jueves, 25 de agosto de 2016

Dark. Edgardo Cozarinsky


     "Empieza, siempre, en las sienes, una palpitación casi imperceptible al principio, y en el momento preciso en que la reconoce, ese latido empieza a crecer hasta que siente que la cabeza le va a estallar y la vista se le nubla y la distancia entre él y los objetos que lo rodean vacila y el brazo que extiende hacia el teléfono tarda en llegar y el número del servicio médico de urgencia no aparece en la lista que sin embargo sabe que ha incorporado a la memoria del teléfono. Pero no es solo la cabeza. "

     La mente es de asociaciones curiosas y, a mi, la foto de la cubierta de este libro, me recordó a Dylan Thomas. Y lo compré incluso sabiendo que no iba a encontrarlo en el libro. Pero daba igual, ya se me había metido en la cabeza y lo quería leer. Hoy traigo a mi estantería virtual, Dark.

     Conocemos a Víctor, un escritor de cierta edad, echando la vista atrás para recordar sus años de adolescencia en Buenos Aires. Una época en la que, ya sabiendo que quería dedicarse a escribir, se sintió atraído por esos lugares oscuros que tienen las ciudades: los clubes, los fumaderos de opio... Es la época en la que conoció a Andrés, un hombre ya adulto que se encargó de mostrarle ese otro lado de la ciudad.

     Quizás en este caso lo más adecuado sea comenzar diciendo lo que no es esta novela. Dark no son las memorias de Cozarinsky, aunque él tenga más de setenta años y sea escritor y viviera en Buenos Aires en la época representada en la historia, su historia es una novela, no unas memorias. Tampoco estamos ante una de esas novelas Bildungsroman al uso, no es una novela de formación ni tampoco  una de esas historias en las que se pierde esa inocencia de la que parecen revestir a todos los niños y adolescentes en este subgénero. Dark habla de esa curiosidad por lo prohibido propia de la edad, de un joven de buena clase social al que determinados ambientes le son ocultados, cuando no vedados, y que se siente tentado a descubrirlos. Eso es lo que hace Víctor, y en su coqueteo con los bajos fondo y peores tugurios, se encuentra con Andrés. Y en poco más de cien páginas veremos hasta dónde logra satisfacer su curiosidad, y también la relación entre ambos.
     Pudiera el autor haber cargado tintas en la relación más o menos ambigua de los dos protagonistas, o quizás habernos enseñado cómo uno se aprovecha del otro. Sin embargo, nada es totalmente limpio en esta novela, y ninguno de ellos será totalmente sincero. Andrés, el adulto que mira al joven, que le enseña los lugares, las putas y los charcos de la ciudad, parece sentirse atraído por Víctor. Lo parece, lo intuimos, pero tampoco es este ese tipo de novela. Víctor es el joven con ganas de vivir, de transgredir lo cotidiano de su vida, y lo reviste de necesidad vital de experiencias para su futura profesión, aunque... desde las primeras páginas sabemos que es una curiosidad natural, latente en esos años de experimentación, y que poco hubiera importado la vocación que sintiera en ese momento. Y asistimos al juego literario de una relación simbiótica entre ambos, sin tener muy claro quién se aprovecha de quién o si ninguno lo hace realmente. Porque posiblemente, en la búsqueda de lo oscuro de la ciudad, se refleja en parte esa oscuridad interior que llevamos en algunos de nuestros deseos.

     La novela, cortita, escrita con sumo cuidado para alcanzar una cadencia mantenida a lo largo del relato, juega con esa oscuridad que marca su título y que se ve reflejada en cada esquina. La noche, el deseo, la mentira, lo prohibido... pero también está el consejo y el final. Un final redondo para una historia que tiene mucho de literario y que se lee en apenas un suspiro, aunque se prorrogue en el tiempo mediante interesantes conversaciones una vez terminado.

     Mi primera incursión en la novela de Cozarinsky ha sido un éxito rotundo. Repetiré.

     Últimamente parece que las novelas de desarrollo, esas que parten de la una adolescencia iniciática en la vida adulta, son cada vez más frecuentes. Y vosotros, ¿ya habéis probado con este tipo de historias?

     Gracias.

     PD. Me sigue pareciendo que la fotografía de la cubierta de este libro tiene algo.

22 comentarios:

Tatty dijo... [Responder]

Otro libro que no conocía pero de momento no me voy a animar con él
Besos

Lady Aliena dijo... [Responder]

Me ha llamado la atención tu reseña de hoy. Además, si es cortita, mucho mejor. Un beso.

Raúl Omar García dijo... [Responder]

La trama no sé si me interesa tanto, pero puede que tono de oscuridad le dé una buena impronta. Las narraciones que hablan de los viejos tiempos tienden a tener esos matices.
Saludos.

CHARO dijo... [Responder]

Una reseña interesante y se le añade que se lee rápido pues mejor todavía.Besicos

Norah Bennett dijo... [Responder]

Pues sí, la foto es inquietante, a mí me transmite sensación de "desastre a la vista". El libro tiene también cierto encanto y esa atracción de lo destrcutivo y lo menos conocido. No sé, se me antoja raro.
Besos

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

La portada tiene algo muy llamativo, sí. El argumento en sí mismo no me ha hecho delirar pero no descarto leerlo. Besotes!!!

Carla dijo... [Responder]

Es cierto que se están poniendo muy de moda. A mi me dejas con curiosidad así que le echaré un vistazo
Besos

Abuela Ciber dijo... [Responder]

No
Es tanto lo que hay que leer que se escapan muchas cosas
Gracias por siempre compartir y tenernos al dia
Cariños

CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

La portada tiene a Dylan T (a mi me recuerda la de sus cartas de amor, qué decir, entra por la vista). Este que nos traes me gusta, que sea cortito, esa ambigüedad y descubrimiento pero lo que más me ha tirado es descubrir ese final que te ha parecido tan redondo. Fichado Cozarinsky.
Besos

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No he leído este tipo de historias y tampoco creo que lo haga porque no me llama mucho.
Besos!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Parece un libro interesante a mi también me gusto la fotografía . Te mando un beso y buen fin de semana

Nube de Frases dijo... [Responder]

Buena recomendación. No me importaría leerla... Besos.

Lesincele dijo... [Responder]

La portada es espectacular y solo por superficialidad me dan ganas pero esta vez no me animo
Un beso!

Marisa C. dijo... [Responder]

Estoy de acuerdo contigo: la foto de este libro tiene "algo", misterioso en mi opinión. Sin embargo, el argumento no me atrae mucho, la verdad. Por cierto, me has dejado loca con el término "Bildungsroman", ni idea de la existencia de esta otra clasificación de la novela. Abrazos.

El ojo que todo lo lee dijo... [Responder]

Hola! No había leído nada de Cozarinsky, pero al leer esta entrada me ha parecido interesante la ambigüedad con la que narra la historia, porque hay que interpretar bastante para deducir las intenciones de los personajes.

El tipo de historias que se inician en la adolescencia y desembocan en la vida adulta pertenecen al género de bildungsroman (proviene del aléman) y me parece bastante interesante, hay bastantes novelas clásicas que son de este tipo como Jane Eire de Brönte y Grandes Esperanzas de Dickens. Ya había leído antes novelas de este estilo y me parece bastante interesante para ver la evolución psicológica de cada uno de los personajes principales.

Un saludo.

Miss Nriss, El ojo que todo lo lee.

AMALIA dijo... [Responder]

Tomo nota. Gracias por la información.
Un beso

Zamarat dijo... [Responder]

No sé; en un principio no me atrae demasiado pero tienes razón: la portada lo hace especial.
Abrazo!

Ariel dijo... [Responder]

Coincido contigo, últimamente también me había hecho esta reflexión ya que son muchos los novelas iniciáticas que se han puesto de moda o que se han publicado últimamente: todo Ben Brooks, Submarino, El Hermano del Famoso Jack... y eso solo las que conozco.

Besos.

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

No conocía este libro pero no me acaba de atraer por el momento...aunque es verdad que su portada es muy evocadora ;)

Besitos

Anita Nsf dijo... [Responder]

No pinta mal pero no me convence del todo.
Un beso

Jo dijo... [Responder]

siempre me parece que busco libros así, pero no todos tienen el mismo efecto alentador...

Shorby dijo... [Responder]

Oye, qué interesante!
Me engancha ya solo con la portada =)

Besotes