martes, 5 de julio de 2011

Antonio Gala


      Ayer me tropecé desayunando con una triste noticia, Antonio Gala anunciaba su enfermedad al mundo, tiene cáncer. Lo expresaba en su prosa elegante hablando de batallas y puteos y de luchas en contra de una enfermedad cuyo nombre nos pone los pelos de punta, lo reconozcamos o no. Y es así, cada vez que nos tropezamos con alguien que tiene la desdicha de padecer esta enfermedad lo animamos recordando que las cosas han cambiado y que la gente lo supera, pero si el nombre nos cae en casa es otra historia, no podemos evitar la crudeza de nuestros propios pensamientos. Y esta vez le ha tocado a Antonio, un hombre sensible, con carácter y a la vez pausado que nos ha ido mostrando los sentimientos humanos a lo largo de su trayectoria profesional. Siempre hablando de vida, de amor y ayer nos lo encontramos hablando de amor a la vida.
      Aunque después de lo que he expresado antes suene a tópico, es cierto que es una enfermedad que se supera y que todos esperamos contar con tu implacable pluma durante muchos años para acompañarnos en los viajes hacia pasiones turcas o descubrir manuscritos y estatuas en el tiempo. No nos has contado el tipo de cáncer que padeces porque nunca ha sido tu estilo contar tus desdichas y porque sabes que, en realidad es la lucha de la que todos te esperamos victorioso la que nos importa, la que seguiremos atentamente para asegurarnos de que todo va bien. Ánimo Antonio, un beso.


     Esta vez la foto era fácil, quién imagina a Gala sin su bastón a modo de pluma que dibuja las letras de sus pasos diarios?

     Gracias, hoy a Antonio.