martes, 24 de febrero de 2015

Pétalo carmesí, flor blanca. Michel Faber



     "Anda con pies de plomo. Con los cinco sentidos: te harán falta. Esta ciudad a la que te traigo es vasta e intrincada, u no la has pisado nunca. Quizá imaginas, por otros relatos que has leído, que la conoces bien, pero aquellas historias te halagaban, te recibían como a un amigo, te trataban como si formaras parte de ellas. La verdad es que eres un forastero de una época y un lugar completamente distintos."

     Cuando leí Bajo la piel quedé fascinada con la historia y con la manera de contarla, así que me faltó tiempo para buscar algo más del autor. Tardé lo que se demora google en mostrar resultados en descubrir que su libro más famoso era el que hoy os enseño y no tardé en tenerlo en casa. Por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, Pétalo carmesí, flor blanca.

   
     Conocemos a William Rackman, heredero de un negocio perfumista, que se topa con la prostituta Sugar. De este modo, el caballero con una vida escrita por él, una mujer y una hija, une su destino al de una prostituta que se anuncia en una guía para caballeros bajo el reclamo de no negarse a nada se encuentran.

     Comparado una y mil veces con una suerte de Dickens moderno por este título, el autor nos advierte utilizando al narrador en el primer párrafo de que su Londres, su Notting Hill, no es el habitual de las novelas victorianas. Tal vez sea el siglo XIX, y tal vez la misma ciudad y una familia y haya aristocracia... pero su novela no está escrita para provocar un plácido viaje en el lector. Porque, sobre todo, es una novela del siglo XX, en la que no se esconde nada, y se mira en cada rincón con un realismo que nos puede parecer agresivo a ratos. Es más, este narrador directo que se dirige al lector, es una constante, aunque se irá suavizando levemente a medida que avancemos, y se mostrará con una curiosidad morbosa o nos mostrará esa curiosidad morbosa que tenemos todas las personas para ser más excatos. Se fijará no sólo en las clases altas, sino también en la pobreza, nos hablará de sexo, de esa represión que se vivía en aquella época y de la diferencia abismal entre hombres y mujeres en cuanto a ese tema se refiere; y también, si hace falta, se fijará en enfermedades, olores y suciedad: porque todo eso existe, aunque esos afamados autores victorianos lo recubrieran de miriñaque y opacasen la luz que nos lo podía enseñar, cubriendo los ventanas con ricos cortinajes de crespón.

     La trama de la novela es más que correcta; la familia de Rackman, su aventura con Sugar y como esta inteligente joven llega a convertirse en un miembro de la casa de su amante al pasar a ser la institutriz. De este modo conoce a la mujer de Rackman y se pone en contacto con una niña que había estado desatendida afectivamente. Descubrimos además la importacia de Agnes, la mujer de Rackman, como personaje; lo meticuloso, lo atormentado, lo estrecho que habita en ella, abriendo la historia a un personaje más. Y es que, pese a su extensión, la historia se reduce en este caso a un puñado de personas a las que acabamos conociendo mejor que a nosotros mismos, ya que Faber muchas veces roza el intimismo a la hora de narrar su novela. Consigue de este modo una historia que, aún lejos de ser trepidante, llama al lector deseoso de volver a poner en marcha la vida de estas personas para observar lo que sucede allí. Y nos conduce a un final que me tuvo dando vueltas un par de días. Un final perfecto para esta historia que me dejó ganas de seguir leyendo, demostrando que, aunque hayamos mirado el grosor de una novela (aunque el término victoriana suele ir asociado a varios centímetros más que otros géneros) al comprarla, puede sorprendernos al hacernos desear un poco más cuando llegamos a su final.

     Pétalo carmesí, flor blanca es una ambiciosa novela que propone una mirada cruda a una época ya relatada con una historia realmente bien llevada a lo largo de sus páginas. Tal vez no sea para todos los gustos, pues huye de ese halo romántico habitual que busca heroínas para relatar su historia con un realismo casi brutal, pero no cabe duda de que es un novelón en el buen sentido del término.
     Sé que he hablado y nombrado varias veces en la reseña la novela victoriana, por eso quiero dejar una cosa clara; no vengáis a este libro a buscar esos rasgos comunes al género.

     Ya he comentado que este libro es contundente en cuanto a su grosor, por eso os pregunto, ¿os fijáis en el número de páginas que tiene un libro a la hora de decidiros por él?

     Gracias

51 comentarios:

albanta dijo... [Responder]

Me la han recomendado y la tengo apuntada. Ahora tengo una idea más concreta de lo que esperar de ella. Nunca me ha dado miedo el grosor de un libro, de hecho hubo una época en que practicamente decía por el peso.

Alvaro Espinosa dijo... [Responder]

Parece interesante la novela. Respecto al número de páginas, si me fijo, pero nunca me echa para atrás tenga muchas o muy pocas, me da igual; creo que se puede exhibir una buena historia en 100 páginas y en 1100. Saludos

Tamara López dijo... [Responder]

No me termina de llamar...
Un beso :)

Lady Aliena dijo... [Responder]

Influye mucho el grosor, sobre todo ahora que tengo poco tiempo. Antes me daba un poco igual que fuera un tocho o no. Seguramente hasta que no me libere del estrés mental que tengo, no me haga con él. Un beso.

Tatty dijo... [Responder]

No conocía el libro pero me ha llamado la atención la historia y no me molesta que escape del romanticismo habitual, casi es un punto más positivo. Yo sí me suelo fijar en el número de páginas, especialmente si no dispongo de mucho tiempo para leer
Besos

Agnieszka dijo... [Responder]

La leí hace unos 10 años en inglés. Fue un bestseller. Recuerdo que me sorprendió porque esperaba precisamente una novela victoriana, jaja. A mí no me importa el número de páginas, sobre todo desde que tengo mi Kindle mucho más fácil de manejar que un volumen de 1000 folios.
besos

Atalanta dijo... [Responder]

Creo que este libro lo dejo pasar.
El número de páginas es algo que me da totalmente igual a no ser que sea un libro del que estoy poco convencida de leer, entonces a lo mejor si que acabo renunciando a su lectura.
Un beso!

Mela dijo... [Responder]

Hola Silvia... Creo que es bueno que una novela te deje con ganas de más, y que sea ambiciosa
No creo que el autor huya de ningún halo romántico... me parecería muy absurdo que lo hiciera... yo creo más bien que nos presentará a unos personajes que no son románticos, porque hay muchísima gente que no es romántica en cualquier época
Siempre me fijo en el número de páginas de una novela, pero esto nunca influye en que la compre o no
Sí que influye el número de páginas de un capítulo... no me gusta dejarme un capítulo sin terminar... si tengo poco tiempo y es largo, no empiezo a leerlo... es una manía y las manías no las curan los médicos ;-)
Besos

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

La novela victoriana al uso me aburre, así que lo mismo ésta sí que me gusta. Jajajaja.
No me dejo intimidar por el número de páginas si la novela es buena, aunque después de leer una muy tocha intento leer otra más cortita, para no empacharme. Un besote!!!!

Alex Palahniuk dijo... [Responder]

Entonces creo que El Perfume te gustaría y mucho. Buen análisis de un libro que desconocía, la verdad. Buen blog el tuyo. Te sigo :) y te dejo el mío

http://www.ourgodsaredead.blogspot.com.es/2015/02/jar-of-flies-la-belleza-de-la.html

Xaquelina Matesanz dijo... [Responder]

Depende en qué momento del año me encuentre, influye más o menos el grosor de un libro, eso es cierto.

En este caso me parece un libro interesante, pero que dejaría para más adelante :)

Un beso

Darío dijo... [Responder]

Puedo empezar un libro de 600 páginas y dejarlo a las cinco o leerlo en dos días. No me asustan losd libros gruesos, sino los densos. UN abrazo.

alcorze dijo... [Responder]

No me fijo en el número de páginas de un libro a la hora de leerlo, pero sí que vengo notando que cada vez me decanto más por libros de menos páginas en lugar de por los tochos. Será cosa de los años XD

Violeta dijo... [Responder]

Hola guapa!
Pinta bien, la trama me atrae mucho, así que quizá la lea, en cuanto a la cantidad de hojas de un libro, si hay veces que me fijo, otras no, depende de lo que me llame. Besotes

Norah Bennett dijo... [Responder]

La verdad es que hace mucho tiempo lo empecé porque me atrajo el argumento y lo dejé porque ¡eran muchas páginas! y creía que no lo acabaría aunque también es cierto que estaba en la universidad y tenía que estudiar.
Besos

Conxi dijo... [Responder]

A mi me pareció tan magnifica como la describes. Me fijo en el grosor de los libros pero porque desconfío de las novelas cortas. Con pocas pequeñas joyas he topado.

CHARO dijo... [Responder]

Interesante lo que cuentas. Cuando decido comprar un libro no me fijo en las páginas que tiene aunque si es muy gordo me asusta un poquitín pero si lo compro lo leo hasta el final.Besicos

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Lo mismo que Tatty, no sabía nada de este libro, pero me interesa lo que cuentas, y tomo nota de tu aclaración respecto a que no encontraré muchos elementos de la novela victoriana en él.

Si bien me fijo en el número de páginas de un libro, imposible no hacerlo, la verdad es que eso en realidad no influye mucho a la hora de elegir mis lecturas.

Besos.

Jorge dijo... [Responder]

Vi la miniserie que sacaron hace un par de años y la verdad es que me dejó con curiosidad, porque me resultó un tanto oscura y con un final muy abierto, y me apetecía leer la novela para ver cómo era; pero sí, luego vi el tamaño y me dije que la historia no me había llamado lo suficiente la atención como para atreverme con semejante tocho >,<

Neus dijo... [Responder]

Lo reconozco, creo que prefiero el halo romántico habitual que esa cruda realidad en la que ya vivo y que no necesito que me recuerden constamente x) prefiero soñar de vez en cuanto con historias románticas victorianas que terminan bien
un beesito

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

Tengo que leerlos los dos, ¿sabes que tenía ideas preconcebidas absurdas sobre el autor? Del primero hay peli pero creo que leeré el libro antes, el segundo también me lo leeré, me has dado una idea. En cuanto al grosor de los libros, me es totalmente indiferente, es más, tiendo a leer libros largos, por eso he cambiado mi reto Goodreads. Un beso :)

Nube de Frases dijo... [Responder]

Tengo IT y El jilguero en mi estantería sin leer cogiendo polvo porque son un tocho... mal por mi parte porque son grandes libros. Hay que perderle el miedo a la cantidad de páginas. Un beso.

Manuela dijo... [Responder]

No conocía ni el libro ni el autor, pero me llama la atención lo que cuentas. El grosor de los libros no suele echarme para atrás, aunque sí suelo buscar épocas concretas en las que pueda dedicar más tiempo a la lectura.
Besos.

Meg dijo... [Responder]

A veces confieso que me fijo en el grosor, sí. Pese a tu reseña, me resisto a probar con este autor, muy feo eso de prejuzgar, lo sé,pero...Un beso!

Jara dijo... [Responder]

Todo lo que iba leyendo me predisponía a su favor pero esta frase en concreto:
"...huye de ese halo romántico habitual que busca heroínas para relatar su historia con un realismo casi brutal, pero no cabe duda de que es un novelón en el buen sentido del término." Ha sido decisiva activar todas mis alarmas lectoras: ¡esta es para mí!
El número de páginas no me ha dado miedo nunca, al contrario, siempre me han producido una atracción especial los libros voluminosos, con la esperanza siempre dispuesta a que el disfrute de su lectura me durara lo más posible.

Besos

Sara dijo... [Responder]

La verdad es que el número de páginas de un libro no me echa para atrás a la hora de decidir si lo leo o no.
Este libro que comentas me llama bastante la atención.
Besos:)

Pilar V dijo... [Responder]

Me encantó esta novela, totalmente de acuerdo con tu valoración.
Y si, miro lo gordos que son, leo muy deprisa y si son muy breves me salen muuuy caros, así que solo muy de vez en cuando me arriesgo.
Un saludo

Enzo dijo... [Responder]

La realidad también es bueno conocerla y si está bien escrita mejor.
Un beso.

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

Sí, sí, lo he oído alto y claro, aquí no necesito aclaraciones, no me intimidan el número de páginas pero has incidido tanto que he tenido que ir a mirar, por curiosidad, de cuántas hablábamos, chica me habías asustado. Primero Bajo la piel luego esta, que además, que se salga de lo convencional siempre es otro añadido.
Besos

Arila dijo... [Responder]

Pues este parece interesante, me lo apunto. Me gustan los libros que hacen examen de la sociedad. Aún no he mirado cuántas páginas tiene, pero la verdad es que no es algo que me eche para atrás. Ahora mismo leo El umbral de la eternidad que tiene más de mil páginas. Si el libro me gusta y la historia da para esa longitud, yo no tengo problemas con los libros largos.
Un beso!

Trinity P. Silver dijo... [Responder]

A veces sí me echa para atrás un libro muy gordo, pero depende de mi estado de ánimo ;)
Besos

Nina dijo... [Responder]

Yo no suelo fijarme en el grsosor la verdad. me gustaria leerlo

Margari dijo... [Responder]

Me queda clarísimo que tengo que estrenarme con este autor. Y esta novela es toda una tentación. Me la llevo, que no me asusta el grosor de la novela.
Besotes!!!

Tizire dijo... [Responder]

La mini serie me encantó, pero cuando fui a por el libro me impuso su grosor... Algún día lo leeré. 1beso!

Saramaga dijo... [Responder]

Yo la apunté hace poco, viendo por enésima vez un capítulo de las chicas Gilmore. La abuela de Rory lo está leyendo y, como curiosa lectora que soy, lo busqué y me pareció interesante, así que ya veré! Besos

J.P. Alexander dijo... [Responder]

No lo conocía y la verdad me has enamorado con tu reseña . Te mando un beso y te me cuidas

sabores compartidos dijo... [Responder]

La verdad es que tiene buena pinta, me ha llamado mucho la atención lo que has explicado.
Sobre el numero de paginas no me echa para atras la cantidad jejej
Besotesssssssssssssssss

Lesincele dijo... [Responder]

La verdad es que no me llama especialmente...
A tu pregunta...no, no me da miedo el número d epáginas...cuando era estudiante y no curraba intentaba comprar solo libros gordos para que me duraran más jajaja
Un beso!

Jo dijo... [Responder]

he leído libritos de menos de cien y no me los devoraría como este... supongo

Marilì acosta dijo... [Responder]

Sabes q el romance el happy end es lo mio...siii,vivir en las nubes,no poner los pies en el suelo con las lecturas,lo se jijiji...

Sii,la extension de los libros, siempre me fijo...pero no me influye si es verdaderamente extenso,pq si me atrapa desde el principio le pondria mas,y mas hojas jejejejej

Besitoss

Amy Plin dijo... [Responder]

Este libro no me termina de llamar, sin embargo, una reseña genial.
En cuanto a la pregunta, el número de páginas no es decisivo a la hora de escoger un libro :)
¡Besotes!

Laura dijo... [Responder]

No conocía al autora, pero tras leer tu reseña, veo que tendré que estrenarme con él. Yo, lo de las páginas, si un libro me gusta, cuántas más páginas mejor :)
Besos!

Raúl Omar García dijo... [Responder]

No leí nunca una novela victoriana, y me aterraría agarrar una de grosor grande. Soy prejuicioso. Pero es posible que alguna pueda gustarme.
Saludos.

Kyoko dijo... [Responder]

Ya lo tenía apuntado porque me lo había recomendado un amigo.
Yo la verdad es que no le pongo cuidado a el número de páginas de un libro a la hora de leerlo, pero sí a la hora de comprarlo. Hay que cuidar la inversión.

Anónimo dijo... [Responder]

Justo acabo de terminarme el libro hoy, que casualidad. Lo he devorado, leí unas 700 páginas en menos de una semana, luego estuve muy ocupado y he tardado lo mismo en leer las 300 restantes. Final abierto, pero muy satisfactorio, te hace reflexionar sobre la clase de gente que nos rodea, su hipocresía y el autoengaño al que se someten para creerse buenas personas, así como el miedo al que dirán. La relación entre la protagonista y la hija del dueño de la perfumería es excelente para las relativas pocas páginas en las que se desarrolla. Casi podría verse como un conjunto de novelas cortas, uno por cada parte, así que no creo que su tamaño deba mitigar las ganas de nadie por leerla.

Marisa G. dijo... [Responder]

Me resulta llamativo lo que cuentas con esas referencias y la historia en sí. Ya veré si la pillo. Hoy toca visita a la biblioteca voy a ir a por el de Izaguirre a ver si nadie lo ha pillado. En cuanto al grosor... A ver, es cierto que tira un poco para atrás pero no me da miedo enfrentarme con un tocho. De hecho ahora estoy con La ley de los justos, 1148 páginas. jejeje. Besos.

Azalea Real dijo... [Responder]

Tengo mis dudas: no sé yo si me gustaría finalemente, pero no me importaría probar.

Besos.

Carax dijo... [Responder]

Soy una valiente y el grosor no me da miedo, me lo llevo!!
Besos

Cristina_Roes dijo... [Responder]

Esto se me va de las manos... Entro a leer tu reseña, con la predisposición de llevármela anotada (tras leer algún tuit tuyo durante tu lectura), y resulta que me llevo las dos. "Bajo la piel" y "Pétalos carmesí, flor blanca".
Gracias, gracias, gracias, por incrementar mi lista de pendientes a marchas fozadas. :-P
Besos

Shorby dijo... [Responder]

Pues me la llevo apuntada!
La verdad es que lo de las páginas me da un poco igual... si veo que ando sin tiempo o poco centrada, sí busco libros cortos, pero en general lo que surja =)

Besotes

Noelia dijo... [Responder]

Pense que había dejado comentario en esta entrada.
Me he traido los dos hoy de la libreria y he pasado a buscar la reseña de Bajo la Piel que quiero empezar por ese.
Besos