jueves, 18 de mayo de 2017

Mal de piedras. Milena Agus


     "Abuela conoció al Veterano en el otoño de 1950. Era la primera vez que salía de Cagliari para ir al Continente. Iba a cumplir cuarenta años y no había tenido hijos porque su mal de piedras la hacía abortar en los primeros meses. Y así, con su sobretodo de corte recto, los zapatos altos con cordones y la maleta del marido -de cuando se había refugiado en el pueblo-, la mandaron al Balneario para curarse."

     Hay un cierto en canto en los libros cortos que nos tutean para dejar claro que no necesitan vestirse de páginas para convencer al lector. Y también lo hay en algunos títulos, que parecen esconder un significado oculto bajo una aparente sencillez poética que esconde en realidad lo cotidiano. Por todo esto me fijé en el libro que hoy traigo a mi estantería virtual, se trata de Mal de piedras.

     Conocemos a Abuela, porque este es el nombre que otorga la narradora a la protagonista de la historia. La que sería entonces Nieta, relata la vida de una mujer sarda nacida el siglo pasado en Cerdeña, que la fascinó con su belleza, su melena y sus peculiaridades en el carácter. Descubriremos que fue una niña lista a la que no se le permitió seguir estudiando, que llegó a casarse a esa edad a la que a una empiezan a tildarla de solterona y que sus extravagancias la hicieron pasar por loca durante mucho tiempo. No se enamoró de su marido pero fue enviada a un Balneario en el que conoció al Veterano, y esto sucedió porque tenía, como reza el título de la obra, "mal de piedras", que queda mucho más bonito que decir cálculos en el riñón.

     El recuerdo de una persona tiene algo de poético, de especial, y por eso el enorme acierto de escoger como narradora a una nieta fascinada por la figura de su abuela. Construída con frases cortas, la novela casi parece más una confidencia o un cuento que un libro propiamente dicho, y la ausencia de nombres, lejos de distanciarnos, nos acerca a los personajes que son nombrados desde el cariño de la familiaridad. Abuela se convierte entonces en alguien conocido a quien vemos rebelarse de una forma pacífica, que lamenta que el amor no le sea destinado ni siquiera al darle las buenas noches a un rudo marido con el que acuerda prestar los servicios de la casa de citas para ahorrar dinero. Abuela escribe entonces en su cuaderno, y la nieta desgrana la historia que esa mujer silenciosa, le fue contando. Porque Abuela, descubrimos, hablaba. O habló a lo largo de su vida con apenas dos personas, Veterano, y su propia nieta. Y vivimos entonces el enamoramiento de Abuela, y los cambios que le provocan, y también su regreso y el, por fin, nacimiento de un esperado hijo. En otro caso, pensamos a media sonrisa, nadie hubiera podido decirle a día de hoy, Abuela.
     Y sin embargo la novelita es mucho más, porque es en los gestos cotidianos de una vida cualquiera, en los que vemos la sociedad, la guerra, el fin de ella, el romanticismo vestido con una pata de palo, la vida inconforme, la vida interior. Porque trata de eso en realidad lo que Milena nos cuenta, de esas vidas interiores diferentes, personas que, como en un momento dado dice la narradora, crea Dios cuando se cansa de las normales. Y esa es la protagonista, aunque nadie la comprendiera en su época, y haya tenido que esperar a esa nieta para encontrar una aliada en su propia casa.

     Llegué con pocas ideas sobre la novela, pese a las buenas críticas, y la he disfrutado. Tiene un regusto agridulce en cada palabra, y también cierta inocencia incluso en esas escenas de casa de citas que en un momento dado nos describe.  Es un libro hermoso, que no bonito, aparentemente sencillo y de una sensibilidad fuera de toda duda para cualquier lector que decida acercarse.

     Y vosotros, ¿os gustan los libros cortitos?

     Gracias.

21 comentarios:

albanta dijo... [Responder]

No me imporTaria léerla. Creo que la disfrutaría. Tiene algo que me atrae.

Lady Aliena dijo... [Responder]

Me gustan los libros cortitos porque tengo poco tiempo para leer. Bueno, ahora tengo más porque estoy de baja y tengo todo el día para mí. Así que, espero reseñar más en estos meses. Un beso.

Tamara López dijo... [Responder]

Este lo dejo pasar.

Un beso ^^

Noelia dijo... [Responder]

Se me hace imprescindible desde el momento en que te he leído..no añado más. Que sabes dónde voy no ? Un clic tiene la culpa.... Gracias porque ni la había oído....
Besos

Laura Brownieysuscosas dijo... [Responder]

Esta la he tenido en las manos más de una vez, y todavía no la descartado del todo. No me importa que el libro sea cortito o largo, mientras lo disfrute :)
Besos!

Tatty dijo... [Responder]

No lo conocía y no tengo del todo claro que me vaya a gustar
Besos

Libros Eris dijo... [Responder]

Venga, que estoy con el vermú. Ya está en la lista. Sabes cuándo más disfruto de los libros cortitos? Cuando tengo poco tiempo porque me dan la sensación de que así aprovecho mejor los ratos libres. Es todo psicológico pero me funciona. Un besazo, de los gordos.

CHARO dijo... [Responder]

Cada vez me gustan más los libros cortos y me asustan los largos, seguro que son cosas de la edad porque hace unos años no me ocurría esto.Besicos

Teléfono canal plus dijo... [Responder]


¡Besos!
Es la primera reseña que veo, y aunque me llamaba la atención, quizá no creo que me guste demasiado...

Margari dijo... [Responder]

No la conocía. Y me tientas, me tientas. Otra novela a apuntar.
Besotes!!!

Kayena dijo... [Responder]

Pues me parece que este libro cortito te ha inspirado, porque es una de las reseñas más hermosas (que no bonitas) que te he leído. Porque a medida que te iba leyendo quería este libro, porque parece una historia diferente, pero tú has puesto mucho en ella para alimentar las ganas de leerla. O, por lo menos, ese ha sido mi caso.

Un beso.



Abuela Ciber dijo... [Responder]

Me preocupa mas el contenido que el tamaño
Cariños y buen fin de semana

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No es mi tipo de libro y eso me hace pensar que no disfrutaría de este libro, así que lo voy a dejar pasar. Yo soy de historias largas, me da la sensación de que los disfruto más.
Besos!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy gracias por la reseña se ve interesante , cuando este de humor la leo

Yomi MR dijo... [Responder]

¡Holaaa! Ahh, se nota un libro muy bonito, ciertamente la forma en que se llama a los personajes le da un nuevo grado de familiaridad ;)
¡Beesos! :3

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Me gustan los libros cortitos, pero no sé si con esta trama.
Saludos.

Carla dijo... [Responder]

Pues creo que me la voy a llevar apuntada y le echaré un vistazo la próxima vez que vaya a la librería, creo que puede encajarme
Besos

AMALIA dijo... [Responder]

Me gustan los libros cortitos.
Anotado queda.

Un beso.

Natàlia dijo... [Responder]

A mi me cuestan los libros cortitos porque cuando entro en la historia ya ha terminado.
Un beso ;)

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

Este libro lo tengo. Te contaré que me lo compré un día de diluvio universal, trabajando en Bilbao, hará unos seis años o así. No me preguntes por qué, estaba super melancólica y me lo compré. Lo leí del tirón.
Y aunque reconozco no recuerdo bien bien bien todo, aunque sí la historia de la abuela y la nieta, sí tengo super nítida en mi retina la sensación agridulce que me dejó, igual que a ti. Debería releerlo.
Besos

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

(Lo tengo en otra edición)