martes, 8 de mayo de 2018

Muerte con pingüino. Andrei Kurkov


     "Misha había aparecido echez Viktor hacía un año, cuando el zoo estuvo repartiendo animales hambrientos a quien pudiera darles de comer. Viktor había pasado por allí y había vuelto con un pingüino rey".

     Hay muchos motivos para leer un libro, y el mejor es la amistad. Hoy traigo a mi estantería virtual, Muerte con pingüino.

     Conocemos a Misha, un pingüino rey que ha sido donado por el zoo a un particular llamado Viktor. Viktor es escritor, pero solo de relatitos y ni con ellos tiene mucho éxito, vive en soledad, casi triste, junto a su triste pingüino, buscando el lugar en el que le publiquen su último relato. Estamos en l Rusia postsoviética y la oportunidad llama a la puerta de Viktor en forma de curioso encargo: escribir estelas en un periódico. ¿Y qué es una estela? Pues la esquela escrita de alguien que aún está vivo. Y ese será el trabajo con el que Viktor gane dinero para subsistir junto a Misha, y también el comienzo de una novela negra.

     Rusia ha dado mucho de sí para escribir historia y está claro que algo había que hacer para no repetirse. Por eso el ucraniano Kurkov decidió meter un pingüino en su historia, el por qué de un pingüino es algo que se me escapa, quizás por el frío o por la compra de peces congelados. Tal vez porque nunca estaría a gusto por mucho que le intentaran comprender, ya que su hogar y entorno quedaba demasiado lejos... tal vez. El caso es que es casi cooprotagonista de esta novela negra en la que se escriben obituarios de quien aún respira a la espera de poder hacer que vean la luz.Y si curioso es el encargo, más lo es que el protagonista ni siquiera se plantee lo raro del asunto, hasta que la primera estela es utilizada. En ese momento la novela gira para tornarse en una historia de espías, con niña a cargo incluida, mientras el pingüino pasea por la casa esperando que alguien le llene la bañera de agua fría para darse un chapuzón.
     Este curioso argumento le da pie para mostrar las penurias y el hambre, la escasez y los secretismos de un momento en el que nadie se atrevía a peguntar, y la curiosidad de tener un pingüino se explica con la situación del zoo que es, a su vez, un gran ejemplo del lamentable estado en el que se vivió en aquel momento en la ciudad.

   Un mundo gris y frío en el que retumban disparos con víctimas que nadie quiere parare a mirar, un lugar con hambre en las casas y silencio ante cualquier ruido... un país en el que no se pregunta y un argumento extravagante para contar una historia conocida tomando un ángulo diferente al habitual. Eso es lo que ofrece Kurkov en su novela y eso es lo que hay que estar dispuesto a leer. Más allá del aviso, no me atrevo a hacer una recomendación directa de esta historia a la que le ha faltado un punto de atrevimiento para ser brillante.

     Me ha sucedido con este libro una cosa curiosa, y es que me sonaba demasiado el argumento. Al ser tan peculiar, es difícil que a uno le suene si no lo ha leído y me anticipaba incluso a los hechos, cosa que llegó a irritarme, porque no encontraba referencias a que fuera una reedición por ninguna parte. Y para estas cosas, soy un poco maniática, además es evidente que carezco del don de la premonición o en otro caso ya me hubiera tocado la lotería. Finalmente y tras una revisión a fondo, encontré que se editó ya en el año 2007. Menudo alivio no estar loca, aunque, claro, eso deslució terriblemente el descubrimiento de Misha.

     Y a vosotros, ¿os ha sucedido alguna vez algo parecido?

     Gracias.

16 comentarios:

Atalanta dijo... [Responder]

Justo acabo de ver la reseña del blog "Cazando estrellas", y ya me había intrigado. Tengo que echarle un ojo :-)
Besos.

Aylavella dijo... [Responder]

Vi la entrevista que le hicieron al autor en Página2 y me llamó bastante la atención, por lo que no me importaría leerlo.

Me pasó una vez, empecé un libro y según iba leyendo me iba diciendo: yo he visto la película o he visto una serie con el mismo argumento del libro, me sonaba todo. Al final me di cuenta que lo había leído, estaba con medicación para la lumbalgia y es lo que pasa cuando una va medio drogada, que no sabe ni lo que lee….

Besos

No me equilibra ni Dios dijo... [Responder]

A mí no me va a pasar como a ti porque yo no lo he leído ni sé nada de 2007, ni ná de ná, no tengo tantas referencias como tú. Además ya sabes que me apetece un montón leerlo.
Comentaremos este también.
Esta semana ... ¿qué vas a sacar?, ¿todo lo que compramos el día del libro? No he tocado ni uno aún.
Besos.

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! Ahora mismo no me apetece una historia así pero lo anoto por si más adelante me animo.
Lo que comentas me ha pasado alguna que otra vez y la rabia de saber que ya lo has leído y no saber donde ocupa toda la lectura, al menos hasta que lo descubres, jejeje.
Besos!

Norah Bennett dijo... [Responder]

Pues me alegro de que ese deja vu lector tenga una explicación racional pero me imagino tu inquietud hasta que lo descubriste.
Acabo de leer la reseña de Meg y es muy parecida a la tuya. Ya lo tenía en posibles lecturas y sigue estando aunque está claro que fácil no es.
Besos

Sary dijo... [Responder]

¡Hola! Qué historia tan curiosa, me quedo con el título porque me ha llamado la atención. Supongo que la figura del pingüino es para aportar riqueza al libro, aunque la trama principal de por sí me parece buena. Me lo apunto.
Un beso.

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

La historia no puede ser más surrealista y curiosa! No le presté mucha atención cuando salió, pero bueno...no he leído nada parecido y eso siempre me gusta!

Besitos

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

A mí me gustó esta novela, sí que me pareció singular (claro que yo la leía por vez primera XD) y aprecié en concreto esa visión tan gris (como velada) de la Ucrania post-soviética. El planteamiento me encantó: el zoo cierra por quiebra y se le pide a los visitantes que se lleven a un animal a casa siempre que puedan alimentarlo. La pena es el final, para mi gusto un poco precipitado y que nos deja de saber qué pasa con Misha.
Qué simpática la anécdota de haber leído esta novela con anterioridad en otra edición y que por eso te sonase tanto. No me ha pasado exactamente eso, pero sí algo parecido: hace poco leí el relato de un amigo escritor y me pareció excelente pero no podía quitarme la idea de la cabeza de que la idea que utiliza ya la he leído antes en la novela de otro autor. La pena es que no logro recordar ni el nombre del otro autor ni el título de la novela. Y no puedo decirle a mi amigo que su idea no es original porque no tengo ni idea de dónde la he leído con anterioridad :-(((

CHARO dijo... [Responder]

Pues no me ha pasado nunca lo que tú cuentas te ha ocurrido y eso demuestra que tienes una gran memoria.Besicos

Shorby dijo... [Responder]

Lo tengo apuntadísimo, tiene muy buena pinta.

Besotes

Tamara López dijo... [Responder]

Solamente por el animalillo me lo quiero leer :)

Margari dijo... [Responder]

A tu pregunta, no, creo que no. El libro me despierta cierta curiosidad, no como para lanzarme a por él, pero si se cruza, sí tiene muchos puntos para caer.
Besotes!!!

Lorena Álvarez González dijo... [Responder]

Curiosa la historia y la premisa de la que parte. De tosas formas no me atrae los suficiente para animarme a leerla.
Besos

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Se ve muy interesante , te mando un beso

Carla dijo... [Responder]

A mi a pesar de tu opinión es un libro que no descarto, la verdad es que el hecho de que sea peculiar me llama la atención
Besos

La Isla de las Mil Palabras dijo... [Responder]

Pues la historia es muy curiosa y sí que me pasó con un libro, lo leía y tenía esa sensación. Al final resultó que lo había leído con otro título de otra edición. También tuve la sensación de estar loca.
Un abrazo