martes, 16 de diciembre de 2014

El caso Galenus. Alberto Curiel



     "Este libro recoge la historia que me relató el pasado mes de enero mi antiguo compañero de estudios Fernando Flórez Clavero, a quien todos conocíamos con el sobrenombre de Capitán por su carácter adusto y sus modos involuntariamente castrenses.
     La primera vez que vi a Fernando fue en clase. Sería el tercer o cuarto día del primer curso en la Facultad de Farmacia de Salamanca, durante el periodo académico 1992-1993, hace ya casi veinte años."

     Una de las cosas que vengo haciendo este año es acercarme a la novela de tintes negros que se produce en nuestro país. En este caso en particular, al hablar de patentes y de medicina, me pareció un argumento diferente a lo que había leído y por eso no me lo pensé demasiado. Hoy traigo a mi estantería virtual, El caso Galenus.

     Conocemos a Isabel, una ejecutiva de Telefónica que recupera la amistad con Elena, una amiga a la que hace años que no ve. Sin embargo, no se verán muchas veces antes de que aparezca muerta Elena y las sospechas recaigan sobre el marido. En plena vorágine de sentimientos encontrados aparecerá en la vida de Isabel un joven llamado Fernando, colaborador de la policía en la investigación de la muerte de su amiga, al que ha llamado la atención una "anormalidad" encontrada en la autopsia. Juntos comenzarán una investigación que les llevará por el complicado mundo de las industrias multinacionales y sus secretos.

     La novela se estructura básicamente en dos hilos: un primero que desarrolla la acción del libro, y otro más reducido en el que recogemos los pensamientos de una joven encerrada en un sótano con un fin que vamos intuyendo poco a poco. Con ello el autor consigue, lejos de aliviar la tensión del hilo principal, sumarle la angustia del dolor y encierro que sufre esta joven.

     El argumento, que se desarrolla entre pequeños misterios y viajes a la carrera, comienza con una muerte y rápidamente nos sitúa en el epicentro de la trama: el cáncer. Una enfermedad que está condenada a sufrir un porcentaje altísimo de la población y cuya investigación está todos los días en los medios de comunicación. A partir de estos dos hilos enlazados en la persona de Elena, desarrolla un thriller ágil y de lectura rápida en el que acabaremos sospechando de todos. Sin embargo, no es eso lo que me ha gustado más de una novela que, de no tener otro aliciente, no pasaría de ser un libro entretenido.
     Para el lector pausado que busca leer entre líneas, el autor desata un pequeño debate, en el que habla de los avances médicos y sus consecuencias más allá de las vidas que puedan salvarse. No sólo de la fama, sino también de conflictos de intereses y revoluciones mediáticas o psicológicas que podrían producir descubrimientos como el que nos plantea. Es cierto que esta parte queda difuminada en la búsqueda de enganchar al lector a una acción prácticamente constante, y que me hubiera gustado que entrase un poquito más en el tema, pero ahí está; planteando una situación y esperando reacciones en los lectores.

     Una historia ágil, con un corte cinematográfico que la convierte en una rápida lectura y una buena opción entre otras más densas. Personajes que se dibujan tal vez mas por resultarnos viejos conocidos en este tipo de historias, que por lo que nos describe el autor, y un buen broche final componen una novela que esconde un pequeño debate para aquellos interesados en recogerlo.

     Y vosotros, ¿necesitáis novelas de evasión tras una lectura densa?

    Gracias

44 comentarios:

albanta dijo... [Responder]

Si yo también necesito algo más ligero tras una lectura intensa. Aunque esta parece adecuada me inclino para ello por otros géneros.

Manuela dijo... [Responder]

Últimamente la que parece en plena evasión soy yo que por mucho que me busco, no me hallo. Este libro no me lo llevo, no termina de convencerme.
Besos.

Tatty dijo... [Responder]

Me gustan este tipo de lecturas y esta la tengo pendiente en la estantería, será de las próximas en caer
Besos

Irunesa dijo... [Responder]

Pues si, este tipo de lecturas viene bien después de algo más denso, así que me lo llevo anotado
besos

Lady Aliena dijo... [Responder]

Las novelas de evasión, son lo mejor. Vienen de fábula. Ésta la voy a apuntar porque no he leído al autor, pero tengo mucho pendiente; así que tardaré en leerla. Besos.

Nesa Costas dijo... [Responder]

No lo conocía, tiene buena pinta.
Suelo alternar, sí. También dependiendo del momento me atrevo con una novela densa o me voy al entretenimiento.
Besos!

Tamara López dijo... [Responder]

Me lo apunto, me llama bastante la atención :D

Meg dijo... [Responder]

este no me llama especialmente. Y sí, tras lecturas densas, me gusta meter algo ligero :-) Un besote!

Agnieszka dijo... [Responder]

La novela suena muy interesante. En cuanto a las lecturas de evasión, no soy capaz de leer muchas seguidas- me aburren.

rachael calabrian dijo... [Responder]

No lo sé, no me lo había planteado. Salvo las obligatorias (libros de clase y sus correspondientes artículos, ensayos...) es un poco espontáneo lo de las lecturas. Si me obsesiona mucho lo que he leído anteriormente le doy tiempo a mi cerebro para reaccionar antes de la siguiente lectura y para ello leo cosas en otro idioma (artículos o relatos, nada excesivo que no soy bilingüe... aunque estudié en un colegio de esos). Otra magnífica reseña. Me las leo dos veces, me encantan (algún día aprenderé a hacerlas la mitad de bien que tú y te daré una sorpresa :)

Tabuyo dijo... [Responder]

El tema de las patentes no se si será de mi agrado. Me lo tendré que pensar.

Un besote.

Goizeder Lamariano Martín dijo... [Responder]

No lo conocía pero cada vez me gusta más la novela negra nacional. Besos.

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Pues me has picado la curiosidad. La buscaremos. Un besote!!!

LAKY dijo... [Responder]

A éste ya le tenía echado el ojo
Yo sí, tras o durante lecturas densas necesito algo ligero e, igualmente, tras lecturas duras o impactantes, me gusta algo fresco y amable
Besos

Unknown dijo... [Responder]

Muchas gracias por tu comentario. Lo cierto es que la novela intenta abrir un debate que has planteado muy bien en tu reseña. Me alegro de que te haya gustado.
Un abrazo
Alberto Curiel (o Ángel Fuentes)

Nube Cleyra dijo... [Responder]

¡Qué buena pinta!
Me suele gustar intercalar historias densas con otras más ligeritas, incluso intento no leer historias del mismo género muy seguido, prefiero ir cambiando.

Besotes!

Unknown dijo... [Responder]

Muchas gracias por tu comentario. Realmente la novela busca abrir el debate que comentas en tu reseña. Me alegro de que te haya gustado.
Abrazo
Ángel Fuentes (Alberto Curiel)

-Dawn- Yo me llamo Cata dijo... [Responder]

Hola,

tiene buena pinta pero desde luego no estoy para este tipo de lecturas ahora.

Me lo apunto para los tiempos venideros.

Un beso y gracias por la reseña.

Marisa G. dijo... [Responder]

No me sentía muy tentada inicialmente por la temática de esta novela pero leyéndote tu opinión me parece que iba encaminada en mis ideas. Resulta un tema bastante peliagudo con esos intereses que todos sospechamos existen detrás de las farmacéuticas. De hecho esta misma semana venía una noticia en prensa. Besos

Francisco dijo... [Responder]

Intererante novela. De vez en cuando me gusta leer alguna lectura ligera aunque el motivo no tiene que ser el hecho de haber leído varias novelas densas. Besos.

CHARO dijo... [Responder]

A mí últimamente me "impone" mi lectura mi yerno que es el que me trae los libros que leo y que previamente los han leído él y mi hija.Hace ya tiempo que no me compro un libro.Besicos

Happiness life dijo... [Responder]

Pues este tipo de lecturas no son lo mio pero muchas gracias por la infoo <3

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Sí, sí, por lo general busco lecturas que me parecen ligeras luego de una densa, mi mente lo necesita y me viene bien. Esta que reseñas hoy tiene buena pinta, me voy tentada, gracias :)

Besos.

Aydita dijo... [Responder]

Creo que este me resultaría entretenido! Besos!

Joanna dijo... [Responder]

Pues este libro me ha llamado mucho la atención. Gracias por tu recomendación.

Besos

Yzzi Blue dijo... [Responder]

Oh, tiene buena pinta, me lo apunto.
No conocía el libro así que gracias por la reseña.
Un beso.

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

Pues menos mal que le ves tintes diferentes porque yo de la novela negra patria estoy algo cansado.... y sí, tras un periodo de lecturas densas no hay nada mejor que evadirse con algo sencillito, para dar descanso a las neuronas, no se puede estar siempre peleando con Pynchon y Cia jajajja. besos :)

Princesa de papel dijo... [Responder]

No es mi estilo, no creo que lo lea...
Un beso :D

Jo dijo... [Responder]

yo solo necesito una infusión de té verde

;)

AMALIA dijo... [Responder]

Sin duda. lo apunto.

Un beso.

Nina dijo... [Responder]

yo casi siempre alterno mis lecturas, las pesadas con las ligeras :)

Enzo dijo... [Responder]

La voy a leer en breve y, por lo que cuentas, me lo voy a pasar bien.
Un beso.

Kyoko dijo... [Responder]

TOTAL!! yo los llamo un libro "entre lectura". Cuando tengo algo muy denso siempre recurro a uno de esos, es como para limpiarse la mente un poquito para seguir. Besos!

Rober dijo... [Responder]

Yo siempre, soy muy de alternar este tipo de lecturas más ágiles y más llevaderas entre otras más densas :)

Tiene un toque que me llama. Esa especie de debate que parece que toca, por supuesto, pero también esa especie de subtrama más claustrofóbica, que esto de los entornos cerrados me va mucho en lo literario.

Besines, Silvia! :)

AlexeiDiStef dijo... [Responder]

Bufff... la verdad es que no me llama nada, aunque no pinta mal, pero creo que paso >.<
Un beso!

Raúl Omar García dijo... [Responder]

A mí me encantaría encontrarme con una gran novela escrita por un autor de mi país. Pero, salvo Alejandro Dolina, no hay ninguno que me llame la atención. Y Dolina no escribe grandes cosas. Estoy seguro que en España hay mejores autores. Y esta historia tiene buena pinta.
Saludos.

Margari dijo... [Responder]

Sí que me gusta alternar lecturas ligeras entre otras más densas. Y este libro lo tengo en la estantería esperando... Me animas a que la espera sea cortita.
Besotes!!!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Gracias Silvia como andaba sin saber que leer lo tomo en cuenta. Respondiendo a tu pregunta por lo general yo alterno lecturas y también creo que influye mi estado anímico. Te mando un beso y te me cuidas

Jara dijo... [Responder]

A mi me gusta tener alguna de estas lecturas a mano para intercalarlas con otras lecturas más densas o para esos momentos en los que necesitas desconectar con algo que no te exija ningún esfuerzo.

También yo le estoy dando últimamente más cuartelillo a los autores españoles del género porque me estoy encontrando con muy buenas obras. Ete también me lo llevo.

Besos

Pilar V dijo... [Responder]

La reseñé hace un par de meses y me encanta coincidir contigo.

Un beso

Azalea Real dijo... [Responder]

Sí, la respuesta es sí: necesito intercalar lecturas densas con ligeras, en general.

Siempre he opinado que la novela negra patria no tiene nada que envidiar por ejemplo a la nórdica, aunque soy poco ducha en el tema.

Besos.

porlomenix dijo... [Responder]

Una trama diferente y muy interesante que me dieron algo más que entretenimiento,
besucus

Carax dijo... [Responder]

A mi las novelas de evasión de vez en cuando me dan la vida
Besos

Shorby dijo... [Responder]

Pues sí, hacen falta lecturas de evasión =)

Besotes