martes, 21 de febrero de 2017

Por si me oyes. Pascale Quiviger


     "Cuesta creerlo pero estoy vivo.
     Nunca estuve tan presente. 
     Tan despejado."

     Se va convirtiendo en costumbre acercarme a esta colección, pero cuando vi este libro me fue imposible no acercarme a él. Hoy traigo a mi estantería virtual, Por si me oyes.

     Conocemos  a David, está en coma, ha caído de un andamio y ahora se encuentra en esta penosa situación. También conocemos a Caroline, su esposa, que tiene que vivir a su lado aceptando esta terrible situación y cuidando de su hijo de 6 años Bertrand, incapaz de comprender del todo esta circunstancia.

     Un año es el tiempo que dura este libro, una eternidad o un segundo para quien está en coma, cuyos pensamientos leeremos en cursiva. Una eternidad para quien acompañan a este hombre, porque no solo serán la mujer y el hijo, Quiviger nos acerca al equipo hospitalario y también a los padres, la familia de él y la de ella. Entre todos veremos todas las posturas posibles. Hay quien se resigna y quien no pierde la esperanza, quien cree que acecha la muerte y quien conserva ánimos o se niega a mirar la situación. El personal que les dice que le hablen, la mente del enfermo que no puede comunicarse, el dedo que se mueve, el niño que parece escuchar... todas las opciones quedan reflejadas en una familia cualquiera que tiene que enfrentarse a esta terrible situación pre-pérdida o de pérdida en vida.
Y el autor, además de encararlo con una cierta valentía, haciendo pensar al lector en todas las opciones posibles, incluso aquéllas innombrables, elimina de esta difícil ecuación el patetismo y las situaciones cargadas de sentimentalismo barato que suelen poblar estos libros. Utiliza, además, una voz poética para David, las letras más hermosas quedan conservadas para quien no puede hablar confiriendo de este modo a su tono algo de ilusión soñada para el lector que buscar darle un tono a lo largo del libro. Al resto, se le otorga sin problemas, cada pequeño cambio, cada paso en sus vidas, queda reflejado en sus actos y sentimientos. Mientras el enfermo parece deshumanizarse, hacerse etéreo, su familia ve como se produce el cambio contrario dentro de cada uno, esos primeros pasos que suponen la aceptación del gran cambio ya sufrido en sus vidas. El dolor y la ausencia ante quien sigue presente, la vida, la muerte, el camino...

      Hay temas complejos, no hay temas imposibles. Pascale Quiviger se enfrenta en este libro a uno de esos temas que apenas son tratados en la literatura, y lo hace con acierto. Evita clichés y encara con entereza una situación en la que, si uno se para a pensarlo, cualquiera podemos vernos por muy difícil, lejana o penosa que se nos antoje al verla en el cine o las noticias. Me ha gustado, y ahí soy consciente de que discrepo con muchos lectores, el final. De hecho, me ha gustado esta lectura. Es una pena que no tuviera más repercusión en su momento. Y es que, las librerías están llenas de libros que merecen la pena y pasan desapercibidos hasta que alguien nos los señala.

     Y vosotros, ¿hay temas que evitéis en vuestras lecturas? Yo, por ejemplo, evito en la medida de lo posible, la Guerra Civil.

      Gracias.

22 comentarios:

albanta Adivina quién lee dijo... [Responder]

Pues no se. Leí hace tiempo Un libro de pnateaniento oniciAl. Yo evito las engermedades en los libros.

Noa dijo... [Responder]

De momento no estoy evitando nada... . Has desmontado muy bien la historia y me alegra quea hayas disfrutado.

¿Todo bien? Hacía mucho que no me pasava por aquí. Ando con falta de tiempo.

Un abrazo,

Noa

Tatty dijo... [Responder]

Tiene pinta de ser una lectura interesante, me anoto el título
Besos

Inés dijo... [Responder]

Pues a pesar de tu recomendación no me atrae, al menos de momento.
Un beso

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

Lo quiero.
Ya sabes que desde "Todo lo que no te conté", esta editorial me atrae. Ni lo pienso, vamos.
BEsos

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

El tema del coma, es algo que siempre me ha llamado la atención. Pero es verdad que la mayoría de las veces esta tomado desde un punto de vista más sentimentalista y las historias suelen terminar de forma bonita...Este veo que es diferente y me imagino cómo podría acabar, pero creo que lo podría disfrutar.

Yo cada vez huyo más de la temática histórica en general, leí tanto hace diez años que saturé...no puedo con ella.

Besitos

Marisa G. dijo... [Responder]

No me suena de nada este libro pero sin duda lo leería... Su trama me atrae aunque la cubierta me echa un poco para atrAs jejejej.... Yo no evito ningún tema y especialmente, menos la guerra civil! jaa

AMALIA dijo... [Responder]

Tendré en cuenta este título.

También yo trato de evitar los libros sobre guerras.

Un beso.

Margari dijo... [Responder]

Pues este tema suelo evitarlo. Lo paso mal. Pero hablándome así de este libro, como se me cruce, va a caer seguro.
Besotes!!!

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! Toda la razón, hay libros muy buenos que por desgracia pasan muy desapercibidos. Este en mi caso no lo conocía y me llama mucho así que me lo llevo anotado.
Besos!

Marya dijo... [Responder]

Yo sí evito algún que otro tema en mis lecturas. Todo lo que abarque temas dramáticos como la muerte trato de evitarlo pero alguno siempre se cuela. Un besote :)

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy este libro no lo leería la vedad me trae malos recuerdos. Respondiendo a tus preguntas es uno de los temas que evito junto alas guerras

Xavier Beltrán dijo... [Responder]

Yo también suelo evitar la Guerra Civil y también el nazismo.

Me ha picado la curiosidad lo que cuentas de este libro, del que solo me suena haber visto en algún lado la cubierta (¡como para olvidarla!). Lo apunto.

Un besito.

Carla dijo... [Responder]

Admito que no tengo el ánimo para este libro ahora mismo, la verdad... Por mucho que merezca la pena
Besos

Charo Bodega dijo... [Responder]

Aunque me ha gustado tu reseña ( me gusta cómo escribes) el libro no me ha llamado la atención.No me gustan libros que traten de ETA ni tampoco me agrada mucho la novela negra.Besicos

Alan B. Lee dijo... [Responder]

Buenas tardes,

Es la primera vez que comento algo en un blog.

He leído con interés tu reseña, bien escrita y despierta el interés por el libro.
«Un año, si se está en coma puede ser un segundo o una eternidad»

Tiene muy buena pinta

Atalanta dijo... [Responder]

Sí jejeje a mí la Guerra Civil tampoco es una lectura que me tiente nada.
Así en principio creo que dejo pasar tu recomendación.
Un beso.

Abuela Ciber dijo... [Responder]

Maleficios o vampirismo
Cariños mil
El calor no me permite ni leer

Marisa C. dijo... [Responder]

Me gusta el tema, y siempre me ha llamado mucho la atención todo lo que se cuenta sobre el estado de coma. Yo también evito la Guerra civil. Ah, y el terror, sea cual sea. Abrazos.

Odel dijo... [Responder]

No se si me atrae muchoo el tema pero lo tendre en cuenta, quizas mas adelante , lo pensare gracias...

Mangrii dijo... [Responder]

Me siento atrapado en la espiral de la portada. Un tema difícil y una buena noticia que el autor salga con nota de ello. A la lista :)

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

No conocía el libro (tú siempre nos descubres unas joyas...) pero el tema me ha llamado la atención. Lo pensaré ;)