jueves, 12 de junio de 2014

En Grand Central Station me senté y lloré. Elizabeth Smart




     "Estoy en una esquina de Monterrey, de pie, esperando que llegue el autocar, con todos los músculos de mi voluntad reteniendo el terror de afrontar lo que más deseo del mundo. La aprensión y la tarde de verano me resecan los labios, que humedezco cada diez minutos, a lo largo de las cinco horas de espera.
     Pero es ella, son sus ojos los que se adelantan, de entre los vulgares pasajeros, para tranquilizarme; el autocar no ha traído desastre. Sus ojos de madona, suaves como niños, confiados como quienes ignoran el mal. Y por un momento, ante esa mirada, me siento feliz de renunciar a mi futuro, de aplazar indefinidamente el milagroso incendio. Sus ojos llueven inocencia y sorpresa sobre mi."

     Hay títulos que atraen, otros repelen y luego están mis favoritos, los que suenan al oído. Siempre he pensado que las estaciones son lugares especiales para observar a la gente. Pequeños universos de despedidas y reencuentros entre personas que, muchas veces y sin buscarlo, muestran su vulnerabilidad. Por eso me llamó tantísimo la atención este título. Hoy traigo a mi estantería virtual, En Grand Central Station me senté y lloré.

     Conocemos a Elizabeth Smart, pues el libro es autobiográfico, una mujer que se enamora sin remedio de un hombre casado. Una relación tormentosa en la que hay culpa, crítica, pasión y cuatro hijos, contada en primera persona.

     La autora de este libro se enamoró del poeta George Barker y eso cambió su vida. Desde el momento en que leyó un poema suyo, sin verlo, se enamoró. Y con él viviría un romance apasionado que provocaría el rechazo de su familia, aguantaría promesas que nunca llegó a ver y nos hablaría de ello en este libro publicado en 1945. Casi afirmaría que el único lugar en el que consiguió tener al hombre de quien estaba enamorada sólo para ella fue en estas letras. Una novela que en el momento de ver la luz sufrió una persecución en su propia casa cuando la madre de Smart intentó comprar todos los ejemplares para poder hacerlos desaparecer, pero que sin embargo pronto se convertiría en una obra de culto. Finalmente, y para terminar con las asociaciones, esta novela tuvo su respuesta por parte del poeta en su obra La Gaviota muerta.

     Diez partes, momentos, una pasión, y una relación y sus consecuencias. Eso es lo que nos encontramos en esta novela. Pero hay, como no puede ser de otra forma en los buenos libros, mucho más que eso. Hay una forma magistral de escribir que hace que seamos capaces de ver cada palabra. Palabras que se acercan a la poesía por lo hermoso de sus formas y que obligan al lector a anotar una y otra vez pequeños fragmentos. Y hay, por encima de todo, una historia de sentimientos. Se ha comentado en alguna ocasión que a este título le falta peso argumental para ser una verdadera novela. Yo no diría eso, sino que lo que sucede es lo que la protagonista/autora siente y eso queda perfectamente reflejado en cada página. No sólo la pasión abrasadora, sino las terribles consecuencias en la sociedad de la época de mantener  una relación adúltera.

     Hoy traigo una historia que está formada por torrentes de sentimientos en forma de palabras. Todo lo que puede sentir Elizabeth está ahí. Ella misma se desnuda, se deja ver y nos muestra cada parte como si con ello fuera a sentirse mejor. Y convierte este título en una novela para leer a solas, paladeando cada palabra.

     Y vosotros, ¿cuándo miráis los títulos de las novelas jugáis a adivinar de qué trata el libro antes de leer la sinopsis?

     Gracias

61 comentarios:

Carmenzity Zeta Zeta dijo... [Responder]

Totalmente. Primero, el título. Después la imaginación. Y por último, la contraportada. Je.
Qué buena pinta tiene este libro.
Gracias.
Saludos

Tamara López dijo... [Responder]

Hola :D
Me llama muchísimo, tanto el título como la historia. Me lo apunto.
Un beso ^^

Zazou B dijo... [Responder]

Oh, imagino, sí que imagino... Y qué hermoso libro nos has traído. Saboreado con placer y guardado en el anaquel de las delicias, las que querré volver a degustar.
Gracias por recordármela.

Meg dijo... [Responder]

Sí, sñi que juego a veces, aunque en esta ocasión ya sabía d elo que iba, lo tengo desde hace tiempo y no lo he leído todavía. Lo conocí por Margari, recuerdo que su reseña me gustó y en un intercambio tuve la oportunidad de hacerme con él, asñi que hoy vengo ya convencida de antemano, menos mal :-P Un besote!

lecturina si dijo... [Responder]

Hola Mientras Leo, a pesar de lo triste creo que me podría gustar, así que tomo nota. Si que hay títulos de libros que incitan a la imaginación, y normalmente me gusta imaginar de que puede ir el libro al leer el título. Gracias por la reseña.

Inmaculada dijo... [Responder]

El título es, sin duda, atractivo. Y el argumento también. Lo tendré en cuenta.
Saludos.

loquemeahorro dijo... [Responder]

Sí claro, sobre todo cuando es un título tan sugerente como este.

Oye, qué alucinante todo lo que cuentas ¿qué decía "el otro" en La Gaviota Muerta???

Mar dijo... [Responder]

Qué maravilla de título.

Afortunadamente detrás se esconde una buena historia, porque hay títulos maravilloso cuyas novelas son mediocres o directamente malas. Creo que para eso podríamos hacer un post laaaargo laaaaargo.

¡Un abrazo!

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Sí, había leído críticas como la que comentas sobre este libro. Pero seguramente eso del "peso argumental" se deba más a que no es una novela sino casi un diario (es que hoy la cosa va de diarios, pues un 12 de junio fue cuando a Ana Frank le regalaron el suyo) sentimental. Qué raro decir "sentimental", parece que se queda corta la palabra cuando estamos hablando de tales pasiones.
En cuanto a tu pregunta... En fin, que ya no me atrevo a suponer. El otro día vi el título de "Te quiero porque me das de comer" y pensaba que sería del doctor Estivill, no te digo más ;-)

Nesa Costas dijo... [Responder]

Si que lo hago. Y este tipo de títulos me parecen geniales.
Sobre el libro, me apetece leerlo, y a continuación el de La gaviota muerta. Yo los anoto.
Un beso y gracias por la reseña.

Lady Aliena dijo... [Responder]

Normalmente me dejo llevar por los títulos, pero alguna vez me he llevado algún chasco. Este que nos traes hoy no tiene mala pinta.
Besos.

Mi Álter Ego dijo... [Responder]

No sé si me llama mucho este libro pero te diré que ni siquiera levanto el libro de la estantería para leer la sinopsis si el título no me llama la atención. Un besote!!!

Tatty dijo... [Responder]

El título de esta novela también me resulta muy atractivo, a lo que hay que sumar lo que nos has contado que hace que crea que merecería la pena leerlo
Besos

Nit dijo... [Responder]

Me pareció un libro tan difícil y tan espectacular, lograr captar en palabras emociones tan 'bestias' (por usar una descripción). Sales de el una persona completamente distinta :)

Caminante dijo... [Responder]

Es muy difícil adivinar de qué va un libro sólo por el título. Pero creo que lo hacemos muchas veces, inconscientemente, y por eso hay unos libros que cogemos de las estanterías de las librerías y otros que no. Por eso y por las portadas...
Este no me convence, pero me parece curiosa la historia que hay detrás de él, y esa respuesta por parte del poeta en forma de otra obra.
Besos!

Laura dijo... [Responder]

Si que suelo hacerlo, aunque muchas veces me equivoque :) Me ha encantado lo que nos has contado de esta novela :)
Besos!

Princesa de papel dijo... [Responder]

Este sí tiene buena pinta :D

pseudosocióloga dijo... [Responder]

Las sinopsis no las leo jamás, me guío por el título y la foto o cuadro que eligen para ilustrarlo(y así me va en ocasiones).
Me paso media vida en aeropuertos y estaciones del AVE y lloro casi todas las veces que me paro a mirar las despedidas y reencuentros.

Darío dijo... [Responder]

No no no, no trato de adivinar, sólo me abismo si el libro deja abismarse... Un abrazo.

La mitad de tu sonrisa dijo... [Responder]

Hola cielo :)
La verdad es que tiene un toque bastante interesante !
Un beso, nos leemos :)
☮ + ⏃ + ∞ + ϟ + ♥

Rober dijo... [Responder]

Jajaja, yo hago siempre lo de los títulos, es inevitable. Y cuanto más llama la atención el título y más atípico es, más inevitable me resulta.

No sé si sería demasiado para mí esta historia. Con lo que sí coincido contigo es con esa visión de las estaciones. Son lugares en los que convergen un montón sentimientos, y bien variopintos.

Besines!

albanta dijo... [Responder]

Si a mí también me gusta imaginar que se esconde tras los títulos, que por cierto, son el principal reclamo para mí.

Happiness life dijo... [Responder]

Suena una historia muy dura, pobre autora , odio cuando las fmailias hacen eso ... No lo conocía pero como dices un título que llama y una historia que seguro que me cautiva ^^
gracias <3

Norah Bennett dijo... [Responder]

Me la apunto, si los sentimientos tienen tanta fuerza no me importa que sea una trama menos elaborada. Lo ideal sería leer también la versión del poeta.
Besos

Arila dijo... [Responder]

El título es llamativo, aunque no sé si acaba de ser mi tipo de lectura.
Un beso!

Nina dijo... [Responder]

yo a veces trato de mirar el titulo a ver si me llama y si me intriga

Candy dijo... [Responder]

A mi primero que nada me llama la portada, y luego miro el titulo, parece mentira, pero tiene gran importancia, ya que es lo primero en lo que nos fijamos, para leer luego la sinopsis.
Besos.

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

Un juego mejor que el Scatergories (que ya me gusta también) :P eso de adivinar de qué va un libro. Me gustan las estaciones, me quedo con tu recomendación aunque para encontrarle hueco, últimamente estoy más fría que un témpano de hielo, jeje.
Besos

Kayla Klives dijo... [Responder]

Pues sí, imagino de qué irá el libro ^^.
De momento, al tener tantos pendientes, creo que lo dejaré pasar.
PD: Acabo de descubrir tu blog, te sigo. ¿Te podrías quedar por mi blog? Ojalá no sea molestia, significa mucho para mí.
Un beso,
Kayla

Kayla Klives dijo... [Responder]

Pues sí, imagino de qué irá el libro ^^.
De momento, al tener tantos pendientes, creo que lo dejaré pasar.
PD: Acabo de descubrir tu blog, te sigo. ¿Te podrías quedar por mi blog? Ojalá no sea molestia, significa mucho para mí.
Un beso,
Kayla

susana palacios dijo... [Responder]

Si que me fijo en el titulo, la portada y eso me va dando una idea, que a veces no se corresponde, este pinta bien, besotes

Sofiatura dijo... [Responder]

Dioss, menuda pintaza, este me lo apunto sí o sí. Yo creo que siempre tenemos algún tipo de expectativa, algún tipo de "imaginación previa" de un libro, aunque solo sea de oídas o con leer el título.
Gracias por pasarte por mi blog y comentar; yo vengo siguiendo el tuyo desde hace tiempo y ni qué decir tiene que de aquí he leído muy buenas reseñas.
Otra vez gracias, ¡nos leemos! :)

FlyMeToTheMoon dijo... [Responder]

No lo conocía pero tiene buena pinta ^^
Yo, a la hora de comprar libros, lo primero que me atrae es la portada jaja y luego ya me fijo en el título. Aunque normalmente suelo leer la sinopsis antes de imaginarme por dónde irá el libro y si tiene pinta de predecible o no.

Un beso

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Cuando leí el título del libro pensé lo que mencionas, que tienen algo esos títulos que parecen hablarte al oído y te llaman. Si te digo que este título me tienta, me quedo corta, creo que me puede encantar. Muchísimas gracias por la recomendación.

Besos.

CHARO dijo... [Responder]

Me gustan mucho las autobiografías así que esta novela me tiene que gustar mucho.Besicos

CHARO dijo... [Responder]

Me gustan mucho las autobiografías así que esta novela me tiene que gustar mucho.Besicos

AMALIA dijo... [Responder]

Tengo la impresión de que me puede gustar.

Un beso

Odel dijo... [Responder]

Me atrae, lo tendre en cuenta
abrazos

Enzo dijo... [Responder]

Estas novelas tan personales me gustan mucho. Como cuentas, cuando el autor es capaz de que sientas lo que el siente. Sin duda me la llevo anotada.
Un beso.

Vanesa Morote dijo... [Responder]

Normalmente me fijo en la portada y junto al título trato de adivinar de que va el libro. Tengo que admitir que varias veces he comprado un libro solamente por el titulo.
Este libro se ve muy bien, aunque no es el género que suelo leer.
Un beso

Tizire dijo... [Responder]

El título es sumamente evocador y hace muy atractivo el libro. Me gusta averiguar de qué va una historia a partir del nombre que le han puesto. 1beso!

Minea dijo... [Responder]

No lo conocía, pero tiene una gran pinta. Me lo apuntaré para tenerlo en cuenta.
La verdad es que no me suelo fijar en los títulos, salvo alguna excepción.
Un beso

Marya dijo... [Responder]

Yo siempre trato de adivinar a través de las portadas pero en la mayoría de ocasiones me equivoco jaja Un besote :)

Marya dijo... [Responder]

Yo siempre trato de adivinar a través de las portadas pero en la mayoría de ocasiones me equivoco jaja Un besote :)

Estefanía dijo... [Responder]

Muchas veces no le pongo atención al título, sino a la sinopsis que hay detrás. En otras ocasiones el título me atrae tanto que decido sacar mis conclusiones de ahí.

Sobre el libro, es muy interesante que sea una historia autobiográfica. Me ha llamado la atención.

Gracias por la reseña, un abrazo :)

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Uy parece interesante y si aveces en especial si me gusta la portada. Te mando un beso y te me cuidas

Ana Blasfuemia dijo... [Responder]

Ah, qué bien! Porque el libro lo tengo, así, por simpatía a Periférica... y al título que me conquistó, claro. Intuía una buena historia, si además está escrita de forma tan magistral entonces ¡alehop! arriba con él.

Estaciones, trenes... Acado de darme cuenta de cuántas historias tengo detrás, lo cual es una mala señal ...

Juego con los títulos, sí, pero no tanto a adivinar qué contienen como a que me sugiere sin más.

Besos y buen finde (hala, si tienes otra entrada ahí arriba...)

Manuela dijo... [Responder]

Pues a mí este título me recuerda a otro que me espanta así que, de haberlo visto en la librería, habría salido corriendo. Peeeero me has convencido con la reseña.
Besos

Cartafol dijo... [Responder]

Este es para mi!!!tomo nota de él,gracias por descubrirmelo

Azalea Real dijo... [Responder]

Las biografías -y las auto- no me suelen atraer, no sé por qué, pero no he tenido muy buenas experiencias con ellas. Sin embargo, todo lo demás que cuentas me ha llamado la atención. No me importaría leerlo y ver qué pienso yo misma de esta novela.

Besos.

Laurita lectora dijo... [Responder]

Pues vaya historia la de esta mujer... me animaría a leerla sin dudas.
Sí, claro que juego a especular sobre qué trata, siempre que no conozca la historia lo hago.
Un placer leerte, abrazo.

Marisa G. dijo... [Responder]

Me da la sensación de que es un libro de los que dejan marca. Me gusta la cubierta y el titulo y lo que cuentas... aims... Me dejó pelín colgada. Besos

AMALIA dijo... [Responder]

Me puede gustar
Un beso

Marsar dijo... [Responder]

¡Qué buena pinta tiene el libro! Y sobre lo de imaginar al ver un título... ¡Ya lo creo que lo hago! Para eso sirve un título, ¿no? Es ésa la magia que tienen, que consiguen que un libro empiece a evocarte cosas incluso antes de ponerte a leer...

David Villar Cembellín dijo... [Responder]

Yo justo he leído este fin de semana "Los pícaros y los canallas van al cielo", su otro libro editado por Periférica.
Y entiendo que los delirios literarios de Elizabet Smart entre la introspección y la poesía, metaliterarios, abigarrados de citas y cultismos, siempre al límite, echen para atrás a más de uno.
No es mi caso. Lo mismo que para algunos sus libros supondrán un sinfín de desvaríos hiperbólicos, a mí me encanta sumergirme en sus pensamientos y en la forma que tiene de narrarlos. Cuestión de gustos.
La prosa poetica de Elizabeth Smart —o más bien su poesía prosística— vuelve a hacer gala aquí de todo su poderío, treinta años después de "En Grand Central Station me senté y lloré". Aunque quizá su primera novela sea mejor, más elevada, más pasional, o sencillamente solo más esperanzada, en esta obra también nos deja un montón de momentos para el recuerdo.
Porque lo mismo que con las poesías de Pizarnik o con algunos pasajes de Carson McCullers, asomarse a la mente de Elizabeth Smart supone un intento de acercamiento a la psique femenina. Lo que me parece un loable intento mío como lector: al menos eso, intentarlo.

Pasaje:

===================================
«Cuando cayó Jericó, llorar estaba permitido, y en Babilonia estaba de moda proferir memorables lamentos por las aguas separadas. Pero aquí debes ir a tu oficina, llena de vida, con una chispa en los ojos, aunque sea sintética. Porque quién se atreve a ponerse en pie y decir: «¡Qué cansados estamos! ¡Oh, Dios, qué cansados estamos!».
Debo vigilar el objetivo, que es: la aniquilación del amor, para que el amor pueda sufrirse; o, más bien, el cese del sentimiento, para que el dolor sea soportable, y el amor, así, pueda renacer bajo nueva forma.»

—Los pícaros y los canallas van al cielo, Elizabeth Smart—

David Villar Cembellín dijo... [Responder]

Y os comparto también un pasaje memorable de este que reseñas aquí:

=====================
«¿Cómo puede caminar por las calles, tan vulnerable, tan desprevenida, sin que la sigan personas y perros y perpetuas catástrofes? Pero la fe, como una enredadera, se entrelaza sobre ella protegiéndola de las miradas...Bien veo que puede cruzar el malévolo mundo sin que nadie la hiera, excepto los que ama.»

- En Grand Central Station me senté y lloré, de Elizabeth Smart -

Shorby dijo... [Responder]

La verdad es que no suelo leerme la sinopsis entera, hay muchas veces que te cuentan medio libro ahí y me pone mala XD

Este lo tuve en la mano el domingo, pero me resistí!

Besotes

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Complicada tu pregunta, porque nunca me guió por la portada de un libro, y es muy raro que digan algo sobre su contenido. Para colmo, si compro una novela que quiero de verdad, no leo la sinopsis, me gusta que todo sea sorpresa.
Saludos.

MC. dijo... [Responder]

Tanto tiempo sin pasar por acá, sé que no voy a poder ponerme al día, pero qué placer encontrar estas recomendaciones, qué suerte que ya todo está escrito. Un decir, tal vez, quizás.

Te mando un beso enorme, gracias y mil gracias más!

MC. dijo... [Responder]

Tanto tiempo sin pasar por acá, sé que no voy a poder ponerme al día, pero qué placer encontrar estas recomendaciones, qué suerte que ya todo está escrito. Un decir, tal vez, quizás.

Te mando un beso enorme, gracias y mil gracias más!

MC. dijo... [Responder]

Olvidaba tu pregunta! casi nunca trato de adivinar, es muy difícil resistirme si el título me atrapa. A veces la pego, a veces no.