viernes, 7 de abril de 2017

Mac y su contratiempo. Enrique Vila-Matas


     "Me fascina el género de los libros póstumos, últimamente tan en boga, y estoy pensando en falsificar uno que pudiera parecer póstumo e inacabado cuando en realidad estaría por completo terminado. De morirme mientras lo escribo, se convertiría, eso sí, en un libro en verdad último e interrumpido, lo que arruinaría, entre otras cosas, la gran ilusión que tengo por falsificar. Pero un debutante ha de estar preparado para aceptarlo todo, y yo en verdad soy tan sólo un principiante. Mi nombre es Mac."

     Llevo ya muchos años siguiendo la trayectoria de vila-Matas, y cada libro que sale a la venta, me atrae como un imán pese al resultado de su lectura. Por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, Mac y su contratiempo.

     Conocemos a Mac, un hombre de 60 años, abogado que ha perdido su empleo, paseante del barrio El Coyote en Barcelona y lector. Mac quiere escribir, se le despierta ese interés dormido y el encuentro con un vecino que sí logró ser un escritor con nombre, será el punto que necesita para que ese interés sea espoleado. Su vecino, que sí logró el éxito, escribió en su día "Walter y su contratiempo" una novela en la que un ventrílocuo de una sola voz... bueno, un libro. Un libro que se convertirá en el elegido por Mac, el principiante, el debutante, para ser reescrito.

     Hay un placer compartido por todos los lectores y es leer a Vila-Matas por primera vez. Y digo esto porque no me cabe duda de que, si los escritores tienen obsesiones que van plasmando en sus libros, la de Vila-Matas es la literatura. en toda la extensión de la palabra. Por eso sus libros van siempre cruzados de referencias y reflexiones que captan el interés de cualquier aficionado a la literatura y convierten la lectura de sus novelas en un inesperado placer. Sucede lo mismo en Mac y su contratiempo y ya en el primer párrafo de ese improvisado diario, vemos como entra de lleno en un tema que bien hubiera podido dar para un debate, y es el de los libros póstumos. Vila-Matas, sabe lo que hace. Y continúa esa línea a lo largo del libro. Un libro en el que Mac planea la reescritura dudando de si es demasiado ambicioso, citando nombres conocidos, dudando y conociéndose, incluso viviendo su propia historia más que escribirla.  Y es que Mac, y aquí entramos en el laberinto que el autor tiende a proponer en algún momento en casi todas sus obras, lo que escribe es un diario con la firme intención de que no vea la luz, por lo cual no debería de sucederle nada interesante, su diario no debería de ser interesante, aunque la vida no sepa eso. Y además, en el proceso de reescritura de aquel libro, cuentos, iremos viendo, incluirá reflexiones que llegan a ser pequeñas disertaciones sobre distintos conceptos en el mundo literario, combinando en la novela que tenemos entre manos (empiezo a necesitar aclarar de qué libro hablo) los límites entre la realidad y la ficción.

     Y la repetición. El propio autor es consciente de sus tendencias que él no llama repeticiones, evitando la palabra como si fuera a manchar su obra, pero yo no encuentro otra forma de definir este libro. Vila-Matas se repite, y aquel concepto de un libro dentro de otro y de otro que pudo ser novedoso en su obra hace ya unos años, empieza a ser una constante habitual que solo sorprende a quienes no hayan leído apenas nada o nada del autor. Disfrutarán entonces de sus reflexiones, temáticas y alusiones a novelas o libros ya conocidos y, si se trata de un lector sesudo, buscará además el sentido de cada nombre, de cada palabra, de cada personaje, para descubrir, por ejemplo, la importancia de tener a alguien que te espolee a la hora de crear. Serán capaces de percibir esa ironía, ese sentido del humor sutil que saca la sonrisa del lector que lee despistado del mundo y también una cierta crítica al mundo literario mientras se dirige a un final que, personalmente no terminó de convencerme del todo. Verá como se desdibujan los límites entre géneros, las líneas que gran parte de los escritores parecen empeñados en seguir y Vila-Matas en saltar. Y disfrutará página tras páginas.
Sin embargo, si usted es lector habitual del autor, tal vez reciba esto como quien sabe que al tocar un timbre se acerca la hora de comer y tiene hambre; con ansia incluso, agradecido, pero no tendrá la sorpresa porque es un menú prácticamente cerrado en el que todos los sabores le suenan a uno demasiado. Y eso es justo lo que me ha sucedido a mi.

     Y vosotros, ¿podéis decirme algún escritor a cuya obra sois fieles?

     Gracias.

25 comentarios:

albanta dijo... [Responder]

Pues yo no he leído nada de este autor y quizás porque no he reparado lo suficiente en el o no me llega a atraer mucho. Fiel soy a muchos escritores.

Rosa guardia sastre dijo... [Responder]

En Mac es donde menos se repite VM. La repetición es el tema, lo que es bien distinto de repetirse. El final me parece lo mejor del libro. Como ha dicho Eduardo Mendoza, es un cierre perfecto.

Lesincele dijo... [Responder]

Yo soy fiel a stephen king jajajja
En este caso no me la llevo, no es que me atraiga especialmente, me deja algo indiferente la verdad
Un beso!

Juan Carlos Galan dijo... [Responder]

Hola:
Haces una síntesis de la novela de Vila Matas fantástica. A mi Enrique Vila-Matas me gusta bastante. He leído varios de sus títulos ("Historia abreviada de la literatura portátil", "París no se acaba nunca", "Doctor Pasavento" y "Dublinesca". Lo que dices sobre la sensación de 'deja vu' de los libros de Vila Matas es muy pertinente. A mí me sucede últimamente lo mismo. Sin embargo su obra sigue llamando la atención pues durante el acto de lectura disfruto como un enano, aunque, cierto es, me da la sensación de que lo que leo ya lo he visto otras veces en él.
Una reseña estupenda. Saludos

Violeta J. dijo... [Responder]

Uich! Soy fiel a muchos lectores. Como un libro me guste, me adhiero a ese autor como una lapa. Puedo empezar y no acabar pero puedo poner como ejemplo a Nora Roberts, una de mis autoras fetiches, Angeles Ibirika, Nieves Hidalgo en romántica, y toda una lista interminable en policíaca o suspense.
A este autor no lo conozco. Tendré que poner remedio.
Muchas gracias.
Besos

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Pues quizás sea por su repetición, pero estoy escuchando algunas voces literarias que dicen que Vila-Matas empieza a cansar, que ya no sorprende, pese a su brillante prosa y a su contundencia. A mí me gusta, pero no siempre, lo reconozco; y discrepo a menudo con sus ideas sobre la literatura. Tengo pendiente este Mac, ya te contaré.
Sí que soy fiel a algunos autores pero a lo largo de los años me he ido quitando esa manía ;-) Ahora, por ejemplo, solo guardo esa fidelidad con Foenkinos, Vales, Rothfuss (¡el muy maldito, lo que nos está haciendo esperar!), J. Connolly y alguno más. Respecto a esa fidelidad, es un poco lo que nos pasa con Woody Allen: no todas sus películas son buenas pero, como nos gusta, le acompañamos hasta en las malas. Bss

Inés dijo... [Responder]

Upsss! Pues no he leído nada del autor,al menos que yo recuerde, aunque desde luego sí lo conocía.Pondré remedio.
Yo creo que todos lis lectores tenemos autires a los que somos fieles y aunque nos defrauden en alguna ocasión no los absndonamos.
Un beso

Mª Ángeles Bk dijo... [Responder]

Me atrae la novela y no he leído nada del autor. Quizá a mí el menú sí me resulte original.
Soy fiel a variosu, cómo no!!!
Besos

ILONA dijo... [Responder]

Precisamente estoy leyendo de Vila-Matas "París no se acaba nunca", que es el segundo de él que leo tras "El mal de Montano". Tengo en mi biblioteca dos más de él, y se que, aunque me encanta precisamente por todo lo que tú dices de él, creo que su universo no puede dar para leer todo absolutamente de él. Le disfruto muchísimo como lectora amante de la literatura, pero no sólo de esas fuentes bebe mi sed de libros, sino que me gusta también explorar otros horizontes narrativos, e historias que nada tengan que ver con el universo de la creación literaria, feudo de Vila-Matas que si bien es una delicatessen, en demasía puede empachar.

Y no soy incondicional de ningún autor, lo fui de la serie del inspector Wallander de Henning Mankell, pero sin embargo no me gustaba su serie africana. Digamos que leo mucho de algunos, pero todo de ninguno.

Feliz fin de semana :-)

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

Vi la entrevista que le hicieron en Página 2 y me entraron ganas bárbaras de leerlo. Me lo anoté, de hecho.
Pero me he desmotivado desde el principio : "me atrae como un imán a pesar del resultado". Chica, esto es como, sí, sí, cómete ese flan que luego vas directa al WC. Desmotivador.
No me animo a leerlo (si no me mata la curiosidad, como siempre)
Besitos

Princesa de papel dijo... [Responder]

Está claro que este no es para mí :)

Norah Bennett dijo... [Responder]

Como lectora más o menos novata (lo intente una vez y me aburrí con Aire de Dylan), me tocaría sorprenderme y descubrir al autor. Lo tenía fichado por la reseña de Meg que era más entusiasta que esta, que veo que te ha dejado un poco a medias. Lo que menos me anima es lo del final, pero aun así, tiene muchas posibilidades de caer.
Fiel a Paul Auster.
Besos

CHARO dijo... [Responder]

Una estupenda reseña, deberías animarte y a escribir sobre otras cosas, tienes talento con la pluma.Besicos

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! Sinceramente no conocía este autor y aunque ahora no creo que le dé una oportunidad, igual más adelante si que me animo con este libro.
Besos!

Margari dijo... [Responder]

Pues no me he estrenado aún con este autor y por lo que cuentas, creo que será mejor que me estrene con otro.
Besotes!!!

Aglaia Callia dijo... [Responder]

La verdad que en primera no me llama mucho, pero tampoco lo descarto del todo, a lo mejor llega él a mí y entonces me anime :) Respecto a autores a los que soy fiel, se me ocurren Isabel Allende y Martin, una que es masoquista.

Besotes.

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Por el momento lo dejo en espera , tal vez más adelante. Yo tengo varios escritores que me enamoran te mando un beso y te me cuidas

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Suena interesante hasta ahí. Hay algo que no me termina de convencer.
Yo soy fiel a la obra de Stephen King.
Saludos.

Rocío CazaEstrellas dijo... [Responder]

Se me ha ido el comentario creo. Decía que fiel ya sabes a quien :-) Y por lo demás...Discrepo. Será que como no soy lectora habitual de este señor me he dejado dislumbrar, pero aquí también habría un interesante debate, porque son muchos los que nunca se alejan de su sello, de su estilo, de su voz...Besos.

Natàlia dijo... [Responder]

NO he leído nada del autor, así que habrá que ponerle remedio. Y sí, soy fiel a unos cuantos autores.
Un beso ;)

AMALIA dijo... [Responder]

Anotado queda este libro.

Un beso.

Xavier Beltrán dijo... [Responder]

De este autor leí Dublineses para que nadie me dijera que no puedo criticar lo que no he leído y tengo claro que sus libros no son para mí. ¿Que están bien escritos? Sin duda alguna. ¿Que me aburren sus historias? También.

Un besito.

Ana González Rey (Anita Nsf) dijo... [Responder]

No lo conocía y me parece interesante.

Ana Blasfuemia dijo... [Responder]

Estoy de acuerdo contigo que hablar de Matas es hablar de literatura, incluso de metaliteratura. La verdad que hace mucho que no lo leo, así que tal vez esa "repetición" para mí todavía sea sorpresa.

Un abrazo

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Me llamó la atención el libro desde la primera vez que nos hablaste de él, por lo del amor a la literatura, pero la trama no me termina de parecer atrapante :/