viernes, 22 de noviembre de 2019

Elevacion. Stephen King


     "Scott Carey tocó a la puerta de los Ellis, y el doctor Bob (que era como los residentes de Highland Acres seguían llamando a Bob Ellis a pesar de que llevaba cinco años retirado) le invitó a entrar.
     - Bueno, Scott, pues aquí estás. A las diez en punto. Dime, ¿en qué puedo ayudarte?
     Scott era un hombre corpulento, de metro noventa y tres descalzo, que había empezado a echar barriga.
     - No estoy seguro. A lo mejor no es nada, pero... Tengo un problema. Espero que no sea grave, pero pudiera ser."

     Empecé hace años con aquellos formato en bolsillo rojo, luego seguí completando mi colección con aquellos horrendos de lomos dorados y ahora voy comprando las novedades. soy fan, es lo que hay. Hoy traigo a mi estantería virtual, Elevación.

     Conocemos a Scott, un hombre de mediana edad, divorciado y que pasa de los cien kilos. Al menos eso pesaba justo cuando le íbamos a conocer, porque una vez que va a visitar a su amigo médico, ya ha bajado los primeros kilos. En realidad ese es el motivo de su visita, Scott está perdiendo peso. Y lo hace de una forma poco común, ya que no adelgaza "por fuera". Ni siquiera le afecta el peso de aquellas cosas que tiene en sus manos si se sube a la báscula con ellas. Visto ese camino... lo más probable es que termine por desaparecer. Aunque tal vez logre congraciarse con sus vecinos antes de hacerlo.

     Todo es posible en Castle Rock. Eso es lo que nos ha enseñado Stephen King a los largo de los años y también que no es del todo raro que un personaje lea un libro de Paul Sheldon o que, como sucede en este caso, alguien recuerde que ya no existe la escalera del suicidio. Y dentro de estas rarezas, Castle Rock parece un lugar proclive a que la gente tenga problemas con su peso: ya sea por maleficios o caramelos, el peso parece algo importante para los habitantes del lugar. aunque ahora hay una diferencia: uno no se ve más delgado y no teme desaparecer a base de hacer agujeros al cinturón. Lo que le sucede a Scott es algo así como estar en marte. Su cuerpo diferencia entre peso y masa y, si bien mantiene su masa, solo el peso se verá afectado como si la tierra hubiera decidido rebajar la gravedad con la que le atrae.
     Así las cosas Scott no encuentra modo de ponerle freno a tan inusitado síntoma o enfermedad, a saber, y curiosamente, el dejar de preocuparse por él mismo le hace consciente de su entorno. Así es como comienza a fijarse en DeeDee y Missy más allá de sus perros. Este matrimonio que llegó al pueblo hace unos meses con la idea de abrir un restaurante, se ha chocado de bruces con unas mentalidades que van más allá del conservadurismo ya que, amparándose en el rechazo a su matrimonio entre mujeres, no dudan en ser groseros y evitar cualquier tipo de trato con ellas que no sea un comentario o broma de tintes crueles. Tengo que decir que en este caso, lo terrorífico no es el protagonista cuarentón que se encuentra de repente en una situación que lo convierte en pobre hombre (algo habitual en los libros del maestro del terror) sino en la indiferencia de quienes consideran que, por el simple hecho de no sentirse molestos por la homosexualidad, ya están siendo abiertos de mente. Y esa es la vía que toma Scott, la de dejar esa indiferencia que le proporcionaba oídos sordos, para encontrarse con una hostilidad autoprotectora frente a la que decide luchar. Y yo lo leo y supongo que, sobre todo en los entornos más pequeños, que pueden ser desde un pueblo hasta un bloque de vecinos, no es algo tan lejano lo que King nos plantea. Lo que hace es, como siempre, avanzar por este terreno de una forma rápida, para seguir con la historia del increíble hombre liviano, que busca donde agarrarse de forma literal y figurada hasta que llega un momento en el que ya sabe lo que tiene que hacer.
     Y ese es el final que me reservo. A fin de cuentas estamos ante un relato casi largo protagonizado por cinco personas, dos perros y un gato, que guarda un final que me ha hecho sonreír con mirada infantil.

     Me hubiera gustado un King sorprendente, aunque ya empiezo a no hacerme ilusiones al respecto y disfruto con lo que hay. King es King.

     Elevación es un cuento que trata sobre la tolerancia y la amistad. Aquí el terror se produce cuando no existen esas cosas.

     Y vosotros, ¿habéis leído al maestro del terror?

     Gracias.   

13 comentarios:

Goizeder Lamariano Martín dijo... [Responder]

Mi marido es muy fan de Stephen King. Yo de él solo he leído la trilogía de Mr. Mercedes y me gustó mucho, a ver si me animo con algún otro. Porque siendo el maestro del terror, tendré que probar con este género. Besos.

Mary-chan dijo... [Responder]

¡Hola! ^^
Por el momento no creo que lo lea, porque hay otros libros del autor que me gustaría leer antes, pero tiene muy buena pinta.
Besos!

Rachelín The Cure dijo... [Responder]

¡Hola!
Sí, he leído algunas de sus novelas, pero este cuento no, aunque ganas nunca faltan^^
Sigo con It, así que tengo para rato. De todas maneras, hay historias que se han quedado grabadas a fuego en mi mente, como Misery, si hasta he caído en cuanto lo has nombrado. A ver es que tengo mala memoria y al año suelo olvidar los nombres de los protas, eso sí las historias no.
Por ejemplo, recuerdo que me gustó mucho Rabia y de lo que iba, pero no me preguntes por el nombre del chaval que ni idea XD
En fin, que me enrollo.
¡Un saludo!

Margari dijo... [Responder]

King es King y hasta sus obras mediocres son buenas. Éste caerá tarde o temprano.
Besotes!!!

Margari dijo... [Responder]

King es King y hasta sus obras mediocres son buenas. Éste caerá tarde o temprano.
Besotes!!!

CHARO dijo... [Responder]

Las novelas de terror no me van nada.Besicos

Neftis dijo... [Responder]

Este autor y yo no casamos muy bien por lo que dejo pasar el libro.

Saludos

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

King es un clásico imprescindible, querida, por supuesto que lo hemos leído ;-) Me ha gustado la idea de perder masa pero no por fuera, le da un giro especial, porque me acordaba del pastel aquel que hacía adelgazar hasta desaparecer (es lo que tiene Castle Rock) y no quería más de lo mismo. Pero lo que más me ha gustado es el salvavidas de la amistad. Besos.

Carla dijo... [Responder]

Sólo he leído un libro de King que escribió junto a su hijo, y me gustó, creo que también porque no era de terror, no me he vuelto a animar con él, aunque me interesa la serie de libros de Mr Mercedes
Besos

Norah Bennett dijo... [Responder]

Mucho me temo que a estar alturas no va a cambiar (otra vez). Pero el que hay mola mucho. Sin embargo esta historia no me llama demasiado, prefiero leer antes El instituto pese a que tiene sus pegas.
Besos

Aurelio dijo... [Responder]

Acabo de terminar El Instituto y he disfrutado, como bien dices es King

Anabel Samani dijo... [Responder]

Como dices, King es King, y en general me hace disfrutar, así que esta historia también caerá en mis manos.
Besos.

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Tengo pendiente leer más del autor el problema es que...el terror no es lo mío. Y el argumento de esta no me termina de convencer. Pero vaya, muy interesante lo que nos cuentas.