo busco agilidad. No me gusta ponerme a pensar tanto, o bueno, entre tanta cosa que mantenemos por hacer tampoco es que tenga uno el tiempo de ponerse a analizar al detalle el libro.

Neftis dijo... [Responder]

Con este autor no creo que me atreva, lo dejo pasar.

Saludos

Neftis dijo... [Responder]

Tengo pendiente empezar con el autor pero no se cuando le hare un hueco. Espero que pronto.

Saludos

Neftis dijo... [Responder]

Me he confundido con el comentario anterior, lo siento.

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy por el momento no me atrae su obra. Te mando un beso

Carla dijo... [Responder]

No se si me animaré con él, es un autor que me cuesta, la verdad
Besos

Anabel Samani dijo... [Responder]

Ay, no, ya sabes que no, Murakami y yo como que no...
Besos.

Inmaculada dijo... [Responder]

Hace tiempo que no frecuento a Murakami y me he saltado algunos de sus títulos últimamente, pero he disfrutado mucho todo lo que he leído de él con anterioridad, así que tal vez sea el momento de retomarlo.
Saludos.

En total desequilibrio con Murakami dijo... [Responder]

De momento no he leído ninguna gran novela de Murakami como para poder dar una opinión como lectora de este autor, así que solo puedo ceñirme a este argumento y a tu reseña, y te diré que esa dualidad entre fantasía y realidad me atrae un montón, y me gustaría descubrir también este título.

Besos.

AMALIA dijo... [Responder]

Tomo buena nota.
Muchas gracias por tu buena reseña.
Un beso.

Mangrii dijo... [Responder]

Uno de esos autores pendientes con lo que no sabría por cual empezar :S

Shorby dijo... [Responder]

No he leído nada de este hombre todavía, a ver si me pongo.

Besotes

Unknown dijo... [Responder]

Qué tan cercano o lejano está de Crónica... Porque la verdad desde hace tiempo que me da flojera. Es cada vez más de lo mismo.

Unknown dijo... [Responder]

Es un autor cuyos libros son para lectores de obras de envergadura, pero que atrae y gusta,este ultimo libro para mi llega a nivel de cien años de soledad, desarrolla y engancha al lector, que disfruta con lo onírico. Se puede empezar a leer a Murakami, con Tokio Blue o After Dark Ta depende del gusto de lectura de cada uno y del tipo de tema que les guste. Saludos