viernes, 8 de julio de 2011

Para el verano. Camila Läckberg


      Todo pasa aquí, en Fjällbacka.
      Las lecturas de verano deben de ser, según mi opinión como las películas de sobremesa. No demasiado densas, entretenidas y con un poco de casi todo, un poco de acción, un poco de suspense, vamos, ligeritas. Por eso esta vez me voy a dedicar a una autora en concreto que se ha hecho famosa por una saga en la que nos presenta a Erika y Patrick, una pareja bastante aburrida.. en un pueblo de nombre impronunciable, Fjällbacka, situado en las frías cosas de Suecia. Y es que... los autores del frío siguen de moda.
      En este caso nos remite a una pequeña ciudad, de la que ella es originaria y en la que, posiblemente, acaben poniéndole su nombre a una calle, debido a que la ha situado en el mapa para mucha gente.
     Es un sitio que nos recuerda a ese pequeño pueblo que nos iba describiendo poco a poco Agatha Christie en el cual no había casa sin secreto ni biblioteca sin cadáver. En lugar de encontrarnos con Miss Marple, esa anciana entrometida, nos encontramos con Erika, que es joven y dinámica y regresa al pueblo por un tema de herencia y acaba encontrando el amor y el lugar en el cual establecer su residencia. A cada libro un suceso truculento, un capítulo de la vida personal de nuestros personajes y una historia paralela sobre algún personaje que ya nos encontraremos más adelante y agradeceremos que nos lo hayan presentado (en mi caso la hermana de Erika es de los personajes que más me han gustado de toda la saga).
La Princesa de Hielo
Los Gritos del Pasado
Las Hijas del Frío
Crimen en directo
Las Huellas Imborrables
      A través de estos libros y dos más que yo sepa podemos seguir la historia de su pareja protagonista y de su lugar natal. Bienvenidos a la nueva Miss Marple, implicada lateral y observadora ocasional de la vida en esta zona. Disfrutad en todo caso de una buena sombra y un buen libro, ya es verano.
      Gracias.
PD. Por cierto, he descubierto que si pongo al sol el lector cuando paso página, esta blanquea y apenas se ve la parte de la pantalla que quedaba al sol. Creo que este descubrimiento no me agrada demasiado pues me obliga a colocarme siempre con cuidado para leer fuera de casa. En todo caso investigaré sobre el tema y os iré contando.