martes, 7 de febrero de 2017

Las hermanas Grimes. Richard Yates



     "Ninguna de las hermanas Grimes estaba destinada a ser feliz, y al echar una mirada retrospectiva siempre da la impresión de que los problemas comenzaron con el divorcio de sus padres. Ocurrió en 1930, cuando Sarah tenía nueve años y Emily cinco."

     Tras Vía Revolucionaria tenía ganas de volver con Yates, y ha sido ahora el momento elegido. Por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, Las hermanas Grimes.

     Conocemos a Sarah y Emily, dos hermanas dispares cuyos padres se divorcian y comienzan un peregrinaje por distintas viviendas y trabajos de su madre hasta llegar a la adolescencia. En ese momento sus diferencias serán mas notables que nunca y, mientras que Sarah se casa y se convierte en una mujer de su familia en un lugar apartado, Emily va a la universidad dando el perfecto perfil de mujer independiente y liberada de la época.

     Yates escribe sobre una familia dándole la voz a la hija menos, Emily. Y lo hace con un aire sobrio y a la vez despreocupado, como si fuera fácil contarnos simplemente lo que sucede en esas vidas cualquiera de una familia de clase media. Pero no es fácil y lo sabemos, y menos aún conseguir que lo parezca. Toma la historia en 1930 con un país que se recupera, una pareja que se divorcia, empleos buscados y una sociedad cambiante aún bajo la sombra de la guerra. Ese es el ambiente en el que crecen las protagonistas, a las que muy pronto diferenciamos claramente. Una madre que desatiende a sus hijas buscando su propio sueño, tal vez una sombra de ese sueño americano pero en la voz femenina de quien es autosuficiente pero rechaza la soledad impuesta en un hogar sin apoyos a su lado y se refugia en la bebida. Y dos hijas que crecen de forma dispar con un padre al que apenas ven y cuya proyección positiva de cara a la sociedad es infinitamente mejor que esa realidad latente que añoran. Sarah, la mayor, será aquella que siga la estela clásica y Emily en cambio será más inconformista e independiente, aunque Yates tiene claro el poso de su historia que es la estabilidad y el cambio en esa sociedad de clase media que era más un reflejo dorado que una realidad para ser escrutada de cerca. De este modo, ante esta disonancia entre lo que representamos y lo que somos una vez cerramos la puerta, descubrimos que la felicidad puede ser más lo primero que lo segundo y que los sueños, como dijo un célebre autor, sueños son.

     Una vez más me he encontrado con un personaje femenino que me ha gustado. No es coherente, ni constante, ni siquiera puede decirse que sea una bella persona, pero es alguien tan real que puede ser cualquiera incluso hoy. Una mujer que avanza con paso firme pero cuestionándose incluso sus propias decisiones, que busca su vida y su futuro en las distintas facetas que podemos tener y que intenta escalar sin perder de vista a una familia que le produce sensaciones encontradas. Emily, descrita por un hombre, es uno de los personajes femeninos más auténticos que me he tropezado en cuanto a alma, y es que, un buen escritor, ha de saber también tener alma de mujer cuando es hombre y de hombre si quien escribe es una pluma femenina.

     Las hermanas Grimes es una historia de poso triste y sueños rotos cuyo fin se anuncia en la primera frase y cuyo significado toma sentido pasados los días de su lectura. Hay que leer a Richard Yates.

     Y vosotros, ¿os suelen gustar más las historias protagonizadas por hombres o por mujeres?

     Gracias.

      "Tenco casi cincuenta años y nunca he entendido nada en toda mi vida."

23 comentarios:

albanta Adivina quién lee dijo... [Responder]

Soy de protagonistas femeninos. No me importaría leer esta.

Chechu Rebota dijo... [Responder]

Me gusta lo que dices sobre este libro y, especialmente, sobre la protagonista. Cuando lea Vía revolucionaria, que lo tengo en el montón de siguientes lecturas, me haré con este, que creo que puede gustarme mucho.

Por cierto, ¿has leído Olive Kitteridge?

Rosalía Navarro dijo... [Responder]

Otro autor que deseo leer y esta historia que traes es cautivadora. Que el personaje sea tan auténtico me gusta. Hay lectores que les incomodan este tipo de historias pero yo creo que son estas novelas las que nos hacen vibrar.
Besos, estimada.

Inés dijo... [Responder]

Creo que me gustará encontrarme con ese personaje femenino tan interesante. Me lo llevo, además no he leído al autor.
Un beso

Tamara López dijo... [Responder]

Me gustan las historias de sueños rotos, así que no lo descarto.
Un beso ^^

Laura dijo... [Responder]

A mi me suelen gustar más las historias escritas por mujeres, aunque me da igual si el protagonista es hombre o mujer. Esta no la conocía, gracias por traérnosla :)
Besos!

Atalanta dijo... [Responder]

Gracias por tu reseña, Mientras Leo, aunque creo que con esta tampoco me voy a animar.
Un beso.

ILONA dijo... [Responder]

Bua, el tiempo que llevo queriendo leerme esta novela, desde que me la descubrió un amigo en un foro literario en el que participaba. Es una novela que me persigue, tengo que leerla ya. Y tu reseña, siempre excelente, ya me gustaría a mí saberlas hacer tan bien como tú, diciendo algo más que "me ha gustado" o "no me ha gustado"
Saludos.

Mª Ángeles Bk dijo... [Responder]

Pues me lo llevo, pinta muy bien y si es tan real habrá que conocerla. Yo soy de protagonistas femeninas, pero algunos varones también me cautivan, eh?
Besos

CHARO dijo... [Responder]

Me ha gustado mucho esta reseña y no me importaría leerla...yo me la apunto por si cae.Besicos

Ana González Rey (Anita Nsf) dijo... [Responder]

No es mi tipo de lecturas pero me ha llamado

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No sabía de él, pero anotado queda porque me llama muchísimo todo lo que cuentas sobre él.
No tengo preferencias en que el libro esté protagonizado por hombres o mujeres. Quizá lea más historias protagonizadas por mujeres pero no por ese detalle sino porque el libro en cuestión me llama más que otros.
Besos!

AMALIA dijo... [Responder]

Me parece interesante. Tendré en cuenta este título.
Un beso.

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Hala, otro más para la lista. Vas a ser mi ruina... Besotes!!!

Margari dijo... [Responder]

PUes no he leído nada del autor y veo que tengo que incluirlo y con letra grande en la lista de pendientes. Sobre los protagonistas, me resulta indiferente, sinceramente.
Besotes!!!

Equilibrista desequilibrada dijo... [Responder]

Jo, este tb lo quiero.
Meee caeees maaaal.
Besos.

Abuela Ciber dijo... [Responder]

La ultima frase me dejo en suspenso
aunque pensandolo bien hay sers asi
Cariños

Natàlia dijo... [Responder]

No sé que decirte, no lo tengo claro. Me lo pensaré. Un beso ;)

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Me suelen gustar mucho este tipo de historias de mujeres, donde vemos su evolución a lo largo de la vida...me la anoto, además veo que sí o sí hay que leer a su autor ;)

Yo prefiero las historias de mujeres, me identifico más.

Besitos

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Hola,

Me gusta lo que cuentas, me gustan los personajes femeninos complejos y sobre todo me ha gustado esa frase que has compartido al final. ¡Anoto!

Besos.

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Me gusto la frase con la que cerraste la entrada . Se ve interesante la historia . Tal vez la lea y respondiendo a tu pregunta es según la historia que leo. Te mando un beso y te me cuidas

Raúl Omar García dijo... [Responder]

No tengo una preferencia de géneros en una novela, pero a este estilo le sienta bien el femenino. Son historias geniales para el cine.
Saludos.

Marisa G. dijo... [Responder]

Por fin un libro que yo he leído!!! Recuerdo esta lectura, esas dos hermanas tan distintas, y esa madre... Me impresionó mucho este libro, la verdad. Besos