martes, 17 de mayo de 2011

El maestro y Margarita. Mijail Bulgákov



" Adelante, lector! ¿Quién te ha dicho que no puede haber amor verdadero, fiel y eterno en el mundo? ¡Que le corten la lengua a ese mentiroso! ¡Sígueme, lector, a mí, y sólo a mí, y yo te mostraré ese amor!. "

      Es de sobra conocida una anécdota de Mijaíl Bulgákon que dice que, desde los años veinte y hasta el final de sus días, tomó por costumbre escribir cartas al propio Stalin rogándole libertad literaria como escritor o bien un permiso para ir a Europa un tiempo, sin emigrar. Esto fue así hasta pasados días después del suicidio del poeta Mayakovski, momento en que Mijáil recibiría una llamada telefónica del propio Stalin para expresarle su malestar ante la intención del dramaturgo de abandonar el país. Al oír esto Mijaíl se retracta afirmando que "Un escritor ruso no puede existir fuera de su país". Consigue con esto que Stalin le perdone la vida, pero comienza el conocido juego del gato y el ratón que se traía Stalin con muchos personajes relevantes de la época, permitiendo a sus burócratas hacer la vida imposible a Mijaíl, llegando a eclipsarlo como dramaturgo con sus burlas.
Sin embargo y, pese a no ser una figura relevante ni un intelectual reconocido, se pudo ver a Stalin asistir al estreno de obras de Mijaíl. Lo que nuestro autor no llegó nunca a recibir fue una llamada que le diera la libertad creativa que solicitaba.
      Es en este periodo cuando aparece El maestro y Margarita, un libro singular del que puedo decir que no conozco a nadie a quien haya dejado indiferente. La línea argumental es un circo en que aparecen demonios, el mismo Satanás asoma en un Moscú ateo para mostrarnos junto con su circo las ridículas burocracias de la época: Se entremezcla aquí el Nuevo Testamento, que lejos de evangelizar nos muestra una visión mas natural de los hechos y un Poncio Pilato muy distinto del que hubiéramos pensado. Aparece pues, el centro del libro con un maestro, claro está y una Margarita, que nos van mostrando el mundo de una forma divertida y horrible muy alejada de la literatura de terror.
Es un libro magistral, que nos conduce por el ridículo sin despegarse un momento de nosotros, mostrándonos que aún nos queda mucha literatura por descubrir.
      Preguntad a los Rolling Stones, ya lo dijeron ellos en Sympathy for the devil.
      Gracias

1 comentarios:

Eulàlia Mesalles dijo... [Responder]

El maestro y Margarita es ciertamente un libro singular, muy muy recomendable. Lo leí hace ya algun tiempo y hay algunos pasajes que retornan.
Del mismo autor también me gustó "Corazon de perro y Morfina, el magistral relato de una adicción.