jueves, 19 de mayo de 2016

Manual para mujeres de la limpieza. Lucía Berlín


     "Un indio viejo y algo con unos Levi's descoloridos y un bonito cinturón zuni. Su pelo blanco y largo, anudado en la nuca con un cordón morado. Lo raro fue que durante un año más o menos siempre estábamos en la Lavandería Ángel a la misma hora. Aunque no a las mismas horas. Quiero decir que algunos días yo iba a las siete un lunes, o a las seis y media un viernes por la tarde, y me lo encontraba allí."

     Ya he comentado alguna vez que hay muchos motivos para acercarse a un libro y que uno de los más comunes es la atracción que se siente por el diseño de su cubierta. En este caso fue justo lo contrario: la fealdad del diseño me hizo pararme a mirar y finalmente llevármelo a casa. Hoy traigo a mi estantería virtual, Manual para mujeres de la limpieza.

     Lucía Berlín fue una mujer de vida azarosa. Pasó de niña de clase media con madre aficionada a la botella, a vivir en chile entre la alta sociedad. Heredó en suerte esa afición por la bebida contra la que lucharía, vivió en un edificio de oficinas y durmió con sus hijos vestida con las ropas más gruesas que tenía para no pasar frío por carecer de medios; busco trabajo mil veces, de cualquier cosa, también de mujer de la limpieza... pero le sobraba preparación. Con apenas treinta años ya acumulaba tres matrimonios y cuatro hijos y, aunque alguno de sus relatos habían visto la luz con escasa o nula repercusión, su éxito como escritora llegó hace un año y casi once después de su muerte.

     Lo sé, ahí debería de haber ido la sinopsis del libro. Un libro que reune 43 relatos abruptos que, aunque no lo parezca, podrían ir con el resumen de la vida de su autora. En ellos, con claros contenidos biográficos, Lucía Berlín nos habla de su vida, de la vida de muchos que no lo han tenido fácil y que muchas veces, como es el caso de una enfermera o de la propia mujer de la limpieza, conviven con la suciedad. De hecho, si seguimos el orden, al terminar el libro tendremos algo así como una biografía hacia la madurez de la propia Berlín. Y lo hace desde puntos aparentemente inconexos en los que se repiten situaciones, con un tono frontal, de "tu a tu" que aporta la credibilidad justa para convertir la experiencia de esta lectura en algo redondo. La honestidad del narrador que aboga por una compasión que luego desvela no sentir, la de la adolescente que busca una solución vital o el dolor como algo real aunque no se vea, son algunos de los temas que aparecen en estos relatos que abren de forma descarnada el alma de quien lo cuenta.
Unos relatos en los que el narrador es tanto o más importante que lo narrado. Una primera persona tangible que a veces parece convertirse en una tercera persona igualmente real. Y un lenguaje directo que no duda en exponer claramente lo que desea, en ir al grano, en comenzar  y finalizar a su antojo cada uno de esos fragmentos de vida que componen en realidad este manual. Frases cortas, a veces como mordiscos, y preguntas lanzadas al aire que el lector recoge sabiendo que eran para la propia autora, autoreflexiones que nos llevamos como un ladrón mientras cerramos el libro preguntándonos qué cosas nos hemos perdido por no observar, y miramos los pájaros buscando hábitos en ellos...

     Comenzaba diciendo que en este libro se reunen 43 relatos, ahora añado que no son extensos, imposible si el libro tiene poco más de 400 páginas. Pero además se completa con un prólogo magnífico y una introducción que forman una muy buena puesta en situación para el lector, así como una pequeña biografía y apuntes al final del libro. Y explico esto porque son imprescindibles para completar la experiencia de una gran lectura.

     A veces, cuando un libro viene de la mano de críticas extraordinarias y de posicionamientos en listas de "lo mejor de..." corre el riesgo de estrellarse en nuestras manos ya que nos esperamos algo imposible de alcanzar. Otras veces en cambio descubrimos grandes voces en obras que sin tanta repercusión, nos hubieran pasado desapercibidas. Ese es justo el caso de Manual para mujeres de la limpieza: un gran libro de relatos que se van conectando a medida que avanzamos. Os lo recomiendo. Anotad: Lucía Berlín.

     Los relatos son ese género apreciado por unos y que causa una gran pereza en otros, considerado incluso por algunos como un género menor. En todo caso no cabe duda de que poco a poco van entrando en las librerías y estantes de los lectores. Por eso mi duda, ¿sois aficionados a los relatos?

     Gracias.

36 comentarios:

Xavier Beltrán dijo... [Responder]

Iba a decirte que no me acaba de convencer el género del relato, pero precisamente estoy leyendo una antología que no me está desagradando en absoluto, así que quizá me ha llegado el momento de ampliar las miras y acercarme a libros que a priori no me llamaban. Como este que nos presentas, del que hablan muy bien.

Un besito.

Blanca dijo... [Responder]

Había empezado a ver el libro por las librerías, pero sólo me había fijado en el título. No sabía nada más.
No me importa leer relatos, van bien para abrir libros al azar y leer un ratito.
Un abrazo

Agnieszka dijo... [Responder]

Me encanta leer los relatos, así que me llevo este título apuntado.
besos

Rosalía Navarro dijo... [Responder]

Soy muy aficionada a los relatos, aunque he notado que muchos blogueros los rechazan sin saber lo que se pierden. El relato es un arte: es contar una historia en un espacio breve y eso tiene mucho mérito. No viene al caso, pero en los talleres de escritura lo primero que te enseñan es a condensar en el mínimo espacio una historia con su principio, nudo y desenlace.El libro que hoy nos traes lo conseguí hace unas semanas, me llamó la atención el título, mucho. Quizá porque yo he sido personal de la limpieza muchos años y me llamó poderosamente la atención. No me lo pensé, lo compré y tengo intención de leerlo en breve, lo que desconocía era lo que comentas en tu reseña sobre el toque biográfico. Pues aún me interesa más. Creo que la revista Qué leer lo recomendó hace unos meses, o algo así, porque fue allí donde lo vi.
Gracias por tu reseña, un placer pasar por aquí, como siempre.
Un abrazo.

ILONA dijo... [Responder]

Me encantan los relaatos. Tengo pendiente en mi blog comentar a otra grande del género: Alice Munro.

Me ha encantado tu reseña, y me has despertado la curiosidad por la autora y el deseo irreprimible de leerme el libro. Gracias.

matiba dijo... [Responder]

Es un género que leo poco, pero es cierto que hay verdaderas joyitas. Me parece muy interesante tu propuesta, me lo apunto! Besos

Raúl Omar García dijo... [Responder]

Soy muy aficionado a los relatos, pero no a estos.
Que feo que el reconocimiento llegue cuando uno se muere. Me apena. La vida de esta escritora pudo haber sido mejor.
Saludos.

Lesincele dijo... [Responder]

Yo no soy de relatos...aunque los disfrute, nunca me llegan al nivel de una novela....y me quedo medio vacía no sé jaja
Un beso>!
Curioso el título!

Mary-chan dijo... [Responder]

Es verdad que la portada no es de las que hace que te fijes en el libro, pero nunca se sabe donde puedes encontrar una buena historia. No estoy segura de que me vaya a gustar, porque no soy muy amante de los libros de relatos, pero probaré igualmente :)

Besos!

Atalanta dijo... [Responder]

A mí encantan los relatos, pero este libro en concreto no me llama mucho.
Besos.

rossy dijo... [Responder]

Ya sabes que yo adoro los relatos, así que sin dudar me lo llevo. Y no, tampoco ha sido por la portada precisamente ...

bsos!

Susana Zarzuela dijo... [Responder]

Muchas gracias por esta recomendación, no la conocía y me parece muy apetecible. ¿No te encanta cuando descubres tesoros así por casualidad?
un saludo

CHARO dijo... [Responder]

Pues sí que me gustan los relatos y este parece interesante.Besicos

Natàlia dijo... [Responder]

Yo soy de la que no me gustan mucho los relatos. No consigo conectar nunca. Un beso ;)

Balbina Martin Espinola dijo... [Responder]

Hola, me ha encantado tu reseña. Me gusta como no revelas sus aciertos y lo que nos cuentas de la autora me resulta muy interesante. A mí me gustan los relatos por activa y por pasiva 😉, y me has animado a comprarme este libro. Bueno, más bien me has entusiasmado.
Muchas gracias. Un abrazo.

Buscando mi equilibrio dijo... [Responder]

Lo cierto es que coincido contigo, es horrible la portada, fealdad suprema. Pero cuando vi el título me atrajo, no sabía que eran relatos, pero no me importa. No me gustaría leer toooodo relatos, pero para intercalar entre lecturas me encanta.
Besos!

Aydita dijo... [Responder]

Pues a mi me parece muy interesante!
Besos

Neus dijo... [Responder]

Así a primera vista no me llama mucho
pero con tu reseña, me queda claro que no es para mí
un beesito

Abuela Ciber dijo... [Responder]

En los blogs
Cariños

MaraJss dijo... [Responder]

Yo soy cada vez más aficionada a los relatos, últimamente siempre llevo alguno en rueda y la verdad es que para mí está siendo todo un descubrimiento porque no esa un género que frecuentara demasiado hasta ahora.
Este en particular, eso sí, no termina de llamar mi atención.
Besos

Tatty dijo... [Responder]

Los relatos no son lo mío así que este no es para mí
Besos

Margari dijo... [Responder]

Me gusta leer relatos y estos que traes hoy tienen muy buena pinta. Me los llevo bien apuntados.
Besotes!!!

Marga Ramon dijo... [Responder]

Más que la portada me llama el título, jaja. Me gustan mucho los relatos y no me importaría leer este libro que nos traes hoy.
Besitos

mar dijo... [Responder]

He visto el libro en varias librerías y tengo que reconocer que lo primero que me llamó la atención fue el titulo que no se puede negar que es curioso. En cuanto a los relatos, aunque no es un genero que me guste demasiado si es verdad que cada año voy leyendo más. Lógicamente ya lo tengo apuntado. Besinos.

Mi tarde junto a un libro dijo... [Responder]

Hola! Pese a que he leído libros de relatos y siempre digo que tengo que leer más, nunca me animo porque siempre me quedo corta en las historias o muchos no me llegan a gustar, por eso, este libro de momento lo voy a dejar pasar.
Besos!

J.P. Alexander dijo... [Responder]

Se ven interesante. Respondiendo a tu pregunta aveces. Te mando un beso y te me cuidas

Mª Ángeles Bk dijo... [Responder]

Yo no soy nada de relatos pero últimamente he descubierto algunos que me han sorprendido. En este caso 43 me siguen pareciendo excesivos para mi. Lo dejo ir.
Un besote

Shorby dijo... [Responder]

Pues aunque suele caer alguno de vez en cuando, no soy muy fan de los relatos, no...

Besotes

AMALIA dijo... [Responder]

A mí me gustan los relatos.
Lo apunto.
Un beso.

albanta dijo... [Responder]

Ahora mismo no me apetecen mucho los relatos pero quizás más adelante le de una oportunidad.

Carax dijo... [Responder]

La verdad es que no, lo que me pasa con ellos es que a menudo cuando estoy entrando en la historia o empezando a interesarme por ella, se acaba, dejándome con una sensación rara. Claro que también depende de la temática, porque con la librería a la vuelta de la esquina disfruté mucho
Besos

Isa dijo... [Responder]

Lo descarto no porque se trate de relatos, sino porque el título me inspiraba algo totalmente distinto a lo que cuentas.

Marisa G. dijo... [Responder]

Ya sabes que a mí los relatos me encantan y al contrario de ti la cubierta no me disgusta y el título mucho menos. Me lo llevo. Besos.

el chico de la consuelo dijo... [Responder]

Leer a Lucia Berlin es como leer a Carver
y viceversa,son muy parecidos.

A mi me gustan más los relatos con argumento
que estos que son como trozos de vivencias
que no sabes donde empiezan y dónde acaban.

La verdad es que no me entusiasmó,
aun reconociendo que hay varios relatos
que están muy bbien.

Cartafol dijo... [Responder]

Esperando en el kindle pero estoy buscando que comenzar,asi que...quien sabe..

Limpieza madrid dijo... [Responder]

Un gran libro, con mucho que contar y en un muy buen tono.