miércoles, 18 de diciembre de 2019

Gente normal. Sally Rooney


     "Marianne abre la puerta cuando Connell llama al timbre. Va todavía con el uniforme del instituto, pero se ha quitado el suéter, así que lleva solo la blusa y la falda, sin zapatos, solo las medias. 
      Ah, hola, dice él. 
      Pasa".

     Y si el lunes hablábamos de escritores con un éxito tremendo en su primera obra, hoy seguimos con el tema. Por eso traigo a mi estantería virtual, Gente Normal.

     Conocemos a Marianne y a Connell cuando están en el instituto. Ella viene de una familia de dinero, pero es tímida y apenas se relaciona con sus compañeros. Connell en cambio viene de una familia modesta pero goza de gran popularidad. La madre de Connell limpia en casa de Marianne, y por eso empiezan a verse fuera del instituto. Ahí empieza una relación que queda oculta a los demás y que se prolongará de forma intermitente en el tiempo, incluso cuando se dan la vuelta las tornas.

     Conversaciones entre amigos fue un éxito como novela que, además, era una primera novela. Y Rooney lejos de amedrentarse por su propio éxito ha conseguido poner a disposición de sus entusiasmados lectores este segundo título pasados apenas unos meses.

     Gente normal sigue la historia de Connell y Marianne a lo largo de cuatro años y lo hace con pequeños saltos temporales hacia delante en los que ambos irán llegando a la vida adulta. Quizás por eso, y porque comienza cuando están en el instituto, en las primeras páginas uno tiene la sensación de estar leyendo una historia dirigida al público adulto, pero con muchos ecos de la literatura juvenil de éxito. Y es que, cuando la novela empieza, Marianne es una joven de familia acomodada que no se integra en el instituto que acaba por mantener una relación con el chico popular que teme ser descubierto por sus amigos. A esto se le suma que Marianne viene de una familia con una madre que parece normalizar un determinado tipo de comportamientos abusivos que marcarán el carácter y las relaciones de su hija.  Es fácil visto así caer en la tentación de pensar que estamos ante una novela casi juvenil, con dos protagonistas quizás demasiado inteligentes que parecen condenados a romperse el corazón mientras que no dejan de encontrarse en una narración en la que la autora se cuida mucho de no asegurarnos si será o no su último encuentro. En el transcurso de la novela veremos a Marianne establecer un tipo de relaciones que ni ella misma termina de entender y que parecen querer justificarse en sus progenitores más que en las propias apetencias de la joven, acompañaremos a los protagonistas al Trinity y asistiremos al momento en el que se dan la vuelta los papeles y la popular es ella y Connell se queda en un satélite. Y todo ello lo hace con lo que es, para mi, lo mejor de la novela: un narrador en tercera persona que alterna su foco entre Marianne y Connell dando visiones que marcan las diferencias entre ellos tanto como sus inseguridades. Pero no hace solo eso, también deja muestra de que hay inseguridades que no se confiesan que serían ratificadas en caso de hacerlo, otorgando así a un tema "de instituto" una categoría superior.
     Gente normal no es para todos, y si uno no consigue hacerse con ella en las primeras sesenta páginas es fácil que termine por aborrecerla pensando que solo parece importarles el entorno o el estatus social, pero frente a ellos otros lectores verán una realidad en cada palabra vertida. Descubrirán que frente al poder, o tal vez para hacerle frente demostrando el propio, aparece el sado, que la superioridad intelectual no garantiza una madurez cuando aún se está definiendo qué tipo de persona es en la que te vas a convertir. Estamos, pues, ante un tipo de novela fresca y de concepción moderna que no deja espacio a la indiferencia y que yo, ahora sí lo admito, he terminado con la sensación de no haber sabido disfrutar de ese arrollador éxito que parece arropar a Rooney.

     Gente normal es una novela que se lee con facilidad, con unos protagonistas que a ratos me han irritado y que, en su conjunto, creo que se olvida con la misma velocidad con la que se ha leído.

     Y vosotros, ¿os dejáis llevar por las modas literarias?

     Gracias.

19 comentarios:

Inés dijo... [Responder]

Yo no he llegado a aborrecerla, simplemente cuando como tú comentas, no me hice con ella la abandoné. Tengo la sensación de que esta novela o la adoras o te parece un tostón. Mi cuñada me la recomendó y me la prestó y ahora estoy temiendo el intercambio de opiniones en la cena de Nochebuena.
Besos

Irene M dijo... [Responder]

Holaaa!

Pues he visto mucho por ahí este libro últimamente y parece que está teniendo muuuy buenas críticas. Me gusta eso de que parezca una mezcla entre literatura adulta con toques de literatura juvenil, creo que esa mezcla le puede dar un potencial muy grande, y lo de que transcurra a lo largo de tantos años también me gusta mucho :)

Besos!!

Alejandra (Acabo de Leer) dijo... [Responder]

Acabo de terminar de leerla y me ha gustado mucho por la complejidad de los personajes. Es interesante como se resalta la inteligencia de ambos, casi manera snob, pero luego son discapacitados sociales... no son capaces de entenderse el uno al otro y no saben relacionarse de forma sana. Marianne, principalmente, es la que más me ha sacado de quicio. Yo no sé si he terminado de entender el exito de la autora, pero el libro me ha gustado y eso es algo..

Marian dijo... [Responder]

¡Hola! No soy de las que me dejo llevar por las modas literarias, aunque si es cierto que cuando todo el mundo habla de una novela, puede que acabe leyéndola (algunas no porque no me llaman la atención). Este libro que reseñas hoy te cuento que acabé abandonándolo, lo empecé y no conseguí que me enganchara. Fue un pequeño chasco. Veo que a ti tampoco te ha emocionado
Besos

Dorothy dijo... [Responder]

La leí hace unas semanas, cuando me llegó a través de Bookish. Me gustó mucho, la verdad, y la leí muy rápido. Es verdad eso de que a veces los protagonistas te irritan. A veces no entendía sus comportamientos. Está tan claro que se quieren... Aunque es verdad que a todos nos ha pasado eso de saber que lo que hay entre tú y otra persona es amor y complicarlo todo.
En fin...
Yo repetiré con Sally Rooney.

Un beso.

Margari dijo... [Responder]

No conocía a la autora. Y en esta ocasión no me llama nada, ni ésta ni la anterior novela. Un alivio para la lista de pendientes.
Besotes!!!

CHARO dijo... [Responder]

La verdad es que no me ha llamado la atención esta reseña...¿ será por la apatía que tengo ultimamente por la lectura de libros? Espero se me pase porque ahora sólo leo todos los blogs que sigo y los de Facebook y si son de poemas mejor que mejor.Besicos

Pasarán las Horas dijo... [Responder]

No lo conocía y aunque la portada es cuanto menos llamativa veo que tampoco debo prestarle mucha atención.
A ver que tal el próximo. Un besazo!

Maria Rosa dijo... [Responder]

Hola. Llegue a tu blog a traves de los comentarios del blog Buhoevanescente y como me paso con ese blog, lo que me atrajo fue el nombre que le pusiste al tuyo, exactamente no se porque pero asi fue. No conozco a esta escritora y como contestación a tu pregunta te dire que en mi caso para nada. Creci rideada de clasicos y mas clasicos del estilo Victor Hugo , Tolstoi y todos esos escritores, con su densa narrativa y extensisimo vocabulario. Lo que si leo por devoción y encuentro personal es ciencia ficcion, le encuentro un fondo filosofico que me encanta y los escenarios son tan imaginativos, que me enganche a esas lecturas. Me dejo llevar mucho por las portadas y asi llegue a tu blog. Un saludo y hasta tu proxima entrada.

Espe dijo... [Responder]

Como veo que no es nada del otro mundo lo dejo pasar, gracias por la reseña.
Un beso

Carla dijo... [Responder]

¡Vaya! Le tenía muchas ganas, pero me acabas de desinflar un montón... Veremos a ver que ocurre
Besos

Saru dijo... [Responder]

Le tengo muchas ganas si bien es verdad que lo había concebido como una novela juvenil. Tengo claro que tendré que ir preparada y esperar si me gusta o no... gracias por tu reseña.

¡Besos!

Shorby dijo... [Responder]

En genera paso de modas, con que literarias, más xD
Pero este no lo conocía y pinta muy bien, me lo apunto!

Besotes

BookLover dijo... [Responder]

Holaa!! pues siendo sincera este no me llama demasiado la atención, así que lo dejaré pasar, aún así gracias por compartir la reseña.

Blessings!!

jjose712 dijo... [Responder]

Gracias a Dios, después de leer tanto halago injustificado se agradece ver que uno no está solo.

Conversaciones entre amigos pertenece a esa categoría de primera novela hiperpublicitada (antes siquiera de salir a la venta) e hiperpromocionada en la que yo siempre caigo. En ocasiones te encuentras con grandes novelas de debut, en la mayoría con autores que prometen (pero cuya primera novela tampoco era para darle tanto bombo) y en algunos casos te quedas totalmente desconcertado.
Reconozco que en su día llegué a la mitad de esa novela sin enterarme, pero llegó un momento en que todas las costuras del debut de Rooney resultaron evidente. Ejemplo claro del telling instead of showing (que siempre mencionan como algo a evitar si quieres que te publiquen pero que claramente para Rooney no ha sido un obstáculo) y de la incoherencia en los personajes, ya tenía todas las características (negativas) que ha vuelto a repetir en Gente normal.

Rooney ha sido muy inteligente al publicar su segunda novela cuando el runrún de la primera aun estaba en un punto alto, y además consiguió que la nominaran al Women's prize y al Booker, ahí es nada.
La novela tiene un punto interesante (incluso para alguien como yo que no es muy fan de las novelas con una relación amorosa como hilo central) y es que podemos seguir la evolución de los personajes a partir de saltos temporales breves en el tiempo (los capítulos suelen estar separados por el transcurso de varias semanas o como mucho meses) y si bien en la etapa más adolescente uno aun puede empatizar con los personajes que sufren los constantes cambios propios de la edad, según avanza la novela se encuentra con que la evolución es mínima, y en el caso del personaje femenino, claramente negativa.

Porque si Connell es un personaje más bien poco interesante, Marianne es directamente insufrible, y los capítulos (escasos afortunadamente) en que carga sola con el peso de la narración son soporíferos e irritantes.

En ambas novelas Rooney crea un trauma para sus heroínas pero lo hace de una forma tremendamente tramposa. Deja indicios de que algo les ha pasado, pero jamás descubre el pastel, lo que a ella le resulta utilísimo para que sus personajes se comporten como se comportan sin que haya el más mínimo cuestionamiento de si ese comportamiento es coherente con lo que han sufrido (porque jamás entra ahí).

Sus novelas se leen fácil, hay que reconocer que tiene cierto talento para que las páginas vuelen, pero desgraciadamente su prosa (que es bastante utilitarista y sencilla) no compensa la endeblez de la trama y lo poco interesantes (aunque altamente irritantes) que resultan sus personajes.

Natàlia dijo... [Responder]

Tengo pendiente leerla, me apetece. A ver en que bando me situaré.
Un beso 😉

Veroka dijo... [Responder]

No me gustó. La leí porque estaba muy recomendada, pero sentí que no pasaba nada. Ellos van y vienen en la relacion. Y ya. No me dejó nada.

Mel B dijo... [Responder]

Alguien me lo podría pasar en PDF, ¿por favor? ¡Gracias de antemano!

Mel B dijo... [Responder]

Alguien me lo podría pasar en PDF, ¿por favor? ¡Gracias de antemano!