jueves, 26 de octubre de 2017

El buen soldado. Ford Madox Ford



    "Todos tenemos mucho miedo, todos estamos solos, todos estamos muy necesitados de alguna confirmación exterior de que merecemos salir."

     Si es cierto que un libro lleva a otro, yo conocí este en El poder de las tinieblas, de Connolly. Al investigar un poco, descubrí que estaba ahí porque es de los favoritos del autor e, investigando un poco más, vi que estaba catalogado como uno de los mejores libros escritos. Hoy traigo a mi estantería virtual, El buen soldado.

     John Dowell forma parte de un grupo de dos parejas y nos va a relatar una historia. Tanto él como su esposa Florence, mantuvieron una amistad a lo largo de nueve años, con la pareja formada por Edward y Leonora. A partir de ahí, nos relata la manera en que se deshacen los matrimonios y la naturaleza de sus integrantes.

     Inicialmente, la historia es sencilla: un matrimonio estadounidense y otro inglés, se encuentran regularmente en un balneario alemán durante varios años. Dos de ellos mantienen una aventura con dramáticas consecuencias y un tercero lo conoce pero el otro, no. El desconocedor es el narrador y, una vez descubierto el pastel que el propio narrador hubiera preferido no saber, va retrocediendo en el tiempo de forma un tanto desordenada cronológicamente, pero perfecta para que podamos conocer a la perfección a cada uno de los personajes. Y, por mucho que nos esté relatando una historia en la que él bien podría ser un mero observador, con un toque de ironía, eso sí, cuando cerramos el libro descubrimos que es un personaje que se va grabando a fuego en la retina del lector. Su ceguera, su reticencia, su poca fiabilidad y su reiterada forma de decir el bueno de Edward, convierten esta novela en algo casi excepcional.
Dowell comienza con una frase ya famosa a contar su historia: Esta es la historia más triste que jamás he oído dice. De hecho, La historia más triste fue el primer título elegido por Ford Madox para esta novela, y pese a que el comienzo del libro nos pueda llevar a pensar que estamos efectivamente ante un dramón, descubrimos el verdadero significado de esa frase, justo al terminar.

     No cabe duda de la crítica que Madox deja hacia las clases bien en esta obra, casi podría decirse que no deja títere con cabeza, descubriendo la hipocresía y la manipulación como algo casi cotidiano para muchas personas. Sin embargo, será la ingenuidad del narrador la que en algunas ocasiones nos llame más la atención, como si él pudiera reflejar a todas las personas que viven sin pasiones, ciegas a su entorno. Incluso al más cercano. En cuanto a los personajes, todos ellos son radiografiados delante del lector, expuestos sus secretos que irán desde Edward el "sentimental" que necesita sentir y sufrir pasando por el car´cter de su esposa. Sin embargo, a medida que vamos retrocediendo, nuestro pensamiento cambia respecto a los personajes. Salvo tal vez Dowell, y ni aún así nos termina de caer bien ya que es presentado como un hombre sin atributos, pacato.

     Puede parecer contada así que la novela es un tanto insulsa y nada más lejos de la realidad, es un continuo girar y descubrir a quien no quiere ser descubierto, un tratado de deslealtades e infidelidades que se mantienen bajo unas fachadas que se resquebrajan y que unirán en más de una forma a estas dos parejas a la vez que las condenan. Una novela de la que, si bien yo no diría que es la mejor que se ha escrito, si que me ha gustado. sobre todo recoger algunos detalles que nos deja como perlas en forma de frases cortas, que luego comprendemos al descubrir a lo largo de las páginas la evolución de la historia. De hecho, esconde paradojas magníficas entre sus letras. Y ahora, seguramente, os preguntaréis quién es el buen soldado: bien, esa parte en sentido literal os resultará sencilla. En un sentido más figurado, os dejaré descubrirlo a vosotros mismos.

     El buen soldado es una novela sobre el deterioro y la mentira, sobre posiciones que se agrietan dejando al descubierto naturalezas escrita de una forma impecable y cuidada. Os lo recomiendo.

     Reconozco que a veces me cuesta encontrar la relación entre el título de un libro, y su trama. Y a vosotros, ¿también os pasa?

     Gracias

15 comentarios:

Alicia dijo... [Responder]

Curiosamente nada más leer el título me imaginaba otra cosa y por tu reseña veo que no tiene que ver con lo que me sugería. Gracias por la reseña.
Besos!

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Tiene buen enganche y creo que la manera en que el narrador cuenta las cosas es la clave.
Me pasa eso de los títulos, más cuando hacen traducciones fuera de lugar.
Saludos.

Mjinn d.A. dijo... [Responder]

Hola, este libro me había llamado la atención por su portada, pero no me había parado a leer de qué iba, la verdad. Ahora, después de tu reseña, la historia me parece de lo más interesante, aunque me reservaré esta lectura para otro momento, porque creo que mejor leer este libro con mucha calma y en estos días me apetece algo más ligerito. Gracias por compartir :)

Atalanta dijo... [Responder]

Pues lo que me pasa con los títulos es que -en general- cuando se los cambian para la traducción, suele parecerme que pierden algo...
Besos.

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Sí, no es frecuente, pero sí que a veces cierras el libro y te quedas un rato pensando en por qué el autor escogió ese título para esa historia.
Ya sabes que a mí me gusta mucho Connolly y su saga Parker, por eso me he leído lo que cuentas de "El buen soldado" con atención, me pica la curiosidad. Me parece una de esas historias difíciles de reseñar porque aunque quieres mostrar solo la punta del iceberg, para no spoilear, temes que nos llevemos una idea pobre del libro. Me lo apunto y te cuento. Besos.

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

Te lo comentaba esta mañana,no sé de dónde sacas tanta investigación y documentación, es admirable.
Me ha sorprendido el título porque no lo conocía, no señor, y se ve que te ha gustado, pero no te ha parecido para tanto, ¿cierto?
BEsos.

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No conocía este libro pero tampoco es que me llame demasiado la atención, prefiero ponerme con otros que tengo pendientes, así que lo voy a dejar pasar.
A mi me cuesta mucho relacionar título con trama, a veces no encuentro ni entiendo esa relación, jejeje.
Besos!

AMALIA dijo... [Responder]

Sin duda, tomo buen a nota.
Muchas gracias.
Un beso

Margari dijo... [Responder]

Más de una vez me pasa. No conocía esta novela. Muy interesante.
Besotes!!!

CHARO dijo... [Responder]

Interesante reseña y la verdad que no he encontrado relación entre la trama que cuentas y el título.....pero seguro que la tiene.Besicos

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy no me atrae mucho , pero tal vez me anime. Respondiendo a tu pregunta si me ha pasado eso. Te mando un beso

Lesincele dijo... [Responder]

No me sonaba de nada pero lo que más me ha llamado la atención es lo que dices sobre la hipocresía de las personas.
Me la anoto
Un beso!

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Hola,

A mí también me pasa, aunque reconozco que no siempre reflexiono en el asunto, cosas de mi cabeza distraída. Sobre esta novela, me gusta lo que cuentas y sobre todo me ha gustado esa frase con la que abres la reseña, me ha tocado de forma especial y eso me dice que debería ir por ella pronto.

Besos.

Carla dijo... [Responder]

Esta vez me voy convencida, creo que podría gustarme
Besos

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Pues en esta ocasión no termina de ser de mi estilo, la trama no me atrae.

Un saludo,
Laura.