martes, 5 de mayo de 2015

Brujuleando. María Penalva


     "Cansada de que el vórtice móvil alojado en su casa le hiciera desaparecer las cosas más intrascendentes, desde el pareo playero al preservativo fluorescente, decidió llamar al cerrajero para que le instalara una de esas puertas/dimensión paralelas que últimamente estaban tan de moda, y que servían de cajón desastre o baúl conchapiquer a la voracidad del vórtice."

     De niña me gustaba que me contaran cuentos. Es algo que perdemos en el camino ala vida adulta, posiblemente hasta que nos toque contar cuentos a nosotros. Sin embargo me gustaba. Y me sigue gustando. No hablo ya del relato más o menos extenso, sino del cuento como tal. Por eso, hoy traigo a mi estantería virtual, Brujuleando.

     Brujuleando es un libro ilustrado, como han de estar los cuentos, y que está poblado por  siete historias. Encontraremos vórtices que visitan sillones los miércoles, fantasmas en espejos, artilugios pensados para atrapar suelos, y armarios con un cierto tono musical. También leyendas de agua, y últimos momentos de vida, pasando, casi sin darnos cuenta, por un Golem.
    Y no os diré más, porque ponerme a hacer una relación y resumen de cada una de las historias, máxime si son cortas, sería como desgranar por completo el libro. Así que prefiero que os quedéis con esta pequeña referencia a cada uno de los relatos, marcada por apenas un par de palabras a modo de pista.

     Lo primero, y por aclarar términos tras haber hablado de leyendas, vórtices y fantasmas, diré que no es un libro de terror, sino casi al contrario. Tal vez no sean historias teñidas de rosa, pero todas ellas tienen un regusto amable en la placidez con la que el lector siente que están narradas. La autora, ha conseguido un libro de cuentos que se puede colocar en esa edad indeterminada que va desde que uno comprende un número más o menos amplio de palabras, hasta sus últimos días. Y nos regala siete historias en las que aún se aprecia el tono mágico que adquirían este tipo de relatos cuando los conocíamos en esa época en la que uno creía que las casas pueden salir volando, o que todo se arregla al encontrar un zapato de cristal. quizás, esa atmósfera nostálgica se vea acrecentada por las ilustraciones que acompañan a la historia, cuidadas y en unos tonos uniformes, de esas que elevan el texto a objeto que merece la pena ser considerado también desde el punto de vista estético.

     He disfrutado con su lectura, me ha gustado esa mujer que pierde cosas intrascendentes en un vórtice al que va cogiendo cariño, y también descubrir lo que quería recuperar: ese cuento, lo terminé con una sonrisa. Otros fueron quizá un poco más tristes, según la lectura. Pero todos ellos uniformes en estilo. Y eso es algo que agradezco cuando se trata de una recopilación de cuentos o relatos, que no tengan cambios agresivos en el estilo. Como último rasgo común, la originalidad. Todos con un punto fantástico, o casi más soñador que fantástico buscando atraer de este modo al lector a su mundo. Un libro cortito y ameno, para leer en un rato y mirar durante horas.

     Los libros ilustrados cada vez ganan más espacio en librerías, bibliotecas y estantes caseros. Al menos en los míos, si me fijo, cada vez reclaman más territorio. Y vosotros, ¿sucumbís a los libros ilustrados?

     Gracias

38 comentarios:

Framboise dijo... [Responder]

Me gusta lo fantástico, los cuentos, lo irreal... así que me lo apunto :)
En cuanto a las ilustraciones, a veces a mí me sobran porque interfieren en mi forma de imaginar y fantasear sólo con el texto... De entrada, te condicionan. Muchas veces he pensado que deberían ir en un sobre aparte que pudieras abrir al terminar la magia de tu propia lectura. :D
Pero las hay preciosas y admiro el arte de sus autores.
Gracias Sil, por alargar mi lista de fantasía.
Besos

rachael calabrian dijo... [Responder]

En mi caso, soy una apasionada de los cómics, los cuentos ilustrados y los libros infantiles y juveniles, en general. Tengo mis preferencias, claro; pero me encanta entrar en las librerías, tiendas especializadas en cómics y bibliotecas, y perderme en las secciones destinadas a estos fines. Por supuesto, he disfrutado y aún disfruto de innumerables libros que no contienen ilustraciones (y tampoco creo que las necesiten, aunque existe la posibilidad de hacer versiones buenas y malas con todo); sin embargo, no me resisto a comprar y disfrutar de libros ilustrados. Los adoro (y adoro a sus ilustradores/-as, así como a los que realizan los textos que acompañan a los dibujos...) Gracias. Me ha gustado el libro que reseñas. Los cuentos siempre me han atraído. Un saludo.

Tatty dijo... [Responder]

Yo he de reconocer que me resisto a estos libros, me gustan cuando los veo pero no me decido por su lectura
Besos

Lady Aliena dijo... [Responder]

No tengo libros ilustrados. Me parecen aburridos, pero si una novela tiene alguna imagen le doy la bienvenida, porque a veces nos ayuda a "ver" una situación o algo en concreto que nos cuenta el autor. Un beso.

Atalanta dijo... [Responder]

Me lo llevo apuntado! A mí también me gusta que me cuenten cuentos :-)

Hay un libro ilustrado que va a parar a mi estantería: La joven durmiente y el uso, de Gaiman
Besos!

Aydita dijo... [Responder]

Estos libros nos hacen disfrutar mucho!
Besos

Nube Cleyra dijo... [Responder]

Parece un libro encantador. Cierto es que últimamente he añadido algún ilustrado a mis estanterías y tengo varios más en mente ;)

Besos!

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Sí, por supuesto que sucumbo. No tengo más que ver a Benjamin Lacombe o a Iban Barrenetxea o a Sara Morante o... En fin, que sí, que son monérrimos y que me los llevaría todos a casa :-)

Agnieszka dijo... [Responder]

Tengo toda una biblioteca infantil, todo con dibujos, jaja.
besos

Xula dijo... [Responder]

Si, yo caigo muchas veces en los libros ilustrados. ¿Has visto esas editiciones tan geniales de Zorro rojo para Murakami? Me tienen enamorada. Supongo que es ahora lo que se busca, que sea especial ya no solo en su contenido de calidad sino en el formato. Lo malo, el precio seguramente (en proporcion a las horas que se invierten en leerlo). Yo tampoco fui mucho de cuentos cuando era pequeña, preferia algo mas largo y leerlo yo (ya era rarira de niña). Besos

susana palacios dijo... [Responder]

La verdad es que antes no me atraían nada y desde que soy madre y la leo cuentos me encantan; los veo desde otra perspectiva, besotes

rossy dijo... [Responder]

Me gustan mucho los libros ilustrados, y éste tiene una pinta estupenda. Una autora de aquí, a la que no conocía aún, e historias que prometen mucho. Definitivamente me lo anoto.

bsos!

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Nunca he sido muy visual así que no me fijo demasiado en si el libro tiene ilustraciones o no pero éste pinta bien. Hace tiempo que no leo cuentos. Un besote!!!

Carax dijo... [Responder]

Cada vez me gustan más los libros ilustrados, este también tiene buena pinta, lo hojeare cuando vaya a la librería
Besos

Darío dijo... [Responder]

Recuperar el goce del cuento...

Tamara López dijo... [Responder]

Los libros ilustrados me gustan, pero no me termina de atraer este...
Un beso :D

Lesincele dijo... [Responder]

Hace unos años no les hacía ni caso...ahora me encantan!!!
Qué bonito!
Un beso!

Rober dijo... [Responder]

Pues sí, yo cada vez me voy animando más con los ilustrados, y también con las ediciones más cuidadas que nos ofrecen algunas editoriales. Son todo un valor añadido que esto de los ebooks no puede alcanzar y es algo que debería explotarse. Y claro, si nos metemos entre cuentos, lo ilustrado siempre encaja a la perfección :)

Besotes, Silvia!

Jo dijo... [Responder]

creo que todos sucumbimos a los libros ilustrados... aunque hay de todo tipo
para esparcimiento o entretener...

oconocer

me regalaron hace poco uno muy pequeño pero lleno de referencias gráficas interesantisimas desde la década de los 30 de comerciales y productos en voga... obviamente muy a la usanza de aquellos ayeres.


:)

mi inglés es muy malo pero igualmente lo disfruto cuando solo repaso cada pagina

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Me encantan los libros ilustrados, y me gustan los libros de cuentos, así que este es para tener en cuenta.
Saludos.

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Me encantan los libros ilustrados, seguro que caigo rendida con ellos y feliz de la vida, hay algunos que parecen obras de arte. Me llevo tu recomendación de hoy, gracias.

Besos.

Mela dijo... [Responder]

Hola Silvia... Yo creo que si un libro te hace soñar es un gran libro
Y me encantan las ilustraciones
Besos

Caminante dijo... [Responder]

Sí, cada vez me gustan más los libros ilustrados, y me llaman más la atención los cuentos.
Estos, pese a ser de una autora que parece española por el nombre, me han recordado mucho según los describías al surrealismo de los relatos de "Magia para lectores", de Kelly Link (que me dejó con una sensación muy agridulce). Aunque no sé si se parecerán.
Un beso.

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

Pueeees, no soy muy de cuentos la verdad aunque eso es una tontería porque todo depende. Según describes el libro, sí que podría gustarme, me parece sobre todo original. Libros ilustrados, leo mucho comic y novela gráfica y cometo el gravísimo error de no considerarlo "literatura", ni siquiera lo añado a GR.... Besos :)

Happiness life dijo... [Responder]

Yo últimamente me estoy viciando mucho a los libros ilustrados <333

Violeta dijo... [Responder]

Hola preciosa!
No me llama para nada este género, así que lo dejo pasar. Besotes

amparo puig dijo... [Responder]

Después de leer tu reseña me gustaría leer el libro. De hecho, el párrafo que transcribes me ha hecho sonreir. Yo también creo que tengo uno de esos vórtices en mi casa, y suele tragarse las tijeras.

Laura dijo... [Responder]

Pues no tengo muchos libros ilustrados la verdad, pero este parece muy original. Tengo algunos muy bonitos, pero son de mi hija, yo creo que no me he comprado nunca ninguno :) El de Agustina Guerrero cuenta como libro ilustrado? Jajaja.
Besos!

Meg dijo... [Responder]

Por supuesto, arriba los ilustrados!! Aunque este no me lo llevo entre mis prioridades. Un besote!

Margari dijo... [Responder]

Salvo los libros de mi hija, reconozco que pocos libros ilustrados leo. Y no será porque las pocas veces que lo he hecho no me han gustado... Al contrario... Pero no sé por qué razón no está nunca entre mis prioridades. Éste que nos traes hoy tiene muy buena pinta. Me gusta lo poquito que nos has contado de sus historias. Tendré que echarle un ojito.
Besotes!!!

Arila dijo... [Responder]

A mí me encantan los cuentos, me encantaban de pequeña y me encantan ahora, contarlos y que me los cuenten. Y los ilustrados me gustan aún más, poco a poco estoy haciendome con una pequeña colección.
Un beso!

Ismael Cruceta dijo... [Responder]

la verdad que no soy yo mucho de libros ilustrados...

besos!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy adoro los cuentos y la imaginación de la historia que presentas. Respondiendo a tu pregunta si ami también me pasa. Te mando un beso

albanta dijo... [Responder]

Yo cada vez le estoy sacando más partido a los libros ilustrados algo que he descubierto con la peque.

Augi dijo... [Responder]

¡Hola! Se me están acumulando los cuentos jajajaja.
Quizás le de una oportunidad
¡Un beso!

AMALIA dijo... [Responder]

Me resultan agradables los libros ilustrados.

Besos

Shorby dijo... [Responder]

Oye qué mono! No lo conocía! =)

Besotes

Marisa G. dijo... [Responder]

Me encantan los libros ilustrados y las historias que asoman en este libro son de mi estilo. No me importaría nada nada leer este libro... Besos.