lunes, 26 de enero de 2015

Un hombre al margen. Alexandre Postel




     "Pocas horas antes de que se le vinieran encima a su vida el espanto y la vergüenza, Damien North estaba llamando por teléfono a los servicios informáticos de la facultad, que era una situación en la que nunca se sentía a gusto. Ese apuro no procedía ni de las relaciones con tal o cual informático ni del desdén del que hacía profesión la mayoría de sus colegas en lo referido a la informática, sino de una impresión perturbadora: la impresión de hallarse cara a cara con los emisarios de una entidad inmaterial y omnipotente, en otras palabras, de unos ángeles de una variedad nueva, ni radiantes ni revoloteadores, sino, por el contrario, metidos, huraños y vestidos de negro de arriba abajo, en la madriguera de unos sótanos que olían a pizza fría y a cerrado, los ángeles de un Dios de fracaso y rechazo."

     Una primera novela siempre hay que leerla con más cuidado, conscientes de que estamos ante eso, una primera experiencia. Sin embargo, hay ocasiones en las que esta primera novela, cosecha un gran éxito y el premio Goncourt a la primera obra y el Landerneau; y entonces tendemos a olvidar que es un primer título y nos lanzamos a por él. Hoy hablaré de uno de esos casos, ya que hoy traigo a mi estantería virtual, Un hombre al margen.

     Conocemos a Damien Roth, un hombre viudo hace años que ha optado por continuar su vida en solitario. Es profesor universitario, tímido y con escasas dotes sociales, lo que hace que lleve una vida gris en la que nadie se fija demasiado. Sus problemas para adaptarse a la tecnología, o tal vez su falta de interés, hacen que tenga que llamar a mantenimiento, no consigue que su ordenador funcione correctamente. Y a partir de aquí se desencadena la historia: es acusado de poseer pornografía infantil y, aunque es inocente, su vida cambia radicalmente. Incluso tras ser inculpado parece que ya jamás va a poder recuperar su vida tal y como era.

     Postel nos regala en este libro una historia que da mucho en qué pensar al lector. Con un estilo directo y sencillo en el que opta por la distancia frente al dramatismo, tal vez para así marcar más distancia aún con los medios de comunicación que aparecen reflejados en la novela, consigue que el lector se sienta espectador privilegiado de esta historia. Me ha recordado en algunos momentos a Camus, tengo que reconocerlo, y tal vez por eso mi impresión sea incluso más positiva, pero en todo caso hay que reconocer que estamos ante una novela firmemente atada y que no duda en poner el dedo sobre la sociedad que nos rodea.

     La historia trata un tema complicado, como es la pornografía infantil, pero no es el tema central aunque sea el motivo, exactamente igual que no demoniza la informática ni tampoco internet, pese a que sea el desencadenante de toda la historia. Sin embargo, ahí están. Cuando nuestro protagonista es acusado, la sociedad rápidamente se gira ante un tema tan grave. Y, al igual que muchas veces sucede, es señalado con un dedo acusador y se siembra la duda incluso en su entorno más cercano. Cada rasgo de Damien, cada gesto de su vida, es ahora recordado bajo un prisma diferente, señalado. Y hay cosas que no se olvidan con tanta facilidad. Nuestro hombre no es de los que se indignan y dan voces proclamando las cosas, es tímido, apocado, y eso no juega en su favor. Cuando uno tiene el carácter de este hombre, la sociedad no perdona; sobre todo si los medios de comunicación se lanzan voraces en pos de la noticia creyendo haber encontrado el culpable perfecto. Y esta es la caída que vemos en la novela, una novela con un título magistral: Un hombre al margen. Porque puede que nuestro protagonista sea inocente de lo que se le acusa, pero no lo es de vivir al margen de la sociedad, como tampoco se libra de ser marginado por ella, teniendo así un doble juego de significados que me ha parecido espléndido. Ahora tendría que hablar de la recuperación, una vez reconocida su inocencia, sin embargo hay cosas que no son tan sencillas. Quizás uno ya no lleve una letra escarlata bordada en la ropa como en aquella famosa novela, pero hay marcas que permanecen como si se llevaran expuestas.

     Un hombre al margen me ha parecido una espléndida novela, una crítica feroz, una historia conmovedora incluso. Unos personajes sólidos y un ambiente verosímil hacen que nos planteemos si no es cierto eso que dicen de la sociedad de las apariencias y los juicios públicos. Y todo ello lo hace con una historia francamente entretenida para el lector, que necesita saber cómo acabará todo para este hombre que parece ir moviéndose empujado por la vida, como si fuera ésta la que tira de él y no al revés. Ya sabemos que es inocente, pero eso no es suficiente, la verdadera pregunta es si podrá levantarse y continuar con su vida, recuperarla, volver a empezar. Y lo realmente escalofriante es que, pese a que no sabemos dónde se desarrolla, el autor consigue meternos una idea en el cuerpo: algo así le puede pasar a cualquiera. A fin de cuentas, como decía mi abuela; la culpa está soltera porque nadie la quiere. Eso sí, cuando te la echan encima... es difícil sacudírsela. Sobre todo si es la sociedad quien nos hizo el regalo.

     Si tengo que decir la verdad, compré este libro por recomendación expresa de mi librera. Tres visitas y en las tres me lo señaló, así que me lo tuve que llevar a casa. Y, como viene siendo lo habitual, acertó, así que hoy soy yo quien lo recomienda.


     Y vosotros, ¿os dejáis guiar por recomendaciones?

     Gracias


39 comentarios:

albanta dijo... [Responder]

Un tema muy delicado y a pesar de ello no me importaría leerla. Se ve que te ha convencido.

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

Hoy la pregunta es bien fácil, me dejo guiar por recomendaciones, incluso dejando a un lado mi expectativa previa aunque siempre depende de quien venga para terminar de decidirme.
De este hombre al margen ya sabes lo que opino, leyéndote ahora he recordado una investigación en la que un psiquiatra/psicólogo no estoy segura quiere demostrar la eficacia de los diagnósticos psiquiatricos. Él y algunos cabiradores acuden a centros de salud mental diciendo que oyen cosas. Los ingresan a todos, no mienten en nada más, en principio son gente normal,, lo curioso es que después cuando ya están ingresados dicen que ya no les pasa, les cuesta la vida que les den el alta. Conductas como anotar en una libreta son reeinterpretadas como signos de disfuncón. El caso es que cuando salen y se descubre que eran experimentadores se arma un buen revuelo y los directores de los centros dicen que les manden a quienes sea, que lograrán identificar a quienes falseen los síntomas. Dos meses después señalan a cuarenta y algo sospechosos y 19 son descartados del ingreso por falsear, Rosenham (el experimentador oficial) confiesa que no mandó a nadie. Estar cuerdo en lugares dementes o algo así se llamó el experimento. Eso es lo que le pasa a Nobbs, cae en el lado oscuro de la sociedad y una vez te cuelgan la etiqueta salir de ahí es misión casi imposible. Además, como dices, en lugar de recrearse en la desgracia del caso lo expone con distancia para hacernos reflexionar, ¿he dicho que me gustó descubrirlo?
Menos mal que hoy me puedo ir ligera :)
Un beso

Goizeder Lamariano Martín dijo... [Responder]

No lo conocía pero me has picado la curiosidad. Muchos besos.

Marga Ramon dijo... [Responder]

Me llevo bien anotada tu recomendación. Leí otro libro con acusaciones de pertenencia de pornografía infantil, son historias duras de las que extraer muchas reflexiones. La sociedad es el peor enemigo.
Feliz semana!!
Besitos

Lady Aliena dijo... [Responder]

Hoy no me llevo tu recomendación. Tengo tantísimo pendiente que esta vez lo dejo pasar. Un beso.

Jara dijo... [Responder]

Miente que algo queda. Síntoma de nuestro tiempo y consecuencia de la fuerza y el poder de los medios de comunicación. Lo hemos visto en más de una ocasión, el daño que pueden llegar a hacer, sobre todo cuando se trata de este tipo de historias.

Tomo nota, porque ya sabes, soy de las que escuchan las recomendaciones.

Besos

Arila dijo... [Responder]

Parece un libro interesante, me lo apunto. Claro que me dejo guiar por recomendaciones, aunque hay gente de la que me fío más que de otra, es cuestión de afinidad de gustos.
Un beso!

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Yo me dejo llevar según de quién vengan. Si la persona que me lo recomienda tiene los mismos gustos que yo o conoce bien los míos pues sí, sin duda. Con éste me has picado la curiosidad. Un besote!!!

Mona Lisa dijo... [Responder]

¡Hola! Aunque en un primer momento quizás no me hubiera animado creo que tiene buena pinta y tal y como lo reseñas es imposible que no me plantee leerlo. Así que tomo nota a ver si algún día lo leo :)
Yo con el tema de las recomendaciones soy un poco especial. Depende de quién me la haga sé si me tengo que fiar o no. Y luego están esas que me hacen, digo que sí y luego me olvido completamente xD
En fin! Un beso y gracias por la reseña :)

kikolabiano.com dijo... [Responder]

Apuntadísimo. No lo conocía y con sólo leer la sinopsis ya se intuye que se está leyendo algo bueno.

Minea Halcombe dijo... [Responder]

Depende de quién me lo recomiende. Tiene que ser alguien con unos gustos parecidos, pero no me gusta ir a la librería y que me empiecen a enseñar libros.
Un beso :)

Rosalía dijo... [Responder]

Me dejo llevar por recomendaciones muchas veces, y muchas son un acierto y sólo unas pocas no. Y de mi librera me fío mucho porque además es mi amiga. Si encima el libro que me recomienda es de Nórdica (para mí tienen un catálogo brutal), pues mejor que mejor.

bsos!

Atalanta dijo... [Responder]

Tu recomendación de hoy no me la llevo, no me acabo de animar con este tipo de libros
Besos!

questasleyendo dijo... [Responder]

Las recomendaciones creo que hay tenerlas siempre en cuenta, tanto para seguirlas como huir de ellas. Todas ayudan. En este caso fue un verdadero acierto. Un hombre al margen es una buena historia

Shorby dijo... [Responder]

Claro que suelo tirar de recomendaciones... pero no de las de cualquiera jajajaj que no todo el mundo acierta!
Me guío de los que tienen más o menos gustos literarios similares a los míos (tato amigos de hace tiempo, como blogueros).
Así que me llevo este!

Besotes

Marisa G. dijo... [Responder]

Uff... ¡¡qué tema!! Precisamente es lo que más me llama la atención más que nada porque no he leído nada que toque esa temática y me apetece ver cómo lo enfoca el autor. Aunque no es una recomendación que me lleve de manera urgente, lo dejo en la recámara. Besos.

PalabrasyMundos dijo... [Responder]

La verdad es que no he dicho ni hola.
Hola¡¡ Por lo que cuentas parece muy interesante por lo que cuentas. Buena reseña. Un saludo

Neftis dijo... [Responder]

Este lo dejo pasar que no me termina de convencer.

Saludos

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Un tema delicado, pero viendo que te ha convencido, lo tendré presente. Acerca de las recomendaciones, sí, las tengo muy en cuenta y casi siempre, de alguna u otra forma, termino siguiéndolas; hasta ahora la experiencia casi siempre es positiva, así que las recibo con gusto :)

Que tengas un lindo inicio de semana, besos.

Tatty dijo... [Responder]

No lo conocía pero sí que me ha llamado la atención, no me importaría probar con ella
Besos

CHARO dijo... [Responder]

Si que me dejo llevar por recomendaciones y consejos.....el libro que nos muestras hoy no me llama la atención.Besicos

Mela dijo... [Responder]

Hola Silvia... Pues francamente me parece una novela muy interesante y que nos invita a una reflexión profunda puesto que todos somos sociedad
Sí que me dejo guiar por recomendaciones sobre libros... jamás me dejo guiar por juicios públicos
Yo aprendí muy bien que toda persona es inocente hasta que se demuestra lo contrario
Feliz inicio de semana

Alejandra Sanders dijo... [Responder]

Este libro me recuerda a una película que vi: "The hunt", que tiene una trama parecida. La sociedad generalmente busca a sus cabezas de turco para encandilarles la culpa de las objeciones que conlleva la vida contemporánea. Estupenda propuesta.
Abrazo!!

Rocío dijo... [Responder]

No me acaba de llamar de momento a lo mejor más adelante lo miro con otros ojos, un besote

Leyna dijo... [Responder]

Un tema delicado. No lo conocía, gracias por la reseña :P

Un abrazo ^^

Caminante dijo... [Responder]

Me dejo guiar por recomendaciones, y esta me suena haberla leído en alguna otra parte... Sí que me apetecería acercarme a ese hombre señalado. Besos!

Enzo dijo... [Responder]

Creo que lo de las apariencias es lo más peligroso que tiene hoy esta sociedad, se acusan y se destruyen famas por infundios sin demostrar. Me parece muy interesante esta novela.
Un beso.

Sergio Casanova dijo... [Responder]

Bonito trabajo el tuyo.Por ello y merecido te dejo un reconocimiento en mi blog.
Felicidades por tu gran trabajo.
http://www.amiss0709.com/

Margari dijo... [Responder]

Sí que suelo aceptar recomendaciones. Me encanta que me descubran novelas. Y la tuya de hoy la tengo fichada de hace tiempo pero aún no he logrado hacerme con ella. Tendré que ponerme más en serio...
Besotes!!!

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Me gusta la propuesta. Y esa librería debe de conocer bien tus gustos.
Yo me dejo guiar por recomendaciones, pero depende de quién venga.
Saludos.

Meg dijo... [Responder]

Como le dije a la socia en su día, tengo mis dudas con este libro, así que en ello sigo :-) Sí, me dejo llevar por recomendaciones muchas veces. Un beso!

AMALIA dijo... [Responder]

Creo que me gustará leerlo.

A veces, si tengo en cuenta las recomendaciones.

Un beso. Feliz comienzo de semana.

Nina dijo... [Responder]

yo me arriesgaria a leelro!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy parece un libro fuera de lo común y si hago caso de la recomendaciones .Te mando un beso y te deseo una buena semana Silvia

Rober dijo... [Responder]

Pues sí, yo también suelo dejarme guiar bastante por recomendaciones. Pero es que cuesta resistirse, porque hay gente que casi siempre acierta de pleno al descubrirnos nuevas historias, así es imposible.

Tenía esta novela ya fichada por alguna reseña anterior, precisamente por el tema que abarca la novela, y por esa reflexión casi en el plano social a la que nos empuja. Me llama, me llama.

Besines!

Rober dijo... [Responder]

Pues sí, yo también suelo dejarme guiar bastante por recomendaciones. Pero es que cuesta resistirse, porque hay gente que casi siempre acierta de pleno al descubrirnos nuevas historias, así es imposible.

Tenía esta novela ya fichada por alguna reseña anterior, precisamente por el tema que abarca la novela, y por esa reflexión casi en el plano social a la que nos empuja. Me llama, me llama.

Besines!

Tizire dijo... [Responder]

Buenísimo libro, de mis mejores lecturas del año pasado. 1beso!

amparo puig dijo... [Responder]

Cuando se le acusa de algo a alguien, y más en asuntos como la pederastia, aunque la persona resulte inocente es muy difícil que éste recupere una vida normalizada. la duda siempre queda en el aire. Tal y como has hecho la crítica de este libro, me iría ahora mismo a comprarlo. ¿Primera novela? Hay gente que irrumpe a lo grande.

Azalea Real dijo... [Responder]

No me llama en especial la atención, pero quizá si me gustara si lo leyese.

Besos.