viernes, 30 de enero de 2015

La espada de los cincuenta años. Mark Z. Danielewski




     "Tal vez porque
la crónica de cualquier relato 
de fantasmas es en sí otro relato
de fantasmas, es decir, un
relato completamente distinto, 
suponiendo que algo de lo que
sigue se pueda considerar en
justicia un relato de fantasmas,
en lugar de un artefacto que
escarba en los mecanismos
prejuicios y expresiones
extrañamente sesgadas de Las 
cinco personas ..."

     Así comienza el aviso que da el autor al abrir el libro que os presento hoy, dejando claro que estamos leyendo a Danielewski, el mismo que nos angustió en sus páginas apenas sin texto cuando leíamos La casa de hojas, un libro que disfruté mucho. Por eso hoy traigo a mi estantería virtual, La espada de los cincuenta años.

     Conocemos como Chintana, una costurera divorciada por una infidelidad de su marido, es invitada a una fiesta que guarda una relación con el dato que os acabo de dar. A esta fiesta acuden cinco niños huérfanos y un cuentacuentos. Un cuentacuentos con mucho que contar, como no puede ser de otro modo, y con un maletín que tal vez contenga LEDL50A.

     Danielewski demostró en La casa de hojas que podía elevar el libro físico a la categoría de objeto, de tesoro que conservar, y también que disfrutar leyendo. Con un estilo en el que lo visual y lo escrito parecen mantener una lucha constante por decidir qué es lo realmente importante en su texto, nos llegó La espada de los 50 años. Y allí fuimos muchos lectores cautivados por lo visual, por esa cubierta punteada en relieve por la que pasábamos los dedos olvidándonos que los libros están concebidos para ser leídos y disfrutando simplemente del objeto. Pero vayamos al contenido, a lo que nos encontramos al pasar sus páginas.

     Narrado por cinco voces distintas que se van interrumpiendo y no son presentadas antes de tomar la palabra, el autor opta por dejarnos como marca y seña comillas de cinco colores diferentes para que usemos como guía. Poniendo un poco de atención, quizás seamos capaces de diferenciar una o dos voces ajenos a los colores, pero en realidad poco importa si lo hacemos o no. Lo que busca es la atmósfera que se crea al recordar lo sucedido de esa forma fragmentada en la que uno completa lo que dice otro. La atmósfera: ese protagonista permanente de la historia que se apoya firmemente en la parte visual de una novela que está escrita a puñados de palabras con páginas que presentan ilustraciones que parecen estar cosidas (recordemos que Chintana era costurera).
     Danielewski es un autor de esos que se han abierto paso a grandes zancadas en el panorama literario, bien sea por su obra o por la representación de la misma, pero el caso es que ya con su primera novela fue elevado casi a la categoría de genio. En esta ocasión las reacciones han sido más discordantes, y en mi caso tengo que posicionarme con los desencantados. El libro, como novela, se me queda corto, no termina de convencerme. Le falta originalidad al argumento en la misma medida que le sobra a la presentación del mismo. O quizás fui yo que llegué esperando algo a la altura de su primera obra, y las comparaciones siempre son odiosas, y más cuando se realizan con una obra como la ya citada. El caso es que, si empezaba diciendo que había una pugna entre letras y presentación, en este caso el resultado es desigual: gana la parte visual con una ventaja tremenda, y para mi no es suficiente.

     Al final me encontré una suerte de cuento, más o menos inquietante con una magnífica presentación. Porque el libro, eso hay que decirlo, es una preciosidad. Muestra de ello las fotografías de sus páginas. Y como todo lector tiene algo de fetichista de alguno de sus libros, yo voy a conservar este con sumo cuidado. Y también voy a esperar a poder leer más obras de Danielewski, reconozco que me siento atraída por su pluma, totalmente inclasificable en su conjunto.

     Y vosotros, ¿tenéis libros que conserváis como tesoros?

     Gracias

35 comentarios:

Tatty dijo... [Responder]

Tengo anotado el anterior por curiosidad, pero este en principio no me atrae demasiado
Besos

Lady Aliena dijo... [Responder]

Tengo libros que son más que tesoros, por diversos motivos. Esta vez no me llevo el que nos presentas, pero gracias por darlo a conocer. Un beso.

Ali dijo... [Responder]

La verdad que no había oído hablar de este autor así que gracias a la reseña ya lo conozco peor no sé si me animaré a leer algo suyo la verdad...
Un beso :)

Mela dijo... [Responder]

Hola Silvia... Esta novela no la voy a anotar, tengo mucho por leer y no parece haberte gustado mucho
Yo, desde luego, no la compararía con "La casa de hojas" porque no he leído este libro
Algún tesoro guardo ;-)
Besos

Atalanta dijo... [Responder]

Tengo pendiente La casa de las hojas, que sí quiero leer, este también me ha llamado la atención, depende de mis impresiones con el primero le daré o no una oportunidad a este.
Y sí, tengo un montón de libros que conservo como tesoros, pero creo que lo mío roza la enfermedad porque ¡son casi todos! XD
Besos!

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

Vaya, pues me estaba llamando la atención pero, si el texto se queda escaso, no me merece la pena por muy atractivo que sea visualmente.

Tengo un libro de Benedetti que era de mi madre (se lo robé vilmente), firmado por el autor. Para mí es un tesoro.

Un besote!!!!!

Nesa Costas dijo... [Responder]

Me encantan estos libros diferentes y originales, pero primero va la casa de las hojas, ¡me había olvidado de ella!
Que pena que no te gustase del todo, sí que las comparaciones son odiosas, pero inevitables.
Besos y buen fin de semana!
Mis tesoros... alguno que otro ;)

albanta dijo... [Responder]

Quiero leer La casa de las hojas y luego ya veré si sigo conociendo al autor.

CHARO dijo... [Responder]

Ya lo creo que tengo unos cuantos libros que son para mi tesoros y que cuando me los han pedido prestados he advertido que con devolución (es que tengo la experiencia de que algunos no me devolvieron y también los guardaba cómo auténticos tesoros) Besicos

Lesincele dijo... [Responder]

No me animo todavía...no me acaba de atraer, algún día, quien sabe jeje

Un beso!

Caminante dijo... [Responder]

Me quedo con que le falta originalidad y le sobra presentación, porque es la sensación que me ha dado antes de que lo dijeras, aunque no lo hubiera expresado mejor. La casa de las hojas lo vi en mi biblioteca, así que si un día me atrevo sé que está ahí...

Norah Bennett dijo... [Responder]

A mí La casa me gustó a medias, lo que más la parte de Truant, y el final pero demasiado lío y un principio muy engorroso y pesado. Bueno, tenía curiosidad por lo siguiente pero por lo que me cuentas es un libro más y por tanto se quedará en la estantería. Besos

Verbo dijo... [Responder]

Ambos me llaman la atención, tanto este como La casa de hojas. ¡Qué lastima no tener un sueldo solo para libros!

Neftis dijo... [Responder]

Lo voy a dejar pasar que no me termina de convencer.

Saludos

Violeta G. M dijo... [Responder]

Hola guapa!
No he leído nada de este autor, y por el momento no creo que lo haga. Gracias por la reseña. Besotes

Rocío dijo... [Responder]

No me convence este libro que nos traes en cuanto a los tesoros alguno guardo como un tesoro pero sobre todo con mucho cariño, un beso

Rosalía dijo... [Responder]

Tengo anotado este libro y también "La casa de hojas", me llaman mucho la atención, ¡pero a saber cuándo podré leerlos!

Y a tu pregunta: sí que tengo varios libros que guardo como tesoros, y por diversos motivos: por los recuerdos que me trae de la infancia, o de alguien que me lo haya regalado y que ya no esté, porque el libro en sí sea una verdadera joya ...

bsos!

Sara dijo... [Responder]

Disfruté mucho con La casa de hojas, y precisamente por eso me da un poco de respeto leer esta segunda novela del autor, no quiero hacerme unas expectativas muy altas.
Besos:)

Nina dijo... [Responder]

yo lo leeria :D

Enzo dijo... [Responder]

Tengo pendiente "La casa de hojas" porque cuando lo vi me resulto muy curioso, si me enamora como a tí seguiré con este.
Sí tengo algunos que no se los dejaría ni a dios.
Un beso.

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Tiene muy buena pinta :) Sobre tesoros, tengo muchos y lo son por varios motivos, por lo general van por el lado sentimental.

Besos.

Margari dijo... [Responder]

No termina de llamarme este libro pero sí me llevo apuntada La casa de hojas.
Besotes!!!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy se ve super original lo tendré presente Silvia , muchas gracias por la reseña te mando un beso y respondiendo a tu pregunta claro. Ten un buen fin de semana

Manuela dijo... [Responder]

No he leído nada del autor, pero la verdad es que este libro tampoco me atrae demasiado, quizá el anterior que comentas.
Besos.

Marilì acosta dijo... [Responder]

Un dia te voy a enseñar mi estanteria...jejeje....poco puedo ya releer, pero saber q estan ahi,q puedo tocarlos, ya estoy feliz y contenta jejeje

Besitos y buen finde!

Tizire dijo... [Responder]

Yo lo leí hace un par de semanas y no me terminó de llegar: la edición es una preciosidad, pero la historia en sí no me dijo mucho... Creo que la concepción original de verla representada en directo le daría otra profundidad a la obra que leída, pierde. 1beso!

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

La verdad es que no me lo voy a llevar, por muy artístico y visual que resulte no quiero desengaños, soy tierna de corazón XDDDDDDDD La verdad es que conforme te iba leyendo recordaba algún comentario tuyo al respecto que decía justo eso, que como novela no, por eso me ha sorprendido encontrarla, luego he caído en lo del fetichismo y claaaaro, eso lo explica todo.
Un beso :P

AMALIA dijo... [Responder]

Tengo libros que guardo como un tesoro.
Entre ellos, uno que me regaló mi padre siendo niña.

Un beso.

Leyna dijo... [Responder]

No lo conocía, y es intrigante xD

Besos =)

Marisa C. dijo... [Responder]

Hace poco me hablaron maravillas de este libro, pero sentí un pálpito de que no había tanto oro como el que relucía, no sé porqué. Ahora veo que, quizás, no me equivoqué demasiado. En fin, lo tengo presente por si se me cruza. ¿Libros guardados como joyas? Uno que me regaló mi sobrino con los primeros ahorros de su hucha; era bastante feo y mal editado, y trataba de un rey egipcio que no existió nunca, pero en la vida me ha gustado tanto un libro :). Abrazos.

Rober dijo... [Responder]

Es verdad que todos los lectores tenemos creo ese punto de coleccionismo, y tenemos libros especiales, o ediciones curiosas que atesoramos siempre.

Desde que me topé con la sinopsis de este, diría que me echó un poco para atrás (reconozco que aún no lo he tenido entre las manos) Quizá sí podría aproximarme a él por autor, porque Danielewski sí que me parece un autor muy singular, pero creo que no es demasiado mi historia, y leyéndote me convenzo un poco más.

Un besote! :)

Libros Eris dijo... [Responder]

Yo también quiero leer La casa de las hojas. Este no lo conocía... Me lo apunto también!

Pablo G dijo... [Responder]

No te las hagas.
En la casa de hojas había contenido y continente. Aquí únicamente de lo segundo. Vamos, igual que un jarrón chino.

Shorby dijo... [Responder]

Pues no me importaría leerlo... me lo apunto =)

Besotes

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Muchas veces elevan a libros y a autores a categoría que no merecen. Por lo visto este es uno de esos casos.
Creo que a todos mis libros los considero un tesoro.
Saludos.