miércoles, 10 de enero de 2018

Final en Berlín. Heinz Rein


     "Un terremoto destruyó en pocos minutos Lisboa, San Francisco y Tokio. Fueron necesarios varios días para que se extinguieran los incendios de Roma, Chicago y Londres."

      Esta novela que apareció al finalizar la guerra con un éxito notable, fue olvidada rápidamente, quizás por el momento en que se publicó. Hoy traigo  a  mi estantería virtual, Final en Berlín.

     16 de abril de 1945, el Ejército rojo comienza la conquista militar de la capital del Reich.
     30 de abril de 1945, Adilf hitler se suicida en el búnker del cuartel general de Hitler.
     8 de mayo de 1945, entra en vigor la rendición incondicional del ejército alemán.
     Estos son algunos de los datos que nos encontramos en la magistral novela Final en Berlín. En los últimos días de la guerra, con una ciudad ya dividida, la Gestapo busca culpables ya sean judíos, desertores o conspiradores.

          Heinz Rein escribe esta novela en 1945 relatando su experiencia, fue publicada un año más tarde y en 1947 se vendieron 80000 ejemplares. Como comenzaba diciendo, un gran éxito para una novela olvidada. Final en Berlín es una novela con llena de imágenes que se meten en la retina del lector en la que la ciudad es la gran protagonista, una ciudad asediada, casi destruida, que percibimos entre montones de escombros dejados por la guerra. Muestra una realidad que se ve impulsada por artículos, discursos y noticias de la época que consiguen un realismo que salta de las páginas al lector que es testigo privilegiado del sufrimiento de una población cuya ruina es incluso mayor que la de la propia ciudad. La población sigue adelante como puede, deteriorada, cansada, asediada en lugares seguros, o lo más seguros que encuentran mientras el Ejército Rojo ya está frente a la ciudad. Las SS intentan buscar culpables a la vez que detenerlo, hostigando a la población. Y, una vez nos ha dibujado la situación, entramos en la historia y conocemos a los protagonistas.
     Personajes que se alzan en mitad de este caos, el soldado Lassehn que está encargado de nos folletos, le sirve de excusa a Rein para mostrarnos el Berlín de la época. Lassehn, que no quería ser soldado, desertor, y que llega del pub Klose, centro de reunión de una resistencia que iremos conociendo. Un personaje que protagonizará uno de los encuentros más emotivos de esta historia y terminará siendo uno de los personajes más viscerales. Conoceremos también a Wiegand sindicalista torturado en un campo de concentración busca sabotear, al médico Böttcher, a Schröter y a un pequeño grupo (que en realidad son dos), en el que el autor tiene el acierto de mezclar no solo sexos, sino también ideologías. Escribe así, y gracias al acierto de un narrador omnisciente, la historia de unos pocos que luchan esperanzados.

     De este modo, y gracias a la habilidad narrativa del escritor, se puede decir que la novela que comenzaba mostrando una ciudad convertida en un animal herido bomba tras bomba, se convierte en algo más parecido a una historia de acción, apenas cortada por las discusiones entre sus personajes, que se lee con rapidez. De hecho, casi serán los diálogos las partes más lentas en contra de lo habitual. Rein no escribe una historia lacrimógena pero habla de un lugar en el que se vertieron muchas lágrimas y hace que nos preguntemos qué tipo de monstruos son capaces de hacer algunas de las cosas allí descritas. Y es que, Final en Berlín, es una historia rápida pese a todo en la que importa más el contenido que la forma en que se nos presenta. Decía antes que su mayor tara está en los diálogos, pero lo que nos queda de ellos es la unión, las ideas, las esperanzas dentro de una historia que está llena de dolor por una ciudad destruida que, estoy segura, fue amada por el autor. Por eso, una vez finalizado el libro, nos damos cuenta de las denuncias que lleva implícitas esta historia y, sobre todo, nos damos cuenta de que aquello que nos relata es real, que hubo una ciudad que fue destruida, que se buscaba en esos incesantes bombardeos terminar con las sedes nazis mientras que las SS en un desesperado intento por resistir no tenían piedad con su propia población. Que todo aquello, más allá de lo que hayamos podido ver por televisión, sucedió. Y que personas como Lassehn, existieron.

     Decía al principio de esta entrada que Final en Berlín es una novela olvidada y recuperada. Ahora os digo que merece la pena aprovechar la ocasión y no dejar que vuelva a caer en el olvido.

     Y vosotros, ¿con qué libro habéis dejado atrás las fiestas?

     Gracias.

13 comentarios:

Laura Brownieysuscosas dijo... [Responder]

Pues aunque la guerra mundial no sea una de mis épocas favoritas sobre la cual leer tampoco la descarto del todo, como dices, hay algunos libros recuperados que merecen continuar y no volver a caer en el olvido.
Besos!

Desequilibrada total dijo... [Responder]

¡Huola!
Ya veo que regresas. Yo me tomo la semana de relax, de momento.
Me anoto el título que ya fiché cuando fuiste a la libre. Muy interesante.
ESta editorial tiene joyitas.
Besotes.

Shorby dijo... [Responder]

Me lo llevo de cabeza, me encanta la temática =)

Dejé las fiestas fuera con réquiem por un campesino español. Un acierto.

Besotes

shaka lectora dijo... [Responder]

Esta novela que hoy nos traes me atrae mucho, Berlín debió quedar destruida tras la guerra y sus habitantes no debían tener mucha esperanza.

Ahora estoy leyendo el violín del diablo, de Joseph Gelinek, una novela negra ambientada en el mundo de la música clásica.

Un beso.

Camino F. dijo... [Responder]

¡Hola!
Mi padre tiene este libro y la verdad es que últimamente le he estado echando el ojo. Vista tu reseña, tengo claro ahora que tengo que leérmelo. ¡Gracias!
Yo he dejado atrás el 2017 con relecturas, la verdad, y ninguna tan interesante como este libro. Pero necesitaba desconectar, así que no me arrepiento.
¡Un beso!

Twins dijo... [Responder]

¡Hola!

Pues pinta muy interesante, la verdad. Estaría bien leerlo alguna vez en la vida.

Saludos :)

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! La verdad es que no me había fijado nunca en este libro pero creo que merece la pena leerlo así que lo voy a tener en cuenta a ver si lo puedo conseguir pronto.
He dejado las fiestas atrás con Si solo fuera un cuento de hadas, un libro para desconectar de todo, incluso de las fiestas, jejeje.
Besos!

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Desconocía de su existencia y la verdad es que me has dejado con muchas ganas de leerlo. Un besote!!

CHARO dijo... [Responder]

Este tipo de lectura me gusta mucho.Besicos

Abuela Ciber dijo... [Responder]

Gracias por tu visita, te die que con los dias tan calurosos pocas ganas dan de leer.
Cariños

Neftis dijo... [Responder]

A pesar de tu recomendacion la voy a dejar pasar que no me termina de convencer.

Saludos

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy se ve interesante como adoro los libros historicos lo tendré en cuenta. Te mando un beso

Tamara López dijo... [Responder]

Solamente con el primer párrafo ya me la he apuntado.

Un besote :)