lunes, 15 de octubre de 2012

La cosecha humana. Emilio Calderón


     "Tenía al joven en el punto de mira de su fusil. Lo seguía mientras correteaba de un lado a otro con el rostro cubierto con una kufiyya y una gigantesca honda en la mano derecha, que de vez en cuando utilizaba para lanzarles piedras o agitarla a modo de afrenta. Como siempre que se veía en esa situación (que en las últimas semanas, desde que comenzara la Segunda Intifada, se había repetido con demasiada frecuencia), se sentía como Goliat luchando contra David, con la particularidad de que la honda que portaba su adversario, en este caso, no podía competir contra su fusil de asalto. menos aún con el armamento de los helicópteros del ejército israelí que sobrevolaban la zona."

     Siempre me han interesado los libros que tratan otras culturas de la forma que sea, me gustan los autores rusos que me hablan de otra época, los actuales que nos muestran las realidades de sus países, los asiáticos y sus costumbres... Supongo que de algún modo busco conocer lugares a los que no llego de forma física a través de las letras, de una forma un poco más personal que mirando una guía de viajes. A través de las historias personales. Eso unido a que Emilio Calderón es un autor al que llevo tiempo siguiendo, me condujo a la novedad que hoy traigo a mi estantería virtual. Se trata de La cosecha humana.

     Conocemos a Sarah Toledano, una española de origen sefardí que trabaja como policía en Jerusalén. Su vida allí está marcada por la violencia casi cotidiana y la dureza del país hace mella en su carácter. Se encuentra con el cadáver de una joven lapidada que logra removerle las entrañas, pero eso sólo será el principio de una trama escalofriante.

     Comenzaba diciendo que me gusta leer sobre otras culturas o países. Desgraciadamente no siempre se leen historias bonitas, sino que muchas veces nos encontramos con crueles realidades a las que se enfrentan miles de personas cada día. Justo eso es lo que nos refleja Emilio Calderón en su novela. Ambientada en el año 2012 y siguiendo una documentación exhaustiva nos adentramos en el conflicto que  se libra en las calles de Jerusalén cada día. Asesinatos, inmolaciones, lapidaciones, fanatismos religiosos, torturas... son terriblemente cotidianos allí. Nos lo cuenta además apoyándose en hechos que provocan que nos preguntemos qué sabemos realmente de lo que sucede en otros países. Qué parte es la que nos llega salvo 3 minutos en las noticias de la sobremesa y cómo puede la gente sobrevivir a ello.

     Sarah nos cuenta su vida en primera persona, los cambios que pueden provocar a cualquiera que le toque vivir en su piel y cómo los afronta día a día. La policía que investiga el asesinato y busca culpables mientras van apareciendo nuevos cuerpos y sorprendentes tramas que cruzan fronteras...y la mujer que no encuentra la paz a la hora de cerrar los ojos; porque ha visto tanto que se siente marcada de por vida y sola porque no haya la compañía que supone la comprensión. Y la lucha, Sarah es una luchadora y nos lo demuestra con gran instinto de conservación, no ya físico sino psicológico, protegiéndose para no verse vulnerable e intentando mantener sus principios. Una mujer que es testigo de como otras se inmolan buscando algún tipo de redención, testigo de tantas cosas que pensamos que ya no existen que se me erizaba el vello a cada página sin poder despegar los ojos de ellas.
     Pero no es sólo un testimonio, es también una novela negra con una complicada trama que va desentrañando ayudada por el argentino Lautaro Heller, una suerte de versión masculina de la misma situación que vive nuestra protagonista. Ambos dan fuerza a la novela negra que tenemos entre manos con una compleja trama que nos golpea quitándonos el aire. Y lo hace con un libro lleno de frases para el recuerdo en el que el ritmo va aumentando de forma gradual a medida que pasamos página. A mi me ha durado.... lo que un viaje en coche idea y vuelta; tal vez haya sido un viaje largo, pero a mi no me lo pareció. Apenas tuve tiempo de mirar el paisaje.

     En esta historia Emilio nos golpea justo en las costillas, quitándonos el aire al enseñarnos una realidad que no vemos. La pregunta es simple hoy, ¿somos conscientes de la situación que se vive en muchos de los países que nos rodean?

     Gracias

     Pd. Aquí está la entrevista que le hice al autor.
           Y... el booktrailer

53 comentarios:

Winnie0 dijo... [Responder]

Excelente post. Contestando a tu pregunta te diré que estoy convencida que no nos hacemos ni media idea de lo que pasan otras pobres gentes... Nuestra generación de momento se ha librado de guerra y de mucho más Un besote y buen inicio de semana

MORGANA dijo... [Responder]

Parece interesante.anotado queda.
Besitos.

albanta dijo... [Responder]

A mi también me gusta leer sobre otras culturas pero este libro ahora mismo no me atrae. Espero que mi siguiente lectura sea un poco light.

G dijo... [Responder]

Buenos días.
a mi también me gusta este autor, lo llevo siguiendo ya unas cuantas publicaciones.
Este en particular lo tengo en casa.
Ya comentaré cuando lo lea.
Buen día.

Kikas dijo... [Responder]

Ni siquiera viajando te enteras....necesitas a alguien que te lo explique y, en caso de Jerusalen, necesitarás, como mínimo, dos personas, y a ser posible que no sean demasiado amigos...

Tatty dijo... [Responder]

Hace unos días lei la reseña de Kayena y me quedé con ganas de leer esta novela, me alegro de que a ti también te haya gustado, habrá que tenerla en cuenta
besos

Lídia dijo... [Responder]

Me ha encantado tu reseña Silvia, Este tipo de libros a mí también me gustan. Me lo apunto.
Un beso y feliz semana.

Pilar González dijo... [Responder]

Lo apunto sin falta, porque además no he leído nada de este autor y me apetece estrenarme con él. Un beso

Mar dijo... [Responder]

Conocer la realidad de paises, de gentes a través de la literatura. Me gustan ese tipo de libros, por lo enriquecedores que son, y de paso, tambien ese cine que aborda esos otros temas. Estamos tan "occidentalizados" que se nos olvida que hay algo más que occidente (afortunadamente).

Bss.

Offuscatio dijo... [Responder]

Muy buena reseña, MientrasLeo. Sin embargo, tras su lectura, mi pregunta es algo distinta de la tuya. Me parece que empieza a ser frecuente encontrar entre los investigadores o las fuerzas de seguridad de estas novelas escritas originalmente en castellano personajes de origen argentino; y, no termino de entender el porqué. Es sólo una observación al margen de la trama de la novela. ¡Gracias por compartirla!

Mónica-serendipia dijo... [Responder]

Hace tiempo que tengo este libro en la lista de pendientes, leí la sinopsis y me apeteció leerlo justo por lo que comentas: porque está ambientado en un país culturalmente muy ajeno a todo lo que conocemos y porque vive un conflicto sangrante perpetuo del que sólo tenemos referencias de uno o dos minutos en el telediario. En este sentido, me recuerda a una novela de no ficción sobre el conflicto de Afganistán que me dejó de piedra y os recomiendo: "El club de lectura de los oficiales novatos".

Quadern de mots dijo... [Responder]

Creo que no somos conscientes de la cruda realidad que se vive lejos de aquí, pero tampoco de la que hay muchas veces cerca de aquí. Como bien dices con tres minutos de noticias, estas siempre pasan por encima de la verdadera realidad y a veces nos da miedo adentrarnos ni que sea un poco. Quizás por el miedo a lo que descubrimos, quizás por el miedo a no poder hacer prácticamente nada.

Me apunto el libro, las realidades duras como esta son quizás las que más nos acercan a la verdad. Los libros duros en este sentido que he leído me han acercado a la realidad afgana, por ejemplo.

Quadern de mots dijo... [Responder]

Creo que no somos conscientes de la cruda realidad que se vive lejos de aquí, pero tampoco de la que hay muchas veces cerca de aquí. Como bien dices con tres minutos de noticias, estas siempre pasan por encima de la verdadera realidad y a veces nos da miedo adentrarnos ni que sea un poco. Quizás por el miedo a lo que descubrimos, quizás por el miedo a no poder hacer prácticamente nada.

Me apunto el libro, las realidades duras como esta son quizás las que más nos acercan a la verdad. Los libros duros en este sentido que he leído me han acercado a la realidad afgana, por ejemplo.

Mere dijo... [Responder]

La tensión en Oriente Medio desde niña me entristece, un eterno polvorín de odios ancestrales. Llámame ingenua o incluso cobarde pero cuando imagino remotos lugares por alguna razón esa gente sonríe y se respira paz por todas partes. Un beso

LAKY dijo... [Responder]

Pues yo creo que no somos conscientes; entre que sabemos lo que quieres que sepamos y que preferimos cerrar los ojos ante cosas que duelen tanto...
AL libro ya le tenía echado el ojo. Lo leeré algún día.
Besos

Lesincele dijo... [Responder]

Ya tengo apuntado este libro desde que leí otra reseña...
Yo creo que me va a gustar...
Un beso!

Aurora Lejana dijo... [Responder]

Qué reseña más bonita. A mi me pasa lo que a ti, me gusta "viajar" a través de los libros ya que, desgraciadamente no puedo hacerlo tanto como me gustaría en la vida real. Me apunto el libro, ya que no lo conocía. Besitos!

Jara dijo... [Responder]

Creo que no somos conscientes del todo de las dificultades y los problemas que se viven en otros países. Estos libros aunque sean duros nos ayudan a hacernos una idea mas cabal de la vida en estos países con conflictos que las noticias porque al personalizarlos nos resultar mas fácil sentir lo que debe ser vivir en esas condiciones.
El libro del que nos hablas hoy me parece muy interesante, una investigación criminal en ese contexto y con esa protagonista. Tomo nota.
Besos

Valaf dijo... [Responder]

Debe ser una situación que te marca por siempre, me refiero a trabajos como ese y en zonas como la que menta el libro.

Y no lo creo, no creo que seamos del todo conscientes de qué está pasando en otros puntos del globo. Porque leer desde la óptica de una experiencia personal nos remueve las entrañas en tanto y cuanto individuos que somos. Pero qué pasa y por qué pasa implica a colectivos enormes y a causas que transcurren por los sótanos de las noticias y los libros.

Un beso

Aran dijo... [Responder]

Me gusta la parte de novela negra, pero no tanto la dosis de realidad. De vez en cuando me va bien, pero no demasiado a menudo.
Besos

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo... [Responder]

Mi comentario de esta mañana yo creo que al final no lo he enviado. Te decía que este tipo de libros sobre culturas y costumbres de otros lugares mi también me gustan y en referencia a tu pregunta, no se puede ser consciente de lo que pasa desde la barrera de seguridad, e incluso, si la atraviesas eres forastero. Pero lo más sorprendente es que es una cuestión de azar, porque uno no elige donde nace, pero sí lo que hace desde donde le tocó nacer. Un beso

Elena dijo... [Responder]

Ya lo tenía en mi lista y despues de tu reseña ha adelantado puestos. Un bico

CHARO dijo... [Responder]

Hay que reconocer que a pesar de la mala situación que estamos viviendo en España hay muchos paises que están pasándolo muchísimo peor que nosotros debido a las guerras, hambrunas, violencias sin límites etc. ......todavía vivimos en un lugar priviligiado a pesar de todo.Besotes

Mientrasleo dijo... [Responder]

@Offuscatio
En este caso representan a dos personas con el mismo origen y un mismo destino que marcan sus diferencias por la influencia de su país de origen.
Pero es cierto que se está convirtiendo en un denominador común.
Besos

Aglaia Callia dijo... [Responder]

Este libro me toca muy fuerte desde el título, y tras leer tu reseña tengo muchos deseos de leerlo, pero creo que voy a esperar un tiempo, porque no creo que pueda resistirlo ahora.

Besos, que tengas bonita semana.

raúl dijo... [Responder]

si somos conscientes, nos importa bien poco (me incluyo, el primero), lamentablemente. conocer la historia, la cultura de otros países a través de la literatura me resulta un método de lo más didáctico. yo al menos aprendo un montón.

Margari dijo... [Responder]

Hoy en día es difícil no saber de la situación que se vive en otros países. Cosa distinta es no querer saber o mirar para otro lado...
El libro ya lo tenía apuntado, así que va subiendo puestos en la interminable lista.
Besotes!!!

Jo dijo... [Responder]

alguna vez me dije que creo que ultimamente ya me interesan mas las biografias...

que no le quito mérito a otro tipo de historias
sólo que para mi a veces vale mucho y me dice más la historia personal lde alguien... que los sueños o fantasías en papel

me lo voya apuntar

:) abrazo!

sabores compartidos dijo... [Responder]

Aquí solo somos conscientes de lo que cuentan los telediarios, la realidad debe ser demasiado cruda como para intentar imaginarla.
De momento lo tenemos lejhos pero quien sabe.....
un besote

Arila dijo... [Responder]

A mi todos los libros en los que puedo aprender algo sobre otra cultura o sobre la historia o situación de otro país me interesan. Un beso =)

Teresa dijo... [Responder]

Un tema que me atrae. Me lo anoto.

Besos.

fus dijo... [Responder]

Tomo nota de esta entrada para pròximas lecturas. Muchas gracias por compartir.

un abrazo

fus

Bt dijo... [Responder]

Consientes... quizás un poco, otras veces se nos hace increíble lo que sucede en otros países y llega esa maldita sensación de imposibilidad, como estar atado de manos y no poder hacer mayor cosa.

Los libros como el que nos presentas hoy, nos abren una puerta hacia ese mundo que parece tan ajeno, tan irreal, lo tendré presente.

Esta entrada me hace acordar de esta niña: http://ow.ly/euiBq y de su valentía a su corta edad.

Un abrazo.

Azalea Real dijo... [Responder]

Ya leí en otro blog una reseña de esta novela y me dije: tengo que hacerme con ella. Con la tuya, me reafirmo en mi decisión. A mi también me gusta acercarme a lugares y culturas que sin las novelas no podría acceder.

Besos.

CAROZO dijo... [Responder]

Ha sido una delicia conocer este bello blog, salgo encantado de él. Seguro que volveré. un saludo

Dany nphenix dijo... [Responder]

La verdad es que no podría leer una novela así, soy sensible a este tipo de situaciones. Yo creo que no somos totalmente conscientes de lo que pasa en otros países, porque no vivimos allí y se nos habla y muestra poco, pero creo que tampoco estamos totalmente desinformados, solo que tampoco le prestamos demasiada atención.
Besos.

Yossi Barzilai dijo... [Responder]

Este libro lo tengo pendiente hace tiempo. Le tengo muchas ganas además y bueno, por contestar a tu pregunta, unos más que otros y no es por nada, pero los que leemos más, divagamos mucho y a veces nos quedamos allí. Un beso.

Aydita dijo... [Responder]

Este no me llama mucho! besos

Trotalibros dijo... [Responder]

Preciosa reseña, como todas las que escribes, pero esta vez no me anima. No me acaba de llamar.
Muchas gracias, aún así!
Un beso

Fotogramas y Letras dijo... [Responder]

Uy qué trama tan interesante la que nos traes hoy! No soy muy fan de la novela negra pero este libro me ha picado la curiosidad. Si entre los asesinatos también se asoma un poco de la realidad de otros países entonces la cosa cambia. Tendré en cuenta este título :)

Yo creo que no somos conscientes de lo que pasa en otros países, y si lo somos es a medias porque no hay ni punto de comparación ver los conflictos desde casa que estar ahí y vivirlos en carne propia. Las películas y los libros que tratan o se basan en experiencias personales ayudan a que nos hagamos una idea de la realidad de muchas personas. Y curiosamente esos libros y películas, aunque traten temas muy duros, me gustan mucho.

Besitos!

Mika

Wendy Think dijo... [Responder]

Tiene que ser una lectura interesante pero quizás no sea mi mejor día y el hecho de pensar en una lectura con conflictos en país extranjero no me seduce mucho.
Habrán días mejores :D
Un beso.

Marikiya dijo... [Responder]

¡¡Este libro ya tiene un buen gancho sólo con su aplastante título!! Luego el tema ya..no sé no sé. Respecto a tu pregunta pienso que somos bastante inconscientes de las desgracias ajenas. Con suerte, la lectura nos despierta y nos saca de la burbuja ignorante que nos envuelve. 1besito!

Nesa Costas dijo... [Responder]

Caray, la trama me llama muchísimo en cuanto a novela negra pero creo que va a resultarme demasiado dura la otra parte.
Sobre la pregunta, creo que no lo somos, o por lo menos yo no lo soy. No es lo mismo saber algo que vivirlo, desde luego.
Besos y gracias por el booktrailer.

Nina dijo... [Responder]

Me llama mucho la verdad ;) una buena novela negra para compensar

Shorby dijo... [Responder]

Lo he visto reseñado en un par de blogs, aparte de este, y la verdad es que no pinta nada mal =)

Besotes

Lapislazuli dijo... [Responder]

me parecio interesante novela, presentada en tus palabras
Agendare
Un abrazo

Luciana dijo... [Responder]

Uff, no estoy para una temática realista y dolorosa, últimamente he tenido mucho de ello en la vida real.
Besos

Citu dijo... [Responder]

Se ve muy interesante y diferente el book trailer es muy bueno . Te mando un beso y te me cuidas nena

Rober dijo... [Responder]

Más simple que la pregunta es aún la respuesta: rotundamente no. Se nos muestran destellos de lo que ocurre a veces en estos países, como tú dices en unos minutos en los telediarios. Pero, casi siempre, son noticias parecidas porque se nos muestra la misma cara. Y esto provoca algo que me parece horroroso: llegamos a ver estas cosas como algo habitual, del día a día.


Suerte que existan historias como éstas, que nos den una visión más profunda y más amplia de realidades como ésta. Anotada queda.

Un besín.

MaryLin dijo... [Responder]

Pufff, no puedo leer estos libros.
Siempre he sido incapaz de leer libros demasiado realistas y que tratan temas muy cruentos, porque me angustio enormemente.
No es para mi.
Besotes

Icíar dijo... [Responder]

A mí también me atrae una barbaridad leer osbre otras culturas, es otra forma de viajar como dices, pero casi siempre va aparejado que el escritor a de esa cultura, los traductores de cultura, anque se hayan documentado mucho, no son lo mismo, pero también tengo mis excepciones. Echaré un ojo a este que traes.

Elysa dijo... [Responder]

No lo conocía, interesante tu reseña y la entrevista, al leer la bibliografía, algún título he reconocido aunque no los he leído.
Y en cuanto a tu pregunta, creo que no, no somos conscientes, ahí tenemos un ejemplo bien cercano: la guerra en la antigua Yugoslavia, está ahí al lado y no hicimos nada y aún estamos descubriendo muchas barbaridades y atrocidades que se cometieron.

Besitos

Raúl O. García. dijo... [Responder]

Somos conscientes de la situación que se vive en muchos de los países que nos rodean, pero no le damos importancia. Lo ignoramos; lo vemos o lo leemos como algo más, algo sin importancia. Así es el ser humano de egoísta. Hay excepciones, pero son contados con los dedos de la mano.