viernes, 13 de julio de 2012

La noche de los tiempos. Antonio Muñoz Molina


     "En medio del tumulto de la estación de Pennsylvania Ignacio Abel se ha detenido al oír que alguien lo llamaba por su nombre. Lo veo primer de lejos, entre la multitud de la hora punta, una figura masculina idéntica a las demás, como en una fotografía de encones, empequeñecidas por la escala inmensa de la arquitectura: abrigos ligeros, gabardinas, sombreros; sombreros de mujer con la visera ladeada y pequeñas plumas laterales; gorras de visera rojas de cargadores de equipajes y empleados del ferrocarril; caras borrosas en la distancia; abrigos abiertos con faldones echados hacia atrás por la energía de las caminatas; corrientes humanas que se entrecruzan sin chocar nunca entre sí, cada hombre y cada mujer una figura muy semejante a las otras y sin embargo dotada de una identidad tan indudable como la trayectoria única que sigue en busca de un destino preciso: flechas de dirección, pizarras con nombres de lugares y horas de salida y llegada, escaleras metálicas que resuenan y tiemblan bajo un galope de pisadas, relojes colgados de los arcos de hierro o coronando indicadores verticales con grandes hojas de calendario que permiten ver desde lejos la fecha del día."    

     Descubrí a Antonio Muñoz Molina de la mano de Plenilunio, uno de los libros que tengo en la cabecera y al que profeso un cariño especial. A partir de ahí me hice lectora fiel del autor y he seguido sus historias, siempre complicadas, siempre satisfactorias, y que recojo de la librería con el placer anticipado de quien sabe va a degustar un plato que le gusta. Hoy traigo al blog un libro con el que el autor recupera el tono que tanto nos gusta a sus incondicionales. Traigo a mi estantería virtual, La noche de los tiempos.


     Conocemos a Ignacio Abel, un hombre que realiza un viaje en 1936. Un viaje que le lleva de España a Pennsylvania, dejando atrás una familia, un país con frentes abiertos que dejan incomunicadas a personas y un montón de recuerdos. En ese viaje conoceremos mejor a Ignacio, así como la vida en un país a punto de sufrir un conflicto bélico y a su gran amor.

     Esta aparatosa novela no trata de guerras y héroes sino que nos presenta a uno de los personajes que mas cerca he sentido del autor. Ignacio es una persona corriente, solo que le ha ido un poco mejor en la vida y ha logrado progresar. Tampoco es un hombre ejemplar, ya que tiene un amor clandestino que marca su vida y una vida familiar que la dirige. Y ni siquiera tiene una vida fácil, le toca vivir un momento de convulsión en el que en apenas unas semanas el país siente como si fuera a romperse, cambiando libros por armas y deportes por funerales. Ante eso la opción que toman muchos es la supervivencia, pero indudablemente todos quedan con una marca interior.

     En esta obra Antonio busca comenzar marcando al que será su personaje principal, pese a que aparecen muchos en la obra y todos ellos resaltables. Deja para ello como un mero escenario los tiempos de preguerra. Se trata de contarnos una historia no a través de una crónica sino de cómo lo vive la gente, se mete en sus cabezas para deshojar sentimientos con ritmo pausado y constante. Esto es así porque nada escapa del ojo de Muñoz Molina, todo se nos presenta para poder situarnos perfectamente en el contexto que se desarrolla la obra sin que tengamos la sensación de estar ante un tema manido. Posiblemente la idea se vea reforzada porque su personaje principal es complejo, a ratos pareciera que contradictorio en origen, ideas y reacciones. Por ello es fácil que lo identifiquemos como real, ya que todos lo seríamos ante una situación así. Además cobra fuerza su adulterio, el amor descubierto en la madurez que nos es mostrado sin tapujos, dejando que juzguemos nosotros mismos si su forma de actuar nos parece o no la adecuada. Es curioso como consigue tenernos pendientes de este amor cuando el país esta rompiéndose con lo que hoy conocemos como Guerra Civil, y es ese precisamente su mérito. Lograr que el lector lo viva siendo testigo de primera mano de la confusión real de las calles, otorgando a sus letras el valor de reales, salpicadas con personajes que existieron y que son tratados con respeto y sin tapujos por la brillante pluma del autor. Porque si algo hay que resaltar es su prosa precisa alejada de simpatías hacia unos u otros, la opinión nos la vamos forjando nosotros mismos.

     Ignacio Abel es, como ya he dicho, un personaje inolvidable que nos introduce en una novela llena de pasión que nos ayudará a comprender como era un mundo que no vivimos sin buscar simpatías políticas ni personales, buscando simplemente sentimientos.
     Si no os echan atrás sus casi mil páginas, os recomiendo que conozcáis la historia que nos cuenta Antonio Muñoz Molina, no os arrepentiréis.

Porque... ¿os asustan los libros voluminosos?

     Gracias

53 comentarios:

Offuscatio dijo... [Responder]

Aún no he leído nada del autor, pero tenía apuntado "El invierno en Lisboa" (aunque más motivada por el título que otra cosa). ¿Lo has leído? Con respecto a los libros voluminosos, confieso que a mí me asustan un poco. "Vida y destino" y sus numerosas páginas sigue esperando su turno en la estantería, pero es que pesa tanto...¡Buen fin de semana!

Capitán Smith dijo... [Responder]

Quizás el tamaño dell libro disuada algo, Si pretendes llevarlo encima, aunque hoy con el ebook ya no importa. Un beso

Rodericus dijo... [Responder]

Pues no, estoy acostumbrado a los ensayos sobre historia de 500, 600 y 700 páginas. Aunque en narrativa, prefiero volúmenes mas cortos, desde luego. Tomo buena nota de tu sugerencia.

Un beso.

albanta dijo... [Responder]

Pues a mi si que me gustan los libros voluminosos. De Muñoz Molina aún no he leído nada. Se ve que la novela te ha gustado por el cuidado que has puesto en la reseña.

Aydita dijo... [Responder]

Pues este no lo conocía pero para mi no es ningún problema que tenga muchas páginas! jeje ! Besos!

Espe dijo... [Responder]

A mí lo de los libros voluminosos al contrario, me encanta; eso sí, reconozco que para los que leemos en el transporte público no es lo más cómodo del mundo...

Tatty dijo... [Responder]

Un poquillo más que nada por el tiempo que voy a tardar en leerlos, me gusta el dinamismo del cambio de lectura aunque una vez empezados si me gustan se hacen hasta cortos. Respecto al libro que presentas hoy no he leído nada de este autor, aunque me parece interesante el argumento que nos cuentas
besos

Rebeca de Winter dijo... [Responder]

También conocí a Muñoz Molina con "Plenilunio". "La noche de los tiempos" fui incapaz de leerlo, no me enganchó y lo abandoné. Felicidades por haberlo conseguido. Besos.

elena dijo... [Responder]

Normalmemte un libro voluminoso promete horas de inmersión, y eso no da miedo, todo lo contrario. Aunque de todas formas, las veinte primeras páginas de todo libro, sea voluminoso o flacucho, determinan si te acompañará unas horas o unos días, o servirá de soporte en la estantería a otros libros (en el caso de los delgaditos, de suplemento a una mesa coja).

Tizire dijo... [Responder]

A mi no me importa leer libros voluminosos, siempre que tenga tiempo para disfrutarlos en condiciones, ya que creo que requieren más atención para no perder detalles. No sé qué me pasa con este autor que, la verdad, no me atrae para ponerme con él... Supongo que tendré que darle una oportunidad! 1beso!

Azalea Real dijo... [Responder]

No, no me asustan los libros voluminosos pero comienzan a hacerlo cuando, tras un centenar o dos de páginas muy buenas, comienza a flojear. Pienso en la cantidad de páginas que aún me quedan para que acabe y quiero saber qué sucederá, pero al mismo tiempo no quiero ni pensar en si el bache es pasajero o ya va a continuar así hasta el final.
Con respecto a la novela, me ha llamado la atención, la verdad.

Besos.

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

A este ritmo me asustan todos!!!jajaj , no doy a basto!, es broma, hay muchos libros voluminosos que he leído pero cuando gustan tampoco son difíciles de leer. Este es un autor que no he leído más que en semanales, su literatura es de mis pendientes. Besos

Arila dijo... [Responder]

No me asustan para nada los libros voluminosos, pero con libros que no estoy segura de si me van a gustar es verdad que me animo más si son finos porque siempre intento acabarlos.
Este autor del que nos hablas hoy no lo conocía, pero investigaré su obra... ¡Un beso! =)

jose maria criado lesmes dijo... [Responder]

Amiga Silvia;amente esta novela he leido, la realidad inventada, que es el tipo de libro que a mi me gusta.
Besos

MC. dijo... [Responder]

No me asustan los libros voluminosos, de hecho ahora estoy con uno de Barbara Wood que tiene 751 y siendo el primero que leo de la autora, veremos que pasa!
besoss

Myladie dijo... [Responder]

A mi también me gusta bastante este autor, lo conocí por medio de mi tía que es una incondicional de el, y una lectora voraz como casi todos los que andamos por aquí. Este no lo he leía pero no se si me termina de encajar...
No me preocupa que el libro sea voluminoso la verdad, de hecho casi los prefiero así.

Un besote

Angeles dijo... [Responder]

Hola(:

Nunca había leído algo ese autor!

No tengo problema con los libro voluminosos, todo lo contrario me encanta, eso quiere decir que hay mucho que leer y en entretenerse por varios dias !

Feliz Vida
Besos

Valaf dijo... [Responder]

No conozco el libro y sobre el número de páginas, ummmmmmmm, depende. Si es muy grande yo me lo imagino de tapas de madera con cerradura. Me lo imagino en la cámara de una torre muy alta y sobre una especie de atril. Voy pasando ceremoniosamente sus páginas, ataviado con una túnica azul con estrellas bordadas y gorro picudo. Es de noche y la Luna platea sus páginas antiguas, muy antiguas, amarillas. Es entonces cuando un texto, manuscrito, cobra vida y la luz de la torre escribe sobre el cielo en letras de fuego.

Pero si no es el caso, se me cansan las manos si lo sujeto, jajajaja

Un beso

Isa dijo... [Responder]

La historia no me atrae mucho, y el fragmento que has puesto tampoco me convence. Respecto a los libros voluminosos, la primera impresión asusta, pero cuando algo es bueno se te puede hacer corto, y algo de 100 páginas, si es malo, se puede hacer eterno.
Me has dejado preocupada con eso del malware, no tengo ni idea de lo que es. Las imágenes de los libros las cojo de las editoriales y las otros son de sorteos. No sé qué tengo que hacer.

Patricia Nasello dijo... [Responder]

No puedo estar más agradecida por este trabajo tuyo. Puesto que todo es una cuestión de mercado, hay escritores, excelentes, que no tienen la menor difusión en Argentina. Gracias por acercármelos hasta mi casa

Abrazos, Mientrasleo

Aran dijo... [Responder]

Me gustan voluminosos, siempre que enganchen. He leído algunos de 1000 páginas verdaderamente adictivos, que incluso me han sabido a poco. Y sin embargo otros de 300 se me han hecho eternos.
La historia que nos traes hoy, tiene buena pinta, pero lo veo demasiado descriptivo para mi gusto. Leyendo la sinopsis me da esa sensación.
Besos!

CHARO dijo... [Responder]

Este libro me lo apunto en mi lista porque no me asustan para nada los libros voluminosos.Besicos

InésM dijo... [Responder]

A mi los libros voluminosos no me asustan mucho, me dan algo de respeto porque si el libro no te gusta estarás atada durante muchas hojas a esa historia.
He leído libros mas largos de los que presentas, y algunos de ellos hasta se me han hecho cortos de lo que me han gustado.
Este en concreto no me llama mucho la atención así que no me arriesgo.
Besitos.

Margari dijo... [Responder]

También conocí a este autor con Plenilunio, que me gustó mucho, pero luego no me he animado con ninguna novela suya. Así que me apunto ésta, que tiene buena pinta, que no me dan miedo los libros voluminosos... Mientras sean buenos, claro. Que lo malo de estos libros últimamente es que les suelen sobrar muchas páginas.
Besotes!!!

Darío dijo... [Responder]

Hay libros de doscientas páginas que asustan más que uno de mil. Yo ando por el cuarteto de Alejandría y en eso le doy la mano a Wheeler, ese eprsonaje entrañable de Marías. Es bastante denso.
Muñoz Molina me gustó en El viento de la luna, creo que fue una lectura placentera. Aunque no el sumum.
Un abrazo.,

shaka lectora dijo... [Responder]

Yo aún no me he estrenado con este autor, y me suena que alguna de sus obras anda por casa. Le daré una oportunidad pronto.

Un beso shakiano!!

Poemas dijo... [Responder]

Aunque conozco el título de varias obras de este autor no he leído nada de él. Esta obra que comentas pinta bien, la verdad. A ver si me animo y me pongo con algo de él.

Besos

KONCHA MORALES dijo... [Responder]

Sí, me asustan. Fíjate si me asustan que tengo este desde hace más de un año esperándome. Alguna vez me animaré y lo compaginaré con otros más cortitos. Un beso.

Sara O. Durán dijo... [Responder]

No me asustan los libros de 1000 páginas, pero si empezó en el tumulto de la estación de Pensylvania, yo creo que si lo pudo decir en la mitad de hojas, así que este libro no me llama. Creo que será tan descriptivo que no me impedirá imaginar...

G dijo... [Responder]

Buenas tardes.
Bienvenida, te echamos mucho de menos. Traes un gran autor, merecedor de todos sus premios y de alguno más que le reste. Un título difícil, un retrato de personas a través de una magnífica novela río.
Buen día.

MaryLin (ppp) dijo... [Responder]

De Antonio Muñoz Molina leí yo hace años "Los misterios de Madrid" y me gustó mucho. Este no lo conocía, pero también tiene muy buena pinta.
Besotes

Leira dijo... [Responder]

Leí Plenilunio y me encantó. Este me llama la atención y me gustaría hacerle un hueco algún día.

Noa dijo... [Responder]

No me asustan para nada los libros voluminosos, es más, me encantan.

mágico dijo... [Responder]

Me asusta más la letra pequeña.

Besitos

Carla dijo... [Responder]

Si, me asustan los libros voluminosos, para que negarlo. Sabes que vas a tener que emplear más tiempo en él, pero si te gusta todos los inconvenientes se vuelven virtudes, así que todo es cuestión de perderle el miedo.

De Muñoz Molina sólo he leído una de sus historias cortas que la verdad es que me dejo muy buen sabor de boca: En ausencia de Blanca. Quiero volver a probar con el autor y por lo que veo el que reseñas es una buena elección.

Un beso!

aldogal dijo... [Responder]

No me asustan los libros voluminosos las historias voluminosas si, y esta lo parece aunque a veces tambien promete

Shorby dijo... [Responder]

Hace años que no leo nada del autor... de hecho sólo he leído "Silencio de Blanca" y fue hace un montón; me gustó bastante =)

Besotes

Pedro Luis López Pérez dijo... [Responder]

A pesar de ser un libro con cierto grosor, después de tu reseña me lo apunto para, algún día, ponerme a leerlo.
Un abrazo.

Lo Siento por Interrumpir dijo... [Responder]

Leía hace poco en algún sitio que los libros no hay que leerlos del todo si uno siente que ya ha tenido suficiente. El lector sabe cuando debe dejar la lectura. Y dejar un libro a medias no debería avergonzarnos.
Tal vez deberíamos acercarnos a los libros voluminosos con esa idea, al menos le damos la oportunidad de que nos enganchen. De la misma manera igual dejamos a medias un libro de tan solo 100 páginas (y no pasa nada, verdad?)
Un abrazo.

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

Vaya desastre hoy entre el tiempo y la conexión!! Antonio Muñoz Molina es mi escritor español favorito aunque este libro que nos traes no lo he leído. Con respecto a los libros extensos... Me encantan, me encanta vivir una temporada larga con personajes que me apasionen, para eso, como los rusos, nadie. Un beso

Citu dijo... [Responder]

Parece un libro genial y por tu reseña apasionada hay que leerlo. Respondiendo a tu pregunta según el libro, hay historias que tiene pocas paginas y son insoportables y otras que tienen 1000 y te las lees de una. Buen fin de semana te mando un beso

Mere dijo... [Responder]

Cuando leo casi-casi que me lo creo hasta el punto de tener a veces la sensación de vivir aquí y allá, por eso si la trama es larga y agradable la disfruto de veras pero si se torna angustiosa no lo puedo soportar. Me pasó con "La cocina del Dux" no es que sea muy largo pero al ver venir que uno de los niños vagabundos se estaba muriendo por una infección lo dejé ahí sin poder seguir leyendo y no se si hice bien porque desde entonces me persiguen en sueños sus ojos amarillos. Bienvenida, Silvia, te echamos de menos :)

mientrasleo dijo... [Responder]

@mágico
Esa si que es una buena reflexión!
Besos

Fénix dijo... [Responder]

Muchos de los libros que más me han gustado superaban las 600 páginas. Además, siendo un adicto de la fantasía épica, he visto muy pocos libros capaces de crear una historia aceptable en pocas páginas. En estos casos además, suelo quedarme con ganas de más. Un saludo tras todo este tiempo de ausencia. Veo que tú sigues sin fallas (exceptuando las vacaciones que todo el mundo se merece). Un abrazo,

Isi dijo... [Responder]

Me encantó esta novela. Muñoz Molina nunca defrauda, y es verdad que nos hace sentir como si fuéramos parte de los personajes.
Es un libro para releer, para volver a buscar la compañía de Ignacio y Judith.

Rober dijo... [Responder]

Para no variar, no lo he leído, y puede que me guste porque simpatizo bastante con esa narrativa objetiva, o más bien sugerente, que permite que el lector se forje sus ideas, sin condicionar. Sobre todo en un contexto como el de la Guerra Civil, siempre contaminado ideológicamente, es complicado lograrlo, me llama la atención.

Respecto a los "tochos", depende un poco. Sí hay algunos que me echan para atrás, sobre todo si no tengo la cereteza de que el tema vaya a llamarme. Sin embargo, si preveo que vaya a atraparme, no me importa. Ya ves, King es de mis predilectos y sus novelas son más bien densas y extensas.

Besines

Mila Lopez dijo... [Responder]

Este libro está entre mis pendientes. A ver si me puedo poner con él en cuanto acabe con mis compromisos de lecturas.
Besos.

Jerónimo (J.Galán) dijo... [Responder]

De Muñoz Molina leí "El invierno en Lisboa" y me encantó.
Nunca he "medido" los libros por el tamaño o por el número de páginas.Un libro voluminoso puede ser una joya mientras que un libro de pocas páginas puede ser un mal libro.
Recuerdo cuando terminé de leer "Los Miserables" de Víctor Hugo,libro de muchas páginas,no recuerdo cuantas.Pero si recuerdo que al terminarlo me quedé con ganas de que continuara la historia.

Saludos.

Lídia dijo... [Responder]

Silvia, no conocía a este autor, he prestado atención a tu reseña. Me lo apunto. Los libros voluminosos no me dan miedo, sólo un poco al pensar que sino me ngustan y me decepcionan, pués tantas paginas para nada !!!!!!!
Un beso.

Paloma dijo... [Responder]

Me gustan los libros voluminosos, me encanta meterme en una historia y que me dure unos cuantos días o semanas, pero en este caso concreto y en mi opinión le sobran algunas.
Me gusta mucho Muñoz Molina, yo también le descubrí con Plenilunio que me gustó mucho y tras él llegaron unos cuantos más hasta este último que reconozco que me decepcionó un poco precisamente porque me parece que le sobran páginas, que en este caso la historia hubiera ganado si se hubiera contado con menos palabras.
Besos

Pakiko dijo... [Responder]

Me llevo tu recomendación apuntada.
Besos

Elysa dijo... [Responder]

Soy fiel seguidora de sus articulos en el suplemento cultural del País y por supuesto no me asustan los libros voluminosos. De que otra manera hubiera descubierto este título que hoy no traes o tantos otros, no sé... Vida y destino, muchos...

Besitos

Sese dijo... [Responder]

De lo mejorcito que he leído ultimamente de literatura contemporánea.

Y ojalá hubiera sido más largo, sentí una gran pena en acabar la novela, el no poder seguir disfrutando de un autor de los grandes, que nunca me ha decepcionado.

http://embolica.blogspot.com.es/2010/01/la-noche-de-los-tiempos-antonio-munoz.html

Besos