martes, 12 de septiembre de 2017

El Ejército de los Sonámbulos. Wu Ming


     "Aguileñas como picos de rapaces, rojas por el frío matutino, granujientas y tumefactas por el mucho beber; aplastadas por un espadazo recibido de plano cuando servían a la patria o celebraban al dios Baco; torcidas por un puñetazo certero encajado mientras se disputaban un hueso, moneda o la raja de una mujer; mutiladas por el mandoble de un acreedor o de un asesino torpe; anchas y rubicundas, de orificios enormes y cavernosos."
   
     Luther Blisset fue un delantero del Milán de origen jamaicano cuyo nombre fue utilizado por un grupo de escritores para firmar sus obras. Se hicieron conocidos por su novela Q, sin ocultar que trabajaban bajo seudónimo. En 1999 Luther Blisset, el seudónimo, muere, y aparece Wu Ming. Tenía curiosidad, y por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, El ejército de los sonámbulos.

     Estamos en 1973 y Luis XVI está a punto de ser guillotinado. La guillotina infunde terror y la ciudad bulle entre partidarios y conspiradores. Pronto el terror será Terror. Y en este ambiente conocemos a d'Amblac, médico discípulo del mesmerismo, Marie Nozière una mujer que lucha por la iguadad entre ambos sexos, un actor llamado Modonesi que oscilará entre Scaramouche y Goldoni y veremos como se mezclan con un buen puñado de personajes reales a los que todos conocemos como Marat o Robespierre.

     Para quien siga con curiosidad, Wu Ming significa anónimo en el idioma mandarín, tras este nombre se ocultan, que no esconden ya que es fácil acceder a quienes son, cuatro escritores italianos que no tienen ningún problema a la hora de realizar giras promocionales, firmar libros o incluso distribuirlos vía su propia web bajo licencia common. Conocido todo esto, casi más como anécdota que como necesidad, vayamos con la novela, que se aleja también de las normas básicas no escritas de lo que conocemos como novela histórica.


     Lo que primero nos llama la atención cuando comenzamos a leer, es su estructura. Dividida en actos y escenas, como si se tratara de una obra de teatro, el colectivo Wu Ming nos deja una novela atípica ambientada en un momento convulso de la historia europea combinando personajes reales y ficticios en este conjunto de estampas de una época que nos permitirá decidir cuál de todos ellos es nuestro personaje protagonista favorito. Es de suponer que escribir una novela con semejante estructura tenga un motivo concreto y quizás sea la percepción que el lector tiene a medida que avanza de estar ante un relato coral de trovadores que pueblan una misma época. Eso provoca un dinamismo en la narración, una facilidad a la hora de avanzar, que se aleja de aquellos textos lentos y terriblemente descriptivos que pueblan la etiqueta de novela histórica. Se adentran entonces en el terreno fantástico con pies de plomo, sin despegarse del suelo del todo para no perder a detractores, y comienza una epidemia de sonambulismo que aniquila la conciencia y que, a buen seguro, os habrá hecho pensar en el anteriormente citado mesmerismo, pero no me pronunciaré al respecto ya que es una novela cuya lectura se convierte en un placer ya que los autores no tienen problema alguno en imprimir aunque sea a ratos, ritmo de thriller a esta novela que se acerca también por momentos a aquellos textos de antaño que hablaban de mosqueteros.

    Si siempre he defendido que me parece muy complicado escribir un texto a cuatro manos que mantenga su homogeneidad, no quiero ni pensar en la locura que ha de ser escribir lo a... dos por cuatro... ¿ocho manos? Una auténtica locura. Sin embargo, y como ya sucediera con Q o con 54, más allá de la curiosidad por la forma en que se concibe y escribe El ejército de los sonámbulos, mi recomendación se basa en una lectura disfrutada. Animáos a experimentar  luego contadme.

     Y vosotros, ¿Qué opináis de los libros escritos por más de un autor?, ¿también os suena complicado?

     Gracias.

12 comentarios:

Laura Brownieysuscosas dijo... [Responder]

Yo con este no me animo :)
Besos!

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! En esta ocasión lo voy a dejar pasar, no termina de llamarme.
Besos!

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Tiene que ser complicadísimo escribir un libro así. Siempre me pregunto cómo harán para que no se noten los "saltos" en el estilo. Cada escritor escribe de una manera, así que tiene que ser muy complicado homogeneizarse. Besotes!!

Margari dijo... [Responder]

Muy difícil me parece. Y desde luego me dejas con mucha curiosidad por este libro, que no conocía.
Besotes!!

CHARO dijo... [Responder]

Tiene que resultar muy curioso un libro escrito por varios autores aunque yo no he leído ninguno.Besicos

Ariel dijo... [Responder]

Lo que más me ha llamado de la reseña es lo del jugador jamaicano. No tengo demasiada experiencia en cuanto a libros compartidos pero la última experiencia con ellos, Andrea Camilleri i Carlos Lucarelli -Por la boca muere el pez-, me pareció francamente descompensado.

Besos

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Parece interesante adoro la novela histórica te mando un beso y te me cuidas mucho

lagarto verde dijo... [Responder]

Uy pues en este no sé qué decirte. Ya, que no yo no soy muy de terror, y mmm, lo dejo en tus manos. SI me lo aconsejas, no lo dudaré; si no, lo dejo pasar.

Excelente la anécdota del nombre, Wu Ming, ya no sé me olvida.
Gracias y besos.

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Hola,

De plano la novela me llama mucho la atención; ahora, el tema de los autores, pues me ha parecido de lo más curioso. No sé, veo complicado escribir a cuatro manos, ya no digamos ocho... En fin, pero que me gustaría leerlo, sin duda que sí. Gracias por la reseña.

Besos.

AMALIA dijo... [Responder]

Un poquito complicado pero original.

Lo anoto pero no estoy muy segura de leerlo.

Un beso.

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Una estructura a investigar en esta novela. Dan ganas de leerla.
Sobre novelas escritas por muchos, El talisman y Casa negra son grandes trabajos de King y Straub. Y yo escribí Opopónaco con dos más.
Saludos.

Yomi MR dijo... [Responder]

Holaaa, ja, me he quedado bastante sorprendida con que sean cuatro autores, sí que a ocho manos ha de ser una locura, pero a como hablas de la lectura que fue, pues se nota que funciona muy bien. Y me ha dado curiosidad el libro porque no tengo muchos conocimientos sobre esa época, y apenas el semestre pasado hablábamos del mesmerismo, la curiosidad :P
¡Beesitos! :3