miércoles, 7 de marzo de 2018

Max y Helen: El holocausto y una historia de amor. Simon Wiesenthal


     "Éste es el relato de un suceso real, en el cual se han cambiado los nombres de personas y lugares, en resguardo de sus protagonistas".

     Recuerdo haber visto la película Max and Helen de Saville hace unos años porque la terminé con la imperiosa necesidad de buscar información sobre lo que relataba. Así llegué al libro y, aunque me ha costado encontrar el momento de leerlo, lo hice hace apenas unos días y hoy traigo a mi estantería virtual, Max y Helen; El holocausto y una historia de amor.

     Conocemos a Max y Helen de mano del propio Wiesenthal. Estaba a punto de cerrar el cerco sobre un nazi prófugo cuando dos judíos se presentan ante él para relatarle su historia para con ella convencerle de que en este caso, cese en su empeño.

      Simon Wiesenthal fue un arquitecto que vio como sus huesos terminaban en el campo de concentración de Mauthausen-Gusen durante la Segunda Guerra Mundial solo por ser judío. Allí pasó más de cuatro años y cuando finalmente recuperó su libertad, se propuso una misión: encontrar a todos los nazis que pudiera en lo que le restase de vida para llevarlos ante la justicia por sus atroces actos. Trabajó recogiendo información sobre más de 1100 nazis y fue un colaborador activo para que se celebrasen los famosos Juicios de Núremberg. Finalizados estos juicios, Wiesenthal siguió con esta misión autoimpuesta, encontrando por ejemplo a Adolf Eichman, Franz Stangl (comandante de Treblinka y Solibor) o Hermine Braunsteiner y ha investigado a personalidades del mundo político estableciendo si tenían o no relación con el nazismo.
     Si cuento todo esto es para que uno pueda hacerse una idea de lo que supuso este libro para el autor, ya que está basado en hechos reales, de los millones que este hombre pudo descubrir. Sin embargo, y tras conocer todo lo anterior, uno se pregunta antes de empezar la lectura, qué pudo pasar para que Wiwewnthal decidiera no llevar a juicio a un hombre, tan culpable como otros. Qué sucede para que decida no seguir adelante con su caza. Y de eso es de lo que trata precisamente este libro.

     La historia de Max y Helen es una historia mil veces leída. Dos jóvenes que se enamoran y la guerra frustra su matrimonio, si bien no llega a separarles del todo ya que se encuentran en el infierno de Zalesie. Un amor que parece prevalecer, pero que la vida frustra y un hombre que decide buscar a la que sigue considerando el amor de su vida años después. Hasta aquí, si al final la encuentran, se casan y tienen un par de hijos, sería una historia lacrimógena habitual. sin embargo, a veces olvidamos que la vida es mucho más compleja que la ficción, y por eso la novelita de Wiesenthal consigue no solo atrapar al lector, sino también hacer que piense y remueva su conciencia.

     La novela, se termina articulando casi como una historia de misterio que seguiremos con la intriga de conocer el secreto que pueda desviar a un cazador como Wiesenthal de su presa, consiguiendo remover al lector entre preguntas sobre la culpa, la pasividad, el olvido y la redención. De hecho, el planteamiento ético es lo realmente interesante, la parte que hace que este libro de una vuelta de tuerca a historias conocidas y nos haga reflexionar sobre el perdón merecido y aquel que sin serlo, se concede o no. no siempre vamos a estar dispuestos a aceptar las decisiones que se plantean en la historia, pero sí que cada una de ellas nos provocará una reflexión que será el complemento perfecto para esta lectura que nos hará plantearnos la importancia de los daños colaterales.
     Max y Helen no es una historia feliz, de hecho es incómoda durante una gran parte del tiempo, pero quizás por saber que es real, que todo lo relatado sucedió y que el perseguido fue el comandante del campo en el que la pareja se encontraba, y que Max conservaba la foto y que la vida puede ser amarga... Quizás por todo eso, es una de esas historias que anidan en la mente del lector.

     Me ha gustado Max y Helen. Os la recomiendo. No hay niños con pijamas, hay personas, vidas y decisiones difíciles.

     La verdad es que uno acude a la librería para descubrir que cada vez hay más libros sobre la Segunda Guerra Mundial y yo no puedo evitar preguntarme qué novelas saldrán en el futuro sobre los conflictos actuales. Pero decidme, ¿es la Segunda Guerra Mundial habitual en vuestras lecturas?

     Gracias.

18 comentarios:

Twins dijo... [Responder]

La Segunda Guerra Mundial no es demasiado habitual en nuestras lecturas pero nos gusta leer sobre estos temas.
Buena reflexión, habrá que ver qué novelas saldrán en el futuro.

¡Un saludo!

Camino F. dijo... [Responder]

¡Hola!
Aunque no soy una lectora obsesiva de este tema, sí que he leído varios libros enfocados en la 2ª Guerra Mundial, y tanto la trama de este (creo que ya había oído hablar de este hombre, dedicado a llevar a todos los nazis posibles a juicio) como el trasfondo de historia de amor me atraen mucho.
Otro que va para la lista (así no hay modo de hacerla descender, jajaja).
¡Un beso!

unmomentoparalalectura VM dijo... [Responder]

Hola! De entrada el tema del holocausto me atrae sin que pueda remediarlo, si además le añades una historia que te hace reflexionar y te mueve por dentro, estará entre mis pendientes seguro.
Un besito

JuanCarlosG dijo... [Responder]

La verdad es que la Segunda Guerra Mundial (con todos sus extras: nazismo, campos de exterminio, guerra civil española, resistencia, etc) está muy presente en la literatura. Pero es que no podía ser de otra manera. Fue un acontecimiento tan tremendo que, como dice Italo Calvino, cuando acabó la guerra, todo el mundo tenía historias que contar: su historia. Han pasado más de setenta años y continúan saliendo esas historias, por ejemplo la de Simon Wiesenstal. Me gusta bastante la literatura que se desarrolla en esta época, así que le echaré un vistazo al libro que comentas.
Un abrazo.

Aylavella dijo... [Responder]

A priori, no me hubiera llamado la atención este libro, pero después de leerte, quiero saber por qué Simon Wiesenthal dejó escapar a ese nazi y que historia tienen Helen y Max para que decidan presentanse ante Simon y convencerle para que abandonará la busqueda de ese criminal.
Apuntado queda.
Besos

Equilibrista con la que ir de cañas dijo... [Responder]

Ni sabía de la existencia de esa película ni de este libro, que si recomiendas tan fervientemente, ¿quién te dice que no?
Apuntadísima.
BEsos.

Bajolapieldeunlector Cris.R.B. dijo... [Responder]

Es un tema que siempre me atrae, pero me gustan especialmente cuando se tratan de historias reales. Así que tomo buena nota de tu recomendación ;)

Besitos

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Es una temática sobre la que no suelo leer porque me angustio mucho, así que no creo que lea este. Un besote!!!

CHARO dijo... [Responder]

Me la apunto pues es un tema que siempre me ha interesado mucho.Guardo unas fotos antiguas sobre condenados a muerte del juicio de Nuremberg entre ellos destaca Hernan Goering-Ernst Kaltenbrunner que se suicidó unas horas antes de ser ajecutado, la verdad es que no son agradables de ver ( son bastante tétricas) pero las guardo cómo algo que forma parte de nuesta más terrible historia reciente.Besicos

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! No lo conocía pero creo que me podría gustar así que lo voy a tener en cuenta.
Si que me gusta mucho la ambientación de la Segunda Guerra Mundial, con lo que cuando tengo oportunidad leo esta clase de libros.
Besos!

Margari dijo... [Responder]

No conocía este libro. Y como también me gusta leer sobre la II Guerra Mundial, caerá tarde o temprano. Sí, también me gusta leer sobre este período, pero espero mucho entre lectura y lectura. Te deja tan tocada...
Besotes!!!

Neftis dijo... [Responder]

No me llama la atencion este periodo en el que esta ambientado el libro asi que voy a dejarlo pasar.

Saludos

Tamara López dijo... [Responder]

Me gusta leer sobre esta terrible época, así que me lo apunto :)

María dijo... [Responder]

Mmmm...va a ser que no...lo dejaré pasar, quizá porque no es el momento. Habitualmente me gusta lo real, lo más sincero,...no las historias adornadas, pero a veces, necesitamos que sea como imaginamos...es decir un final feliz de cuando en cuando no está mal.
Un abrazo y felices lecturas. (leo de la Segunda y de la Primera Guerra Mundial)

Carla dijo... [Responder]

Tanto lo que cuentas como la ambientación me llama bastante así que es muy probable que le eche un vistazo
Besos

Paseando entre páginas dijo... [Responder]

Aish, es que a mí las historias ambientadas en el holocaust me pirran. Todo ese drama...el realismo...es que me encanta. Son historias que me pueden hacer sentir de verdad. Y luego está todos los dilemas morales que genera. No conocía esta historia y sin duda por lo que cuentas tiene buena pinta. Lo único que me hace dudar es que me parece más reflexiva que narrativa, temo encontrar poca acción pero...me arriesgaré.

Un saludo,
Laura.

Rocío CazaEstrellas dijo... [Responder]

Este es de los míos. Anotadísimooooo. Un besote.

Shorby dijo... [Responder]

Me lo apunto, me gustan las novelas ambientadas en esta época =)

Besotes