lunes, 24 de octubre de 2016

Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Pablo Neruda


Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,
y tiritan, azueles, los astros a lo lejos".
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y aveces ella también me quiso.
En las noches como esta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo".

     A mucha gente le cuesta leer poesía. Es un género que suele antojarse aburrido a los ojos del lector habitual de novela y que, al mismo tiempo, apasiona al aficionado al género. No parece admitir medias tintas, salvo algunas excepciones. Poemas que se convierten en una suerte de mantras que todos llevamos dentro, como un lunar en la piel del que no puedes desprenderte por mucho que frotes y que se acaba convirtiendo en algo tuyo, preciado. Eso sucede con algunos poemas y algunas voces. Pocas. Hoy traigo a mi estantería virtual, Veinte poemas de amor y una canción desesperada.

     El resumen de este pequeño pero enorme poemario nos lo da el título. Veinte poemas, ni uno menos, sin título, sin marca, a veces numerados y en este caso separados por una página hermosa con su comienzo, forma en que muchas veces se da a conocer cada uno. Una canción desesperada, la última, la única que lleva título, el broche de oro tantas veces escuchado para un libro sentido, suspirado y dolido. Y en esta ocasión un prólogo firmado por Ospina, como ya hiciera con los Sonetos incluidos en esta misma colección, en el que se nos habla de Neruda y sus sentimientos desde la versión más literaria, convirtiendo ese prólogo que a veces se antoja tedioso sin ser leído y uno tiene ganas de saltarse prometíendose leerlo al final y sabiendo que será una promesa fallida, en un placer inesperado que realizamos incluso acompañados de Verlaine.

      Pero hablemos de los poemas, que parecen llenos de empalagoso romanticismo  hasta que empezamos a leerlos. Y entonces descubrimos que hay sentimientos universales, como la alegría o el duelo, y que entre ellos está el amor. Neruda habla del amor desde la pasión de la juventud, ese momento en que cada amor es el primero y cada beso el único. Y se ayuda de la naturaleza para dar fuerza a unas palabras sentidas por todos en algún momento. Por eso no es recomendable la lectura continuada de este libro, es preferible ir despacio y leer, por ejemplo, cada día un poema un par de veces. Porque lo contrario sería banalizar el contenido, no llegar a ver el enardecimiento, la alabanza y la profunda melancolía que destilan las palabras del entonces joven poeta. Y finalizar entonces con esa canción.

     La poesía, si uno no está acostumbrado, puede parecer tediosa o compleja, quizás por eso muchas veces es adecuado acercarse a ella a través de versos conocidos y profundizar un poco. Tomarse un café en una tarde lluviosa, disfrutar del silencio, y leer despacio hasta enamorarnos de las palabras. Y posiblemente es a eso a lo que invita Neruda, el poeta que enamoró mil veces con sus palabras mil veces dedicadas a otras tantas mujeres. Quizás por eso no me voy a poner a hablar de versos alejandrinos o de aquellos otros en los que rompe la rima o la métrica; tal vez por eso no me extenderé para explicar sus metáforas potentes impulsadas por su lenguaje sencillo y tampoco hablaré de la naturaleza o del mar. Porque dicen que el poeta aspira a trasladar sentimientos, a provocar el contagio mano (suya) a ojo (del lector), y ponernos técnicos podría ser una suerte de vacuna que no quiero responsabilizarme de daros. Para leer a Neruda, que por otro lado es mucho más que este poemario, hay que hacerlo con la mente en blanco. Y entonces, disfrutar.

     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias.



29 comentarios:

albanta dijo... [Responder]

Han sido los poemas que me han acompañado siempre junto a Pedro Salinas.

Rosalía Navarro dijo... [Responder]

Buenos días, estimada. Siempre me he resistido a los poemas porque me los hicieron aborrecer en mi época estudiantil, insistiendo profesores en darle explicaciones a los poemas, hasta que descubrí a Gala con su Tobías desangelado. Y leí Neruda, precisamente el que hoy reseñas. Hay muchos prejuicios con este género pero como bien dices, hay que entrar con la mente en blanco.
Un abrazo.

Susana Zarzuela dijo... [Responder]

tuve este libro como lectura obligatoria cuando estudiaba, y quizá precisamente por esa obligación o por la juventud o vete a saber no me gustó entonces, la poesía siempre me ha costado un poco, sin embargo lo releí hace unos años y entonces sí lo disfruté. Gracias por la reseña.
un beso

Tamara López dijo... [Responder]

Es uno de mis eternos pendientes :)

Aydita dijo... [Responder]

¡Maravilloso!
Besos

Equilibrista dijo... [Responder]

Yo soy una de las que le cuesta la poesía porque no es habitual que la lea, pero de vez en cuando se necesita profundizar en sentimientos de otra forma, y creo que es necesario leer en otra perspectiva, en otro formato.

Besos.

Tatty dijo... [Responder]

Yo soy de esas a las que la poesía les da pereza, así que este libro no es para mí
Besos

María dijo... [Responder]

Un libro imprescindible. Para mí una buena poesía es lo más sublime de la palabra, dice mucho en poco y lo dice de otra manera, transmite profundas emociones. Es como la música del lenguaje, adoro poesía. La buena, claro, que está al alcance de pocos.


Hemos perdido aun este crepúsculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.



Natàlia dijo... [Responder]

Pese a la magnífica reseña, yo con la poesía no me llevo nada bien. Un beso ;)

Laura dijo... [Responder]

Yo no soy mucho de leer poesía, la verdad, pero ese poema que traes hoy me ha llevado de vuelta a la adolescencia cuándo los poemas de amor eran para mi muy importantes, sobre todo eso, con el que me hartaba de llorar... que tiempos aquellos :)
Besos!

Atalanta dijo... [Responder]

Este sí lo he leído :-)
Yo estoy acabando La pata de mono y otros cuentos macabros :-)
Besos.

Mary-chan dijo... [Responder]

¡Hola! ^^
A mí me cuesta leer poesía, así que me siento identificada con lo primero que has dicho. Es un género que por lo general me suele aburrir, pero Pablo Neruda sería la excepción. Sus poemas si que me gustan.

Besos!

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! La verdad es que yo soy de las que lee poca poesía, no termina de gustarme. Este lo leí cuando iba al instituto, sino, sinceramente, no sé si lo habría leído. Yo esta semana estoy con Te encontré en el desván, la distancia entre tú y yo y Almas robadas.
Besos!

Inés dijo... [Responder]

Yo tengo un terrible problema con la poesía, me recuerdo frustrada continuadamente en el instituto cada vez que analizábamos un libro de poesía después de leerlo. Mis impresiones nunca coincidían con lo que estaba demostrado por expertos que quería decir el autor. Así es que poco a poco relegué este género y llevo años sin acercarme a él.
Un beso

CHARO dijo... [Responder]

Al fin comencé nuevo libro y esta vez sobre nuestra guerrea civil:ZONA ROJA de Fernando Vizcaíno Casas, la anterior era una historia sobre la reencarnación que me gustó mucho aunque cómo ya es natural en mí tardé en leerla, lo importante es que nunca me falte un libro abierto. Besicos

Patt dijo... [Responder]

¡Hola!

La poesía no es mucho lo mío, pero este poemario sí lo he leído. Aunque hubo un par de poemas que sí llamaron mi atención, con el resto me quedé un tanto fría, debe de ser por mi poca costumbre de leer poesía. Aún así, los que me gustaron, me gustaron mucho. Me alegra de que tú lo hayas disfrutado tanto y gracias por los consejos para leer este género. ¡Gracias por la reseña!

Un saludo imaginativo...

Patt

Manuela dijo... [Responder]

Yo soy de las que le cuestan la poesía, pero con Neruda y algún otro hago una excepción.
Besos.

Abuela Ciber dijo... [Responder]

Gratísimo lo que compartes
Desde mi juventud he tenido en mis manos sus libros, como el de muchos poetas mas
La poesía no se lee en cualquier momento, pero esta presente en cada momento de nuestra vida
Saber apreciar y disfrutar es de seres sensibles
Buena semana
Cariños

Pdpara estar de acorde con lo que has expuesto, con enzare la semana relehdndo Los Versos delCapitan

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

No soy muy de poesía peeeero Neruda sí me gusta. Curiosamente, mi poema preferido escrito por él es "Walking Around", que no está en este libro. Siempre lo admiré mucho y tuve la suerte de visitar su casa en Santiago de Chile (la de Isla Negra yo porque cuando llegué ya habían cerrado. Grrrrr.)

Yo estoy con "O ella muere", que le está costando un poco engancharme pero creo que lo conseguirá. Besotes!!!

Margari dijo... [Responder]

Qué más da el verso, la métrica, la rima... Es lo que te hace sentir, lo que te emociona, lo que te cala... Tendré que buscar esta edición para leer ese prólogo.
Besotes!!!

Emma Buffei dijo... [Responder]

Recuerdo que en una época loca de mi vida quise ser poeta, participé en un concurso de graffitis en el colegio y como era un estilo romántico, el premio era precisamente este libro...

J.P. Alexander dijo... [Responder]

A mi me encnata ese libro . Lo leí hace años te mando un beso

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Leí a Neruda en la escuela. Definitivamente, pertenezco al primer grupo de lectores: no solo me cuesta leer poesía, no la entiendo y me aburre sobremanera.
Estoy en la página sesenta de Viajo sola.
Saludos.

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

A mí me pasa como a Rosalía, leí tanto del género en el instituto que acabé aborreciéndolo. Ahora mismo no me veo leyendo este libro, pero más adelante con más tiempo y más predispuesta no me importaría.

Besitos

AMALIA dijo... [Responder]

Tengo el libro. A mí me gusta mucho la poesía.

Soy muy romántica.

Un beso. Feliz semana.

Tizire dijo... [Responder]

Yo no soy mucho de poemas, pero Neruda... Neruda es otra cosa. 1beso!

Carla dijo... [Responder]

Este lo tengo, fue regalo de mi abuelo, así que le tengo un cariño especial
Besos

Ismael Cruceta dijo... [Responder]

Mi admirado Neruda!!
Cuanto disfruté visitando su casa-museo de Santiago de Chile!

Un beso!

Macarena dijo... [Responder]

Alguna vez leí de neruda un poema que hablaba de las achupallas ¡ahora no logro encontrarlo! Ayuda!!!!