viernes, 20 de septiembre de 2019

Leopardo Negro, Lobo Rojo. Marlon James



     "El niño ha muerto. Y no hay más que contar. 
      He oído que en el Sur hay una reina que mata a quien le trae malas noticias. Así pues, si anuncio la muerte del niño, ¿estaré escribiendo también mi propia sentencia de muerte? La verdad se come las mentiras igual que el cocodrilo se come la luna, y sin embargo mi testimonio es el mismo hoy que mañana. No, no lo maté yo". 

     Tras su primera novela me quedé con la curiosidad de volver a leer a Marlon James, por eso ni lo dudé ante la preciosa cubierta de Leopardo Negro, Lobo Rojo. 

      Conocemos a El Rastreador, un hombre cuyo nombre es adecuado para su mayor capacidad. Su olfato le permite seguir el rastro de cualquier persona por muy lejos que esté. El Rastreador está contando su historia, aunque quizás testificando sea lo más adecuado, y nosotros seremos testigos de ella. Conoceremos a un hombre con poca tendencia a la socialización, sabremos de su fallecido padre y cómo el Leopardo aparece en su vida; sus primeras "misiones", sus intentos con el arco y habilidad con las hachas, su carácter y como, finalmente, su misión será la de encontrar a un niño desaparecido hace ya tiempo. Ahora nuestro protagonista ya no está solo, serán varios y dispares las criaturas que se unan a su comitiva.

      Ya he comentado muchas veces que la llamada novela de género parece ser, al igual que la zarzuela, uno de los géneros chicos de la literatura. La diferencia entre ambas es que en el caso musical se dice casi como un halago mientras que en la literatura esto viene a significar que no se le da demasiada visibilidad. Por eso me sorprendió que Marlon James entrase de lleno en la fantasía épica. Un escritor reconocido ya por su "Breve historia de siete asesinatos" que se mete de lleno en una historia como la que hoy enseño ha de tener, a la fuerza, algo que decir. Recuerdo haber pensado eso y también haber tenido curiosidad por lo que la crítica haría con esta novela; ignorarla o buscar explicaciones que justificasen no hacerlo. Se me olvidaba la tercera opción, "todas las anteriores".

     Leopardo Negro, Lobo Rojo es la primera parte de la trilogía Estrella Oscura aunque, no os asustéis, uno puede leerlo de forma independiente. Con una primera frase pensada para llamar la atención del lector, se presenta la historia de un hombre cuya capacidad para relatar historias es explotada por un espléndido narrador que dota a la novela de un tono que oscila entre el de cuentacuentos y voz en off de noche de brujas que atrae a un grupo de campistas junto a una hoguera. Y es que, en este tipo de novelas, el tono es importantísimo. James deja de lado la eterna Europa Medieval que tan bien conocemos por aparecer no solo en las novelas históricas, sino en una gran parte de las novelas de fantasía épica y se traslada a una suerte de África, menos conocida y, por lo tanto, más interesante al menos a priori. Las intensas descripciones proyectan los detalles de un mundo vivo ante un lector que no puede evitar permanecer atento para no perder detalle de cada personaje. Ahora que ya os he convencido de la importancia del lugar, os diré que lo que realmente me gustó fueron los personajes: ya sea el propio Rastreador, el Leopardo cambiante, el gigante que reniega de serlo, brujos, vampiros, unos seres curiosos que viven en el bosque... niños que son sacrificados al nacer por no ser como deberían... El universo de James es amplio y convincente y sus personajes son muchos y diferentes, y se antojan, sobre todo, reales.
No cabe duda que solo con esta frase, los aficionados al género ya se están frotando las manos, pero, ¿qué pasa con los que no entran habitualmente en este tipo de novelas? Ellos tienen una trama cuyo ritmo es, a ratos, similar al de un thriller (dentro de que James desconoce esa palabra que tantos lectores odiamos, "trepidante") en el que no sabemos nunca lo que va a suceder a continuación, la búsqueda del niño es el eje central de un libro que gira en torno a un protagonista nada simpático en el que nadie es amable y nada se viste como bonito. James, al igual que ya hiciera Ende con su ya famoso "pero esa es otra historia y ha de ser contada en otra ocasión" pone su muletilla para usarla de excusa y sumergirse en un libro complejo y a grades ratos duro, oscuro, lleno de hilos que se abren y se cierran para sumergir al lector en un nuevo mundo del que disfrutar. Si además tengo en cuenta las comparaciones que he leído de este libro con la obra de Tolkien, tengo que decir que me sorprendió más aún por la diferencia abismal entre el estilo de ambos.

      He disfrutado muchísimo de la novela de James, de su mundo brutal y cruel, de sus personajes atípicos y, en muchas ocasiones empáticos con situaciones de nuestra sociedad actual. He disfrutado con el Rastreador, un héroe que no lo es pero que tampoco se viste de antihéroe y ha resultado ser todo un descubrimiento para mi y también de su historia de historias. A fin de cuentas, ya os he dicho que este libro no trata solo de la búsqueda de un niño, en otro caso, no podría comenzar diciendo:
 "El niño ha muerto. Y no hay más que contar". 

      Leopardo Negro, Lobo Rojo es una gran historia no apta para ojos sensibles que he disfrutado de la primera página a la última. Quizás por eso he sido un poco más críptica de lo habitual a la hora de hablar del argumento y desmenuzarlo (aunque nunca me ha gustado contar demasiado en ese sentido) y me he centrado más en sensaciones. Hayáis leído o no a Marlon James, estamos ante una novela que hay que ir descubriendo poco a poco. Y creedme, si digo poco a poco lo digo en el más amplio sentido de la frase.

      No os he dicho apenas nada sobre lo bonitísimo que me parece el diseño de la cubierta y la alegría que me llevé cuando vi que no lo habían modificado. Sobre todo porque, colocado en la estantería de mi casa que corresponde a la editorial, uno no puede evitar mirar la rareza. Y es que, lo confieso, soy una superficial. Y vosotros, ¿os fijáis mucho en las cubiertas de los libros?

      Gracias.

14 comentarios:

Inés dijo... [Responder]

Tenía mucha curiosidad con esta novela pero también dudas tremendas. Casualmente el fin de semana me junté con la familia a comer y mi cuñado lo estaba leyendo. En la sobremesa, mientras todos dormitaban, yo leí unas 40 páginas. No sé, desde luego el principio me pareció muy duro e incluso desagradable en ocasiones. Es cierto que sigue tentándome pero quizás ya no con tanta fuerza como para ir a por esas 800 páginas.
Besos

Goizeder Lamariano Martín dijo... [Responder]

No conocía ni el libro ni el autor, como dices la portada es preciosa y creo que podría gustarme. Gracias por el descubrimiento. Besos.

Aylavella dijo... [Responder]

A pesar de tu recomendación, no me llama mucho la atención.
Besos

CHARO dijo... [Responder]

Las cubiertas de los libros a veces me influencian mucho.Besicos

buscandomiequilibrio dijo... [Responder]

Ya sabes que a pesar ese "El niño ha muerto" que debería echarme para atrás ahora mismo, al final es al contrario, me llama la antención un montón.

Que sea trilogía me da pereza porque no me comprometo a nada, toooodo me da pereza. No sé, lo sigo pensando.

Y el caso es que me atrae......
Y la portada atrae doble.

Besos.

Neftis dijo... [Responder]

Yo soy de portadas, no me gusta leer las sinopsis de los libros. Asi que tambien soy superficial, lo confieso. Este libro tiene muy buena pinta pero me da un poco de miedo. Por ahora me lo voy a pensar.

Saludos

Nina dijo... [Responder]

He leído de todo del libro, que es difícil de leer y demás comentarios similares. hace mucho que quiero leer a Marlon James y creo que ya pronto lo haré :)

Marisa C dijo... [Responder]

Sí que me fijo en la cubierta, sinceramente, aunque luego vaya directa a la "contra". En este caso, creo que no habría sido suficiente para hacer que me decidiera por este libro; el argumento que nos presentas y esas crueldades de las que nos hablas me hacen salir corriendo. Sí, lo confieso, cada día soy más blanda y más moñas, pero... chica, es lo que hay. Abrazos.

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Sí, si que me fijo muchísimo en las cubiertas. A veces, he comprado una nueva edición de una novela que ya tenía solo porque la cubierta me gustaba más. Y no soporto las cubiertas con la imagen de la adaptación cinematográfica. Todos tenemos nuestras manías.
En cuanto al libro que nos traes hoy (sí que es bonita la cubierta, sí), entre Toliol y tú me estáis poniendo los dientes largos. Me gusta mucho el narrador magistral, esa adaptación ficticia de un relato oral, y ese principio tan potente. Pero sobre todo sé que me va a gustar porque Toliol y tú lo recomendáis ;-) Besos

Carla dijo... [Responder]

He leído varias opiniones sobre este libro, reseñas no tan entusiastas como la tuya y otros que lo recomendáis fuerte. He decidido que es de esos libros que me pican la curiosidad por labrarme mi propia opinión, así que esta anotado
Besos

lacris dijo... [Responder]

Aquí lo conocimos por el autor del libro sobre Bob Marley pero me sorprende ninguna editorial haya traducido después THE BOOK OF NIGHT WOMEN. Una historia sobre esclavitud que espero que vea la luz aquí si gusta esta novela de fantasía ya que la escribió antes.
Sobre las portadas: soy muy visual,me gusta el diseño, me gusta la fotografía, peeero conozco algo sobre las ventas y no siempre me dejo seducir. Abro el libro, leo la primera página. Si voy por la 4a sin pestañear me lo llevo. Detrás de portadas feas hay buenas traducciones, libros descatalogados, rarezas... Las portadas y las fajas creo que ya no me afectan ;)

Rachelín The Cure dijo... [Responder]

¡Hola!
No he leído nada de Marlon James, pero me has dejado con ganas de probar con éste, también ayuda que se pueda leer independientemente, que las sagas y yo no nos llevamos muy bien.
¿Así que ordenas por editorial? Hace mucho los tenía ordenados de esa manera, pero, claro, en el momento en que un autor aparecía en varias me descolocaba completamente, al final opté por ordenarlos alfabéticamente por apellido.
Y, sí, las cubiertas también ayudan a que una se fije más en uno u otro XD
¡Un saludo!

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Y tan críptica. no sé, me llama la atención, pero al mismo tiempo no quedo convencida por la falta de información. Lo pensaré...

jjose712 dijo... [Responder]

Bueno, Breve historia de siete asesinatos ya era violentísima (James se crió en Jamaica y eso marca).

Yo tengo ganas de leerla pero reconozco que esas ochocientas páginas me tiran un poco para atrás en estos momentos.

Eso sí, hay que reconocer que James los tiene cuadrados, porque no es cualquiera que después de alcanzar un éxito de ventas y crítica como Breve historia de siete asesinatos se habría atrevido a publicar una novela de género fantástico