lunes, 28 de enero de 2019

El animal más triste. Juan Vico


     "Bailo sobre mi silla giratoria, soy un ágil derviche consagrado a la mística de la rutina. Me concentro en las ruedas traqueteantes, sus pequeños fragmentos de rotación cósmica, su precaria música de las esferas. Las horas siguen distribuidas ordenadamente en el reloj de la pared: he renovado mis votos. Pues no hay igualdad ni exactitud en la labor del minutero, solo la mecánica arbitraria de su señorío. Alabémosla. A las pausas reglamentarias (los cafés, los cigarrillos, el menú nuestro de cada día, uno y trino, en el restaurante de la esquina) demos gracias".

     Tenía curiosidad por conocer el nuevo libro de Juan Vico, así que no he tardado mucho en comprarlo y tampoco en leerlo, ya que no es demasiado extenso. Pese a ello, no es una lectura rápida, es de digestión tranquila y poso sosegado. Hoy traigo a mi estantería virtual, El animal más triste.

     Conocemos a Jonás, un hombre que está en esa difícil edad que es la década de los cuarenta, cuando la juventud ya se apaga y los sueños que tuvimos ya sabemos si no pasarán. Juan y su pareja irán a una reunión con amigos de él, viéndose las caras algunos veinte años despu´s para descubrir que ha sido de sus vidas.

     Para Juan Vico el animal más triste es el hombre. Al menos el hombre de mediana edad, y cuanto más avanzaba en mi lectura más claro lo veía. De hecho, articula su historia basándose precisamente en eso. Jonás y sus amigos son una muestra de ello, parece decirnos.
La novela se divide en tres partes y da comienzo cuando Jonás recibe un fragmento de un vídeo en el que es más joven... y no se reconoce. Ni el momento, ni su ropa... nada. La poca calidad de la imagen que le deja ver que es más joven pero le muestra un rostro que se desdibuja al ampliar, es una metáfora de esto que acabo de decir. Así se percibe aquello que nos importó en la juventud, eso es lo que queda, ni lo recordamos. Somos traidores a nuestros propios sueños. Traición, una segunda palabra que da sentido a esta novela. Jonás se junta con un grupo de amigos en una primera parte narrada por él. Una chica con la que tuvo una relación y que ahora tiene a una mujer como pareja, un amigo que tiene una relación con la hija de quien un día fue su pareja, Jonás y su novia, una chica del pueblo... Se juntan unos días, los vemos, visitan un pueblo abandonado, recuerdan un documental grabado, hablan de un relato, de sexo... y los retomamos en la tercera parte, tiempo después. Ahora el que calla el Jonás y son sus amigos quienes toman la voz , se alternan para darnos ss versiones, contarnos sus infidelidades, sus traiciones. Jonás contó una parte, ahora vemos que siempre hay mucho más. Vico también nos cuenta la historia de un maestro en un relato sobre ideales y sexo como si en él nos diera la fórmula mágica para entender la novela. De él no daré mi interpretación, esa os la dejo.

     El animal más triste es una novela llena de ironía pero también de desencanto. En ella el sexo tiene un papel importante, al igual que lo tiene en la vida, pero yo me quedo con la traición. Y con los silencios. Porque las traiciones cotidianas no generan grandes tragedias, no es necesario que se confiesen. Y las traiciones a uno mismo no se confiesan jamás.
Utiliza un grupo de amigos, a ratos cercanos la mayor parte del tiempo casi pedantes, cuyo interés por la cultura queda atente casi en cada palabra. Y quizás esto que hubiera debido de conseguir captar toda mi atención, sea lo que me haya distanciado más de la novela. Me han resultado ajenos, casi distantes salvo algún momento fugaz. He tenido la sensación de que se han perdido en algún punto en el que lo estético era más importante que lo real.
Comentaba al principio que es una novela corta pero que no es rápida. Es uno de esos libros que te obligan a pensar sobre aquello que un día soñaste, sobre ilusiones que perecieron, las que se lograron y aquellas que aún siguen ahí. Y que deja en el lector un cierto regusto a desencanto con la vida.

     Y vosotros, ¿con qué libro comenzáis la semana?

     Gracias.

18 comentarios:

Aylavella dijo... [Responder]

Creo que no lo disfrutaría, no es mi estilo. Yo esta semana he empezado Los crímenes de Oxford, vi la película pero no leí el libro y lo quiero tener fresco para Los crímenes de Alicia.
Besos

Laura Brownieysuscosas dijo... [Responder]

Pues no es un tema que me apetezca demasiado. Quizás es que yo ya estoy también en esa etapa del protagonista de la historia :) Feliz semana!

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Me gustan este tipo de libros intimistas que al final buscan que el lector también se replantee cosas y reflexione. Tomo nota ;)

Besitos

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No me importaría darle una oportunidad a este libro y ver que sensaciones me deja a mi, lo tendré en cuenta.
Esta semana la empiezo con Somos eternos, que terminaré en unos días y con la intención de terminar también Fuego y sangre.
Besos!

CHARO dijo... [Responder]

Esa vez no me ha llamado nada la atención esta reseña.Besicos

Margari dijo... [Responder]

No termina de convencerme esta vez. Prefiero dejarlo pasar, cosa que mis pendientes van a agradecer un montón. Esta semana estoy con Monasterio de Andrea H. Japp. Feliz semana!
Besotes!!!

Shorby dijo... [Responder]

Me gusta... me lo llevo, este no lo conocía y no he leído nada del autor. Pinta bien =)

Besotes

Varado en la llanura dijo... [Responder]

Cómo me toca de cerca este libro, casi parece escrito para mí. Me haré con él en breve.
Un abrazo.

Neftis dijo... [Responder]

Por ahora no entra en mis planes de lectura. Esta semana la empiezo con Un encantamiento de cuervos.

Saludos

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy gracias por la reseña, pero no es mi tipo de libro.

luis alvarez dijo... [Responder]

Aun me cuesta creer tan facinación por la lectura. Sin duda eres especial. ¿Con que libro comienzo la semana?..dejé de leer hace mucho tiempo. He intentado volverlo a hacer un par de veces, pero no puedo, algo en mí me impide pasar de la pagina 20...Quizás perdí la ilusión, no lo sé...Pero me sigo encontrando genial a las personas que no se cansan de leer.
Bendiones :)

Carolina dijo... [Responder]

Hola, excelente reseña, muy interesante la historia, al parecer muy apegada a la realidad, muy humana.
En cuanto con que libro inicio la semana, pues aún estoy en ello jajaj
Saludos :)

Anabel Samani dijo... [Responder]

Uy, no, este no es para mí.
Yo estoy leyendo Juramentada" de Sanderson, que es un tocho, pero no importa, ahí se está muy bien XD
Besazo.

Al calor de los libros dijo... [Responder]

según leía tu opinión me parececía una historia reflexiva, pero al final me ha quedado la sensación de que le falta algo.
Un abrazo

Mª Ángeles Bk dijo... [Responder]

Pues sí que parece un tipo triste el protagonista de la novela. Yo, que estoy más cerca de los cincuenta que de los cuarenta, casi me voy a saltar esta lectura no vaya ser que el tipo este me contagie su desencanto. Gracias por la reseña.
Besos

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

Me he quedado un poco fría. Me había hecho la idea de que te iba a encantar y veo que no has alcanzado lo que esperabas. Me gusta el análisis que has hecho, me gusta también que no sea un page turner sino que lleva su tiempo descubrirlo, pero no te ha llenado. Y esta vez creo que no me animo, a pesar de que el argumento me sigue encantando.

Beso.

Carla dijo... [Responder]

Lo voy a dejar pasar, los peros que marcas, sobre todo el hecho de resultar unos personajes distantes me echa para atrás
Besos

Ariel dijo... [Responder]

Me llama la atención un punto que has destacado en tu reseña: el punto de vista del protagonista no tiene por qué ser la realidad. Al compararlo con la versión del resto, siempre se añaden cosas, los enfoques son diferentes y puede, que aunque el narrador afirme con rotundidad sea él el que está equivocado por falta de información.

A este planteamiento hace tiempo que le doy vueltas en la vida real.

Besos