jueves, 28 de enero de 2016

Esta noche moriré. Fernando Marías


     "Me suicidé hace dieciséis años. Es un tiempo más que suficiente para que usted me haya olvidado. Delmar, o al menos para que se hubiera desdibujado en parte la nitidez de mi recuerdo."

     Conozco muchos libros que han saltado a la gran pantalla, alguno que ha aparecido como adaptación de lo creado para la gran pantalla... pero no conocía ninguno que se hubiera convertido en un espectáculo realizado por el propio autor en forma de monólogo, eso picó mi curiosidad desde que me enteré. Por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, Esta noche moriré.     

     Pongamos que hace veinte años Fernando Marías concibe una interesante historia sobre una Corporación que se encarga de utilizar sus influencias para conseguir que escritores que luego serán famosos, entreguen un manuscrito que luego ellos puedan sacar años después de su muerte. Pongamos que, además, un hombre descubre que toda su vida ha sido víctima de la venganza de un fantasma que escribe una carta desde la tumba, y que el autor consigue angustiarnos con la mera posibilidad de que algo así pueda suceder. Y pongamos también que ambos hilos formen parte de una novela, titulada Esta noche moriré.
     A lo largo de esos años, y tras pasar por alguna editorial, esta historia que contenía ya en su escueta extensión dos hilos que valían por sí mismos un argumento completo, vuelve a ver la luz con un cambio que puede parecer sutil, pero no lo es. Su autor parece haber tomado la decisión de reinventar ese término tan de moda que es la metaliteratura, y derribar la cuarta pared para dirigirse al público directamente en un monólogo en el que habla no sólo de la novela, sino de la Corporación. Una Corporación que sería responsable de muchos de esos inéditos que vemos que aparecen en la prensa cada ciertos meses... o años. Algunos incluso de forma muy oportuna y cercana a determinados aniversarios. La edición que llega ahora a las librerías, y siempre que decidamos hacernos partícipes de la historia, se vería como un desafío valiente a esa Corporación, al finalizar con el texto del monólogo que, a buen seguro marcará a Fernando Marías de cara a estas personas cuyo poder nos ha ido mostrando en las páginas precedentes.

     Esta noche moriré ha sido muchas veces descrita como inclasificable cuando yo diría que es una novela de sentimientos viscerales, de venganza. De hecho, uno de los sentimientos que más placer proporciona al ser humano es precisamente la venganza, de inmediata satisfacción una vez llevada a cabo, o saboreada simplemente en su planificación. De ahí que el protagonista de esta novela, sea realmente interesante por su negrura. Corman, dispuesto a vengarse del policía que lo encerró y cuya sed de venganza ni siquiera termina en la tumba. Un hombre capaz de lo peor y con la necesidad de exhibir su poder ante su víctima, porque no hay peor golpe que el último, ni mayor estocada que la que nos quita la venda de los ojos. Y frente a él Delmar, el hombre venido a menos que tendrá que enfrentarse a una revelación capaz de hacer que su mundo, o lo que queda de él, se tambalee.
Esta es la historia que se desarrolla ante un lector atónito que va sintiendo la tensión y la angustia creciente que provocan las palabras de Corman: y la ruptura de Delmar, su rabia y su necesidad de no quedarse impasible ante lo que le es revelado. Una novela que consigue parecer sencilla, con una trama realmente enrevesada que se desarrolla de forma diabólica, demostrando que un buen thriller no necesita colocar un muerto en la primera página. Las páginas se llenan de giros y sorpresas consiguiendo una tensión que crece palabra a palabra mientras el lector mueve la cabeza incrédulo, asistiendo además a una narración que cuida la verosimilitud componiendo un juego de voces final que termina de encajar todas las piezas.

     Una novela más que recomendable y un nombre al que seguir la pista.

     Como lectora necesito creer lo que me cuenta una novela, no me importa demasiado hacer un acto de fe, pero necesito que todo esté bien encajado para creer la trama. Cuando eso cojea, me cuesta muchísimo llegar al final y por eso es un punto que valoro tantísimo. Y vosotros, ¿sois muy exigentes con la verosimilitud cuando estáis leyendo una historia?

     Gracias

27 comentarios:

albanta dijo... [Responder]

No conecto con este autor. Así que lo dejo estar.

Tatty dijo... [Responder]

No he leído nada de este autor pero este libro no me llama demasiado
Besos

sabores compartidos dijo... [Responder]

Bueno pues tal como lo pintas tiene que estar muy interesante este libro que no conocía y que me lo apunto. Sobre tu pregunta pues bueno al menos que resulte algo creible no?
unos besotessssssssssssss

Lesincele dijo... [Responder]

Yo si necesito creerme una novela aunque sea de temática fantástica...incluídos los personajes...sino me cuesta mucho entrar dentro de la historia.
Esta vez no me convence mucho!
Un beso!

Irunesa dijo... [Responder]

La dejo para más adelante, que este mes ya he tenido suficiente de este género.
Un beso

Arila dijo... [Responder]

Para mí es fundamental que el argumento sea siempre lógico, incluso en la fantasía. No verosímil en el sentido de que sea algo que pueda pasar en la vida real, pero que al menos dentro del mundo que presenta el autor todo funcione con cierta lógica y cierto sentido. Los libros en los que puede pasar cualquier cosa porque nada tiene sentido no me suelen gustar demasiado.
El que nos presentas parece interesante, me quedo con el título.
Un beso!

Agnieszka dijo... [Responder]

Soy muy exigente con los libros en general. Este parece intrigante.
besos

Martina Albeaga... dijo... [Responder]

Pues mira, es un tema apasionante y controvertido el que preguntas. Yo sí que busco que sea verosímil la trama pero ojo, no que sea real ni cierta ni bien documentada. Te explico; si leo una novela de King busco que me engañe bien. Como dijo una vez King en una entrevista a raíz de la promo de su novela El Buick ocho, un coche perverso, no hace falta documentarse mucho, sino hacer creíble al lector la mentira que le cuentas. Y comentó que él ignoraba cómo funcionaba el cuerpo policial de cierto estado norteamericano, pero que hizo creíble el funcionamiento de este. Y sí, que me cuenten la mentira más grande del mundo pero sin dejar de cumplir el pacto ficcional entre escritor y lector; haz que me lo crea, aunque sea mentira.
Besitos.

Rocío Gómez Campos dijo... [Responder]

Pues has conseguido captar mi atención. Y en algún momento tendré que empezar con Marías, que es un autor al que no he leído nunca. Así que gracias por la recomendación.

Besooos!!

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Pues parece algo muy interesante de leer. Me lo apunto.

Yo a la verosimilitud le doy importancia según cuánto me haya enganchado la historia. Jajajaja. Besotes!!!

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! Este tengo mis dudas, no sé si me gustaría, pero al mismo tiempo tiene algo que me llama la atención, así que me lo anoto por si buscando libros me lo encuentro. Yo también necesito que la historia que se me está contando sea creíble, sino se me hace muy pesada la lectura.
Besos!

Cristina Roes dijo... [Responder]

Hace un tiempo ya, llegó a mi "La isla del padre", me llegó de ti, y cuando llegué al punto final creyendo. Así que, no me cabe duda, volveré a leerle.
Gracias por tu reseña. Besos

Tamara López dijo... [Responder]

La verdad es que me ha picado la curiosidad a mi también.
Un beso :)

Anita Nsf dijo... [Responder]

Interesante. No lo conocía. Quizás le eche un vistazo

Atalanta dijo... [Responder]

Esta novela me la llevo apuntada sin pensármelo dos veces
Un beso!

CHARO dijo... [Responder]

El título ya me ha dado mucho "yuyo" así que mejor paso de esta novela. A mí también me gusta creer lo que estoy leyendo y para ello tiene que ser verosimil.Besicos

Augi dijo... [Responder]

Hola
Pues me llama mucho el libro, aunque no lo conocía
Gracias por la reseña
¡Un beso!

La Mitad de tu Sonrisa dijo... [Responder]

Hola :)
La verdad es que suena interesante, dices venganza pero a la vez parece de otra cosa... mmm no se, buscare algo más de este libro a ver que pasa ^^
Un beso infinito ∞

Laura dijo... [Responder]

Me parece un tema muy original, no me importaría leerlo, pero tengo tanto pendiente que no creo que pueda hacerme con él :)
Besos!

Victor dijo... [Responder]

No me termina de llamar este autor, de momento...
Y a la pregunta que haces, busco que sea posible lo que se cuenta, sin que tenga que ser real. No busco que un aprendiz de carpintero sea capaz de matar a 50 soldados son un serrucho, no me gusta eso. Y algún libro, por algún detalle de estos, le he puesto una cruz, extensible a todos los libros de autor.

mar dijo... [Responder]

No me gusta demasiado Fenando Marias, así que con todo lo que tengo pendiente lo dejo pasar. Besinos.

Shorby dijo... [Responder]

Pues me lo llevo apuntado, creo que me gustará =)

Besotes

J.P. Alexander dijo... [Responder]

No me atrae el libro y respondiendo a tu pregunta si lo soy. Te mando unb eso

Buscando- mi -equilibrio dijo... [Responder]

Dos palabras: LO QUIERO.
Vale, otra: YA!
ajajajja

Carax dijo... [Responder]

Le echaré un vistazo en la librería
Besos

Norah Bennett dijo... [Responder]

Uf. Qué pereza. Estoy en las mismas que tú, me lo creo todo si está bien construido no solo porque sea ficción ya vale cualquier cosa.
Besos

Raúl Omar García dijo... [Responder]

La verosimilitud depende mucho de cómo está contada una historia. ¿Tiene apariencia de verdadero o posibilidad de ser creído que un muerto se levante y te coma el cerebro, o que un vampiro se alimente de tu sangre o que un hombre se convierta en lobo?
Joe Hill contó una historia donde el personaje era un muñeco inflable. Lejos de ser algo fácil de creer, ¿no?, pero esa historia es tan creíble como que emociona hasta las lágrimas. El lector se cree todo lo que se narra allí. No soy exigente, pero, repito, depende mucho de cómo está contado.
Saludos.