viernes, 3 de mayo de 2013

El pueblo en la guerra. Sofía Fedórchenko




     "Cuando vino la guerra, se me cayó el mundo encima. Acababa de apañármelas con la casa: coloqué el suelo, la teché, poco a poco me hice con algo de pasta. "Bueno -me decía_, por fin me asentaré, viviré igual que los demás". ¡Y aquí viene eso! Primero quise entregarme a la bebida pero me aguanté: no es un mal que se remedia con el vodka."

     Alguna vez he comentado ya que las dos Grandes Guerras son un tema que atrae mi atención. Lo que no se si he dicho es el motivo. Cuando un suceso se ficciona tanto, llega un momento que tengo la sensación de haber perdido pie con la realidad. Pareciera que entre letras y olor a celuloide se nos olvidara que son tragedias vividas por personas iguales que nosotros. Por eso hoy traigo a mi estantería virtual este libro. Se trata de El pueblo en la guerra.

     Esta vez conocemos testimonios reales de una de las grandes tragedias de la historia contemporánea, la Primera guerra Mundial. Testimonios cuyos nombres individuales no importan y que fueron recogidos por una enfermera, Sofía Fedórchenko. Con ellos nos da una visión de historias individuales que tejen un conjunto alejado del que nos encontramos en los libros de historia o en las ficciones noveladas sobre esta Guerra. Lo que tenemos entre manos son vidas de personas que nacieron en el momento equivocado y en el lugar equivocado y se vieron participando en este conflicto bélico.

     Sería relativamente fácil dar carpetazo a esta reseña hablando de la magnífica introducción que nos regala Canetti, usando las palabras de Thomas Mann o de Gorki y limitarme a recomendar su lectura, aunque lo que me ha gustado realmente han sido los testimonios por encima de toda la parte introductoria que se me hizo más lenta e impersonal. Pero merece avanzar un poco más, descubrir que estamos ante una guerra que cruzó Europa y utilizó armas de destrucción masiva en una masacre de de muerte que transformaría un continente entero. Y la mejor manera de verlo es con los testimonios de combatientes rusos que se vieron forzados a salir de sus casas, mayormente de ambientes rurales y alejados de un nivel cultural medio, para participar en una ruleta cuyo fin bien podía ser la muerte y cuyo legado sería una vida marcada para siempre por lo que vieron en ella. No hay ficción en las palabras que transcribe la enfermera, en los testimonios de hambre, miedo y soledad, ni tampoco en los de incomprensión, incluso desconocimiento de aquello en lo que se veían implicados. Y eso es lo realmente trágico, la capacidad que tiene de crear un sentimiento global que envuelve al lector y le hace consciente de que hay cosas que no podemos olvidar.

     Siempre he pensado que hay que tener cuidado con eso del "borrón y cuenta nueva" no sea que borrar aquello que no nos guste de nuestra historia haga que olvidemos las causas que nos condujeron a ello. Por eso busco este tipo de libros de vez en cuando, para no olvidar las cosas que puede llegar a hacer el género humano. Por eso he visitado un campo de concentración hasta salir con el alma encogido y los ojos vidriosos, porque los testimonios son los que hacen tangibles las cosas que no hemos vivido, los que nos emocionan y nos ponen los pies en el suelo. Y con todo, tengo que decir que no es un libro triste, es duro, pero porque sabemos que lo que allí se nos relata ha sucedido de verdad porque viene contado por las voces de sus protagonistas.

     Y vosotros qué me decís, ¿os adentráis alguna vez en estos temas?

     Gracias


37 comentarios:

Lesincele dijo... [Responder]

Si me adentro en estos temas...de hecho puede ser morbosidad o no sé, pero que sea triste y duro más que repelerme me atrae, aunque luego me cueste algo leerlo.
Me lo anoto, creo que me va a gustar.
Un beso!

Esther dijo... [Responder]

Hoy me apunto tu recomendación.

unlibroparaleer.com dijo... [Responder]

A mí si que me gusta leer sobre esos espinosos temas que te devuelven a la dura realidad, léase guerras, pobreza en la india, niños explotados... Creo que no tenemos conciencia más allá de nuestras vidas cercanas y pensamos siempre en el mañana, que precisamente existe porque hubo un ayer.

Saludos

Mela dijo... [Responder]

Hola Silvia... no es un tema que me apasione, la verdad.
Precisamente no me gusta porque es muy duro. He visto más de una película y he leído algún que otro libro sobre estos conflictos.
Los que organizaron esas guerras sí que debieron entregarse a la bebida.
De este modo, a lo mejor, se hubiese evitado tanta crueldad innecesaria.
Besos

Offuscatio dijo... [Responder]

La introducción me parece magnífica, pero estoy totalmente de acuerdo contigo que eso sería demasiado fácil. Tras esta reseña, volveré a hojearlo e intentaré llegar algo más allá de los primeros testimonios. Un beso y feliz viernes,

G dijo... [Responder]

Buenos días.
Mira, este me parece una propuesta muy interesante y una reseña muy personal, tanto como el libro seguramente.
Lo buscaré.
Buen día.

mientrasleo dijo... [Responder]

@Offuscatio
Ya me contarás, como sabes es un tema que me gusta desde un punto realista y al que suelo recurrir.
Ten un buen viernes tu también, ya te contaré de Karnaval.
Besos

porlomenix dijo... [Responder]

Un libro estremecedor pero que merece la pena ser leído, una narración desde una perspectiva diferente a la acostumbrada,
saludos

Daviblio dijo... [Responder]

Genial entrada. Estoy muy de acuerdo con lo que dices. A mí siempre me ha parecido más enriquecedor leer este tipo de historias para hacerse una idea más cercana a la Historia. La Historia de nombres y fechas solo sirve para ganar algún quesito en el Trivia2. Ir a la profundidad del ser humano y sus reacciones ante diferentes situaciones, la respuesta social, la evolución de las mentalidades y del imaginario colectivo... Eso son las verdaderas lecciones del pasado.

Saludos!

Gracias por la reseña.

Carax dijo... [Responder]

La verdad es que sí que suelo leer novela histórica de las dos grandes guerras, y de la guerra civil española. Creo que es una buena manera de mantener el recuerdo vivo y evitar caer en los mismos errores
Besos

Sary dijo... [Responder]

Nunca me he adentrado demasiado en estos temas, las pocas veces que lo hice fue por temas de investigación. Coincido con Mela en que son muy duros, sin embargo me llama mucho la pasión que hay detrás de todo.

Saludos

Zeno Martín dijo... [Responder]

Pues tiene una pinta genial!!!
Saludoss

Darío dijo... [Responder]

Quiero hundirme en este libro...

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Lo más cercano que leí algo de este estilo fue Alumno aventajado de Stephen King, que lo encontrás en el libro Las cuatro estaciones. Me gustan estas tramas, debería de leer más al respecto. pero bueno, ya sabés que soy muy cerrado.
Saludos.

Marilì acosta dijo... [Responder]

S que llorare de lo lindo...pero muchas veces lo triste,lo doloroso,lo oscuro,lo que me haga llorar me atrae...y en estos momentos,mas.

Bsitos y buen fin de semana

Nina dijo... [Responder]

Yo adoro estos temas asi que si me atreveria con el!

Aydita dijo... [Responder]

No conocía a esta autora! besos

bibliobulimica dijo... [Responder]

si que me adentro en temas difíciles, me parece que es importante leer de estos temas para que no se olviden (eso por una parte) y que reconozcamos las señales si algo así está por venir. La mayoría de estas tragedias llegaron y las personas no creían que tanto mal pudiera venirseles encima. Por eso no huyeron, por eso no lucharon en un principio, por eso sucedió lo que sucedió. El silencio de quienes sabían y no hicieron nada es terrible.
Un beso,
Ale.

Enzo dijo... [Responder]

De vez en cuando me adentro en este tipo de libros. Opino como tú, no podemos olvidar los desastres que son las guerras a ver si esto nos lleva a erradicarlas.
Un beso.

Azalea Real dijo... [Responder]

Pues es un libro que me llama la atención. La primera guerra mundial no es tan 'ficcionable' como la segunda, o al menos eso parece porque no hay demasiadas novelas conocidas ambientadas en aquellos años. Esta novela se la podría regalar a mi hermana, que es una enfermera en ciernes. Puede que le gustara, aunque no sé yo, que dice que 'odia' leer.

Gracias por presentárnosla. No la conocía.

Besos.

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

La reseña me ha encantado, así te lo digo, sobre todo la última parte, y sobre todo por esa necesidad común de no dejar olvidar ciertas cosas. Duro pero necesario.
Un besote

Francisco dijo... [Responder]

Por desgracia, guerras siempre las hubo y las habrá, desde que el hombre es hombre y de ellas estaremos más o menos informados. Decir que me gusta esta temática creo que no es lo correcto porque a nadie le gustaría que ocurriesen barbaries como esta. Sí es un tema del que me gusta leer. La novela histórica es, como casi todos sabréis, mi género preferido, pues siempre me gustó adentrarme en la historia de otros pueblos, de otras naciones. Y la novela histórica habla de guerras, como por ejemplo, Sin novedad en el frente, de Remarque, una novela antibelicista pero que te pone los vellos de punta al leer los horrores que se cometieron en la Gran Guerra. Ahora mismo estoy entre dos bandos que hicieron historia, como fueron Pompeyo y Julio César y, entre ellos, Cleopatra, La Hija del Nilo. Besos.

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Concuerdo contigo en que hay temas acerca de los que "debemos" leer, más allá de lo triste y duro que pueda resultar porque es la mejor forma de mantener fresco en la memoria todos aquellos hechos que no se deben repetir.

Besos.

L.I.M dijo... [Responder]

No es un género que me llame la atención, aunque te doy toda la razón en lo de que hay que ser consciente de nuestra historia, no olvidarla y volver a ella de vez en cuando para no cometer los mismo errores. El problema es que se comenten y cada vez peores.
¡Besos!

May R Ayamonte dijo... [Responder]

Hola!!

la historia tiene buena pinta la verdad

un beso

Zamarat dijo... [Responder]

Me gustan las lecturas que abordan estos temas, aunque me crean muchísima intranquilidad: da tanto miedo descubrir lo que ocurrió y lo que puede ocurrir...
Abrazo!

Laura Muñoz dijo... [Responder]

Tiene buena pinta,no lo conocía gracias por darlo a conocer!
Saludos!!

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

Me lo apunto, a ver si encuentro la misma edición con esos nombres en el prólogo, aunque te preguntaré con detalle qué te ha parecido el estilo. besos :)

Citu dijo... [Responder]

genial reseña y respondiendo a tu pregunta adoro los temas históricos

Luján Fraix dijo... [Responder]

HE LEÍDO SOBRE LAS GUERRAS MUNDIALES, PERO HE SUFRIDO MUCHO. SOY SENSIBLE.
MUCHOS BESOS

Rober dijo... [Responder]

Me pasa como a tí y en temas como las grandes Guerras, prefiero huir de la ficción, tan abundante, y decantarme más por libros del corte del que hoy nos traes. Testimonios reales que nos sobrecogen a todos. Y creo que está bien que lo sigan haciendo, por lo que comentas, para no enterrar el recuerdo y caer en los mismos errores. Aunque suelo tener cuidado de buscar el momento para lanzarme a leer este tipo de libros. Lo que sabemos que ha ocurrido realmente tiene una fuerza especial cuando está entre páginas, y si ya es crudo de por sí, ni te cuento...

Un besín y buen fin de semana! :)

Tatty dijo... [Responder]

A mí sí son temas sobre los que me gusta leer y este libro no lo conocía pero me parece interesante lo que nos plantea
besos

aldogal dijo... [Responder]

Amo la historia y en lo personal me he dejado seducir con algunas ficciones de éxito sobre estos hechos históricos terribles, como lo fueron las guerras mundiales, igual pienso que es necesario conocer la realidad de las cosas sin el sensacionalismo que hoy llena las librarias sobre damas históricos y este libro que nos presentas parece ayudarnos mucho en ello...

Shorby dijo... [Responder]

Compartimos el gusto por estos temas =)
No conocía el libro que nos traes hoy, así que a la saca!

Besotes

InésM dijo... [Responder]

¡Cuánta razón tienes!
A veces hay que olvidar ciertas cosas para poder seguir adelante, por muy duro que parezca decirlo.
Me ha gustado mucho tu reseña.
Besos.

Ariel dijo... [Responder]

Sí, leer libros sobre los nazis y sus fechorías ayuda a esto. Muy recomendable también Las Benévolas de Jonathan Littell.

LAKY dijo... [Responder]

Sí que me adentro en estos temas. Precisamente, el mes que viene será el mes "guerrero" en mi blog
Este libro lo tengo pendiente.
Besos