sábado, 23 de marzo de 2013

Esqueletos en las librerías



     Comunicado librería Catalònia 7 de enero de 2013 pinchando aquí

     A tí lector, viandante que caminas como yo con un pie en este mundo y el otro en la última página del libro que acabas de cerrar. Que identificas escenarios de libros en las calles que pisas y buscas cafés literarios para sentarte en la mesa del fondo aspirando de la taza el olor a viejas letras que, tal vez, fueron concebidas en ese lugar. Que viajas en la medida de lo posible y siempre detienes tus pasos ante una biblioteca, o en el escaparate de alguna vieja librería, o monumento a un autor ya reconocido, lo mismo me da. Que paseas por el Barrio de las letras, o recorres el Barcelona de Zafón o buscas a Kafka en tus viajes. Sabes que me refiero a tí, y sabes que nos reconocemos, porque tenemos dos formas de ver el mundo con los ojos; una que mira y otra que lo hace leyendo. Y nos empeñamos en ir a librerías hermosas que llenan las páginas de cultura sólo por disfrutar del hecho de que existan... aunque nos llevemos algo a casa.
     Sí... a ti te digo, no mires a otro lado y escucha atento porque te he reconocido, eres de los míos. Hazme un favor y cuando camines dando un paseo, mira a tu alrededor y luego dime lo que ves.
     Tal vez a simple vista no hayas notado grandes cambios, una tienda nueva, un local cerrado, un McDonalds. Pequeños cambios que apenas se notan, pero que están ahí. ¿Recuerdas lo que había en muchos de esos locales? Yo sí... recuerdo que estaban mis librerías. Esas que siempre tenían el libro que buscaba, porque si no lo tenían me llamaban pasados unos días, una semana como mucho en la que me tenían impaciente esperando al teléfono. Esas en las que los libreros te aconsejaban un par de títulos cuando veían los que ibas a pagar, o te preguntaban en la siguiente visita por los que habías comprado unas semanas antes. Las que se nutren de editoriales conocidas y también desconocidas, las que nos descubren pequeñas joyas que corremos a compartir con quienes nos rodean... Esas son las librerías que empiezan a faltarme.
Ya no está la librería Rumor a la que vimos apagarse en una agonía de estantes que se fueron quedando vacíos. Tampoco está Keta en Chueca, la Biblioketa cerró sus puertas dejando un espacio vacío para muchos, y El Tragaluz, por esa ni me he querido pasar, durante mucho tiempo fue un constante en mi campo visual y prefiero mantenerlo así, con su cartel verde y las letras giradas. Tampoco está la librería Catalònia, esa que había sobrevivido a un incendio vendiendo sus libros en una carpa, sucumbía hace poco a la necesidad de echar la persiana. Otras resucitan, se reubican luchadoras como La Pau en Valencia o la librería Renacimiento en Sevilla. Pero ya ha cambiado el paisaje. Metrópolis también ha sucumbido y echado la persiana, cambiando el paisaje.  Podría seguir enumerando, hablar de autores que se reunían en mesas que ya no están, de presentaciones y tertulias improvisadas cuyo eco ha quedado atrapado entre paredes que estuvieron cubiertas de papel y que ahora solo devuelven el eco de las persianas al cerrarse.

     Otras abren, sí. Y se reinventan entre vinos, exposiciones, pasteles, cambios, libros al peso... pero no olvidemos las de siempre, las librerías que llevan toda la vida en nuestros paisajes, las de viejo, los puestos. Pensemos por un momento en nuestras calles hace unos años pobladas de videoclubs ahora practicamente extintos.

     Por eso me dirijo a tí, lector, para que recuerdes tus compras, tus libros y a tus libreros. Da igual si es una gran superficie o si le tienes cariño a uno más modesto por el que te sueles pasar, o si ya empiezan a faltarte algunos de estos lugares. Te invito a que des un paseo por ellas, seguro que hay algún libro esperándote para que lo lleves a casa. Y comparte, como si esto fuera nuestra particular ruta de las letras, virtuales, pero letras al fin de al cabo, ¿cuál es tu librería favorita? o cuál te gustaría ver, lo mismo me da. Yo quiero ver... todas las que pongáis. Por querer..

     Gracias
     * Los esqueletos de las librerías son sus estantes vacíos

70 comentarios:

Rodericus dijo... [Responder]

El tiempo es como el rio del adagio : "no te bañarás dos veces en el mismo".

El cierre de la Catalonia es el colofón de los cambios en la vida cultural de Barcelona, y la práctica desaparición de todas las referencias literarias que tenia desde mi adolescencia. Pero bien, unas cierran y otras abren.

También a ello ha contribuido la apertura de grandes superficies dedicadas a la cultura, y las compras "virtuales" a través de la red.

Aún me quedan la librerías de viejo de la calle de Aribau.

Un beso.

ILONA dijo... [Responder]

Me gustaría llevar este comunicado a mi blog.

Llevo un tiempo queriendo dedicar una entrada a las librerías que van desapareciendo, y este bello texto dice más de lo que yo soy capaz.

Por supuesto, sin tu permiso no habrá traslado.

Saludos.

mientrasleo dijo... [Responder]

@ILONA
Por supuesto Ilona, me halaga que te guste. Es una realidad que están cerrando muchos negocios y que están desapareciendo muchas librerías.
Un beso

Mela dijo... [Responder]

Hola Silvia, me gustaba mucho una librería que ya no está. Se llamaba Surco y la regentaban los padres de una compañera de colegio.
Claro, los padres eran muy agradables.
Ahora suelo comprar libros en Argot o en grandes superficies.
Tengo 2 especie de librería, cercanas a casa, pero como me conocen me entretienen mucho y me acabo poniendo nerviosa.
Besos

Isabel Macías dijo... [Responder]

Hola,

Es un comunicado que sale de muy adentro, muy bien pensado.

Una pena que hayan tenido que cerrar, y es que en estos momentos nada ni nadie se salva de los tiempos por los que estamos pasando.

Un saludo.

Beg dijo... [Responder]

Hace años que compro en grandes superficies, pero sin lugar a dudas cuando paseo por la ciudad en la que vivo en ese momento y veo una libreria no puedo resistirme a entrar y disfrutar de la vista y el olor a libro. Tengo mucha ilusión por conocer la libreria de Oporto, la de Harry Potter. Feliz Sábado, un besazo!!!

Edelia dijo... [Responder]

Aquí la verdad es que librería librería nunca ha habido, o al menos nunca la he visto. Hay papelerías donde venden libros (obviamente) pero librería exclusiva de libros, no. Me encantaría poder abrir una, pero no dispongo ni del dinero y como bien dices, todas están cerrando, por lo que si me aventurase a abrir una, la tendría que cerrar al momento.

Es una pena porque me encantan estas tiendas, es precioso entrar y ver tantos libros.

¡Saludos!

Dorothy dijo... [Responder]

Es tremendo, cuando me enteré de lo de la librería Catalònia me dio tantísima pena... Cierran muchas, pero es que la gente ya apenas compra libros. Yo los compro, pero conozco cada vez más gente que los intercambia con amigos o que tira de biblioteca porque no están las cosas para muchos gastos. El mundo del papel se acaba. Y no sólo el de los libros. También el de la prensa, que es el mío. Me duele cada vez que me entero de que un diario cierra. Y parece que la gente no se da cuenta de que si no compra libros en papel seguramente se acabarán las buenas historias porque los escritores no podrán vivir de su literatura. Y no se da cuenta de que si no compra diarios, está dejando cada vez más la información en manos de los políticos y sus gabinetes de prensa, que mienten y ocultan y cuyas informaciones sesgadas, sin contrastar y sin hacerse preguntas vuelcan tan cual la mayoría de los digitales.
Una pena.

L dijo... [Responder]

Hace poco pasé por una librería que me gustaba de mi ciudad y vi que se alquilaba el local, la verdad es que es triste. Está pasando con muchos negocios, pero las librerías en concreto lo tienen muy difícil y es una pena.

Offuscatio dijo... [Responder]

Más una maravillosa entrada para un sábado entre el sol y la lluvia. No sé si la conoces pero en Jot Down tienen una sección de librerías con encanto. He pensando en abrir algo similar en el blog o, sencillamente, crear un album en Facebook con ese propósito. Como bien sabes, en Madrid, la crisis trajo con ella un boom de nuevas librerías..hay para todos los gustos y la verdad es que me gusta mucho más este nuevo panorama libresco. Por señalar dos, diría Tipos Infames y Arrebato Libros..pero voy cambiando constantemente el lugar de mis compras. Por el momento, la que más me impresiona (y la que me gustaría tener sólo para mí) es la librería Ler Devagar en Lisboa; eso sí cambiaría los títulos en portugués por una mayor oferta en castellano.

Y, ya para terminar, decirte que no puedes decir esas cosas de "seguro que hay un libro esperándote"..hay miles de libros esperándome y, cada vez que salgo de una, no consigo resistir a la tentación y siempre traigo nuevos compañeros de viaje a casa. A veces, incluso pienso que deberían colgar un cartel de "prohibido el paso a lectores compulsivos".

Qué tengas un muy buen fin de semana entre libros. Besos,

Caminante dijo... [Responder]

Qué bonita metáfora en el título, y qué bonito texto. Me ancanten todas las librerías, las hay preciosas, tanto grandes como pequeñas. Pero me quedo con los puestos de libros usados. =)

Tizire dijo... [Responder]

Me encantan las librerías, son mi comercio favorito, pero es cierto que últimamente están de capa caída y deben reinventarse si no quieren morir. Me apena que cierren locales con tanta historia y alma, pero gran parte de la culpa la tenemos nosotros, compradores de libros, por no acudir a ellos. 1beso!

Valaf dijo... [Responder]

Pues yo siempre que se toca este tema recuerdo una de esas antiguas que había en mi barrio, ya sabes, esas donde se huele a humedad y a tinta a partes iguales y en la cual el librero, una persona ya mayor, va a la suya, casi indiferente, mientras buceas entre pilas de libros, algunos de ellos, ya con las hojas amarillentas. Y el caso es que cerró.

Ahora, pues solemos ir a la Casa del Libro, ya sabes, local grande, inmaculado y con todas las secciones bien dispuestas. Decir que no es lo mismo suena a tópico, pero es que no lo es.

Un beso

Doctora dijo... [Responder]

Sé lo que sientes, admito que no soy habitual de ninguna librería, pero todos los videoclubs que recuerdo han cerrado ya hace tiempo. Es una lástima.

Ithil dijo... [Responder]

Te parecerá mentira pero has conseguido que me emocione con tus palabras. Porque no puedo estar más de acuerdo contigo.

Echo mucho de menos cuando podías preguntarle a un librero que te orientara o recomendara. Muchos, sobre todo de las grandes superficies no tienen la más remota idea y acaban diciendo unas burradas terribles... Ni siquiera reconocen títulos, autores de prestigio les suena a chino. Es una verdadera lástima que eso se pierda.

Yo siempre que puedo trato de ir a un pequela librería, especializada en fantasía y ciencia ficción, básicamente por ayudar al pequeño librero en lugar de a las grandes superficies.
Aportando mi granito de arena, de la forma en que puedo.

Fesaro dijo... [Responder]

Sólo me queda aplaudir una entrada como esta, al final lo familiar va quedando a la sombra de las grandes empresas y superficies y se pierde la magia.

Lesincele dijo... [Responder]

Buff cuanta razón...en mi ciudad, de mi infancia solo queda una librería...que vende de segunda mano.
Las demás han desaparecido, librerías están casa del libro, abac...y luego ya el corte inglés o eroski/carrefour que venden libros.
Yo solía comprar mucho en una de un centro comercial pero hace unos meses me la liaron 3 veces seguidas...y vaya que son muy bordes.
Ahora aunque me de pena pido todo por amazon...lo digital y el papel.
Y videoclubs...aquí ya no queda ninguno!
Un beso!

Isa dijo... [Responder]

Triste sí, pero yo pienso que todo viene provocado por la ambición. Recuerdo cuando hace muchos años un cd de música costaba 12€ pero los gastos eran sólo de 3, estaban ganando una barbaridad. Luego pasó lo que pasó, la gente se cansó de comprar y empezaron las descargas, con lo que los cantantes ya no cuentan con vender discos y se tienen que limitar a hacer conciertos.
En el tema de los libros es un poco distinto, pero más de lo mismo. En mi caso, no voy a caer en los digitales, no me gustan, sigo prefiriendo el papel. Pero sí es verdad que hace un tiempo en casa decidimos que en la biblioteca había muchos libros y no había por qué comprarlos. Te diré que ahora, con el blog, alguno que otro cae de vez en cuando, pero a mi me sigue pareciendo que se pasan con el precio, no te digo ya los digitales: cómo puede costar un libro en papel 18€ y uno digital 10? Y luego vienen las rebajas y consigues libros por una tercera parte de su valor. Quizá si no fueran tan caros se vendería un poquito más.

MC. dijo... [Responder]

Ufa! hoy me desperté pensando en todas esas cosas que se van quedando olvidadas, no en las librerías, pero sí en las palabras, no quiero olvidarme nunca esas frases que tanto me gustan, bueno, que se yo, cosas que uno se despierta pensando
y con respecto a librerías... me gustan todas! pero en mi barrio me gusta más la biblioteca.
Hermosa entrada, como siempre, éstas para reflexionar son las que más me gustan, besos!!

Nina dijo... [Responder]

muy bonita reflexion! si hacen falta las librerias!

Concha Huerta dijo... [Responder]

Nada más triste que ver desaparecer unalibrería. Recuerdo la impresión que me causó encontrar cerrada a cal y canto la central de Crisol en Juan Bravo donde tantos años encontré mis mejores tesoros. Y que vendedores tan eficientes que me encontraban titulos imposibles. Y que decir de las pequeñas que poco a poco se transforman en chinos. Una tragedia. Gracias por este homenaje tuyo que espero sirva para compartir buenos recuerdos.
Un saludo
P. Acabo de volver de TROA con cinco volumenes que me acompañaran en Pascua.

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Duele mucho cuando cierran una librería y si es una a la que aprecias, porque se les llega a querer de un modo difícil de explicar, es como perder a un amigo muy querido. Aquí van quedando ya muy pocas, lo que es una lástima.

Besos.

Meg dijo... [Responder]

Aquí en las librerias se ha notado, pero no tanto, las de toda la vida permanecen casi al completo, y han abierto un par muy bonitas. Las de segunda mano también permanecen. Aquí lo desgarrador es el tema del cine, todos son ya las modernas multisalas y cadenas, los pequeños ha desaparecido, pero el lugar donde se ubicaban sigue vacío, sin nada, y se me encoge el corazón cuando paso por delante y los veo, sólo algunos han sido sustituídos ya por otros locales, y sólo uno se mantiene vivo al margen de las grandes salas, ha optado por cine alternativo y precios también alternativos y por eso sobrevive de momento.

No compro todos los libros que quisiera, pero cuando puedo si que caen algunos, voy a una gran suoerficie cerca de casa, pero cuando voy con más tiempo y ganas de recrearme,voy a La casa del libro, hay un par de libreros en ella que te tienen cautivada, y aunque allí no hagan descuento como en la gran superficie, voy de vez en cuando por el placer de dejarme aconsejar y recrearme un poco :-)

Un besazo!!

Dolores dijo... [Responder]

Yo que vivo en una ciudad pequeña o pueblo grande, como más guste, aún sigo disfrutando de las librerías de toda la vida. Es cierto que últimamente por las circunstancias se está cerrando todo tipo de negocios, pero afortunadamente mis librerías de toda la vida siguen resistiendo.

Una gran entrada.Un beso.

Aydita dijo... [Responder]

Con lo maravillosas que son las librerías..besos

Paco Sanchez Alfocea dijo... [Responder]

Bonita entrada y además de algo que nos ronda a todos los que amamos a los libros últimamente...y es qué sentimos tristeza por lo que avistamos en el horizonte.
Dicho lo cual a mí me me pasó más de una vez ,encargar un libro como por ejemplo un clásico ruso Platanov y alguno más,y venirme en la única edición disponible de Catedrade bolsillo a 18eu..como no hay más ediciones pues a aprovechar.
Hay que resaltar los excesos en la industria del libro de papel,precios desmesurados,malas ediciones,malas traduciones etc es decir que muchas veces no corresponde la calidad al precio.
Yo que siempre he buscado rarezas,clásicos .libros minoritarios he pagdo lo que me han pedido pero pienso que eso ya no se corresponde con la realidad.
Por otra parte lo positivo de todo esto es que estan empezando a salir ediciones ilustradas y cuidadas de libros de Camus,Tolstoí,Dickens etc,yo tengo esperanzas por ese lado,y que si hay que pagar lo de ahora sea por ediciones cuidadas.
Respecto a las librerias hace ya tiempo que desapareció la librería del librero (que no dependiente) ,donde yo vivo había una donde se reunian lectores,escritores.etc yo que muy joven entonces empeze a frecuentarla en sus últimos tiempos...recuerdo que me decia el librero ''si no te gusta La familia de Pascual Duarte,El Extrangero,y la Perla''cuando vengas otra vez te doy el dinero!!!
El librero era un léctor voraz,en su casa no había un hueco ya para los libros..que entrañable..que tiempos...que nostalgía.No me creía que cerrara Liceo,hasta que lo ví.
Saludos Silvia.

Azalea Real dijo... [Responder]

Confieso que soy más de ocmprar por internet que de pasear por librerías. Pero es que vivo en un pueblo de la periferia de Madrid, y bajar ya cuesta caro, en transporte público y en coche, y el sueldo está para ir tirando, no para caprichos. No suelo bajar a Madrid.

Besos.

Mere dijo... [Responder]

Las librerías desaparecen, sí, igual que las sombrererías, los quinqués con luz de gas, las chimeneas, la leña y el carbón. Es un mal llamado Progreso, al que no renunciaremos nunca. Y lo peor de todo, hay otras civilizaciones que sacrificaron su pasado aún más que nosotros. Maravillosa entrada, lúcida y nostálgica. Un beso

armada invencible dijo... [Responder]

Solo puedo declararme culpable. Me he pasado al eBook y he traicionado al papel. Es el signo de los tiempos....

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo... [Responder]

Es realmente triste ver tanto local cerrándose, entre ellos Librerías, quedándose con ese vacío indefinible la villa, pueblo o ciudad por este triste cierre...por esta perdida de un espacio de cultura...¡¡¡Es una pena!!! Como no se ponga remedio los bajos de los edificios van a parecer grandes Fantasmas de lo que un día algo fue.
Abrazos y besos, Silvia.

Tatty dijo... [Responder]

Me ha encantado la entrada de hoy, qué bonita. Aquí quizás por ser una ciudad pequeña y donde no tenemos muchas, no me doy cuenta de que haya cerrado ninguna. A mí me encanta ir de compras e investigar por las estanterías para ver qué títulos descubres, espero que sigan ahí por muchos años
besos

Luján Fraix dijo... [Responder]

BUENO YO VIVO EN ARGENTINA Y EN LA CIUDAD EN LA QUE RESIDO NO TENGO MUCHAS LIBRERIAS. CUANDO VOY A ROSARIO QUE ME QUEDA A 40KM ENTONCES MIRO EN TODOS LOS SITIOS DONDE HAY LIBROS. ME ATRAPAN LOS TITULOS PERO SIEMPRE VOY A LO SEGURO.

UN BESITO

Babel dijo... [Responder]

Precioso texto, triste e inspirador al mismo tiempo :o)
Yo también he visto cerrar a algunas de mis librerías favoritas. Es tan doloroso. Y no vuelven.
Besotes en los estantes.

S dijo... [Responder]

Llevo casi 6 años viviendo en la misma ciudad y ya he visto cerrar muchas tiendas entre ellas bastantes librerías. Es una pena,con lo que me gusta pasear entre las estanterías sobre todo de las librerías antiguas rebuscando libros...

CHARO dijo... [Responder]

Mi madre, que fue una gran lectora, nos ha dejado una extensa librería que en estos días estoy ordenando y seleccionando.....dura y gratificante tarea.Besotes

Luciana dijo... [Responder]

Mi ciudad es de tamaño mediano, alrededor de 500.000 habitantes, en donde siempre hubo pocas librerías. Al menos, por ahora, se mantienen las mismas.
Pero mi preferida de todas, no queda en mi ciudad, sino en Buenos Aires, y es El Ateneo Grand Splendid tan hermosa que me quedaría a vivir.
Besos

LA VIEJA ENCINA dijo... [Responder]

En mi pueblo, afortunadamente no han cerrado ninguna, pero debe ser muy triste ver como esos lugares de culto, donde los libros nos dan la bienvenida en cuanto cruzamos el umbral, cierran sus puertas. Un beso

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

El inocio de la entrada es magnífico y me lo llevo copiado... Te referías a mí, del todo y aotros como nosotros, pero me he visto tan reflejado...
Donde vivo han cerrado la única librería que había, ya no hay ninguna, para comprar libros hay que ir a una gran superficie comercial con todas las carencias que eso conlleva. Me quedan mis dos librerías en tierras inglesas y las de Madrid y Sevilla, muchas de ellas las llevo visitando años, tengo tarjeta de socio, sería una lástima verlas desaparecer. Y yo también me dedico a visitar librerías cuando viajo. un beso :)

Loreto Giralt Turón dijo... [Responder]

Mis librerias especiales se encuentran en Girona: Can Geli i la Llibreria 22. Deseo que sigan ahí mucho tiempo más.

jose maria criado lesmes dijo... [Responder]

Amiga Silvia, tu contribución es impagable.
Besos

Javier Huertas dijo... [Responder]

La vorágine es implacable. librerías, ferreterías, ultramarinos, ópticas o telares, da igual, el mundo esta en constante cambio y si miramos hacia un lado perdemos la vista del otro mundo en detrimento del anterior. El Dios "Euro" lo devora todo, esperemos que no nos descuartice a nosotros, mientras recapacitamos en nuestro error. Preciosa evocación a otros tiempos que remueve entrañables recuerdos, pero la cultura fluye y cabalga sobre el lomo del futuro, sea como sea.

Citu dijo... [Responder]

Uy mujer linda reflexión es terrible que el consumismo y los libros en Internet maten las viejas librerías. Un beso y te me cuidas

Aran dijo... [Responder]

Me gustan mucho las librerías París Valencia. Son espíritu librero en estado puro.
Siempre que visito una ciudad, y el tiempo me lo permite, me gusta buscar librerías, incluso fuera de España.

Marisa G. dijo... [Responder]

¡¡Qué pena!! Un negocio con tanta trayectoria y dedicado a algo tan bonito.. Me da mucha pena que cierren los negocios, no solo las librerías, sino todo. Mi marido tuvo que cerrar su empresa de informática después de veinte años... Se te queda un vacío dentro enorme.

Lara G.S dijo... [Responder]

Aquí en Gijón las antiguas están manteniéndose a duras penas. Mi favorita es la Librería Hernández, una de siempre, con un desordenado orden de pilas de libros por los rincones, de donde Eduardo y su mujer te rescatan cualquier tesoro que se te pueda ocurrir o te recomiendan otros de los que no habías oído hablar. También está la librería/galería Cornión, un local en el que comparten espacio libros y exposiciones de arte. Por desgracia si no se empiezan a distinguir por algo original en estos tiempos de Casa del Libro y FNAC que nos atraen con sus sofás y espacios amplios y cuidados, lo tienen muy difícil. Mi sueño siempre ha sido tener una librería, en concreto una como la Hernández. Pero es algo muy difícil y más en estos tiempos. Me emocionó tu post. Gracias
P.D No sé si has visto "Tienes un e-mail". La historia resume todo lo que has puesto y sobre todo la tristeza de cerrar una pequeña librería ante el empuje de la gran superficie

Sheol13 dijo... [Responder]

Una pena, si, me encantan las librerías de antaño. Un abrazo.

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

Qué emocionante y sentida entrada, ays!! me ha dolido, pero un dolor de esos que arañan y escuecen y te llevan a recuerdos de antes.
En Málaga no he tenido esa sensación, pero hace ya como diez años cerraron la librería Urbano en Granada a la que iba todos los veranos que he pasado viniendo a casa de mis abuelos y prometo que algo se apagó con ese cierre, hasta la calle me da rabia hoy en día, por lo que hubo. Es una pena que comparto contigo y con todos los "identificados"
Muchos besos

May R Ayamonte dijo... [Responder]

Hola!
Por desgracia hay muchas librerías cerrando y cerradas, con la crisis la gente que ya de por sí no compraba muchos libros, compra menos.
Yo compro en la Nobel de mi pueblo y cuando voy a Granada me paso por los libreros viejos que me encantan.
Un beso

Violeta dijo... [Responder]

Donde yo vivo solo hay dos librerías antiguas, y aun subsisten con los grandes almacenes. El caso es que al estar en el centro, yo no podía ir porque no tenía coche. Así que siempre iba a la biblio y de allí cogía los nuevos títulos.

Luego, empecé a estudiar fuera de casa, y también recurría a bibliotecas.

Y cuando empecé a disponer de dinero, me enamoré de una librería, que en realidad es una cadena sevillana, que tenían librerías por toda la ciudad, aunque algunas han ido cerrando. Hay dos impresionantes. Una está situada en un antiguo teatro. Allá por 2011, escribí una entrada sobre ella. Te pongo un enlace a ver si te gusta:


http://facebookeando0.blogspot.com.es/2011/06/oh-gran-sevilla-roma-triunfante-en.html

Besos

Cristina_Roes dijo... [Responder]

Enhorabuena por esta maravillosa entrada a pesar de su carga de tristeza. Son necesarias reflexiones de este tipo, meditar y ser conscientes de la situación que nos invade.
Con tu permiso... La comparto!
Besos y gracias por compartir tu reflexión con nosotr@s!

Cristina_Roes dijo... [Responder]

Enhorabuena por esta maravillosa entrada a pesar de su carga de tristeza! Son necesarias reflexiones como esta, para leer, meditar y concienciarnos de la situación que nos invade....
Con tu permiso, la comparto!
Besos y gracias por compartir tu reflexión con nosotr@s!

Soycazadoradesombrasylibros dijo... [Responder]

Me encanta pasearme entre librerias antiguas y nuevas, pero que tengan algo que busco cuando entro en una de ellas y es magia, que sea personal y para eso tengo una como mi favorita Kiriku y la bruja...no se a donde vamos a ir a parar...se estan cargando algo que para la sociedad es importante LA CULTURA uff

Soycazadoradesombrasylibros dijo... [Responder]

También tengo que decir que mi libreria de segunda mano favorita cerro :( me dolio

Dany nphenix dijo... [Responder]

Qué triste que se cierren librerías!! No estoy segura si en Buenos Aires se cerraron librerías, seguro que sí, pero hay otras muchas clásicas, en donde se juntaban escritores, que por suerte siguen abiertas y resisten el paso de los años. Pequeños rincones que hay que mantener porque como decís, guardan pequeñas joyas.
Besos.

Narayani dijo... [Responder]

La librería donde suelo comprar es la fnac, y antes me encantaba perderme por sus pasillos. últimamente cada vez menos porque compro menos libros y no quiero tentaciones. Sin embargo me encanta visitar librerías de barrio, tienen mucho más encanto que la fnac y me encanta dar vueltas y vueltas mirando los libros.Desde luego es una pena que no haya más y que las que hay se estén cerrando.

Besos!

Merynell dijo... [Responder]

hola, tu participacion en el concurso no está mal, lo has hecho bien, pero te aconsejo te añadas tu punto extra de top 10 comentarista, que lo eres en el bog de arte, son puntos que no tiene todo el mundo aprovechate ^^ Un beso y te reenvio el enlace directo: http://efluviosdecolor.blogspot.com.es/2013/03/sorteo-5-aniversario.html

Isabel dijo... [Responder]

Uno de mis grandes sueños siempre ha sido regentar mi propia libreria, la dotaría de un ambiente único y familiar, pero esto es una utopía hoy en día, pero yo personalmente siempre que puedo compro en librerías aunque formen parte de una cadena, en lugar de en supermercados o grandes almacenes, y por supuesto en las librerías de antiguo que son maravillosas, de hecho mira, sin ir más lejos esto se puede comprobar en la ultima entrada que he publicado en el blog, en la que muestro muchos libros que he comprado en la feria del libro antiguo a librerias de antiguo claro jeje. Besos. Te invito a verla.

aldogal dijo... [Responder]

La esparanza de las librerías tal vez no este en libro impreso, sino en la impresión de las sociedad de la información, es necesario que tengamos el derecho de elegir con que quedarnos, trabajemos por los bosques certificados por los libros amigos de os bosques y por ende por los libros de las librerias que se apagan, no dejes esta campana de lado sigamos alzando nuestras voces que no nos quiten el derecho a seguir leyendo letras impresas en papel...

Jerónimo dijo... [Responder]

Es una pena,entre las grandes superficies y la crisis se las están cargando.En Cáceres también se han cerrado algunas pero el otro día me di de frente con una nueva,es de libros antiguos y tiene muy buena pinta.Creo que la visitaré a menudo...Además está en la parte histórica de la ciudad,un lujo.

Un abrazo.

Kikas dijo... [Responder]

Preciosa esta entrada.....todos tenemos nuestra libreria...la mía, gracias a dios...existe todavía

bibliobulimica dijo... [Responder]

que entrada tan bonita ¡felicidades! espero que esto haga que las librerías sigan sobreviviendo, y muchos lectores recuerden ir a apoyarlas comprando un libro.
Un beso,
Ale

Rober dijo... [Responder]

Pasé por varias etapas lectoras. Cuando ni siquiera trabajaba tiraba muchísimo de biblioteca, después, ya con sueldo, empecé a tirar de librería. Si veía un libro que me gustase lo compraba en cualquier librería, pero en la que más he comprado sin duda es en Clarín, en Avilés. No es especialmente grande pero sí que tiene un aire muy especial. Si paso por delante, aunque sepa que no voy a comprar nada, me gusta darme una vuelta entre estantes. Por fortuna, de momento, sigue en pie. Es una verdadera pena todas las que están cerrando. Los lectores les tomamos cariño, casi sin darnos cuenta.

Fantástica tu entrada :) ¡Un besazo!

Icíar dijo... [Responder]

Preciosa entrada. En mi ciudad siguen las que yo recuerdo que estaban, Solo hecho en falta una, y es verdad que siempre que paso por la calle y hay otra cosa en su lugar me acuerdo de ella. Y esto es curioso y sobre todo tiene su mérito para la librería en cuestión, , porque yo soy un poco despistada en esto, podría pasar casi por corta de luces, hay veces que me conentan ¿te acuerdas de las casas rosas que había en la entrada de tal sitio? (Por evidente, tengo que decir que sí, sí, pero en realidad no tengo ni idea, me tendrían que enseñar la foto para decir, ¡ah claro!, pero de esa librería, sí que me acuerdo, jeje)

Lídia dijo... [Responder]

No me puedo creer lo que acabo de leer. ¿Ha cerrado la Catalonia? mi librería? La que tengo puesta una foto en la pestaña de Mis Lecturas en mi blog? No puede ser, es alucinante, pero si está en pleno centro de Barcelona!!!!!!
Aix ya no sé que más decir....
Pasaré si puedo para verlo "in situ" no es que no me lo crea, es que alucino.
Un beso Silvia.

Sese dijo... [Responder]

Pues sí, otra librería que cierra, y ésta en especial me trae buenos recuerdos. Esa adolescencia en la que cogía el metro para comprear el libro que debía leer en el cole: y bajaba en Catalunya o Universitat, que era la zona de las agrandes librerías como la Catalonia, Bosch, y otras cercanas.

En fin es ley de vida el pez grande se come al chico no solo en librerías sino en todo tipo de comercios.

Besos

La Minomalice dijo... [Responder]

Estos días no he podido detenerme en Internet y no había visto esta entrada. Es tan triste! Mi librería favorita es Diego Marín en Murcia. Bueno, en realidad son cuatro que pertenecen a la misma familia. Todas eran mi reino mágico, lo siguen siendo, pero ya van surgiendo en sus estantes aciagas telarañas. Como dije en mi blog, especialmente en Anagrama faltan muchísimos libros cuando antes sus estantes estaban siempre llenos. No soportaría que alguna vez cerraran. Siempre el trato ha sido exquisito, elegante, instructivo, solícito. Mis viajes desde el pueblo a la capital nunca serían lo mismo si allí no me esperara mi cita ineludible. En invierno, cuando vuelvo de comprar mis libros -siempre compro más de uno, pues me tienen que durar un tiempo hasta que vuelva- al salir busco mi cafetería preferida y con un café bien caliente o té y un trozo de tarta los hojeo entusiasmada. Cuando hace menos frío, los acompaño con un yogur helado. Conozco a los dependientes por su nombre; sé hasta aspectos de sus vidas íntimas; los echo de menos si no voy cuando espero ir. Ay, amo las librerías con toda mi alma y en ellas he sido inmensamente feliz; no puedo soportar la idea de que sean sustituidas. Por favor que no llegue nunca algo así.

Una entrada maravillosa, aunque triste por lo que de presagio pueda tener.

Besos!

Silvi dijo... [Responder]

En mi última visita a Valencia,(por las fiestas falleras)me acerqué a una de esas librerías de toda la vida mientras iba pensando: seguirá abierta? Pues sí, lo estaba. "París-Valencia". Por varios motivos la había dejado olvidada durante muchos años.
La visita me trajo muy buenos recuerdos de mi época de estudiante, cuando me pasaba tardes enteras allí metida...
Y bueno, tuve que hacer algunas compras :)) Fue inevitable!

Silvia, un gustazo de entrada!!!

Besos.

Pakiko dijo... [Responder]

Es una pena que desaparezcan los mejores comercios del mundo. Nosotros intentamos recomendar lecturas a amigos y familiares, y que la gente lea. Pero somos pocos ante tanta indolencia. En fin, seguiremos haciendo lo que podamos.
besos

Elena:) dijo... [Responder]

Menuda entrada! Me has dejado con el corazón encongido. Igual que me lo deja un local en frente de mi casa que durante los 3 últimos años ha sido refugio de 3 librerías distintas. Cada vez que paso miro a ver si hay alguien dentro...

Yo soy de las enamoradas de las librerías y fiel a una pequeña en mi ciudad, la dueña es de lo más amable y me pide cualquier libro que quiera así que siempre compro allí.

Elysa dijo... [Responder]

En el barrio donde vivo no hay ni una sola librería, tengo que ir al centro y acudir a París-Valencia, me encanta ese lugar, aparte tiene sección de descatalogados a muy buenos precios que viene bien en estos tiempos. Hace años cruzaba toda la ciudad solo para ir a La Máscara, Luis su dueño siempre me aconsejaba buenos títulos, pero cerró y me dejó huerfana de consejos, en fin que este post me deja triste. Y cruzo los dedos para que París-Valencia aguante.

Besitos