domingo, 15 de mayo de 2011

Los comienzos

     Probando, probando... ¿puedo decir eso aquí? Eso espero, porque no tengo muy claro como empezar. Nunca escribí para que nadie más fuera a leerlo y empiezo hoy con algo que me hace ilusión desde hace tiempo. Siempre me ha gustado mucho leer y hablar sobre los libros que cada uno ha leido y, sobre todo reerle los libros que han gustado mucho a otros por algún motivo concreto, es mi forma de "cotillear" supongo. Sin embargo, no ha sido hasta hace unas semanas que me puse a ordenar los libros, catalogándolos con un gestor de bibliotecas personales, cuando me di cuenta de la cantidad de libros que tenía, o había leído, y de la enorme cantidad de libros que aún me restan por leer. Y de lo mucho que me apetecía comentarlos con otras personas, dicho sea de paso.
     Todo empezó con los dichosos e-readers, cuando se vive en un piso con un espacio limitado, como el mío, incluso la cultura puede suponer un problema de espacio. Así que yo, que había dicho que jamás me pasaría a leer en un formato tan artificial, me puse a mirar e-readers. Probé varios, empecé con el táctil, que fue el que me llamó la atención más, por la sensación al pasar página de hacerlo realmente, pero.. a quien engañamos? no se pasa página por poner un dedo sobre una pantalla. Además me gusta leer en cualquier parte, eso hace que acabes manchando la pantalla y pasas la mano/manga y.. adios, pasaste dos o diez páginas incluso sin darte cuenta de ello. Luego los wi-fi, que ahora muchos sitios son con zona wi-fi, pero tampoco me convencía, van a sus tiendas que no siempre son las que tienen mas libros, y no son demasiado rápidos. Además, no cuesta nada poner la tarjetita en el pc e ir copiando. Así que, tras varias devoluciones y pruebas me quedé con un papyre 6.1



     Sencillo, no pesa demasiado, no es complicado (ni caro).. lo perfecto. Y me dispuse a descargar libros... y empezó el caos. Entre el papel, el formato pdf, ya no tenía muy claro donde estaba cada cosa en mi casa, ni si podía prestar un libro o no lo tenía en papel. Es decir, ya tenía un lector, ahora necesitaba un... gestor?
      Y esos han sido mis comienzos, luego ya os cuento sobre gestores de bibliotecas. Que si decidir lector lleva su tiempo, catalogar los libros que tiene cada uno también tiene su complicación.
     
     Gracias

4 comentarios:

noe dijo... [Responder]

Nunca he utilizado un gestor de bibliotecas personales, no sé si tienes alguna entrada más sobre ello y sobre catalogar libros, si es así me gustaría leerla, me vendría bien para hacerlo, o al menos que me recomiendes alguno.
Soy de las que prefieren el papel pero es verdad que para espacios reducidos los e-readers ahorran espacio.
Saludos

Lupa dijo... [Responder]

Con tu comentario en mi primera entrada me has atraido hasta aquí. Se nota la ilusión con la que empezaste este proyecto y eso ha dado sus frutos. Te felicito.
Muchos besos.
Lupa

ssanabria dijo... [Responder]

Hola a todos:

Con respecto al gestor de bibliotecas, implemente una basica tabla en Excel que hasta la fecha me ha dado buenos resultados. Es importante para saber que falta por leer y que puede ayudar a complementar en diferentes temas, por lo menos en el caso de mi afición de leer libros de historia.

Con respeto a los lectores electronicos tengo serios inconvenientes. Me la paso todo el dia al frente del PC en el trabajo y estoy lo suficientemente cansada para proseguir por la lectura y los vinculos con la tecnologia. En eso si me quedo con el papel

ELIzabeth dijo... [Responder]

Te siento tan cerca por ser tan afable y honesta. gracias por agregar a la red tu transparencia. Un abrazote amiga encantadora.