lunes, 18 de mayo de 2020

El músico ciego. Vladímis Korolenko


     "Nadie lo advirtió al principio. El niño tenía la mirada oscura, incierta, que tienen los niños durante algún tiempo. Pasaron los días y semanas; sus ojos se hicieron brillantes; el globo del ojo quedó más saliente, pero el niño no movía la cabeza hacia los rayos de luz que entraban por la ventana mezclados con el alegre canto de los pájaros y con el murmullo del follaje de las hayas que adornaban el jardín".

      Me gusta mucho la literatura rusa y, gracias a Dios, aún me restan mil títulos por descubrir. Hoy traigo a mi estantería virtual, El músico ciego.

     Conocemos a Piotr Popelski, hijo de una familia acomodada que nace ciego para desesperación de su madre. Con una madre sobreprotectora que quiere evitarle sufrimientos por su condición y un padre que se desentiende del chico, Piotr verá en la figura de su tío una puerta para la vida.

     Korolenko es de esos escritores suyo nombre aún no resuena entre los grandes rusos pero que, una vez uno lo lee e investiga, descubre que es igualmente apreciado y valorado fuera de nuestras fronteras que otros cuyo nombre está aquí encumbrado. Digo esto porque tiene algo de encanto el sentirse descubridor aunque luego uno compruebe que, más que descubrir, lo que hizo fue salirse un poquito apenas de los nombres habituales. El caso es que así llegué a este hombre. Y así conocí a Piotr.

     El músico ciego es una novela corta que trata de la superación personal, la vida y la necesidad de encontrar eso que llaman un sitio para conseguir avanzar. Una persona invidente en Ucrania en el siglo XIX podía tenerlo muy complicado. Si además la familia opta por aislarlo para evitar que note lo que le falta, para evitar que desee ver una nube, para evitar... podemos imaginar la existencia a la que tanta protección lo estaba llevando. Y por eso aparece el tío Maxim. Por eso y porque como buen tullido sabe lo que es hacer frente a la vida para lograr superarse y avanzar. Y será esta figura decisiva para que Piotr salga a la vida. Eso y una flauta que un día resuena por culpa de un criado y que hace que el joven despierte de un modo u otro. Y es que Piotr, pronto se observa, está dotado para la música. Korolenko nos lleva junto al joven a ir descubriendo las sensaciones de la vida. Con un estilo que es puro romanticismo nos dejará alguna de las descripciones de la naturaleza más hermosas que he leído y eso teniendo en cuenta de que hay una privación sensorial que se hace patente a lo largo de la novela. Una novela que abarca el crecimiento del niño al joven y aún un poco más. Una novela en la que veremos como Piotr se abre al mundo y como ese mundo le muestra la belleza y el amor lo que hace a su vez que el joven comience a vivir plenamente. Resulta por eso fascinante la capacidad de Korolenko para conmover al lector, para conseguir que todos seamos un poco ese niño y para que, al igual que él, abramos los ojos y veamos, aunque no en la sencilla forma literal a la que estamos acostumbrados. Y todo ello con una belleza y una plasticidad, con un estilo único propio de las tierras rusas que tanto me gustan.

     El músico ciego es una novela magnífica, un descubrimiento que os invito a realizar augurándoos un enorme placer durante su lectura.

     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias.

0 comentarios: