sábado, 16 de junio de 2012

Manías.



     Todos somos algo maniáticos, está claro. Y los lectores tenemos muchas manías enfocadas a nuestro pasatiempo favorito, la lectura. En el círculo que me muevo he podido observar algunas de mis compañeros bastante asombrada, mientras que otras veces son ellos los que me miran con esa cara a mí. Lo que está claro es que nos ayudan a disfrutar, forman parte de la atmósfera que necesitamos para  que los ratos que invertimos entre letras nos resulten más placenteros. Y por eso hacemos uso de ellas pero nos cuesta confesarlas. Porque seamos sinceros, llevo ya media docena de líneas y aún no os he contado que me gusta ordenar los libros a mi antojo. Pero no los de mi casa, sino los de las librerías cuando están en estantes colocados de cualquier manera o me encuentro a Thomas Mann junto a William Faulkner si pone que su orden es alfabético. aunque claro, lo mío no es nada al lado de una compañera que se empeña en estirar todas las esquinas de los libros de tapa blanda que van quedando dobladas, aprisionadas entre otros tantos en un hueco digno de un buen jugador de tetris.
     Una de la manías más comunes, y no miro a nadie aunque hay un blog que nos enseña los suyos con cada libro, es el uso de marcapáginas. Aquí hay para cualquier excentricidad casi. Tenemos a los que usan el metrobus, el DNI caducado, un marcapáginas para cada libro o los que doblan la esquinita de la página por la parte superior (estas también las estira concienzudamente mi compañera). Pero, gracias a Dios, de esta manía estoy libro... digo libre. A mi lo que me gusta es meter el mando a distancia de la tele entre las páginas del libro. Me parece bastante práctico porque por su grosor no tardo nada en encontrar por donde voy leyendo. Eso sí, en mi  casa no opinan lo mismo ya que al resto de la familia si que les gusta ver la televisión.

     Y qué me decís del cuidado? Hay quien los forra para que no se estropeen como ya os comenté en una ocasión, quien los pone papel charol negro para que nadie sepa el título que están leyendo, quien les quita la doble cubierta para que, si se estropea, esa esté nueva y tape los desperfectos y finalmente los nudistas, que les gusta el libro sin artificios. Luego están los que los anotan, subrayan, pegan post it y los que están en el lado contrario que no los quieren ni tan siquiera dedicados, ya que eso significa que alguien ha posado un bolígrafo sobre ellos.
     Los colocamos en casa en pie, tumbados, por tamaños, colores, autores o editoriales o, en mi caso, por una mezcla de todo ello que parece que sólo comprendo yo. Lo cual me resulta bastante útil en el caso de prestar un libro, ya que su hueco parece que llama a gritos al huésped habitual de esa estantería. Porque otra de mis manías es no prestar libros salvo a personas muy concretas. No por nada, si yo me fío... pero... por si se les olvida. No vaya a ser que les guste atesorarlos y se olviden que tengo un hueco en casa para mi libro favorito, todos los son, no me gusta discriminar.

     Desde luego que, por lo que veo... somos todos unos maniáticos. Y digo esto mientras miro el montón que está colocado como una pequeña columna junto a la mesilla de mi dormitorio pensando qué libro será el que me acompañe mañana al trabajo, el que hará que no salude a media docena de personas, me tropiece un par de veces posiblemente en el mismo sitio que ya me he tropezado hoy y que, sin lugar a dudas, me acorte considerablemente los diez minutos de camino que tengo.

     Y vosotros, ¿tenéis manías lectoras?

     Gracias

79 comentarios:

Jo dijo... [Responder]

Que interesante post. Seguro adoptamos tantas manias y no nos dams cuenta... Todo eso que describes a bien no siento sea exageración cuando te gusta algo. Yo ultimamente pongo demasiada atención a los libros en su manufactura por ejemplo... observo... cuido incluso no estropearlos o me fijo donde colocarlos.
nada de pararlos con el lomo hacia arriba o si quiera osar en escribir en ellos ... aun asi sea un numero

no... no
no creo que eso sea exageración.
mas bien es el hecho de que por lo que valoras a esos objetos tan deliciosos aparte de contenidos sus paginas o materiales ... es porque les quieres.

... hace unos dias pensaba en un modo práctico para ordenar mis libros....
alguien me dijo que por colores
pero aun cuando se viera Armónico no me entusiasma verme envuelta en el desorden mezclandolos de ese modo.... jaja

uy se me ocurren tantas cosas con respecto a la relacion o la manera en que nos relacionamos con las cosas en este caso los libros que serian tan largos como un post. Al menos esta filia que no se como llamarla con respecto a los libros no nos llevara al manicomio o ante un psiquiatra

:) que suerte llegue de primera

Espe dijo... [Responder]

Mi primera manía es también ordenar los libros, por supuesto los de mi casa que están perfectamente colocaditos siguiendo las normas de la CDU. Pero es que me pasa lo mismo, y si veo en una librería que hay alguno descolocado lo pongo en su sitio rápidamente. Y la segunda manía es no prestarlos tampoco salvo a personas concretas; aunque los tengo localizados porque cuando presto uno pongo en su lugar de la estantería una ficha con su título y autor, el nombre de la persona a la que se lo he prestado y la fecha en la que lo hago; cuando lo devuelve pongo la fecha de devolución, y la ficha pasa a estar dentro del libro y el libro de nuevo en su sitio. Hay quien me mira raro cuando cuento esto, pero en fin... Ya estoy acostumbrada, jaja.

Daniel dijo... [Responder]

Jajajaja pues sí,creo que todos tenemos manias así;en mi caso siempre leo la primera pagina de un libro nuevo dos veces,cierro el libro con las solapas (cosa que odio)o con cualquier cosa que encuentro,nunca con los cientos de marcapaginas que tengo por casa,y yo, al contrario que tú,cuando presto un libro y deja el hueco tiendo a rellenarlo,me da un no se qué verlo ahí...y nunca,NUNCA se me olvidan los libros que presto ni que me prestan.

Mere dijo... [Responder]

Tengo el hábito de señalar la página por la que voy con la solapa de delante (nunca con la de detrás) terminando casi siempre por perder la marca y deformar el libro. Tiene que ver con mirar al futuro o algo así y se ha convertido en un ritual.
¡Q entrada + original! Divertida y a la vez personal. Besos

Rebeca de Winter dijo... [Responder]

Bueno, yo tengo varias pero la que más llama la atención es que me lavo las manos antes de coger un libro, y eso aunque las tenga impecablemente limpias, y si lo cojo 10 veces al día, 10 veces que me las lavo. No soporto que tengan señales ni marcas de ningún tipo, y de vez en cuando les paso el secador de pelo, con aire frío, claro, para quitarles el polvo. Ya ves que estamos unos cuantos que somos carne de psiquiatra, jeje. Interesante tu entrada de hoy. Buen fin de semana.

MaryLin dijo... [Responder]

Jajaja, interesante, muy interesante.
Yo tengo una de las manías que has mencionado: la de quitarle la doble cubierta mientras leo el libro para que no se estropee, porque como son tan frágiles, no soporto ver un libro estropeado y siempre ando con el libro en el bolso porque soy de leer en el bus...
No me gusta nada lo de forrarlos ni lo de doblar las esquinas, nunca lo he hecho y, aunque normalmente soy de usar marcapáginas, si en algún momento no tengo pues sí, le he puesto el bonobus o un ticket de la compra o un kleenex (limpio, claro), si era lo que tenía más a mano, pero siempre algo planito que no deforme el libro :D
Besotes

Cristina Caviedes dijo... [Responder]

Todos tenemos manías, ¡seguro! Aunque a veces ni siquiera nos damos cuenta... yo pensaba que no tenía y... al leer la entrada me he dado cuenta de que sí, por lo que voy a confesar, jajaja... mi manía es que cuando un libro me interesa mucho, mucho, lo dejo completamente marcado con mis notas, es decir, voy anotando conclusiones, pensamientos, sentimientos que me inspira... ¿Más manías? Pues sí, jajaja.. a la hora de colocarlos. Siempre tengo un espacio especial para los que más me gustan o para los que tengo intención de volver a leer o aún no he leído. Los que menos me gustaron, siempre se van arriba del todo de la estantería, pero tirarlos... ¡Jamás! ¿Hacer limpieza de libros? ¡No puedo! He perdido muchos por prestarlos, pero no puedo tirar un libro a la basura, sea como sea, esté como esté... Muchos besos, me ha encantado la entrada.

MaryLin dijo... [Responder]

Ahh, y sí, a mi tampoco me gusta dejar libros, solo a mi hermana, que sé que los cuida igual que yo.
Que una vez le dejé el libro a una amiga y me lo devolvió en tal estado, que lo di y me compré otro.

Charly Hell dijo... [Responder]

Comparto la manía de estirar bien cualquier esquinita que queda doblada, no debe haber ni una porque me pone nervioso.

En cuanto a los marcapáginas siempre han sido lo primero que he encontrado por ahí (un recibo del banco, la lista de la compra, un posavasos chulo... aunque ahora los he cambiado todos por uno que me regaló mi herman. Una especie de goma alargada acabada en un pez muy gracioso.

El otro día oí lo de subrayar, anotar, etc... en los libros, y la verdad es que nunca lo he hecho, si fueran sólo míos sí, pero no creo que a mis hermanos les haga mucha gracia -igual que no me la haría a mi- encontrar cosas escritas en un libro.

Lo de colocar no me obsesiona, normalmente un libro suele ir allá donde cabe, y como el espacio es limitado están ahí todos apretaditos, e incluso ya empiezan a estar algunos apilador en el suelo.

Y lo de prestar lo llevo muy mal. Sólo presto a contadísimas (2) personas.

Yo otra manía es el olor. Cada libro tiene un olor característico y (sin que nadie me vea) suelo oler el libro antes de empezarlo. Lo abro, lo huelo, paso páginas y dejo que me de su aire...

¿No os pasa que cuando empezais una historia vais imaginando la situación -una casa, una calle, o lo que sea- y llega un momento en que descubres que lo has asociado a algo conocido y estás imaginando unos personajes en tal calle de la lado de casa, o en casa de una amiga? A mi eso me encanta, ver como el cerebro asocia y une recuerdos con nueva información.

Bueno, paro ya, que vaya claca te he soltado :p

Offuscatio dijo... [Responder]

Hoy entramos en un terreno más peligroso ;) ¡Muy interesante la entrada! ¿Manías lectoras? La primera es que el libro esté en perfecto estado, prácticamente no se distingue que lo je leído. Hay en casa quien se quite de las tapas de papel, pero porque prefiere que sólo se quede la dura, sin imágenes y unas pocas letras. Bueno, bueno..hasta ahora no te he contado nada del otro mundo, ¿verdad? Aquí va. Hace poco me fui a la biblioteca a buscar dos ejemplares, y, ya en casa, para me pudiera empezar a leerlos, tuve que limpiarlos primero. Sus tapas manchadas y sucias me ponían de los nervios. Pero, una vez, superado este obstáculo, he disfrutado muchísimo de la lectura. ¡Volveré allí! Un beso.

Azalea Real dijo... [Responder]

Este post es genial! No tengo muchas manías: publicar cada tres días exactos (algo que, para mi sorpresa, llevo haciendo sin saltarme un sólo momento 6 meses ya), respetar el orden de los libros que debo leer salvo contadas excepciones, volver a dar una vuelta entre las estanterías de la biblioteca aunque ya haya elegido el libro que me quiero llevar por si, por arte de magia, apareciera otro que me interese más en el que no hubiera reparado antes... ah, y tratar de leer al menos 100 páginas al día. No siempre cumplo este, pero suele ser por falta de tiempo.

Besos.

Anna dijo... [Responder]

Que buena entrada:)
He de decir que no tengo manías en cuanto al estado de los libros, pues de vez en cuando compro algunos de segunda mano (de esos a 1€) y estoy acostumbrada a que no esten en perfecto estado.
Sin embargo, cuando compro uno nuevito, tengo la manía de dejarlo encima del escritorio para contemplarlo cada vez que paso por delanto. Incluso los abrazo...
Y otra manía, coincidiendo con la tuya, es que mis libros estan colocados en un orden que solo (porque no sigue ningún patrón lógico) conozco yo y que es absolutamente INALTERABLE.
En fin, que cuando pasamos tanto tiempo entre libros es normal de desvariemos un poquito...
¡Besos!:)

donne dijo... [Responder]

Ahí van las mías:

Evito las ediciones de bolsillo.
Si el papel es de mala calidad o áspero al tacto (me da dendera), ahí se queda.
Les quito la sobrecubierta mientras los leo.
Antes de empezar a leer me lavo las manos.
Si me llega algún libro con alguna esquina tocada me jod* un montón.
A todos les paso una toallita húmeda que previamente dejo secar un poco, para eliminar posibles marcas en la portada y alrededor de las hojas (lo que es el grosor del libro).
Si adquiero alguna edición antigua, por ejemplo: "Evelina" F. Burney (Espasa Galpe, 1934). Primero lo pongo unos días en una bolsa cerrada con romero fresco primero, para que desaparezcan olores varios. Luego mezclo tres gotitas de lejía con un poco de agua, y con un paño suave limpio toda la parte exterior de las hojas para desinfectar e eliminar posible moho/hongos. Y por último cada día, durante una semanica, los saco al exterior, los pongo de pie y abiertos para airear entre páginas.
Que mas.. ah, si, tampoco suelo dejarlos, solo a contadas personas.
En fin, algo quedará por ahí en el tintero, pero creo que esto es ya suficiente para que me lo haga mirar, jajaja. Por cierto, hace poquito que te sigo, saludos a todos:)

·M· dijo... [Responder]

Que interesante!!

A ver, manías lectoras... Siempre, siempre, siempre uso marcapáginas. Eso de doblar la hojita no lo soporto...

Tengo que tener siempre a mano el libro que estoy leyendo, tenerlo a la vista, saber que puedo estirar la mano y cogerlo, saber que si no lo veo, está en el bolso... Pero siempre cerca.

Tengo un sitio para los libros pendientes, uno para los leídos recientemente, uno para los de tapa dura y uno para el resto...

Creo que ya está pero fijo que algo más habrá que ni me he dado cuenta!

Framboise dijo... [Responder]

¡qué gusto entrar en un sitio donde nadie te va a mirar como a un bicho raro! confieses lo que confieses :D
Yo, sí, escribo en los márgenes, subrayo las palabras o párrafos que me gustan y cuando releo el libro añado otras cosas y pongo estrellitas y marca-páginas de todo tipo... para mí, son como huellas de los besos que intercambiamos el libro y yo.

No me gusta mucho prestarlos: he aprendido con los años que algunos de mis libros gustan tanto que se "olvidan" de devolverlos. Prefiero regalar el mismo título.
(:D nos acabamos de cruzar: tú, en mi casa y yo, en la tuya :D)
Pero sin embargo, hace muy poco descubrí esto:
http://www.bookcrossing-spain.com/
Y me gusta participar en esta iniciativa de compartir.
¡Sí, creo que somos todos un poco "carne" de psicólogos... pero no hacemos daño a nadie ¿verdad? :)

Besotes

Towanda dijo... [Responder]

Qué interesante entrada.
Manías?, estoy llena de ellas; con los libros, las comidas, las sillas, la escritura...
Por cada situación que se presenta tengo una.
Un abrazo, guapa.

Framboise dijo... [Responder]

:( Acabo de dejarte un comentario (largo) sobre mis manías (que son bastantes).
A la mitad de redactarlo, ví el tuyo en mi casita de pompas de jabón y al seguir con el mío aquí... ¡desapareció! buuuaaa ¡qué manía le tengo al "cacharrito maldito!"

En otro ratito, te lo vuelvo a mandar ;)

Besos lectores a tod@s.

G dijo... [Responder]

Buenos días.
A mi me gusta leer después de cenar, tras la película. Es mi rato de relax, eso si (y aquí me apuro un poco), si estoy en casa como vivo solo, me gusta leer descalzo. Hace que me sienta cómodo y que me quede más tiempo delante del libro. Aunque si te soy sincero tal vez debería replantearme la opción, y que algunas veces me acuesto demasiado tarde para madrugar.
Buen día.

mientrasleo dijo... [Responder]

@Framboise
Jajaja me he fijado, creo que a la altura del número 60 de tu calle.
Besos

Icíar dijo... [Responder]

Jajaja, pero lo del mando tiene su peligro, ¡Ojo! Y es que ¿Cuántas veces se te ha movido el libro, el mando se ha separado, y te has quedado con la cara a cuadros porque ahora sí que no sabes por dónde ibas? Jeje
Bueno, yo creo que la única manía que tengo, es ir quitando las etiquetitas de precio o cualquier otra que suele haber en la portada posterior del libro, pero lo hago tanto con los míos como con los de los demás, salvo que alguien me dijera que tiene la manía de conservarlos, en ese caso no tengo problema, ¿Eh?

mientrasleo dijo... [Responder]

@Icíar

Pues mira, no se me suele caer porque escondo el libro y lo dejo bien derechito.
Y eso lo hago para evitar el mayor peligro de mi manía... que me sacaban a escondidas el mando del libro para ver la tele! jajaja
Besos

Lesincele dijo... [Responder]

Me ha encantado al entrada!
Yo reconozco que soy muy muy maniática y obsesiva a veces xD.
En casa los tengo divididos de varias formas...los que quiero ir adelantando, los que tengo en casa sin leer desde a saber cuando, los que tengo sin leer pero no me apetece tanto adelantarlos y los leídos.
Lo que pasa es que como me acabo de mudar en vez de estar en estanterías los tengo en torres que poco más y llegan al techo.
Porque otra de mis manías es coleccionarlos...y tengo más de los que puedo leer.
Sobre las páginas...depende de como me de, ahora parece que me he vuelto a obsesionar con los marcapáginas y su acumulación.
Y...no me gusta prestar pero porque las veces que lo he hecho por desgracia no me los han devuelto y me ha tocado comprármelos de nuevo.
Un beso!

Framboise dijo... [Responder]

Por si te quedaba alguna duda... mira aquí :D:D
http://franpompasdejabon.blogspot.com.es/2012/01/cacharrito-mio.html

Besotes

Clara York dijo... [Responder]

¡Qué bueno! Yo tengo un montón de manías. Forro mis libros, no les hago ni una marca ni una anotación, leo los libros por riguroso orden de compra, no dejo libros, nunca jamás ordeno mis libros...

Valaf dijo... [Responder]

Pues claro, maniático a saco. Por ejemplo, la mesa que tengo en el despacho de casa (i.e, antro de tío), es un caos, ni la mesa se ve. Pero tiene que ser así: si alguien me ordena ese caos ya no me encuentro a gusto. Y lo mismo con una estantería que tengo allí en la cual los libros pueden apilarse sobre otros que están bien puestos y eso que hay espacios libres.

Y luego, con los libros que me marcan, pues un cuidado total (ah, y solo abrirlos tengo la manía de oler sus páginas mientras corren rápido bajo el dedo pulgar.

Ahora que, para maniática, mi santa, jajajajaja. Ep, de libro.

Un beso

Aydita dijo... [Responder]

Yo lo unico que si empiezo un libro no paro hasta que lo acabe aunque este leyendo 5 horas! jaja besos

Patricia Nasello dijo... [Responder]

Jamás he forrado un libro, pero o trato con el respeto que se merece un ser vivo.
Margapáginas, aquel que tenga un sentido emocional, por quien lo regaló, por el momento en que fue comprado.
Un gusto especial: leer en la cama, aunque sea pleno verano...

Abrazos!

creador dijo... [Responder]

Lo de Espe, es increíble, yo hago algo parecido. No tan maniático pero poco usual también. Fechar al final del ejemplar la fecha en que termino de leerlo. Sólo la primera ver, al releer alguno no lo hago.

Pakiko dijo... [Responder]

No tengo grandes manías relacionadas con la lectura. Lo que no soporto es que el libro se deteriore, que alguien le doble alguna esquina, que se manche. Me gusta mantenerlos impolutos.
Besos

Arila dijo... [Responder]

Me ha parecido muy curiosa la entrada, pero creo que no tengo muchas manías. Cuido de los libros de una forma no obsesiva, no doblo páginas ni escribo en ellos, pero muy de vez en cuando marco algo con un post-it. De marcapáginas uso cualquier cosa, y quizá si es manía mía suelo parar al inicio de los capítulos. Sólo los dejo a personas con las que tengo bastante contacto y que se los puedo reclamar sin problemas. Me gusta ordenarlos por colecciones o tamaños, un par de veces al año reestructura las estanterías.
¡Un besito! =)

Ángela dijo... [Responder]

A ver, a la hora de escribir me da igual que haya algo de ruido, he escrito algunos relatos con gente en casa, con la tele, y el camión de la basura..., pero necesito total silencio y tranquilidad para leer.
No suelo prestar libros, para mi son tesoros que luego, a veces, no son devueltos, tampoco me gusta que me los devuelvan con las páginas dobladas.

y poco más.
Un beso.

shaka lectora dijo... [Responder]

Todos tenemos nuestras manías en esto de la lectura. Yo también tengo un sistema un tanto raro para ordenar los libros y que sólo lo entiendo yo. Pero eso sí, yo lo que también tengo es complejo de biblioteca. Me encanta prestar libros, y de momento he tenido la suerte de que nadie se ha "olvidado" de devolvérmelo. Espero que siga así por mucho tiempo.

Un beso shakiano!!

Lunática dijo... [Responder]

¡Cuántas manías! Yo debo leer, siempre, con un lápiz cerca para poder marcar alguna frase, para escribir sobre alguna página (cuando me peleo con el personaje lo plasmo al escribir alguna palabrita) Me encanta con el paso del tiempo releer la obra junto a mis anotaciones porque descubro que cambié, no soy la misma.Otras interpretaciones, otras anotaciones adquieren relevancia.

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

Vais a pensar que estoy como una cabra pero ahí van, ademmás, me gusta la entrada porque hace que nos conozcamos un poco más.

Me gusta el olor de los libros, no lo puedo evitar, el olor a tinta impresa me fascina, siempre que lo retomo lo huelo y cuando lo cierro también. Esto me ha llevado a disfrutar también del olor del cuero de la funda del Kindle.
Leo preferente de madrugada, cuando no hay nadie despierto, sólo yo y mi libro pero siempre llevo el Kindle encima, si me aburro soy capaz de abstraerme de todo ruido exterior y concentrarme en la lectura en cualquier momento.
Soy incapaz de de tocar el libro con un lápiz o un bolígrafo, tomo notas a medida que leo, citas enteras y las copio en un cuaderno, normalmente escritas con un Pilot verde. Lleno cuadernos y cuadernos que clasifico y guardo en una caja con ruedas debajo de la cama.
Me gusta que el libro quede tal y como estaba cuando empecé a leerlo, odio que se me estríe el lomo o que se me manchen las páginas o las tapas. Cuando voy a comprarlo busco siempre un ejemplar perfecto.
Esas son las principales, estoy seguro que hay alguna más por ahí :) Besos

Eterna Lolita dijo... [Responder]

Mmmm... Supongo que para leer soy un caos, como en mi vida en general xD A veces doblo la esquinita, otras uso marcapaginas, otras la misma solapa del libro... Voy dejando libros a medio leer por sofas, mesas, por el suelo... Y siempre me propongo usar posits para las frases que más me gustan pero mi pereza acaba ganando la batalla. Un besoteeeeee!!!

Marina dijo... [Responder]

Qué entrada tan genial!! La verdad es que no me considero nada maniática en lo que a costumbres lectoras se refiere ya que solo pido un poco de silencio para meterme de lleno en una historia. Eso sí, me gusta tener los libros ordenados por tamaño y rara vez los cambio de sitio porque sino les pierdo ya que al tener tanto temo que se pueda descarriar alguno. Luego, no suelo dejar mis libros porque ya sabemos lo que pasa, que mucha gente no los devuelve. Solo los presto a gente de confianza y que me los tratan genial. Eso sí, lo anoto en una libreta para saber quien lo tiene!! Será por manías...jaja y eso que había dicho que no tenía ninguna

Marina dijo... [Responder]

Qué entrada tan genial!! La verdad es que no me considero nada maniática en lo que a costumbres lectoras se refiere ya que solo pido un poco de silencio para meterme de lleno en una historia. Eso sí, me gusta tener los libros ordenados por tamaño y rara vez los cambio de sitio porque sino les pierdo ya que al tener tanto temo que se pueda descarriar alguno. Luego, no suelo dejar mis libros porque ya sabemos lo que pasa, que mucha gente no los devuelve. Solo los presto a gente de confianza y que me los tratan genial. Eso sí, lo anoto en una libreta para saber quien lo tiene!! Será por manías...jaja y eso que había dicho que no tenía ninguna

aldogal dijo... [Responder]

Encantado con tu post, encuentro muchas similitudes con el mío con mis manías.
Tengo algunos separadores pero casi no los uso, por lo general utilizo estanpas religiosas postales y si no un papel cualquiera. No me gusta prestarlos y si lo hago pongo fecha de devolución, aún así he perdido más de un título, (ladron que roba a ladron jajajajaj).
En cuanto al orden no me gusta forrarlos, los tengo en mis estantes y los clasifico por tamano, editorial o diseno, nada más, si algún autor esta junto es por que es comprado los libros de en el la misma coleccción.
Odio las versiones resumidas, prefieros los libros completos y en presentación de bolsillo, son mis favoritos. Sin embargo me encantan tambien los pasta dura y con sobre cubierta.
Detesto rayaarlos y doblarle las esquina de las paginas no me gusta para nada. Y si voy a poner una dedicatoria es por que a la persona que lo regalaré es sumamente especial...
Buen post...

Caminante dijo... [Responder]

Una entrada muy divertida. Yo no tengo muchas manías, la mayoría las has mencionado, como no saludar a media docena de personas (los libros son muy útiles cuando te cruzas con alguien no deseado y sumerges tu nariz en ellos para que no te vean). También tiendo a escoger marcapáginas que sean de un color a juego con la portada. Aunque ahora me ha dado por usar clips, que son más cómodos y marcan exactamente en qué página lo dejé (no hay que andar leyendo las dos páginas hasta que llegas al lugar correcto).
Besos!

Pablo dijo... [Responder]

Ya no me siento tan incomprendido, luego de leer tu entrada, jejeje. La verdad es que tengo varias manías de las que mencionas, además de otra que provoca las miradas curiosas de los libreros de la tienda. Cuando veo un libro que me interesa, y hay varios ejemplares, los examino todos para ver que no tengan marcas, rayones, manchas, etc. Cuando encuentro el ejemplar perfecto, lo compro. También he devuelto libros porque encuentro lineas en el lomo. Otra manía interesante es la de usar los libros en tapa dura sin sobrecubierta. Pienso que se me puede dañar, así que generalmente ando con los libros en duras sin sobrecubierta. Pongo mucha atención además con no marcar el lomo de los libros.
En fin... cada lector con sus manías.
Un abrazo.

MAV dijo... [Responder]

Es un tema interesante a la vez que peliagudo, ya que revelar manías siempre puede ser un poco peligroso jajaja

Mis manías, creo que son bastante comunes. Para mí lo más importante es el cuidado de los libros, leerlos, disfrutarlos pero sin dañarlos. A veces sí le quito la cubierta para evitar que se rompa. Luego procuro mantener un orden. Los separo por tapas blandas y duras, y tamaño. Dentro de las tapas duras, lo separo por sagas. Y luego, tengo una sección para los clásicos de editoriales concretas, y otra específica para libros ilustrados. Y respeto a los marcapáginas, me encanta coleccionarlos y usarlos, pero he de reconocer que mayoritariamente utilizo esas notas autoadhesivas de colores, me resultan muy prácticas.
Y, al igual que tú, no los presto, o es muy raro que lo haga. Tengo que saber a ciencia cierta a quién se los presto, sino nada.

Un saludo ^^

MAV dijo... [Responder]

Es un tema interesante a la vez que peliagudo, ya que revelar manías siempre puede ser un poco peligroso jajaja

Mis manías, creo que son bastante comunes. Para mí lo más importante es el cuidado de los libros, leerlos, disfrutarlos pero sin dañarlos. A veces sí le quito la cubierta para evitar que se rompa. Luego procuro mantener un orden. Los separo por tapas blandas y duras, y tamaño. Dentro de las tapas duras, lo separo por sagas. Y luego, tengo una sección para los clásicos de editoriales concretas, y otra específica para libros ilustrados. Y respeto a los marcapáginas, me encanta coleccionarlos y usarlos, pero he de reconocer que mayoritariamente utilizo esas notas autoadhesivas de colores, me resultan muy prácticas.
Y, al igual que tú, no los presto, o es muy raro que lo haga. Tengo que saber a ciencia cierta a quién se los presto, sino nada.

Un saludo ^^

MAV dijo... [Responder]

Es un tema interesante a la vez que peliagudo, ya que revelar manías siempre puede ser un poco peligroso jajaja

Mis manías, creo que son bastante comunes. Para mí lo más importante es el cuidado de los libros, leerlos, disfrutarlos pero sin dañarlos. A veces sí le quito la cubierta para evitar que se rompa. Luego procuro mantener un orden. Los separo por tapas blandas y duras, y tamaño. Dentro de las tapas duras, lo separo por sagas. Y luego, tengo una sección para los clásicos de editoriales concretas, y otra específica para libros ilustrados. Y respeto a los marcapáginas, me encanta coleccionarlos y usarlos, pero he de reconocer que mayoritariamente utilizo esas notas autoadhesivas de colores, me resultan muy prácticas.
Y, al igual que tú, no los presto, o es muy raro que lo haga. Tengo que saber a ciencia cierta a quién se los presto, sino nada.

Un saludo ^^

MAV dijo... [Responder]

Es un tema interesante a la vez que peliagudo, ya que revelar manías siempre puede ser un poco peligroso jajaja

Mis manías, creo que son bastante comunes. Para mí lo más importante es el cuidado de los libros, leerlos, disfrutarlos pero sin dañarlos. A veces sí le quito la cubierta para evitar que se rompa. Luego procuro mantener un orden. Los separo por tapas blandas y duras, y tamaño. Dentro de las tapas duras, lo separo por sagas. Y luego, tengo una sección para los clásicos de editoriales concretas, y otra específica para libros ilustrados. Y respeto a los marcapáginas, me encanta coleccionarlos y usarlos, pero he de reconocer que mayoritariamente utilizo esas notas autoadhesivas de colores, me resultan muy prácticas.
Y, al igual que tú, no los presto, o es muy raro que lo haga. Tengo que saber a ciencia cierta a quién se los presto, sino nada.

Un saludo ^^

Teresa dijo... [Responder]

Qué coincidencia precisamente vengo de un blog donde nombran 4 "hábitos" que poseen, jajaja Son manías en toda regla. La he recomendado leer mi entrada del 19-3-2012 "Mi madre y sus manías" para que sepa lo que es eso.

Pero vamos, en cuanto a manías lectoras, yo de marcapáginas uso lo primero que encuentro, lo mismo me da un paquete de clinex, que el teléfono móvil... solo cuando estoy en casa eh!
En el metro he leído mucho y yo también quito la carátula y lo forro. No me apetece que sepan lo que estoy leyendo. En una ocasión me pasé de estación. He llegado a leer dos libros a la vez, y nunca en la cama porque me duermo.

Besos.
(P.D. a mi marido no le gusta leer libros prestados,ni prestarlos. Él sí que es un puro maniático jejeje)

elena dijo... [Responder]

Aparte de coleccionarlos compulsivamente, no se me ocurre ninguna manía con los libros. Soy de las que doblan las esquinas, y más de una por si quiero releer algo, cuando un libro me interesa mucho, lo releo tanto que lo destrozo, y entonces siempre compro un segundo ejemplar para que esté en la estantería intacto. Me gusta meter flores entre las páginas y olvidarme de ellas. Empecé esa costumbre de jovencita, y ahora, algunas veces, me encuentro alguna aplastada como papel de fumar, en lila, rojo desleído o amarillo, y me viene a la memoria el escenario de cuando leí por primera vez aquella novela, o aquel cuento, o aquel libro de texto.

Un texto que mueve a la sonrisa de complicidad.

Darío dijo... [Responder]

La manía de hurgar todo el tiempo la biblioteca, de no querer perderme nada, de empezar un libro cada 5 minutos. Es una obsesión!

Carla dijo... [Responder]

Me gusta esta entrada. Yo también tengo mis manías, claro. El libro tiene que estar perfecto, le quito la doble funda, lo cuido mucho y si se lo presto a alguien (sólo a personas de confianza) les repito la misma cantinela (acaban hartos de mí obviamente).
Últimamente también he cogido la manía de marcar las partes que me gustan con pos-its. Me gusta la idea de volver a cogerlo y pensar porque en ése momento me gustó esa parte de la historia.

Un beso!!

Sara O. Durán dijo... [Responder]

Qué divertida tu entrada, te imaginé leyendo y caminando y de todo eso. Pondré atención para darme cuenta sobre las mías, supongo que he de tener muchas... no lo sé.
Besos y feliz resto de finde.

Elysa dijo... [Responder]

¡Madre mía! la del mando de la Tv, y claro por eso en casa me miran mal. Otra, no me gusta que escriban en los libros ni nada de eso, admito las dedicatorias. La forma de ordenarlos en las estantería, es a mi manera, que a los demás vuelve locos, pero son míos. Cuando presto tengo que estar absolutamente segura de que ese libro va a volver. Y para terminar nunca desde que alcanzo a recordar me ha faltado un par de torres de libros en mi mesita de noche, por mucho que lo intente siempre están allí.

Besitos

Tatty dijo... [Responder]

Curiosa y original la entrada, es cierto que todos tenemos manías y más de lectura, yo marcapáginas siempre uso y eso sí, siempre el mismo y tengo la manía de acabar todo lo que empiezo aunque sea un bodrio, lo que es una tontería con todos los libros que hay
besos

Ricardo Miñana dijo... [Responder]

Pues si todos tenemos manías la mia escribir un precioso verso, aunque no es facil.
que disfrutes el fin de semana.
un saludo.

Luciana dijo... [Responder]

No puedo evitar tenerlas, porque mi apellido se escribe igual, solamente que se acentúa distinto. Así sea, por genética o lectora, tengo mis libros ordenados por época o temática.
Los de ciencia ficción juntos, los de temáticas sobrenaturales por otro, un estante para lo moderno, otro para Jane Austen, las Brontë, Dickens, H James y su amiga Edith Wharton, etc.

Ahh, jamás presto un libro que me ha gustado. Sólo presto aquellos que no me interesan su devolución y, si me los devuelven, los dono a una biblioteca pública.

Besos.

Nesa Costas dijo... [Responder]

¡Genial entrada! Jeje te veo reorganizando librerías.
Por supuesto que tengo mis manías. Entre ellas sacar las sobrecubiertas y forrar los libros para que no se estropeen al ir de un lado al otro en mi bolso de Mary Poppins. Eso sí, al forrarlos con papel, el celo se pega a este, nunca jamás al interior del libro.
Mi lector me ha ahorrado más de un disgusto en este aspecto, aunque también él va bien protegido en una funda acolchada.
No salgo sin uno u otro. Nunca. Jamás. Bajo ningún concepto, porque como encuentre un hueco ya solo sea para leer media hoja y no los tenga a mano me da una rabia...
Sobre pintarrajearlos, antes me corto una mano, pero me hace mucha ilusión tenerlos firmados.
Presto los libros más o menos sin problemas, pero por el contrario prefiero que no me los presten salvo personas muy concretas. Los accidentes ocurren… sobre todo cuando lees en la cocina (o al menos cuando yo leo en la cocina) y basta que algo no sea tuyo para que pasen.
Creo que solo tengo un marcapáginas que uso, soy de las que le vale hasta un cacho de servilleta, limpia. Y eso que me gustan, y son muy útiles, pero no sé cómo me las arreglo que nunca los tengo a mano.
Este marcapaginas me lo hizo mi abuela, una tira en encaje de bolillos con hilo azul y plastificado. No es precisamente moderno, pero el valor es incalculable. Y no, tampoco doblaría la esquina de un libro aunque esa costumbre la tenía en mis comienzos.
Probaré con el mando a distancia, pero igual me echan de casa. De todas formas buen sistema, y muy buenas manías jeje
¡Besos!

Wendy dijo... [Responder]

Claro que si, una de mis manías es señalar la hoja con ex libris, no me gusta doblar las ojas y tengo cuidado en no abrirlos del todo para que no se desencuadernen.
Besos.

Violeta dijo... [Responder]

Uffs, si empezara, creo que no me acostaría hoy...
Tengo mucho de los que has comentado y otros tantos que atesoro entre mis manías.
No me gusta anotar nada en los libros, pero soy la tonta de las firmas. Además, tengo un exlibris con el que firmo mis libros por si los presto. Eso sí, a contadas personas...

No me gustan que estén dañados, las esquinitas tienen que estar en condiciones, y sin ningún rayón en la portada.

Me gusta oler los libros, acariciarlos antes de leerlos, y luego les busco un buen lugar mientras los dejo en reposo.

Mmmm... tengo tantas manías relacionadas con la lectura.....

Rober dijo... [Responder]

Pues no sé, creo que soy bastante truño en cuanto a manías lectoras. Soy de marcapáginas, y uso siempre el mismo hasta que lo extravío, cosa que ocurre siempre. No me gusta doblar la esquina de la página (aunque lo he hecho durante mucho tiempo) y, como tú, sólo presto libros a gente especial. También los veo como pequeños tesoros.

Necesito silencio y tranquilidad para leer, estudiar, y creo que también cuando escribo.

No soy yo muy maniático (en esto de la lectura xD)

Besines

Citu dijo... [Responder]

Interesante tema yo muchas manías no tengo solo que odio leer con ruido y si has tenido la mala suerte de leer el mismo libro que yo después siempre trato de contar que paso. Te mando un beso buen domingo

Tizire dijo... [Responder]

Una entrada genial y unos comentarios la mar de interesantes. Tengo algunas pequeñas manías, como revisar todos los ejemplares de un libro en la librería antes de comprar el más perfecto, evitar los libros con sobretapas, utilizar cualquier cosa como marcapáginas (aunque desde que tengo el blog intento utilizar más marcapáginas), pero no puedo evitar doblar una esquinita cuando encuentro alguna frase digna de recordar y no tengo otra cosa a mano! Eso sí, nunca nunca subrayo un libro ni hago notas, pero no me importa que me lo dediquen... 1beso!

Doctora dijo... [Responder]

Eso del orden me pasa a mí, pero con las pelis, cuando voy por ejemplo a la Fnac y veo una peli del oeste en la sección de comedias me dan ganas de ordenarlas todas.
No tengo muchas manías al leer, nunca he forrado un libro, pero odio que la gente marque las páginas doblando una esquina, para mí es como si le arrancas un trozo.
Tengo muchos marcapáginas en casa, pero luego nunca uso ninguno, no los tengo a mano y acabo usando cualquier papel.

Shorby dijo... [Responder]

Jajajajaja me he quedado loca con lo de las esquinas!!

Pues sí, todos somos maniáticos, imagino que es normal... mi manía es, como tú, la de no dejar libros salvo a personas concretas (tres, para ser exacta). Odio la gente que no cuida de las cosas prestadas!!, cuando me dejan un libro, intento leerlo lo antes posible para devolverlo pronto ¬¬

En mi habitación (ya mostré una estantería en un post), tengo mi "orden-dentro-de-mi-desorden" =) Los tengo ordenados por autor o temáticas, pero al final si pretendo cuadrarlos todos cual tetris, se me va un poquito (eso sí, sé dónde están TODOS, cómo lo hago? ni yo misma lo entiendo xD).

En fin, interesante entrada! =)

Besotes

ELIzabeth dijo... [Responder]

A veces leo saltando capítulos y al final los recupero.

Otras, trazo historias paralelas y al final descubro cuán cerca estuve de la trama del autor. conforme más leemos más nos acercamos al ritmo del escritor.

Carmen dijo... [Responder]

No miras a nadie pero me siento mirada, jeje. Tengo muchas manías la verdad: tocar y retocar, acariciar la portada de los librros, olerlos, ponerles el exlibris nada más llegar a casa, buscarle un buen sitio al acabarlo; no mezclo libros de culto o que me han llegado al corazón con otros que yo considero mediocre o que no ha estado a la altura... Uy, si yo te contase...
Besines y feliz domingo!
Me ha encantado esta entrada!!

moderato_Dos_josef dijo... [Responder]

Y ahora con los lectores pdf, las manías son otras. Personalmente, lo reconozco, prefiero leer un buen libro en formato papel, pero todavía no he encontrado nada como un lector para llevarse de viaje una extensa biblioteca con más de treinta libros que ocupan un tamaño mínimo. recuerdo antes klo que me costaba elegir y deshechar los libros que habría de llevarme en cualquier viaje.

Bsos.

Myladie dijo... [Responder]

Ufff!! Me siento muy muy identificada!!! Jajajjajajja!! Tengo muchas manías sobre todo cuando preparo actividades para mis niños o cuando estudio con el tema de la luz. Y ya ni te cuento cuando leo, o con mis libros!! Jajajjaja!! La verdad es que no me paro a pensarlo mucho, pero son muchiiiisimas!! Un besote

raúl dijo... [Responder]

mi "ordenación decorativa" es muy peculiar también, un desarreglo arreglado, como algunos peinados modernos. pero vamos, no tengo manías.

Hancastera dijo... [Responder]

La verdad es que me ha resultado curioso lo del mando a distancia.
Yo tengo la manía de que cuando los ordeno en la estantería estén por tamaños haciendo una especie de escalerita.
En cuanto a los marcapáginas no tengo ninguna manía, pero sí una de las que has comentado y es que cuando los libros tienen sobrecubierta, quito esta mientras los leo.
Me gustó mucho la entrada
Besitos ^.^

Candy glam dijo... [Responder]

maniaticamente excelente!! ^^ el titulo me atrae y el lo que lo hace mas interesante.. un placer leerte! besasos..

Capitán Smith dijo... [Responder]

Magnifica propuesta y veo que soy "normalito" casi las tengo todas. Una mas rarita es, que me gusta que mantengan la etiqueta del precio y añado la fecha de compra.
Una de las consecuencias del libro electrónico es, que nos ha eliminado muchas de ellas. Un beso

Concha Huerta dijo... [Responder]

Cuantas manias. me parece que un sicologo haria negocio con nosotros. Un saludo

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Ah, qué buen diccionario. Pues no tengo demasiadas manías con un libro entre las manos. Odio que alguien le doble las páginas o lo estropee de alguna manera, pero poco más. Cuando leo un libro denso me gusta acompañarlo de una lectura más ligera. Y nada más.
Ah, si, siempre que abro un libro nuevo entierro la nariz en él y lo huelo.

Meg dijo... [Responder]

Siempre uso marcapáginas, si llevo el libro en el bolso, el marcapáginas será de mala calidad o de publicidad por si se dobla. Tampoco presto libros, salvo a personas muy concretas. De momento no los forro :-)

Un besito!!

Abuela Ciber dijo... [Responder]

Pase a saludarte y dejarte buenos deseos para la semana que se inicia

Cariños

Frase de la semama:
El optimista cree en los demás y el pesimista sólo cree en sí mismo.

Gilbert K. Chesterton.
Escritor inglés

MC. dijo... [Responder]

Buenísimo!!! a ver... cuáles serán mis manías?? casi seguro que leer varios libros a la vez es una, porque lo hago siempre, no puedo con uno solo,
y me gusta usar de marcapáginas cualquier cosa que no sea justamente uno, por ejemplo fotos... también me gusta escribirlos y copiar las frases que más me llegaron, en todos los libros encuentro al menos una

supongo que tengo muchas más, así que mejor lo dejo ahí,
genial tema trajiste!! besoss

Sese dijo... [Responder]

Pues tengo la costumbre de tener papelitos entre las páginas, aparte del marcapáginas (hubo un tiempo en que usaba tarjetas de metro) pongo señales en el siguiente capítulo, o en cualquier otra subdivisión del relato, en el punto hasta el que pienso leer ese día,...

En esos papelitos apunto las frases que me han gustado, posibles futuras lecturas y mil cosas más, al final si el libro es de esos de 100o páginas, por ejemplo, acaba con múltiples papelitos entre sus páginas.

Tampoco soporto las páginas dobladas, si veo alguna la "reparo".

Y últimamente me da por coleccionar los marcapáginas de los libros que saco de la biblioteca.

Y me encanta prestar y que me presten libros.

Y seguro que hay más manías, pero ahora no caigo.

Besos

Javier dijo... [Responder]

Sí, sí que tengo manías, lectoras y no lectoras... podría contar unas cuantas jajaja con respecto a los libros, me gusta que estén colocados por orden de altura en la estantería.

Me ha encantado el tema y cómo los has enfocado, es un tema muy interesante, no deja de ser curioso que tengamos tantas manías...

Abrazos y buena semana

Ssil dijo... [Responder]

Me gusta mucho el post.

Yo soy de las que cuida el libro con mimo: no hago marcas ni doblo páginas, no pego papelitos (prefiero una libreta en la que tomo notas).
Coloco los libros por preferencias, cerca de mi cama están los que más me gustan, el resto van por editoriales.
Tampoco suelo dejar libros porque me da miedo lo que les pueda pasar.

Un saludo

Ratón de Biblioteca dijo... [Responder]

No me gusta doblar las páginas, huelo los libros, acaricio la portada si es bonita una y otra vez, los ordeno por editoriales, suelo utilizar un marcapáginas acorde con la temática del libro, nunca escribo en los libros...

Elena:) dijo... [Responder]

jajaja me he reído muchísimo con la entrada!Me ha encantado de verdad.
Pues yo no creo que tenga ninguna manía especial, ni de orden ni de nada, será porque soy bastante desastre. Lo único que hago de manera especial con los libros es tratarlos con delicadeza, lo que no hago con el resto de mis cosas:D Siempre tengo mucho cuidado y aunque me gusta recomendar y prestar libros también tengo cuidado de a quién se los dejo:)
1beso