viernes, 24 de marzo de 2017

Nuestra Señora de París. Víctor Hugo


     "Ella, sin decir una sola palabra, se aproximó al reo, que se retorcía en vano para librarse de ella, y soltando una calabaza que a guisa de recipiente tenía atada a la cintura, la acercó muy despacio a los labios áridos del desdichado."

     Qué difícil es recomendar un clásico, y que necesarias son algunas lecturas. Hoy traigo a mi estantería virtual, Nuestra Señora de París.

     Estamos en París en el siglo XV, allí conocemos a la gitana Esmeralda, a Quasimodo, un joven deforme campanero de Notre Dame y protegido del archidiácono Frollo, al poeta Gringoire, enamorado de Esmeralda y al capitán Febo, de quien se enamora la gitana. La historia comienza cuando Frollo encarga a Quasimodo que secuestre a Esmeralda y Febo lo impide, deteniendo al joven. a partir de ahí, la historia se complica.

     Una vez más una editorial, esta vez gracias a Benjamin Lacombe y sus ilustraciones, eleva un libro hasta convertirlo en una joya. Y en este caso elige al gran Víctor Hugo, y una de las obras cumbres del romanticismo, Nuestra Señora de París. Dividida la novela en dos partes que respetan el texto, que de hecho se compone de once libros, un simple vistazo al diseño y calidad de sus cubiertas puede parecer suficiente para decidirse a la compra, sin embargo, y como sucede con otros libros de Lacombe, lo mejor está en el interior.

     Pero hablemos de la historia, una historia conocida por todos pero leída por mucha menos gente de la que pudiéramos pensar. Una historia que, además, fue tocada y trastocada por Disney, que la adaptó a sus necesidades pervirtiendo el significado de la novela en muchas de sus partes, y llevando a mucha gente a error amén de quitar lectores por eso de saber ya lo que sucede en el libro. Esmeralda, tachada muchas veces de mujer fatal, es un personaje que en realidad se aleja mucho de lo que pudiéramos pensar de dicha etiqueta y, si bien tiene momentos de bondad, como su trato hacia Quasimodo, también gira burlándose del poeta sin pudor alguno. Los personajes masculinos, en cambio, están mucho más definidos, destacando, cómo no, Quasimodo. Pero no es una historia a dos, es una historia de amor trágica llena de trabas para sus protagonistas, en la que todo parece indicar que el autor nos dirige con pulso firme hacia un final trágico. La obsesión malsana de Frollo, el carácter ególatra y engreído del capitán, la multitud, el poeta enamorado, el secreto descubierto... y las gárgolas. Porque todo sucede de una forma u otra, al amparo de la sombra proyectada por Notre Dame, todo bajo la mirada de sus ya famosas gárgolas que, por supuesto, ni se pasean, ni cantan como hicieran en la película de Disney que pretendió hacer pasar por infantil una historia que está a años luz de serlo. No pensemos sin embargo que en el libro solo hay catedral. Víctor Hugo habla de la ciudad entera, pero la imponente presencia de Notre Dame la convierte en un personaje más de la novela, y eso es justo lo que ha sabido captar y recrear Lacombe en sus magníficas ilustraciones.

     Comenzaba diciendo que recomendar un clásico es una tarea complicada. Sin embargo, la lectura de estos libros que han sido capaces de resistir el paso de los años inmutables, emocionando a generaciones de lectores, es algo necesario. En ellos encontramos las fuentes de los que en otro tiempo serán clásicos y se están escribiendo hoy en día, y descubriremos como placer añadido, que pasadas las primeras páginas, pueden ser tan atractivos y adictivos como cualquier otro libro. Y es que, la palabra clásico, provoca muchas veces un cierto rechazo del lector que lo identifica con tedio nada condensado en una extensión de 700 páginas.

     Mi experiencia en esta relectura ha sido fantástica. Me he descubierto presa de las letras de Víctor Hugo igual que lo estuve la primera vez. Os recomiendo este título, al autor, la edición... pero, sobre todo, os recomiendo que os acerquéis a los clásicos sin reparos.

     Y vosotros, ¿sois lectores de clásicos?

     Gracias.

37 comentarios:

MaraJss dijo... [Responder]

Yo no soy una gran lectora de clásicos, para qué negarlo. Me obligo a leer un par al año porque me parece necesario y porque me gusta sobreponerme a la pereza de vez en cuando y luego, también es verdad, los acabo disfrutando. Pero la verdad, el que nos traes hoy me impone especialmente, por el autor y por extensión.
Besos.

albanta dijo... [Responder]

La leí hace años y a mí me resulto muy aburrida. No fue lo que esperaba

ILONA dijo... [Responder]

Creo que la popularidad hace mucho daño a ciertas obras, que dejan de leerse en el original. Me hace daño sobre todo la versión Disney de esta novela, ¡qué atrevimiento y osadía! Yo soy de clásicos, of course, y aunque de Victor Hugo prefiero "Los miserables", ésta me parece también grandiosa. Y lo que sí me entusiasma son las ediciones ilustradas, mis dos pasiones, literatura y pintura o dibujo reunidas en un libro, no se puede pedir más.
Feliz fin de semana.

Tatty dijo... [Responder]

De este autor no he leído nada, no lo conocía pero la edición tiene que ser una preciosidad
Besos

Marina Cordoba dijo... [Responder]

El libro lo leí hace siglos, pero me acabo de enamorar de esta edición ilustrada por mi admirado Lacombe. Gracias por mostrárnosla porque desconocía su existencia. Besos

Violeta dijo... [Responder]

Anda!! Que fuerte!! Vale, voy a quedar muy mal, pero muy, muy mal. Acabo de enterarme que la historia en la que se basa Disney es una novela de Victor Hugo. En serio, que inculta me siento ahora mismo.

Me la apunto porque me has dejado la miel en los labios.

Gracias, como siempre, me abres los ojos a multitud de novelas que desconocía.

Saludos

Xavier Beltrán dijo... [Responder]

Este lo tengo pendiente y me apetece mucho, sobre todo para quitar de mi cabeza la película de Disney, en la que seguro que se han cambiado momentos cruciales de la historia.

Un besito.

Tamara López dijo... [Responder]

Soy una enamorada de Lacombe, por lo que regalé este libro a mi mejor amiga para Navidad y le encantó *.*

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

Excelente elección.
Sí, a veces leo o releo clásicos; unas veces me entusiasman y otros me resultan soporíferos. Pero quién se resiste a Lacombe? El de Madama Butterfly me removió el estómago.
Así que a la wish, incluso igual mañana me hago una de libre y me lo llevo para casa...
Muchos besitos.

Atalanta dijo... [Responder]

Me encantan los clásicos, sobre todo los del siglo XIX.
Este libro que nos acercas hoy lleva en mi lista tiempo, y a esa edición ya le había echado el ojo encima. Me resisto porque una vez empecé a leerlo y lo abandoné, pero fue hace muchos años; tendrá que caer finalmente :-)
Besos y feliz fin de semana.

Al calor de los libros dijo... [Responder]

Lo de las ilustraciones de Benjamin Lacombe es un puntazo. Es genial este ilustrador. Y hace mucho más atractivo la lectura de un clásico.
Un abrazo

Noelia dijo... [Responder]

Buenos días , tengo alguno de Lacombe, Alicia y Cuentos Macabros, me gustaría ir haciéndome con alguno más poco a poco. Y es más teniendo un peque en casa ya no es solo por la lectura es el coger gusto por las ilustraciones, uno ve sus dibujos y quiere correr a por el lápiz y esbozar verdad ? Me has recordado que tengo que hacerme algún auto regalo olvidado . Besos

MaríaT dijo... [Responder]

La verdad es que es un libro que impone por su extensión, pero leerlo en la edición con las ilustraciones de Lacombe es una delicia, yo lo leí así y disfrute muchísimo, me pareció tan triste la historia de Esmeralda y Quasimodo, de verdad cuanto daño ha hecho Disney con su versión de la historia. Todos deberíamos perder el miedo de lee los clásicos.
Saludos

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Me encantan estas ediciones! Ya he estado cotilleando las fotos que has subido a twitter y me he enamorado de la edición. Además es un clásico por el que tengo curiosidad porque, como comentas, nada tiene que ver con el de Disney. A ver cuando me lanzo con Victor Hugo, que da un poquito de miedo ;)

Yo sí soy de clásicos, aunque no he leído ni la mitad de los que tengo en casa esperando...creo que son una garantía de lectura.

Besitos

Fesaro dijo... [Responder]

Que preciosidad de portadas. yo soy lector de libros clásicos más en intención que en práctica y todo ello desde que tengo el blog porque antes si leía más clásicos.

CHARO dijo... [Responder]

Muy interesante, de ven en cuando si que leo algún clásico.Besicos

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Pues no te creas que yo me sé mucho la historia. Ni leí el original ni vi la adaptación de Disney ni ná de ná. Jajajaja. Besotes!!!

Yani Daniele dijo... [Responder]

¡Hola!

¡Esta edición es hermosa! La he visto en la librería de mi ciudad, le tengo ganas y algún día probablemente me dé el gusto de comprarla. La historia como la mayoría la conocía por Disney y me llevé una buena sorpresa cuando me decidí a leerla porque para mí fue completamente diferente. A pesar de ser un clásico, es muy ameno de leer, quizás a algunos se le puede hacer algo pesado por las descripciones que da, de la ciudad, pero para mi fue como caminar por las calles de París, una experiencia única.

Y ese final!!! no puedo negar que alguna lágrima se me escapó.

Besos

Norah Bennett dijo... [Responder]

Menos de lo que me gustaría y hace mucho que no leo ninguno. Reconozco que esta edición atrae muchísimo.
Besos

Inés dijo... [Responder]

Sí digo que no lo leería pero que me muero por tener esa edición en mi estantería quedo muy frívola?
Bueno,me da igual lo que piensen,acabo de llegar de ganar un concurso de paellas y estoy subidita.
Igual si me lo compro hasta lo leo ya veremos.
Un beso y feliz finde!

Abuela Ciber dijo... [Responder]

Los he coleccionado, son los unicos que aun me acompañan en la estanteria
Cariños

Shorby dijo... [Responder]

Oooohhhh con lo bonito que es este libro!!
Sí soy lectora de clásicos, me gusta mucho leer alguno cada cierto tiempo =)

Besotes

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No me llama demasiado este libro, lo voy a dejar pasar.
Besos!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

No me gusta mucho ese libro prefiero los miserables del mismo autor. Te mando un beso Respondiendo a tu pregunta aveces si. Te me cuidas mucho

Marisa G. dijo... [Responder]

No te imaginas lo que me alegra tu reseña de hoy. Verás en el club de lectura nos mandaron leer La cartuja de Parma de Stendhal, un clásico pero resulta que a mí se me atragantó y como a mí, a muchos compañeros del club aunque todos coincidíamos en que es un buen libro pero algo pesado a ratos. Pues bien, hablando de los clásicos comentamos que Los miserables de Víctor Hugo era un libro que gustaba más y mirando las publicaciones del autor, del que no he leído nada, me planteé leer este que tú comentas. Así que me llevo tu opinión conmigo porque me apetecería leerlo. Besos.

Ana González Rey (Anita Nsf) dijo... [Responder]

No lo he leído.
Me encantan las portadas

matiba dijo... [Responder]

Con este autor va a ser que no me animo, no me seduce nada de nada. Besos!

Marisa C. dijo... [Responder]

Cuánta razón llevas; ¿por qué tendremos tanto miedo de los clásicos? Si lo son, será por algo, independientemente de los gustos de cada cual, claro. Es cierto que casi todos conocemos la historia, pero no tantos la han leído, y me incluyo. Así que voy a seguir tu consejo y a cumplir un "deber" de amante de la lectura. Lo pongo de objetivo para el mes de abril. Abrazos.

AMALIA dijo... [Responder]

Me gustan los clásicos.

Gracias por tu buena reseña.

Un beso.

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Recuerdo haberlo leído cuando estaba en el colegio y de eso han pasado ya muchas lunas, además de que fui un tanto obligada y de eso casi nunca sale nada bueno. Me gustaría releerlo, a ser posible en esta edición tan bonita; a ver si me puedo dar el gusto un día de estos.

Besos.

Mrs. So dijo... [Responder]

Aunque hace mucho que no leo clásicos, me encantan. Nuestra señora de París sigue esperando pacientemente en mi estantería, a ver si este verano la libero de su eterna espera.
Lacombe me conquistó con sus ilustraciones de Frida Khalo, y ahora mucho me temo que tendré que ahorrar para comprar esta preciosidad que nos traes aquí...
Besos!

Ariel dijo... [Responder]

Buen tema para debatir en tiempos en que un libro se hace viejo a los 2 meses y debe dejar el lugar preferente en los estantes de las tiendas. No soy un gran lector de clásicos pero sí que recurro a ellos con una cierta frecuencia.

Y siempre, siempre te llevas sorpresas positivas.

Besos

Carla dijo... [Responder]

No voy a negar que este especialmente me impone, pero también se que un día u otro nos veremos las caras
Besos

mar dijo... [Responder]

A mi me gustó, pero no tanto como Los miserables. Eso si la edición me parece preciosa. Besinos.

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Voy a hacer alarde de mi ignorancia y decirte que no tenía idea de que esa historia se llamaba así en la novela. Y seguramente no la lea, debido a que soy de los que escapan a estos clásicos.
De seguro hago muy mal.
Saludos.

Mangrii dijo... [Responder]

Menuda edición. Personalmente siempre me ha costado acercarme a los clásicos, pero este año era uno de mis propósitos lectores (aunque no lo llevo muy bien). Tengo clásicos de género pendientes como Drácula o El retrato de Dorian Gray, o más recientes como El juego de Ender (que caéra con la nueva edición). Un abrazo^^

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Pues mira, este es uno de los clásicos que tengo pendiente por leer, aunque claro, me causan respeto tantas páginas. Me alegro que lo hayas disfrutado ;)